El Podcast Desde El Sofá: 161 – Maruenda MeteSaca

Nos reunimos en este maravilloso rato en El Podcast Desde El Sofá para analizar la situación que existe ahora mismo en la NBA con el COVID19.

Con la NBA suspendida, surgen muchas dudas de qué pasará en el futuro (y en todo el mundo vamos) así que intentamos dar nuestra opinión (con nuestros estilo) de lo que podría pasar…

Acabamos con una sugerencia para Adam Silver, el Maruenda MeteSaca.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

No Me Tires De La Lengüeta: Cap. 11 – Why Not 0.3 v Harden 4

Volvemos a enfrentar dos zapatillas que están en total actualizada, las Jordan Why Not Zer0.3, las de Westbrook, contra las adidas Harden 4, el nuevo modelo de James Harden.

Para ello os contamos los pros y los contras de las dos para al final de programa decir cual es la que más nos gusta a cada uno y el por qué elegiríamos esa.

Todo eso y mucho más en No Me Tires De La Lengüeta!

Recuerda que también puedes escuchar el podcast en 24Zone de 24Segons.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

El Podcast Desde El Sofá: 160 – All-Star 2020

Hoy en El Podcast Desde El Sofá, repasamos todo lo acontecido en el pasado All-Star Weekend que se celebró en Chicago, donde lo vemos todo, desde el Elam Ending hasta la polémica del concurso de mates, pasando por los triples, las habilidades y hasta hablamos del partido de Rookies, sí, siempre será el partido de los Rookies.

Pensábamos que sería corto, pero oye, 1 horita para hablar del All-Star.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

Aquella noche en el Madison

El siguiente artículo ha aparecido originalmente en Desde El Sofá, el nuevo podcast/newsletter de David Chanzá, el pasado 12/2/20.

Sabes que es un momento importante cuando probablemente te acuerdes toda la vida de lo que estabas haciendo, de donde estabas y de con quién estabas cuando pasa ese evento.

En mi caso estaba tranquilamente en casa, con mi familia después de cenar jugando a La Fallera Calavera, riendo y disfrutando de lo que quedaba de fin de semana de la mejor forma que se puede hacer, cuando vi una notificación en mi móvil y Javi ponía el mensaje en nuestro grupo interno de La Crónica Desde El Sofá. 

Me quedé frío, helado, blanco, pero viendo la cuenta, sólo podía pensar lo que el 100% de personas pensó la primera vez que lo vio, que no podía ser verdad, que era otra de esas mentiras de internet, otro de esos bulos, pero esta vez no había equivocación, ni nada similar, sino poco a poco confirmaciones de lo peor. En ese momento, levanté la mirada y se lo dije a mi mujer la cual puso la misma cara que puse yo, de sorpresa infinita, de algo que no puede ser verdad, V preguntaba qué pasaba y apenas pude medio explicarle lo que había sucedido, con 7 años es casi lo mejor que se puede hacer.

Después de ese momento recuerdo que sólo tenía ojos para ver qué se iba comentando, qué se iba diciendo, qué se iba confirmando, era una forma de ir haciéndome a la idea de algo que casi dos semanas después aún parece como algo irreal. Ese día era domingo, día de partidos de NBA a un horario medianamente decente, así que una vez se quedó la casa tranquila, enchufé el League Pass y empecé a mirar lo que probablemente fue una de las jornadas más tristes en la historia de la NBA. Jugadores abrazados, jugadores llorando, todos con esa sensación de shock, de que algo había pasado que no podía ser verdad.

Los primeros homenajes llegaban de forma de no jugar las primeras posesiones, 24 segundos de respeto y de no pasar al otro campo, 8 segundos de respeto, dos números que lo dicen todo. En cada cancha se estaba haciendo lo mismo, pero yo tenía ganas de ver qué pasaba en la que yo estuve, donde lo vi, donde pasé uno de los días más felices de mi vida, quería ir a Nueva York, quería ir al Garden.

A la 1 de la mañana jugaban en el Madison Square Garden, el equipo local contra los Nets, todo un derbi y el MSG estaba iluminado con los colores de Lakers, Mike Breen empezaba la retransmisión del partido con la voz entrecortada, los jugadores apagados y en las pantallas de ese pabellón donde yo estuve se mostraba un vídeo de tributo hecho con la celeridad del momento, pero con un respeto infinito, los números 8 y 24 en el suelo de esa pista mítica durante esos instantes de silencio sepulcral, Breen y Frazier sin saber qué decir, sin realmente querer decir nada, eran momentos de callar, momentos de sentir, momentos de llorar. Empezó el partido, la bola para Nets y pasaron los 24 segundos con el Madison gritando su nombre, balón para Knicks y repitieron la misma acción bajo los aplausos y los gritos con su nombre, las lágrimas de los aficionados con camisetas de Lakers que se abrazaban en las gradas, no era una noche más en el Madison, era una noche triste en la gran manzana.

El Podcast Desde El Sofá: Ep. 159 – No es un especial de Kobe

podcast

En el programa de hoy de El Podcast Desde El Sofá empezamos haciendo un pequeño homenaje a Kobe Bryant y explicando el porqué esto no iba a ser un especial sobre él.

Luego nos metemos en materia para hablar de lo que han sido los traspasos más sonados en el Trade Deadline de la pasada semana con Wiggins en Warriors, Russell en Wolves, Morris en Clippers y Drummond en Cavs.

Para acabar comentamos las novedades del All-Star que este fin de semana se celebrará en Chicago.

No es un especial de Kobe, pero hoy el programa es para él.

Todo esto y mucho más en El Podcast Desde El Sofá.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

No Me Tires De La Lengüeta: Cap. 10 – PG4 vs Dame 6

Hoy en No Me Tires De La Lengüeta traemos un combate interesante entre dos zapatillas que se encuentran en el mismo nivel de precios y buscando el mismo tipo de jugador, las Nike PG4 y las adidas Dame 6, os contamos los pros y contras de ambas y las sensaciones que nos han dado a la hora de calzarlas y jugar con ellas.

Además, Alberto Merchán nos trae desde 24Segons las novedades para el próximo All-Star.

Recuerda que también puedes escuchar el podcast en 24Zone de 24Segons.

KOBE

Han sido unos días de mierda, para que nos vamos a engañar. De hecho, entre los quehaceres de la vida y el aturdimiento por la noticia, no ha sido hasta ahora que he tenido un rato para juntar estas 4 líneas; 4 líneas que os adelanto ya que se van a quedar cortas para hablar de lo que Kobe Bryant ha significado y significará no solo para la NBA, sino para el mundo del deporte.

Podríamos empezar diciendo que Kobe era lo más parecido que ha habido nunca al que es considerado como mejor jugador de la historia del baloncesto y que precisamente ese era su principal mérito, pero estaríamos siendo muy injustos. Kobe Bryant quiso acercarse tanto a ese fantasma que jugaba en Chicago, que puede que sin darse cuenta él mismo, acabó derivando en un jugador que creó su propia leyenda. Se acercó todo lo que pudo (todo lo humanamente posible y a veces más) al más grande, para acabar desarrollando su propio camino y su propio legado. ¿Acaso hay mejor forma de hacerlo? Y sin embargo, sí que consiguió superar al que era su ídolo en una cosa; en aquello que sabía que podía y que debía hacer para ser mejor: su ética de trabajo.

No voy a enumerar aquí los muchísimos ejemplos de la ética de trabajo absolutamente demencial que tenía Kobe porque son de sobra conocidos, pero sí que quiero destacar el aspecto global del mismo y lo que se podría considerar como la máxima de lo que se acuñó como Mamba Mentality:

«Cualquiera que desee ser uno de los grandes, debe entender los sacrificios que vienen con eso y tratar de lidiar con ello. ¿O prefieres quedarte como un jugador mediocre?».

Kobe Bryant no entendía de medias tintas: o dabas el 120% en cada detalle, en cada aspecto, en cada faceta del juego y de la vida, o mejor no des nada. Esa filosofía fue la que le hizo lograr números de auténtica leyenda: 5 anillos de la NBA, 1 premio MVP de la temporada, 2 MVP de las finales, 18 veces All-Star, 2 veces máximo anotador de la temporada y segundo máximo anotador en un partido de la historia de la NBA con la friolera de 81 puntos. Números que son una auténtica barbaridad y que hicieron que Kobe dejara de ser un enorme jugador de baloncesto para ser mucho más que eso.

Porque ese es el calibre del que estamos hablando, el de un deportista que trascendió su deporte; el deporte que amaba, que respiraba y al que se entregó como nadie se ha entregado nunca a nada para acabar entrando en el olimpo de mejores deportistas de siempre. Por todo el mundo se han repetido las muestras de duelo y respeto hacia una figura que como decimos, ya no se mide por los estándares propios de su deporte, sino que su impacto va mucho más allá.

De hecho, el impacto de Kobe no había dejado de crecer desde su retirada. Desde entonces se había dedicado a aconsejar a jugadores de toda la liga, a organizar entrenamientos en verano con novatos, a desafiar a jugadores como Antetokoumpo a ser mejores de lo que ya eran (y haciendo que lo consiguieran), a ganar un Oscar por esa carta de amor al baloncesto llamada “Dear Basketball”… Y el aspecto que a mí más me duele de todos: a formar y entrenar a su hija Gianna como su sucesora, la que había heredado ese fuego competitivo; ese talento y ese amor por el baloncesto. Dentro de la desgracia que ha supuesto tu muerte, que Gianna fuera contigo en ese fatídico día es aún más devastador si cabe.

Te has ido Kobe, pero tu legado siempre será eterno. Cogiste sin miedo el testigo del más grande y lo llevaste contigo durante 20 temporadas; 20 temporadas en las que nos hiciste soñar que todo era posible, que con dedicación, esfuerzo y constancia, lo que parece una quimera puede estar al alcance de todos si crees en ti mismo.

Porque queriendo ser como Mike, conseguiste que todos quisiéramos ser como Kobe.

No Me Tires De La Lengüeta: Cap. 9 – Jordan 34 y Tops 2019

En el programa de hoy de No Me Tires De La Lengüeta hablamos de las flamantes Jordan 34, una zapatilla que pretende volver a lo que era la linea Jordan, es decir unas zapatillas de juego muy por encima del resto.

En la segunda parte del programa repasamos nuestro Top en 2019, haciendo una serie de categorías para ver lo que más nos ha gustado y lo que menos en el pasado año.

Recuerda que también puedes escuchar el podcast en 24Zone de 24Segons.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.