Episodio 129 – Lo esperado

En El Podcast Desde El Sofá de hoy repasamos lo que fue el G4 de The Finals de la NBA, donde pasó lo que todo el mundo esperaba desde un principio, es decir, una victoria fácil por parte de Warriors. Hablamos del gran inicio del equipo de Kerr, de McGee, de la actuación de Curry, de la ‘lesión’ de James y miramos un poco hacia el futuro. Acabamos finalmente con un par de recomendaciones…

Y con esto, acaba la temporada 17-18 de El Podcast Desde El Sofá!!!

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube.

Episodio 128 – Con las manos en la cabeza

Seguimos analizando los partidos de The Finals en la NBA hoy con el Knickerfucker aka Javi Martín y hablamos hoy del G3, analizando la actuación brutal de Kevin Durant, el ‘mal’ partido de Curry, el ‘regreso’ de Hood, la mala defensa de Cavs, las jugadas clave del partido y además también del tema Colangelo.

Acabamos con un mini repaso a lo que puede pasar en el Draft.

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube.

Episodio 127 – La Normalidad

Volvemos con un Podcast Desde El Sofá con todo el equipo al completo, es decir, a los habituales Mario & David, se suman (de nuevo) Roberto Vázquez y el gran Knickerfucker Javi Martín, para hablar un poco de lo que fue el G2, la titularidad de Mcgee, la actuación de Curry, el posible MVP para James, un KD más entonado, qué puede hacer Cavs y sobre todo, para seguir hablando de JR Smith.

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube.

Episodio 126 – ¿No íbamos ganando?

En El Podcast Desde El Sofá de hoy repasamos lo que fue el primer partido de The Finals y como no podía ser de otra forma viendo qué le pasó a JR Smith en la ya fatídica jugada, todo esto y mucho más con la visita hoy de nuestro compi Roberto Vázquez aka NewsletterMan.

NOTA: Hoy hemos tenido algún problema que otro con el sonido, así que pedimos disculpas.

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube.

Episodio IV: Una Previa Sin Esperanza

Nos encontramos en un periodo de guerra civil. Las naves espaciales rebeldes del rey, atacando desde una base oculta allá por Ohio, quieren lograr la segunda victoria contra el malvado Imperio Golden Stateláctico.

Durante la batalla, los espías rebeldes han conseguido apoderarse de los planos secretos del arma total y definitiva del Imperio, la ESTRELLA DEL QUINTETO DE LA MUERTE, una estación espacial acorazada, llevando en sí potencia suficiente para destruir varias franquicias.

Perseguida por los siniestros agentes del Imperio, El Rey James vuela hacia su patria, a bordo de su nave espacial, llevando consigo los planos robados, que pueden salvar a su pueblo y devolver la libertad a la galaxia nacional asociada….

Dicho esto, la épica sólo puede ir hacia adelante, la cuarta entrega de The Finals llega en un momento donde las diferencias entre los rebeldes comandados por El Rey James van a intentar derrotar al Imperio Golden Stateláctico de un triunfo que parece casi claro. Para esto y como no podía ser de otra forma aquí en La Crónica Desde El Sofá, vamos a hacer una previa sin ningún tipo de esperanza, analizando cosas que probablemente no leas en otro sitio.

Ya hicimos algo parecido hace un tiempo con El PAPO, así que hoy vamos a hacer algo bastante similar pero con los dos últimos equipos que quedan en liza en la liga, para ello y como aquella vez, vamos  a analizar categorías del 1 a 5 Sofis, para luego sumar y ver quién ganará la NBA, así de sencillo.

Las categorías elegidas para esta edición van a variar un poco:

  • Banquillo: Miraremos qué hay en cada banquillo a nivel de cucamonismo  y apoyo moral de cara a los 6-7 que realmente juegan.
  • Fans: Vamos a ver quién suele ir al pabellón, qué suelen hacer, celebrities, chaqueteros y toda fauna y flora que se puede encontrar en el pabellón.
  • Drama: Aquí analizaremos qué puede pasar en cada equipo en caso de ganar/perder la final, siempre desde un punto de vista totalmente subjetivo como el nuestro.
  • Equipajes: Analizaremos el pack de camisetas de cada equipo, este año esta parte es esencial debido al cambio de marca que hemos tenido.

Así que vamos a por ello y a comprobar qué equipo se va a llevar el anillo… entramos en el hiperespacio!!

Banquillo

Aquí no debería haber color, ya que un equipo tiene a Zaza Pachulia, JaVale McGee y Swaggy P… supera eso. Creo que ni en los más sueños húmedos que actualmente podáis tener, es imposible sumar más cucamonismo tanto fuera como dentro de la pista. Además, Pachulia está en modo entrenador asistente, animando y señalando cosas en el banquillo como si fuera un ayudante más de Kerr. Si a todo esto sumamos lo que pueden aportar a una futura parade o una celebración en el vestuario, está todo dicho. En Cleveland qué hay? Perkins? Calderón? JR Smith?? nada amiguitos, nada comparado a lo que podemos llegar a ver en el banquillo de Warriors.
5-1

Fans

Cuando Tristan Thompson estaba con una Kardashian, ésta era medianamente habitual en The Q, luego poco más en liga regular. Usher es uno de los propietarios minoritarios de Cavs y de vez en cuando se deja caer por el pabellón y luego pues siempre están los típicos que van a dejarse ver con James ya que coincide que el Pisuerga pasa por allí (un saludo al gran Roberto!). Y claro, contar a Warren Buffet como gran fan… pues eso. Por parte de Warriors tenemos al gran y mítico E-40 que el otro día incluso fue al partido en Houston e incluso se metió con el banquillo de Rockets, además, en esa primera fila hay más dinero en acciones de empresas de Silicon Valley que tal vez en el propio valle, por poner un ejemplo, Eddy Cue, uno de los jefazos de Apple, está en la gran mayoría de partidos de Warriors.
3-0

Drama

En esta categoría claramente el ganador se va para Cleveland, tanto si se gana como si se pierde, todos los condicionantes que pasarán dependiendo de si LeBron James sigue o no la siguiente temporada en los Cavs, pueden hacer que la composición de la liga tal y como la conocemos ahora cambie de tal manera que veamos otra liga totalmente diferente a partir del próximo otoño. Además una derrota sobre todo por la vía rápida podría ser más que dolorosa para un equipo que está cogido con pinzas. Por parte de Warriors, perder haría plantearse alguna cosa que otra, no se si tal vez intentarlo de nuevo con los mismos o probar algo diferente, pero algo pasaría seguramente. Si ganan, todo seguiría igual probablemente.
2-5

Equipajes

Este año hemos visto equipajes nuevos, nuevas camisetas que como siempre te recomendados las pilles sobre todo en sitios oficiales como puede ser la tienda oficial de la NBA, tanto de un equipo como de otro y aquí tenemos que hablar. Por una parte Warriors no han cambiado de otros años y a su habitual camiseta blanca y azul, la cual siempre hemos dicho que desde el último cambio, es una de las mejores de la liga con el logo grande, este año ha añadido el Statement, que es la camiseta negra con The Town y el árbol, que también lo han acompañado con pista alternativa y la City Edition se ha ido para celebrar el año nuevo chino debido a la gran colonia asiática de la ciudad, pero nada extremadamente llamativo. Por su parte Cleveland aprovechó el cambio a Nike para hacer cambio de imagen con nueva tipografía y nuevos modelos, donde sin duda destaca la camiseta negra con la C en grande que ya se ha convertido en un símbolo de la franquicia desde que se ganara el anillo con ella, en cambio la camiseta de The Land es sin duda de lo más flojo de las City Editions.
3-3

Conclusión

Con lo cual y sumando resultados, nos quedaría un bonito 13-9, lo cual nos va a dar el anillo para los del Imperio, pero probablemente más luchado de lo que todos esperan, lo cual igual oye, hasta se extrapola a la realidad y es lo que realmente vemos desde esta misma noche en The Finals.

PO Desde El Sofá (XVII): Games 7

Hemos querido esperar a hacer una nueva PO Desde El Sofá a que se jugaran los dos Games 7 que hemos vivido durante estos dos días en la NBA, dicho esto, es buen momento para medio comentar ambos partidos desde nuestro maravilloso y particular punto de vista.

Por primera vez desde 1979 la NBA llegaba a su penúltima etapa con todo por decidir en su último partido, el séptimo partido de la serie, así que vamos a empezar por orden cronológico, con lo cual primero cogemos nuestro jet privado a lo Jimmy y aterrizamos en el Garden, en plena Nueva Inglaterra para asistir a un partido donde Boston Celtics podía cerrar su pase hacia una nueva final, que sería la primera desde 2010 y que sería sin duda una de las más inesperadas de siempre. Delante Lebron.

Todo el mundo sabía lo que iba a pasar, todos, absolutamente todos sabíamos que si había un momento en que LeBron James iba a brillar más de lo que normalmente lo hace iba a ser en el séptimo partido para llevar un año más a su equipo a The Finals (por cierto, que la NBA haga el favor de devolver el mítico logo, que el actual es digno de Paint o un WordArt). Todo el mundo sabía lo que iba a pasar, aún así, todos estábamos viendo el partido por si ese grupo de jovenzuelos sin ‘estrellas’ podía desde la defensa plantar cara y meterse en unas finales que nadie esperaba. Pero pasó lo que todo el mundo esperaba. Cómo no.

Y mira que la primera parte pintaba más que bien para los intereses célticos, con un Tatum que estaba doctorándose y Horford en defensa destacando para llegar a coger una ventaja de +12 y poner la luz amarilla de peligro en la cabeza de los de Ohio.

Pero llegó la segunda parte y aquí todo tenía que seguir ese guión que no estaba escrito pero que todos teníamos en mente. Los nervios empezaron a llegar a los de verde, mientras que poco a poco Cavaliers iba metiendo canastas, sin prisas pero sin pausas, con un Jeff Green sorprendente, aún así Celtics estaba en partido, estaba mirando la orilla mientras no paraba de nadar y nada.

Tatum puso su nombre arriba, muy arriba, casi más allá de las estrellas, con un mate estratosféricos dejando a LeBron James para un buen póster. Una jugada de esas que marcan un antes y un después en la carrera de un jugador, en este caso, un rookie con todo por delante abierto de par en par. A LA JUGADA le siguió un triple que metía a Celtics por encima, el Garden se caía, la gente lo veía cerca, muy cerca, demasiado cerca.

Celtics no paraba de tirar de tres, con Rozier haciendo unos números pauperrimos, pero sin dejar de tirar y tirar, y claro, si no entra, pues el otro equipo a la mínima que esté acertado va a sumar poco a poco.

James sumaba otro capítulo a su libro The Blocks y se quedaba mirando a todo el estado de Massachusetts para decirles que él iba a ir de nuevo a The Finals y que lo suyo había estado bien, había sido épico, que llegará su momento, pero aquí y ahora, él y sólo él iba a ponerse la gorra conmemorativa de campeón del este. Duro, pero en el fondo, todo el Garden sabía la verdad y ésta llegó casi en la orilla, cuando ya casi se cataba la playa.

Después de que James diera gracias a todo su equipo y Calderon llegará a su primera final, teníamos otro capítulo de esos parecidos que se iba a disputar en H-Town, la ciudad de Beyoncé y de la NASA, probablemente en ese orden, donde Warriors iba a intentar desbancar a un equipo hecho por y para derrotarles.

La historia se repetía bastante a lo que habíamos visto el día anterior en Boston. El partido se le ponía pronto de cara a Rockets, con Klay Thompson haciendo 3 faltas más que rápidamente y en apenas 3 minutos ya estaba en el banquillo con un amplio descanso por delante, pero era un típico Game 7, con muchos nervios y mucha imprecisión. Muestra de ello era el bajo marcador en ese primer cuarto.

Steve Kerr se la jugó y metió a Thompson al iniciar el 2Q, dejando atrás prejucios y demás para poner toda la carne en el asador en el partido donde debe hacerse eso, pero se veía a Klay jugando sin ritmo, fallón. Houston apretaba en defensa, como habíamos visto durante la serie y Eric Gordon suplía de la mejor forma posible a un Chris Paul que de nuevo dejaba sus malas pulgas habituales en el banquillo con su lesión. La cosa pintaba bien y Travis Scott no podía estar sentado ni un momento al lado de Reggie Miller, los cuales, inexplicablemente se pasaron gran parte del partido de pie… estando sentados en primera fila, piensa en ello… ya?, sí, yo he llegado a la misma conclusión.

Pero como en Boston, aquí todos sabíamos que el arreón de Warriors iba a llegar, donde siempre suele hacerlo, en el 3Q, y dejo este dato para después, no lo olvides que luego voy…, donde Houston hacía como Boston y no dejaba de tirar y tirar y tirar, pero ey! Aquí es diferente, ya que Rockets ha hecho eso durante todo el año, con la diferencia que hoy no entraban. Mientras Warriors iba entrando en juego: Curry, Thompson, KD… y claro, el partido se empató y el número de triples fallados seguidos por parte de la escopeta cohetera llegó a 27,  sí, 27 triples seguidos fallados, algo realmente increíble y brutal y sentenció como no podía ser de otra forma a unos Rockets que ya no pudieron levantarse de eso, ya que Warriors cogió una cómoda ventaja de 10-8 puntos que supo gestionarla como sólo ellos saben hacer para finalmente llevar todo al Episodio IV de unas finales que todo el mundo pronosticaba antes de empezar todo allà por el mes de octubre.

Sofi Del Día: Se lo damos a este heroe con la camiseta de Kobe en pleno G7 en el Garden. #LakersLegend.

 

 

PO Desde El Sofá (XVI): La serie de la marmota

Boston está a un partido de Los Finales después de lograr la décima victoria en casa, dónde todavía nadie ha podido meterles mano. Y como no podía ser de otra manera en esta serie de la marmota, el partido volvió a ser poco disputado, con el equipo visitante muy por debajo de las prestaciones esperadas.

Horrible partido de Cleveland, dónde por no salvarse, no lo hizo ni siquiera LeBron, y ahora los Cavs tienen por delante otros dos partidos más (o uno sólo) de eliminación, que se unen al G7 que ya jugaron contra Indiana, en un camino que se les está haciendo terriblemente tortuoso. Sólo James y Love alcanzaron dobles cifras en anotación, Smith estuvo igual o peor que en su terrible G2, Thompson, de más a menos, pasando de imán a estorbo, Hill anónimo y Clarkson chupón irredento después de empezar con mucho acierto. Para sumar en semejante panorama, Lue decidió por ejemplo no contar con Korver, quizá el tercer jugador más fiable de su plantilla, en todo el primer y tercer cuarto.

Los Cavs han logrado en varios partidos de estos Playoffs no perder prácticamente ni un balón, pero ayer se dejaron atrás 15, muchos convertidos en puntos a la contra por Boston: maná del cielo en un partido feote en el que a ambos equipos les costó un horror anotar. James empezó encontrando la manera de agujerearla defensa de cambios de los Celtics, buscando quedarse con Rozier en el poste bajo, para después, mandar un pase al hombre libre que quedara cuando le sustituían a Scary Terry por un defensor más alto, pero a medida que los minutos pasaban, los Celtics fueron más selectivos en los cambios y estuvieron mejor en las líneas de pase, ahogando la vía más clara de baloncesto colectivo que tenían los Cavaliers. Ni siquiera les apareció el pulso tras un encontronazo en el segundo cuarto entre Nance y Morris, jugada que les dio 4 puntos, pero no les espoleó.

Pese a no estar tan brillantes como al inicio de la serie, en comparación con Cleveland, los Celtics fueron ese equipo más preciso y muy superior físicamente, tanto por planta como por esfuerzo, que vimos en los dos primeros partidos. Volvió Baynes al quinteto titular, y la diferencia casi nunca bajó de la decena desde que la abrieron en el primer cuarto. La estrella del partido fue Jayson Tatum, con un 24-7-4, en el que incluyó canastas de buen grado de dificultad y mayor aún nivel estético, y una naciente destreza con el pase. Smart mostró su mejor cara, acertando con el triple, dirigiendo de manera efectiva ante un equipo que le presta demasiada atención, e incordiando como siempre en defensa, y Horford, aunque no pudo marcar diferencias con su juego al poste bajo, y dejó posesiones en la mesa en el último cuarto con los Celtics casi más preocupados de agotar el reloj que de seguir consiguiendo buenos tiros, volvió a ser el comodín y director de orquesta, acabando con el mejor +/- del equipo.

Si se sigue repitiendo la serie,  el próximo partido debería ser paseo militar de Cleveland, pero ojo al factor cansancio: después del descanso entre G2 y G3, vamos a por el cuarto partido (con dos viajes por medio) en 7 días, con las rotaciones reducidas a su mínima expresión. Los Celtics emplearon ayer sólo 7 hombres, y en los Cavaliers se movió el banquillo por aquello de que nadie cumplió las expectativas, pero aquel que juegue bien puede hincharse a minutos. Y LeBron volvió a parecer aquel hombre cansado, racionando la reserva, de la recta final contra Indiana. Con la serie ya en la “détente” táctica, este tipo de factores cobran el doble de importancia.

Aquí estaremos (o no) para contarlo.

Sofi del día: La ABC mostró una pregunta pre-grabada a Tatum a pantalla partida en la que elogiaba a su jugador favorito: Kobe Bryant. En ese momento tuvo una mala pérdida, seguramente su peor acción del partido. ¿Casualidad?