Quinteto de la Semana (semana 6)

Llega el fin de semana y toca repasar nuestro quinteto semanal…

Iman Shumpert – Va al concurso de mates, pero vamos se habla más del que le va a acompañar… pobrecico…
Joey Crawford – El veterano árbitro tira broncas hasta a los speakers
José Calderón – Ha hecho unos números brutales esta semana, pero se comió el Game Winner de Lin…
Derrick RoseNos enseñó sus adidas nuevas y… molan!
Joe Johnson – No sabemos como lo hace, pero todos los años va al All-Star a hacer mil cosas…

Desmontando a Lin

Vaya por delante que me encantaría que Jeremy Lin se convierta en una estrella en la Liga. Me fascinan las historias de currantes, esas con un punto de perdedor (si es que a alguien que ha ido a Harvard se le puede catalogar de tal cosa), las que encabezan artículos y párrafos con un “contra todo pronóstico”, las de dormir en sillones o en aeropuertos. Si bien a veces en esta era 2.0 en la que las noticias y las reacciones llegan por todos lados, tanto bombo puede saturar un poco, y yo estoy un poco aburrido de tanto Lin para allá, Lin para acá, la histeria tenderá a remitir y nada me gustaría más que Jeremy sobreviera a todo esto.

Pero uno, que es un poco escéptico, bastante rabelesiano, y amante, más de los números que de la luna cuando cae la medianoche, no puede parar de ver los astéricos en las actuaciones del taiwanés nacido en California, en vez de sentarse y simplemente disfrutar del espectáculo.

Empezamos por lo bueno, que lo hay: Jeremy Lin indiscutiblemente tiene nivel para jugar en la NBA. Poniéndole todos los peros que se quiera, está produciendo, cosa que mucha gente que también recibe minutos y oportunidad para tirar, no está haciendo. Y con Lin, New York, una franquicia que estaba desangelada, gana partidos. Desde que empezó la locura con los 25 puntos a New Jersey, los Knicks han encadenado 7 consecutivos ganando. En Toronto incluso, con él metiendo la canasta de la victoria. Aunque no mantenga los 24.4 puntos y 9.1 asistencias que promedia en este periodo mágico, que le pondrían en territorio MVP directamente, si se estabilizara en torno al 18/8 estaría metido de lleno en la conversación del All-Star… ya para el año que viene. Y no para darle pases a Shumpert en el concurso de mates, precisamente.

Ver jugar a Jeremy Lin además es muy divertido. Lo hace sin miedo, con agresividad, penetrando constantemente, dividiendo los dos contra uno como solo los mejores lo hacen, algo que es buena señal para su futuro. En la NBA moderna es importantísimo que el base ataque la canasta: puede crear mejores y más fáciles asistencias y si logra ir a la línea, estará ante el tiro más eficiente con el que se puede acabar una posesión después de un mate. Los mejores bases lo hacen. Durante estos 7 partidos, Lin promedia 8 tiros libres intentados por partido lo que le pondría 4º en la Liga por detrás de Howard, Durant y Love. Su 71.4% de acierto, aunque mejorable, no está mal. La receta para ganar, la sabe.

Es tremendamente inteligente, y a diferencia del resto de bases que tienen en New York, sabe ejecutar e interpretar perfectamente los bloqueos y continuación, algo que le va a venir muy bien a los Knicks, que tienen al que quizá sea, el mejor hombre alto en la Liga en esta situación, Amar’e Stoudemire, y otro de los más infravalorados en este aspecto, Tyson Chandler, que aunque no aporte el componente del tiro a media distancia, pone una presencia y envergadura a las pantallas como muy poquitos pueden hacer, finaliza bien cerca del aro, y mete sus tiros libres. Aunque la vuelta de Amar’e conlleve una pequeña bajada en los números de anotación de Lin, deberían aumentar sus asistencias (en los dos partidos con Stoudemire, 11 y 13 asistencias, nuevos récords personales) y la eficiencia del ataque de New York. Amar’e hará mejor a Lin y al equipo. ‘Melo… ya veremos.

Y hablando de compañeros, otro minipunto para Lin por la compañía con la que ha tenido que trabajar. A Steve Novak también lo han cortado dos veces, a Jared Jeffries también le cortaron los Rockets, Mike Bibby fue cortado por viejales, Bill Walker fue relleno en el traspaso del alguacilillo Nate Robinson y Landry Fields es una segunda ronda del Draft. El talento no sobraba, y él ha hecho lo que tenía que hacer.

Una vez que hemos comentado lo que nos gusta y por qué creemos que Lin tiene futuro en la Liga… vamos con los palitos. Los números de Jeremy Lin están algo… inflados. El sistema D’Antoni le permite acabar un volumen de posesiones comparable a los mejores jugadores de la Liga. Su porcentaje de uso esta temporada es del 31.1%. Sexto en la Liga por detrás de Kobe, Westbrook, James, Anthony y Durant. Y si pudiéramos aislar la estadística para estos últimos 7 partidos, creo que adelantaría a algunos de estos jugadores para ponerse al nivel de Kobe… o superarlo.

Es decir, Lin finaliza muchísimas jugadas con su tiro, con un pase, o con una pérdida, (de las que luego hablaremos y juega muchos minutos a un buen ritmo). Es decir, tiene más oportunidades de generar números. Para entender, y poder comparar la producción de un jugador, es importante ligarla al número de oportunidades que tiene. Es el mismo motivo por el cual la temporada anotadora de LeBron es mucho mejor que la de Kobe aunque Bryant anote casi un punto más por partido: hay una diferencia de 4.5 tiros por partido. En el caso de Lin, si comparamos los números con los bases que irán al All-Star, vemos lo siguiente:

Jugador Nº de posesiones/partido que acaban en tiro, asistencia o pérdida
Jeremy Lin 35.5
Deron Williams 32.3
Russell Westbrook 31.2
Derrick Rose 30.3
Tony Parker 28.6
Chris Paul 26.6
Steve Nash 25.6

Es decir, y con el ejemplo más extremo, Lin finaliza 10 posesiones por partido más que Nash, un 40%, y más que muchos otros bases de la Liga. Si le dieran de 5 a 10 oportunidades más por partido para tirar o pasar, y eligiéramos las mejores rachas (suponiendo que esta es la mejor racha de Lin) muchos bases de nivel medio se acercarían a la producción de Lin. Un ejemplo bastante cercano: José Manuel Calderón. En sus últimos 4 partidos está promediando 22 puntos y 10 asistencias utilizando 27.4 posesiones por partido (11.1/8.8 en 20.8 posesiones finalizadas en promedio en el total en la temporada, 15 menos que Lin en su semana fantástica). En muchos casos, más de los que nos creemos, aparecen rachas muy buenas de jugadores por 5~7 partidos, y el aumento de producción es lineal con el de las oportunidades.

Ahora, si vemos el número de posesiones con resultado negativo (tiro fallado o pérdida), Lin también lidera la tabla, pero le han alcanzado Westbrook y Williams, que no son tan eficientes como el resto de sus compañeros en el All-Star.

Jugador Nº de posesiones/partido que acaban en tiro fallado o pérdida
Jeremy Lin 14.9
Russell Westbrook 14.9
Deron Williams 14.6
Derrick Rose 12.5
Tony Parker 11.6
Chris Paul 9.2
Steve Nash 8.3

Además, durante estos 7 partidos ha perdido el balón 5.3 veces por partido, por encima del 4.4 con el que lidera la Liga Westbrook. De seguir así, pulverizaría el récord de la Liga que puso Pistol Pete Maravich con 5 en cada encuentro en el ’78, primer año que se empezaron a registrar oficialmente. Obviamente, al igual que esperamos que los números positivos, los puntos y las asistencias, vayan regresando a la media, sobre todo porque el número de jugadas finalizadas por él tenderá a bajar, también el número de pérdidas debería de ir disminuyendo.

Y en cuanto a los resultados del equipo, los Knicks llevan 7 partidos ganados… con un calendario muy muy favorable. Han ganado a 4 de los 7 peores equipos de la Liga. Solo han ganado a un equipo que lleve más victorias que derrotas, los Lakers, que además, fuera de casa están entre los 10 peores de la Liga, llevando un registro de 5-10. Solo han jugado dos veces en el segundo partido de un back-to-back (contra Minnesota y Sacramento) mientras que 4 de estos 7 rivales se han enfrentado a ellos en la segunda noche de dos partidos consecutivos (Nets y Lakers además de los Wolves y Kings).

Está claro que esos partidos hay que ganarlos, tampoco queremos restar mérito gratuitamente. El jugador de segundo año ha ayudado a llevar a los Knicks a la victoria todas esas noches, y hay que estar ahí, pero hay que entender que su racha ha llegado en el que probablemente sea el periodo con el calendario más favorable para los Knickerbockers en todo el año.

Mañana viernes juegan contra los Hornets, el segundo peor equipo de la Liga por lo que la fiesta debería continuar, pero el domingo los Knicks en general, no solo el base, tienen un gran reto en Dallas, con un equipo que descansa el sábado.

Deseamos que Jeremy Lin siga soñando despierto, y sería bueno tanto como los aficionados como para la Liga, haber descubierto una nueva estrella… pero no son Lingotes de oro todo lo que reluce.

(A ver si pensabais que os ibais a librar del juego de palabras).

El Top 10 de hoy

No somos mucho de poner vídeos de Tops de la NBA, pero el de hoy es más que curioso…

Mega Mate de Durant, bien… mega tapón de Lebron, bien… mega asistencia de.. Perkins?!?!, mega mate de… Batum?!?!?! ante McGee!!!!!! y… mucho Lin, Lin, Lin, Lin, Lin…. game winner incluído…

Dinamismo en Phila

Creo que poca gente daba un euro o un dolar por los Philadelphia 76’ers, pero ahí están, terceros en la conferencia este sólo detrás de Chicago y Miami… pero cual es su secreto?

Si miramos el roster de los Sixers, pocos nombres le sonarían a la gran masa de seguidores NBA, sin duda Iguodala sería ese jugador que todo el mundo señalaría, pero a partir de ahí? Pues bien, los Sixers, después de unos años donde la sombra de Iverson ha sido extremadamente larga han salido a la luz, con un equipo joven, dinámico, donde todo el mundo aprieta en defensa y donde la primera premisa es irse rápido hacia el aro.

Iguodala es la base, de eso no hay duda. El jugador salido de la Universidad de Arizona, después de muchos rumores de traspaso e incluso de pedirlo él mismo, es ha dado cuenta que puede ser el franquicia y ha visto que el modelo actual de los Sixers es uno al cual se puede acoplar con una precisión casi suiza. La semana que viene en Orlando será All-Star y atrás quedarán todos esos rumores de traspasos y demás. Cómodo y a gusto…

Holiday es el lugarteniente, un jugador muy a lo Pippen, es decir, de esos que parece que no están pero que son clave para que el equipo funcione y más con la idea de Collins de defender, correr y meter. Luego metemos a un buen pivot, como es Elton Brand que a veces recuerda al de Clippers, lo juntamos a un Spencer Hawes que si las lesiones ‘raras’ le permiten, tiene muy buena pinta y nos da un juego interior muy digno para el Este.

El año pasado tuvieron el pick no.2 en el draft. Evan Turner fue el elegido, pero apenas contó para el equipo y su paso por la liga fue casi anecdótico, poca gente recordaba incluso quien era el no.2 detrás de Wall. Este año, aunque Turner sigue sin mostrar aquello que prometía, él mismo ha comprendido su rol y su salida desde banquillo son más que beneficiosas para el equipo que ha creado Doug Collins.

Y luego desde el banquillo o tal vez titular sale Lou Williams, un tirador de estos que si tiene el día tontorrón te puede destrozar, como hizo contra Lakers. Luego gente como Young, Meeks, Vucevic o el según la ESPN peor jugador de la liga, Lavoy Allen, saben de que va el tema y va ayudar, porque esa es la idea de Collins y todos están con ella en la cabeza…

Es un equipo joven, dinámico, de esos que mola ver y eso es raro por el este, pero es que Doug Collins ha sido muy listo, ha visto lo que había, ha visto a su estrella y ha sabido como juntar todo eso para sacar la mejor forma de jugar…

Lin Lin Lin Lin

Jeremy Shu-How Lin o Jeremy Lin a secas. Ese es el nombre, ese es el hombre más querido en la capital del mundo ahora mismo. Lin, shophomore de 2o año procedente de la rara (en temas de basket) Universidad de Harvard, no entró en el draft y ahora mismo en sus únicos 3 partidos como titular, lleva números de mega estrella.

Lin entró como pocos entran en la liga, sin draft, sin hacer ruido, pero con cierta aureola de jugón. El pasado verano, el de 2010, en los workouts con Golden State, todo el mundo esta pendiente de él, pendiente de ese joven asiático, descarado como él sólo, con buen tiro y buena visión de juego. Warriors al final le firmó contrato para dos años, les convenció y además era un jugador que se iba a acostumbrar bien al ritmo de Ellis y Curry, es decir, un juego dinámico, rápido, atractivo para el espectador… y además a la comunidad asiática le gustaría el tema… aunque Lin es nacido en LA… Nike vio filón y también le firmó contrato. Era el sueño de todo chico, era el producto de toda marca…

Pero pronto se vio que Lin iba a ser un ‘deshecho’ más, apenas tuvo minutos y varias veces fue mandado a los Reno Bighorns, el equipo de la D-League asociado a los Warriors, se estaba acabando el sueño? Todo podía ir a peor…

Llegamos al lockout, Lin sigue en Warriors pero justo el primer día de Training Camp, ya con el lockout solucionado, los Warriors lo cortan para liberar algo de salario… y su boom se iba por el mismo sitio por el que llegó. Llegan los Rockets y hace el training camp con ellos, iba a ser su segunda oportunidad dentro de un equipo cuya comunidad asiática estaba más que establecida después del paso de Yao Ming por Houston, pero justo el día de Nochebuena, un día antes de empezar el show, los Rockets se hacen con Samuel Dalembert y para liberar ficha, Lin de nuevo es cortado…

Se queda sin equipo, olvidado, uno más en esa infinita lista de jugadores que prometen pero se quedan a mitad de camino. En NY, con un GRAN problema de bases, se van quedando sin casi nadie y viendo como Bibby no es ya nada… Piensan en Lin y el 27 de diciembre entra a formar parte de la franquicia de la gran manzana, pero se le asigna rápidamente de nuevo a la D-League… otro paso atrás?

Ni Baron Davis, ni Toney Douglas, ni Iman Shumpert, ni muchísimo menos Mike Bibby parece que sean del agrado de D’Antoni y esto junto a las lesiones y ausencias de Amaré y Melo, hacen que Knicks llamen a Lin… y aquí todo cambia.

Empieza a jugar sus minutos, minutos de la basura casi siempre, pero el pasado 4 de febrero frente a los Nets, D’Antoni la de 36 minutos y Lin hace 25 ptos y 7 asistencias, se desata la locura… sobre todo en su forma de jugar frente a uno de los grandes como es Deron Williams que se ve totalmente superado por este joven desconocido de Harvard.

Dos días más tarde, llega Devin Harris y sus Jazz… 28 puntos y 8 asistencias… de nuevo locura en unos Knicks que iban algo (por no decir muy) a la deriva… El MSG se empieza a rendir a los pies de Lin y sin duda es el nuevo ídolo. Los Knicks lo empiezan a usar como imagen de la franquicia en sus promos y llega el partido contra los Wizards, el primero fuera, John Wall enfrente y primer doble doble, 23 puntos y 10 asistencias… con humillación incluida al propio Wall… empieza a no ser flor de un día.

 

Pero anoche fue el summun, lo máximo. En el partido más esperado en NY, el duelo contra Lakers, donde todo el MSG y casi toda la ciudad se engalana, Lin demuestra que con esfuerzo y perseverancia (y tal vez algo de suerte) se puede llegar a casi todo. 38 puntos, 7 asistencias, 4 rebotes y el Madison a sus pies.

Hoy todo el mundo habla de Linsanity, de Emperor Lin, de LINVP… de todo con esas 3 letras que tanto estamos oyendo… Ahora falta ver si quedará todo en un sueño, un sueño de una de las franquicias a las que les gusta más este tipo de cosas… y sobre todo, queda la gran pregunta… qué pasará cuando vuelva Melo, Amaré y sobre todo Culopollo Davis?

Lin, Lin, Lin…