Nuevas reglas para el mismo juego

Sports Illustrated publicaba este sábado un detallado resumen sobre el acuerdo (aún por ratificar, recordemos) alcanzado entre la Liga y los jugadores, que debería ser válido para los próximos 10 años, aunque Liga o jugadores pueden elegir cambiarlo en 6. Repasemos el acuerdo punto por punto:

  • Reparto de los ingresos
  • Ahora: Los jugadores recibirán entre el 49 y el 51% del BRI (Basketball Related Income, Ingresos Relacionados con el Baloncesto). Se moverán por la horquilla en función de las cantidades estimadas: si los ingresos superan las estimaciones, los jugadores recibirán el 50% de los ingresos, más el 60.5% de la diferencia entre lo proyectado e ingresado hasta el ya mencionado 51% máximo. Si por el contrario la Liga ingresa menos, los jugadores recibirán el 50% menos el 60.5% de la diferencia. Esta temporada, y de manera excepcional, los jugadores recibirán un 51.15% del BRI, cobrando el 80.5% del los contratos en vigor, la paga prorrateada a los 66 de los 82 partidos que se van a jugar.
    Antes: En el convenio anterior los jugadores tenían asignada una cifra fija del 57%.

    Este fue quizá el principal caballo de batalla del cierre patronal, especialmente para los equipos. Con la justificación de millonarias pérdidas en muchas de las franquicias y un futuro rodeado de incertidumbre por la situación económica mundial, la Liga estaba como loca en recortar salarios. Los jugadores ya ofrecieron desde el principio una rebaja, empezando por el 53%, y la Liga partió del 47%. Al final se ha llegado al punto medio, y este acuerdo es el que condiciona todo el resto: ahora, hay menos dinero para repartir, así que todos verán reducida su porción del pastel.

    Parece acertado que este año se les dé a los jugadores el 51.15%, por un lado es un caramelo en el presente, y por otro, casi todos los jugadores tendrán contratos firmados en el pasado convenio, más ventajosos que los nuevos.

  • Tope salarial
  • Ahora:El nivel del tope salarial se mantiene como en el antiguo convenio: el 50% del BRI menos beneficios, dividido entre 30, con la garantía de que aunque esta cantidad baje en comparación con la temporada pasada, no se reducirá en los dos próximos años. Por lo tanto, los 58.044 millones de dólares que constituían el tope el año pasado parecen la cantidad más segura para este también, a la vista de que los ingresos se van a ver reducidos por el parón, y por tanto parece complicado subirla.

    Todos los equipos se verán obligados a gastar al menos el 85% del tope salarial este año y el próximo, y el 90% a partir de la temporada 2013/2014.
    Antes:El nivel del tope salarial se calculaba de la misma forma, pero el mínimo que los equipos estaban obligados a gastar era el 75%.

    Como comentábamos antes, si una gran mayoría de los contratos están bajo el marco del anterior acuerdo, parecería injusto que el límite salarial fuera más restrictivo que la pasada campaña, ya que los ingresos disminuirán.

    Lo del mínimo también va a ayudar, aunque esperemos que no se repitan situaciones esperpénticas como en la última fecha límite de traspasos en la que los Kings tuvieron que fichar un jugador (Marquis Daniels) que no podría jugar el resto de la temporada para poder llegar al salario mínimo.

  • Impuesto de lujo
  • Ahora:El límite en impuesto de lujo también funcionará como hasta ahora, el 61% del RBI menos los beneficios, dividido entre el número de equipos a pagarlo, pero el resto cambia y mucho.

    Durante este año y el siguiente, los equipos que se pasen de este límite pagarán a la Liga un dólar por cada dólar gastado. En el tercer año del acuerdo, este impuesto se hace progresivo: 1.50 dólares por dólar en que se sobrepase el límite si se está sobrepasando entre 0 y 5 millones, 1.75 dólares por dólar entre 5 y 10, 2.50 dólares por dólar entre 10 y 15, 3.25 dólares por dólar entre 15 y 20 e incrementos de 0.50 para los siguientes tramos de 5 millones. Y a los equipos que lleven 4 de los últimos 5 años pagando el impuesto (si entrara en vigor este año, Knicks, Lakers, Mavericks y Celtics), hay que sumarle un dólar a esta cantidad.

    El 50% del dinero recaudado se reparte a partes iguales entre los equipos que no paguen el impuesto.

    Cuando un equipo utilice la excepción de nivel medio o bianual, o a partir de la temporada 2013/2014, haga un traspaso y firma por un agente libre, no podrá sobrepasar el resto de la temporada el impuesto de lujo en más de 4 millones.
    Antes:Hasta ahora los equipos pagaban un dólar por cada dólar que se pasen, algo que a partir de la temporada 2013/2014 será diferente, y todo lo recaudado se repartía a partes iguales, no solo el 50%. Además, las excepciones y las firmas y traspaso no forzaban a los equipos a mantenerse a 4 millones por encima del límite

    Y este era el otro caballo de batalla, la dureza del tope salarial. Los propietarios lo querían rígido, los jugadores lo más flexible posible, y lo que hemos obtenido es un sistema mucho más duro que en el anterior convenio.

    Ya parece imposible ver equipos como los Knicks de la temporada 2006/2007, que se pasaron en 45.1 millones de dólares del límite marcado para el impuesto de lujo, ya que la multa pasaría de 45.1 a 326.98 millones de dólares: tendrían que pagar 7.25 dólares por cada dolar gastado.

    Esto, unido al hecho de que el las excepciones son menores y su uso obliga a rebasar mínimamente la tasa tiene pinta de desembocar en una capa dura de facto situada 4 millones por encima del límite del impuesto de lujo. Cinco equipos (Magic, Lakers, Mavericks, Celtics y Jazz) estuvieron por encima de esa cifra mágica la temporada pasada, 9 lo estuvieron hace dos temporadas, y 7 hace tres y cuatro años.

    En la 2013/2014 será difícil ver más de 1 o 2 equipos por encima de estos 4 millones, no solo porque les costará pagar un impuesto que se dispara, sino porque la única manera de renovar la plantilla en una situación como esa serían los traspasos.

  • Cláusula de amnistía
  • Ahora:Cada equipo podrá cortar un jugador con contrato en vigor desde el anterior convenio antes de empezar cualquiera de las próximas temporadas, y aunque le tengan que pagar el resto del contrato íntegramente, dejará de contar en el espacio salarial.

    Los equipos que tengan espacio bajo el límite salarial tendrán prioridad para hacerse con los jugadores cortados, ya que podrán enviar ofertas para hacerse con sus servicios, aliviando un poco además a los equipos que les corten, que no tendrán que pagar la cantidad de la que ya se encargue el nuevo equipo.
    Antes:En el pasado convenio, en 2005, se incluyó una cláusula similar, la llamada “Allan Houston Rule” que curiosamente, no se usó con Allan Houston, pero era ligeramente diferente. En primer lugar, había que usarla ese verano, mientras que ahora los equipos pueden elegir reservarla para el futuro, y los jugadores cortados no pasaban por esa subasta previa entre equipos con espacio bajo el tope.

    Interesante los pequeños cambios añadidos a la cláusula de amnistía, que la ayudan a ser un poco más justa.

    Me explico, esta cláusula me parece totalmente injusta. Premia a los equipos que cargan con un mal contrato, y cuanto peor sea la chapuza, mayor es la recompensa. Pero dejando que los equipos que están por debajo del límite salarial tengan preferencia sobre los jugadores cortados, me parece una buena manera de premiar a los equipos fiscalmente responsables, que han sabido mantenerse por debajo (aunque sea por obligación de reconstruir la franquicia).

    Al mismo tiempo, el que la cláusula no tenga que ser utilizada este año también puede ayudar a los equipos que han hecho las cosas bien. Oklahoma City por ejemplo, no parece tener ahora mismo ningún contrato que merezca la pena cortar: han sido buenos y precisos localizando su dinero, y ahora ven como el resto de equipos adquieren una ventaja competitiva. Pero si en los próximos años alguno de sus fichajes, por lesión, o por cualquier otro motivo, les sale rana (Perkins, que cobrará 7.1, 7.8, 8.5 y 9.2 los próximos años tiene su peligro) podrán aprovecharse también de la medida.

    También podría ayudar a un equipo como Denver, que casi seguro, más tarde o más temprano, utilizará la cláusula en Al Harrington (28 millones los próximos 4 años) pero que puede esperar al verano que realmente necesite el espacio salarial, en lugar de tener que cortarlo ya y pagarle para que juegue en otro equipo.

  • Excepción de nivel medio
  • Ahora:La excepción de nivel medio que pueden utilizar los equipos por encima del tope salarial se divide este año en dos: una para los equipos que pagan el impuesto de lujo y otra para los que no. Los que no pagan el impuesto de lujo, dispondrán de hasta 5 millones de dólares para ofrecer a los jugadores, que podrán firmar por 4 años. La MLE el próximo año será de 5 millones también, e ira subiendo de 3% en 3%. Si el equipo paga el impuesto de lujo solo podrá ofrecer hasta 3 millones y contratos de 3 años.

    Se añade una nueva figura que es la excepción de nivel medio para que equipos con espacio por debajo del límite, pueden gastarse 2.5 millones adicionales en contratos de 2 años de duración una vez superado el tope.
    Antes:La excepción de nivel medio la podía utilizar cualquier equipo que se pasará del tope salarial (pagara o no el impuesto de lujo) y les daba cada año un presupuesto igual al salario medio para gastar en uno o más jugadores en contratos de 5 años, con subidas del 8%. El año pasado, por tanto, con el salario medio en 5.77 millones, un jugador que recibiera la excepción de nivel medio completa firmaba por 33.85 millones en 5 temporadas, una media de 6.77 millones. Ahora, los equipos por debajo del impuesto de lujo pueden ofrecer 4 años empezando en 5 millones con subidas del 4.5% (21.39 millones por la duración del contrato, 5.35 de media) y los equipos por encima solo podrán ofrecer 9.41 millones garantizados (3.14 de media).

    Esta es la parte que menos le convencía al sindicato de jugadores, y es que supondrá una pérdida brutal en el poder adquisitivo de la clase media (los contratos se llegan a reducir a más de la mitad si se ficha por un equipo que pague el impuesto de lujo) y dificulta terriblemente el movimiento de jugadores en la agencia libre.

    También es verdad que muchos de los jugadores que firmaban estos contratos no eran capaces de hacerle justicia, de hecho, la cláusula de amnistía se utilizará a buen seguro en más de uno y más de dos jugadores que firmaron a través de la excepción en su día (el ya mencionado Harrington, Luke Walton, Josh Childress…) y los propietarios necesitaban defenderse de si mismos.

    Esta rebaja tan brutal podría hacer que veamos alguno de los jugadores destinados a recibir este tipo de ofertas a la caza de Europa o de China, pero mayoritariamente forzará a los jugadores a tener que negociar primero con sus equipos, que son los que pueden ofrecer contratos más ventajosos.

    Al menos, los jugadores lograron que la puedan utilizar (aunque sea en versión reducida) los equipos que están pagando el impuesto de lujo, algo que en la primera oferta de la Liga no estaba contemplado, lo que ayudará a Lakers, Celtics o Heat a poder ser ligeramente más agresivos en la búsqueda de un jugador que no se conforme con el mínimo.

  • Excepción bianual
  • Ahora:Esta excepción la podrán usar los equipos que estén por encima del tope salarial pero por debajo del impuesto de lujo. Se puede utilizar una vez cada dos años para firmar a un agente libre por 2 años a 1.9 millones el primero y 1.99 el segundo. Estas cantidades irán aumentando un 3% de manera anual.
    Antes:Los equipos que pagaban el impuesto de lujo también podían utilizarla, y han reducido un poco su valor, firmar el año pasado la excepción bianual garantizaba 4.33 millones de dólares (2.08 y 2.25) y este año solo 3.89.

    Aquí la bajada del salario no es tan drástica como en la excepción de nivel medio, pero es que la excepción bianual tampoco era usada muy frecuentemente porque se encuentra ya muy cerca del salario mínimo. Esta medida sigue la dirección general de recortar gastos y libertad de movimientos, pero su incidencia será mucho menor.

  • Excepción de jugador lesionado
  • Ahora:Si un jugador se pierde la temporada y la NBA lo permite, se puede utilizar una excepción para firmar a un jugador por el resto de la temporada que será la menor cantidad entre el 50% del salario del jugador lesionado, o la excepción de nivel medio de los equipos que no pagan impuesto de lujo.
    Antes:Esta excepción garantizaba siempre el 50% del salario del jugador.

    Raramente se concede esta excepción, ya que la Liga suele ser muy celosa con este asunto, y este cambio en la norma solo afecta cuando el salario del jugador lesionado dobla la excepción de nivel medio, es decir, cobra más de 10 millones. Será muy difícil ver un ejemplo de su uso en esta situación.

  • Excepción de jugador traspasado
  • Ahora:El salario entrante en un equipo por encima del tope salarial pero por debajo del impuesto de lujo al hacer un traspaso, será, la menor entre el 150% de la suma de los traspasos salientes más 100.000 dólares o la suma del salario de los traspasos salientes más 5 millones, siempre y cuando, después del traspaso el equipo quede por debajo del impuesto de lujo. Si no es así, o el equipo ya pagaba el impuesto de lujo, el salario entrante puede ser, como mucho del 125% más 100.000 dólares del entrante.
    Antes:Todos los equipos tenían que ceñirse al 125% más 100.000 dólares.

    Esta norma, en teoría, y sin que sirva de precedente, debería ayudar al movimiento en la Liga. Si hasta el año pasado, por poner un ejemplo, un equipo traspasaba uno o varios jugadoress que cobraban un total de 8 millones entre ellos, podía tomar de vuelta hasta el 125% más 100.000 dólares en salario, es decir 10.1 millones. Si el equipo paga el impuesto de lujo tendrá que seguir utilizando esta fórmula, pero si no lo hace tendrá más espacio: en este ejemplo podría tomar de vuelta hasta 12.1 millones.

    Esto abre un poco más el abanico de posibilidades de traspasos entre equipos, aunque una regulación general más restrictiva también echa para atrás a los equipos a la hora de añadir salarios, por lo que no siempre se utilizará ese nuevo rango permitido.

  • Duración de los contratos
  • Ahora:5 años máximo para los agentes libres que continúen con sus equipos y 4 para los que firman como agentes libres en otro equipo.

    4 años (includo el último en vigor) también en las extensiones de contrato, salvo para los jugadores designados, una nueva figura que podrá renovar por 5 años al acabar su contrato de novato, si recibe el salario máximo (y solo se permite un jugador de este tipo por franquicia).

    Los jugadores que sean traspasados y después extiendan su contrato (como hizo Carmelo Anthony el año pasado) podrán extender por 3 años (dos, más el actual).
    Antes:Los jugadores que firmaban como agentes libres por sus equipos podían firmar por 6 años, los que cambiaban de aires por 5, las extensiones eran de 6 años en lugar de 4, renovaciones post-traspaso incluidas.

    Otro de los deseos de los propietarios era reducir la duración de los contratos, cosa que en el caso de muchos es sinónimo de reducir la duración de los errores. En principio también ayuda al movimiento, al hacerlo algo más frecuente, pero en el nuevo contexto, no será así.

    Y aunque no consiguieron colocar la “Carmelo Anthony Rule” para prohibir los traspasos y extensiones, han reducido en un año la duración del contrato renovado, lo que puede hacer dudar a un equipo a la hora de pujar por un jugador en esa situación.

  • Incrementos anuales
  • Ahora:Los jugadores que continúan con sus equipos podrán firmar contratos con incrementos anuales del 7.5%, pero si cambian de aires, solo incrementarán un 4.5%
    Antes:Los incrementos del pasado convenio eran del 10.5% sobre el salario del primer año en caso de continuar con tu equipo actual, y del 8% al cambiar.

    Otra medida destinada a reducir y acotar los salarios progresivamente. Además también se aumenta un poco más la diferencia entre el dinero que se recibe al renovar con tu equipo en lugar de cambiarlo por otro, aunque la diferencia es pequeña, al final no hay ninguna medida que haga que renovar por tu equipo sea poco menos que una decisión irrechazable, por lo que, y mirando al futuro más cercano, para los Chris Paul, Dwight Howard y Deron Williams, tiene prácticamente el mismo sentido que hubiera tenido con el anterior convenio.

  • Salario máximos
  • Ahora:Cuando un jugador acabe su contrato de novato, si ha sido nombrado All-NBA en cualquiera de los tres equipos, votado como titular del All-Star dos veces, o MVP podrá recibir un contrato máximo de hasta el 30% del tope salarial si continúa con su equipo.
    Antes:Esta nueva medida no existía, el salario mínimo para un jugador que acaba su contrato de novato estaba fijado en el 25% del tope, y no podía llegar al 30% hasta el séptimo año de contrato, pero el resto del funcionamiento del salario mínimo permanece igual que con el anterior convenio.

    Derrick Rose, esta cláusula te acaba de hacer más millonario aún. Su contrato empezará cerca de los 17.41 millones en lugar de los 14.41 que le corresponderían con el antiguo convenio. Las subidas serán del 7.5% mientras que antes eran del 10.5%, como le sucede a todo el mundo, pero esos 3 millones de diferencia que va a arrastrar durante los previsibles 5 años que renovará con los Bulls, es de los pocos jugadores que van a sacar provecho de este nuevo convenio.

    Me gusta esta medida porque premia a los jugadores que pese a su juventud ya han demostrado un elevado nivel de excelencia, y les adelanta 3 años en la escala salarial.

    Es curiosa además esta medida, porque retroactivamente ha convertido la que quizá fuera la decisión más segura e inteligente del último año, en mala: Kevin Durant habría ganado más dinero firmando en el nuevo convenio.

  • Contratos garantizados
  • Ahora:Los contratos seguirán siendo 100% garantizados para los jugadores, pero en caso de cortar a un jugador, con contrato nuevo firmado de este año en adelante, se le pagará lo adeudado en el doble de años que le queden de contrato más uno. Los equipos podrán elegir como quieren que el salario del jugador cortado cuente en su límite salarial, si como estaba programado o en ese doble de años más uno, aunque se impondrá un límite en esta posibilidad.
    Antes:Los jugadores cortados con un contrato firmado bajo el nuevo convenio cobraban en las temporadas que les restaban.

    Esta medida ayuda a los equipos también a corregir errores rápidamente y será interesante ver su uso. Hasta ahora no era muy habitual ver a jugadores con contrato garantizado (solo se suele cortar a jugadores que reciben el salario mínimo o en último año de contrato o bajo previo acuerdo) ser cortados, ya que había que pagarles igual, y seguían contando en tu límite salarial, pero ahora que se pueden reevaluar los términos, quizá más equipos se animen.

  • Agentes libres restringidos
  • Ahora:Los equipos tendrán 3 días para decidir si quiere igualar o no la oferta a un agente libre restringido.
    Antes:Los equipos disponían de 7 días para elegir.

    Esta medida también esta pensada para reducir las trabas del proceso. Hasta ahora, los equipos tenían 7 días, de los que muchos sobraban para decidir si ir al derecho de tanteo o no, algo que aprovechaban siempre, ya que forzaban al otro equipo a no poder localizar ese dinero en ninguna oferta durante toda esa semana. Ahora un equipo solo pierde 3 días, por lo que deberíamos ver más propuestas en este sentido, lo cual siempre ayuda al espectáculo en el mercado.

  • Oferta cualificante
  • Ahora:La oferta cualificante que reciben los jugadores al acabar su cuarto y último año de contrato de novatos, si no han sido renovados, permanecerá igual los dos primeros años, pero a partir de la 2013/2014, todos los jugadores de primera ronda considerados “titulares” (que en las dos últimas campañas hayan sido titulares 41 partidos de media o promediado más de 2000 minutos) recibirán la misma oferta equivalente que la elección número 9 del Draft, los jugadores elegidos en segunda ronda considerados “titulares” recibirán la oferta equivalente a la elección 21 del Draft, y cualquier jugador elegido entre los 15 primeros del Draft que no sea considerado “titular” recibirá la misma oferta que la elección número 15.
    Antes:

    Este es uno de los cambios más complejos del nuevo mecanismo aunque no se aplicará mucho en mi opinión, los buenos jugadores suelen salir con una extensión bajo el brazo o si no, tratan de conseguir un contrato como agentes libres restringidos, que siempre será mejor que el agente libre si restricciones porque tiene todas las ventajas, más la posibilidad de que tu equipo se salte los límites para renovarte, y raro es que un jugador acepte un contrato de un año para acabar otro verano como agente libre.

    De todos modos está bien que se piense en recompensar y en estructurar los segundos contratos de los jugadores de una manera justa y acorde con su rendimiento.

  • Reservas salariales
  • Ahora:A la hora de contar el espacio salarial de un equipo de cara a firmar agentes libres, se reserva una serie de dinero correspondiente a los jugadores sobre los que tienen los derechos pero aún no han firmado. En caso de ser elecciones de primera ronda la reserva será del 250/200% del salario del jugador (dependiendo si este salario esta por debajo o por encima de la media) y para jugadores veteranos sobre los que se tienen derechos Bird un 190/150%
    Antes:Para primeras rondas se reservaba un 300/250% de ese salario, para jugadores veteranos un 200/150%.

    Este movimiento ayuda a los equipos bajo el límite salarial a tener un poco más de espacio sin tener que renunciar a sus agentes libres.

    Por ejemplo, los Pistons, ahora mismo, tienen 50.06 millones de dólares en contratos garantizados para la próxima temporada, por lo que en principio tienen 7.98 millones de espacio libre para atraer algún agente libre. Pero para poder disponer de todo este dinero, tendrían que renunciar a sus derechos sobre Prince, Wilcox, Stuckey, McGrady, Summers y Jerebko. Si no renuncian, la correspondiente reserva cuenta en el espacio salarial y les reduce el nivel de maniobra. Suponiendo que solo quisieran mantener los derechos sobre Stuckey, por ejemplo, deberían añadir 8.31 millones, el 300% de su salario el año pasado. Con el nuevo sistema, solo reservan el 250% por lo que a la hora de calcular su espacio salarial, Stuckey contará solo como 6.92 millones.

    En este ejemplo los Pistons siguen sin tener espacio libre pero si estuvieran en otra situación, habrían ganado 1.39 millones de espacio salarial para poder ofrecer a algún agente libre.

  • Periodo de espera para volver a firmar un jugador traspasado
  • Ahora:Ahora, si se traspasa a un jugador y el equipo que lo recibe lo corta, el equipo en el que estaba en el primer momento no podrá reclamarlo traerlo de vuelta hasta un año después, o el comienzo de una nueva temporada, lo que llegue antes. Por tanto, todo jugador traspasado por un equipo, no puede volver a jugar con esa franquicia en esa temporada.
    Antes:Hasta ahora solo había que esperar 30 días durante la temporada regular y 20 en Playoffs para recuperar al jugador.

    A la Liga no le gustan y después de que este haya sido explotado bastantes veces, estaba claro que no podría resistir un nuevo convenio. Ahora, si se incluye a un jugador en un traspaso, no podrá volver a vestir la misma camiseta el resto de la temporada. Parece justo, y tampoco debería tener muchas repercusión en el mercado.

  • Dinero en efectivo
  • Ahora:Se puede incluir hasta 3 millones de dólares de dinero en efectivo en traspasos en total a lo largo del año.
    Antes:Se podían incluir 3 millones de dólares en cada transacción.

    Se hace más difícil sobre todo la compra de elecciones de Draft, ya que ahora los equipos disponen de 3 millones en total para gastar, no 3 por elección. Reducir este mercado me parece una buena manera de obligar a los equipos más tacaños a hacerse cargo de sus rondas del Draft y no colocarlas por una propinilla.

Y hasta aquí llega el documento. Aún quedan asuntos por tratar como la edad mínima de entrada en la Liga, y alguno de estos puntos puede estar sujeto a cambios, pero en general este es el marco del mercado que nos espera en los próximos años.

En general los jugadores van a cobrar menos en sus nuevos contratos, el tope salarial va a pasar a ser prácticamente duro en la práctica y el mercado de las excepciones ha sido arrasado, pero parece que el sistema de traspasos sigue igual o incluso un poco más flexible. Será interesante ver como analizan los equipos la nueva situación, especialmente en un mercado que va a ser frenético y en el que tendrán que tomar decisiones y evaluar el entorno sobre la marcha.

Regalo de Navidad

Ya tengo mi regalo de Papa Noel. Aunque todavía sea un niño, según voy dejando mi fecha de nacimiento atrás, ya no recibo regalos en Navidad como antes, ni los pido, por descontado. Pero este año es diferente. Había uno que hacía especial ilusión, y que no me lo tenía que dar nadie cercano. Me hubiera gustado que me lo hubieran dado aún antes, pero tampoco nos vayamos a quejar. Voy a ser el niño más feliz con su regalo.

La NBA debería volver el 25 de diciembre, en el Madison Square Garden nada menos, para alumbrar aún más el bullicio de la Navidad neoyorquina. 149 días de cerrojazo patronal que a falta de los habituales flecos de los contratos deben dejar paso a uno de los meses más frenéticos de la historia de la Liga. Según salgamos de este periodo de negociaciones, habrá que hablar de renovaciones, fichajes y traspasos, y una pretemporada condensada dará paso a una competición abierta e interesante que tantas ganas teníamos de disfrutar.

Parecía tan lejos, y ahí vuelve a estar, a menos de un mes.

El acuerdo es una clara victoria de los dueños, que son los que siempre han tenido la sartén por el mango. Ellos controlan el dinero, ellos echan cuentas, ellos son los que menos perdían. Eso sí, aplaudo el empeño de los jugadores en dejarse mangonear lo menos posible. Aunque lamente mucho este mes perdido, siempre he estado de su parte y creo que lo han hecho lo mejor que han podido.

Era una partida con cartas marcadas en la que ellos solo podían jugar a perder lo menos posible. Después de todo, esta negociación es un microcosmos de una situación actual mucho más grande, y ellos aquí, sin que sirva de precedente, son el 99%. Pero han sabido plantarse en el momento exacto.

Si se juegan 66 partidos como parece ser la idea, solo perderán el cheque del primer mes, algo que se compensa con todo el terreno recuperado desde septiembre. Haber perdido la temporada entera sí hubiera sido contraproducente, y les hubiera dejado una única opción para recuperar el status quo: una verdadera revolución, algo que dejara un invierno nuclear a la altura de la primera intifada con guijarros.

Son los que más han perdido de los dos bandos, y estaba claro que tenía que ser así, pero han muerto de pie, y no han dejado que la bola arrastre y arrase a los verdaderos perdedores, aún más que los aficionados, que son los trabajadores de a pie, los que les ponen las camisetas en los vestuarios, los que te ponen el cheddar y el guacamole en los nachos. Esperemos que los trabajadores hayan aguantado.

Al final, el único avance conseguido esta semana parece ser el del sistema: el movimiento de jugadores será más complicado que con el antiguo convenio, pero no tanto como los propietarios deseaban. Del acuerdo final se ha caído la infame “Carmelo Anthony Rule” que no permitía a un jugador renovar su contrato después de ser traspasado.

Ya analizaremos con calma cuando se conozcan todos los detalles del acuerdo final. De momento, por lo que conocemos del acuerdo, la duración de los contratos se reduce a 5 años en el caso se una renovación o 4 para agentes libres, no se reduce el salario de los rookies ni el mínimo, y el máximo pasa a ser un 30% del tope salarial para todos, la excepción de nivel medio pasa a ser un contrato de 5 millones durante 4 años para equipos que no paguen impuesto de lujo, 3 millones y 4 años para los que sí lo hagan, y los equipos se acabarán viendo obligados a usar al menos el 90% del tope salarial en un par de años. En definitiva, se complica un poco más el movimiento de jugadores entre franquicias, pero uno sigue sin tener claro si eso realmente ayudará a la igualdad.

La Crónica vuelve, la NBA vuelve, el baloncesto vuelve… Felicidad.

El mundo en el nombre

Ahora que ya parece confirmada definitivamente la noticia que saltó el día del Draft de que Ron Artest se va a cambiar el nombre a Metta World Peace (cuando termine de arreglar las cuentas que tiene por multas de tráfico impagadas con el Tribunal Superior de Justicia de Los Angeles), es un buen momento para echar la vista atrás y recordar a otro jugador que también se puso el World en el nombre.

Lloyd Bernard Free, o World B.Free, como se empezó a llamar oficialmente en 1981, lo hizo primero. 886 partidos de Temporada Regular y 34 de Playoff en 13 temporadas con 5 franquicias diferentes guardan la trayectoria de este jugador que fue una vez All-Star y All NBA 2nd Team, y llegó a ser el 2º máximo anotador en dos temporadas consecutivas: la 79/80 y la 80/81 en los Clippers (en aquel momento, todavía afincados en San Diego) por detrás de George Gervin.

Base anotador y tremendamente explosivo, “El prínicipe de Mid-Air” era capaz de hacer 360º y saltar más de 1,10 metros. Tiraba con un elevado arco, porque harto de que los atléticos jugadores callejeros de la Gran Manzana lo corrieran a tapones, entrenaba tirando con una escalera delante. Y fue considerado el primer chupón impenitente de la Liga, algo con lo que él no tenía ningún problema: “No te pagan por pasar” llegó a decir.

Free fue Iverson antes que Iverson, en casa de Iverson. Medía 1.88, un poquito más que AI, pero llevó antes que él el estilo callejero a las pistas en Philly. Curtido en Brooklyn, una ciudad dentro de LA ciudad, cocido al fuego lento de los playground de Brownsville, de los que solo se sale hirviendo en sustancia, llegó a la NBA con el mote ya puesto. Herb Smith, un Andrés Montes de ghetto neoyorquino, responsable entre otros, del apodo de Erving, decidió que Lloyd Free debía ser “All World” después de ver como terminaba un partido con un 360º. Más tarde, y aprovechando el legado de su familia, que le había dejado el “B.Free” como se las ponían a Fernando VII, se cambió el nombre.

Entró en la Liga en 1975 desde la segunda ronda del Draft, en unos 76ers liderados por George McGinnis y Doug Collins (hay cosas que no cambian) y en los que también eran novatos ese año Darryl Dawkins y Joe Jellybean Bryant, padre de Kobe. En su segundo año le trajeron al equipo al Dr.J para que recetara las Finales. Solo los Blazers de su futuro compañero Walton, con el que se las tendría tiesas, se pudieron cruzar en su camino. Irónicamente, debe ser la única victoria que Walton ha tenido con un doctor delante.

No consiguieron ningún anillo, pero con All-World, el Dr.J y Chocolate Thunder se juntaron tres de los matadores más espectulares de la época en el mismo equipo. De hecho, era obligatorio ir un rato antes al pabellón para ver la rueda de entradas. Solo ese espectáculo, en el que no se cortaban a la hora de matar, pagaba ya la entrada con creces.

La historia de World también va unida a la de la desgracia de los Clippers. El equipo de San Diego, que se lo trajo de Philadelphia a cambio de una primera ronda, tuvo que ver como ¡6! años después, esa elección acababa siendo la número 5 en el histórico Draft de 1984 que llevó a Charles Barkley a la ciudad del amor fraternal.

Antes de conocer en que iba a acabar aquella elección del Draft, la jugada le salió bien a la franquicia: el todavía llamado Lloyd era uno de los jugadores más espectaculares de la Liga, uno de los mejores anotadores y dejó para el recuerdo partidos como el que hizo el día del debut de Magic Johnson, que estuvo muy cerquita de aguárselo. En el partido que abría la temporada 79/80 para las franquicias de California, Free le colgó 46 puntos al novato Magic, pero los Lakers acabarían ganando con gancho de Abdul-Jabbar sobre la bocina. El universo en equilibrio.

Pero los Clippers, que son lo que son, lo traspasaron 2 años después a los Golden State Warriors, después de una temporada en la que hizo 30.2 puntos por partido, a cambio de una primera ronda en ese Draft del 84 en el que se habían quedado sin ninguna, solo que tres puestos más abajo (en la octava posición) y de Phil Smith, un jugador que pese a que empezó su carrera de manera prometedora, llevaba un par de años perdiéndose mucho tiempo por las lesiones.

El caso es, que al final, los Clippers, se quedaron sin Chuck y sin el entonces todavía llamado Lloyd a cambio de una temporada y media de un Smith, que se mantuvo tan sano como discreto y no se volvió a acercar al nivel All-Star que mostró al principio de su carrera y por Lancaster Gordon, que jugó 6 partidos de titular en los únicos 4 años que pasó en la Liga con unos promedios de 5.6 puntos y 0.433 de TS%, mientras Otis Thorpe esperaba justo en el siguiente puesto del Draft y Kevin Willis o John Stockton, un poco más abajo. De hecho, usando la estadística Win Shares, Gordon fue el peor jugador de todo ese Draft. Clippers: si no existieran, habría que inventarlos.

De todas formas, aunque Free dio otros 6 años de 23 puntos por partido, los Clippers aprovecharon el punto álgido de su carrera , que fue dando pequeños pasos atrás al salir de South California. A los Warriors llegó junto a Bernard King y Joe Barry Carroll, después de que la franquicia pasara por un par de años de transición sin Rick Barry, y aumentaron el total de victorias de 24 a 39. Después de un par de años y medio en la Bay Area, lo mandaron a Cleveland a cambio de Ron Brewer (padre del Ronnie Brewer de los Bulls) que tal vez tenga el récord de ser más veces traspasado a mitad de temporada: en 6 temporadas consecutivas cambió de camiseta con la Liga en curso. En Cleveland fue el líder indiscutible del equipo durante las tres temporadas y media que pasó allí, incluso volvió a los Playoffs a los que no llegaba desde su estancia en Philly. Aunque ya no estaba en la primera línea de salida de la clasificación de anotadores, ni podía saltar como antaño, la capacidad atlética que le quedaba, y sus lanzamientos de larga distancia en la época en la que el triple llevaba poco tiempo instaurado, eran lo suficientemente espectaculares para atraer a la gente al pabellón. De hecho, es probable que fuera World B.Free el hombre que mantuvo a la franquicia en Ohio.

Su imagen, en la que combinaba las patillas con una pronunciada calvicie que fue devorando poco a poco su cabeza, su legendaria retranca de fingir o agravar lesiones (nunca jugó una temporada completa) en noches sueltas que no le apetecía jugar mientras increpaba a Bill Walton por hacer lo mismo que él, y su estilo, siempre empujando un pelín más allá la frontera de la vanguardia afroamericana en la transición de los 70 a los 80, hubiese sido un cóctel explosivo en la era del social media. Si lo piensan, apenas hay diferencias entre el B.Free que anotaba 30 por partido en San Diego y el Gilbert Arenas que la gente adoraba en su apogeo en Washington.

World B.Free tuvo la mala suerte de nacer como jugador en una era en la que sus numeritos no eran premiados, su incontinencia verbal en las ruedas de prensa pasaba desapercibida, el que se tiraba las zapatillas no era ídolo de masas y había un cierto desinterés en la Liga por un talento general bastante regular. Su cambio de nombre no tenía intenciones místicas, ni espirituales como trata de vendernos Ron. Aunque se identificara con el mensaje de paz y libertad que transmitía por su nombre, jamás se lo hubiera cambiado si no hubiese sido su apodo en primer lugar… y si la idea no hubiese sido verdaderamente cool.

Free hacía las cosas con naturalidad, porque le apetecía ser y sentirse diferente. Era un jugador auténtico, que se creó una imagen de marca antes que existieran, y la respaldo con su juego, no exento de ineficiencias, pero siempre fresco, como él. En el siglo XXI, su personaje probablemente habría acabado engulléndolo como ha hecho con otros. Pero por suerte, podemos tener el recuerdo de que existían este tipo de jugadores cuando la que la excentricidad todavía no era impostada.

Hitos para 2011

El día después que toda la atención se centrara en el béisbol y en Derek Jeter, que consiguió el hit número 3000 de su carrera, engrosando así una selecta lista de jugadores, vamos a repasar que hitos podrían conseguirse el próximo año en la NBA… si es que hay temporada.

Empezando por los puntos, Kobe Bryant tiene a tiro de piedra adelantar a Shaquille O’Neal, y ponerse 5º en la lista de anotadores históricos. Les separan 728 puntos, un promedio de 8.9 en una temporada de 82 partidos… y de 14.6 en una de 50. Si anotara al promedio del año pasado, 25.3 puntos por partido, solo le harían falta 29 para adelantar a Shaq. El siguiente en la lista es Wilt Chamberlain del que le separán 3551 puntos. Incluso en una temporada de 82 partidos, el promedio de 43.3 puntos parece imposible de obtener, por lo que el puesto de Wilt parece asegurado… pero en 2013 podría ser otro cantar.

Otro jugador que adelantará posiciones en el Top 25 de anotadores, es Kevin Garnett, que podría pasar de la posición 20 a la 17. Casi seguro que adelantará muy pronto a Robert Parish (lo tiene a 12 puntos), y es posible que pueda pasar a Charles Barkley que está a 434, pero necesitará mantener el nivel y los minutos de la temporada pasada, en la que hizo 1056 puntos para pasar a Allen Iverson: lo tiene a 1045.

Aunque la llegada al puesto 17 de Garnett podría tener otro rival… que vendría de atrás. Si el flamante campeón de la NBA, Dirk Nowtizki repetiera la actuación del año pasado, en el que hizo 1681 puntos, adelantaría desde la posición 23 a Elgin Baylor, Adrian Dantley, Parish, Barkley, Iverson y previsiblemente a Garnett para ponerse en el 17.

Otro que subiría puestos desde el 24 sería Ray Allen, que repitiendo un año como el pasado, quedaría justo por debajo de Barkley, como hipotético número 21.

Además podríamos tener algún nuevo miembro del Top 25: la última posición de Clyde Drexler, peligra con Tim Duncan a 532 puntos y Paul Pierce a 785, acechándole.

Pasamos ahora a partidos jugados, donde Jason Kidd, el único en activo en el Top 25, en la posición 18 con 1267, podría subir hasta la 8ª de haber temporada completa. 68 partidos le separán del jugador que ocupa esa posición, Gary Payton, y solo con 3 más avanzaría a la número 17 donde descansa Hondo. Y Kidd podría no estar solo en el Top 25 como único jugador en activo por mucho tiempo. Garnett está a 4 partidos, y Juwan Howard a 26, de ingresar en el grupo.

Otro que podría conseguir un hito importante es Ben Wallace. Con 1026 partidos a sus espaldas, está a 28 de los 1054 del Pequeño General, Avery Johnson, el jugador no drafteado con más partidos en su carrera. Aunque a minutos ya le superó en la temporada 2008-2009, tendremos que esperar a este año para ver si en partidos también lo hace.

Y hasta 10 jugadores podría llegar a los 1000 partidos jugados de temporada regular si hay temporada completa, y juegan lo suficiente. Empezando por Nowitzki, a 7 del millar y acabando en Antawn Jamison, que necesitaría 80 (en 6 temporadas ha jugado esa cantidad de partidos o más), Billups, Andre Miller, Dampier, Pierce, Bibby, Terry, Hill y Carter podrían ser milenarios en la NBA.

Garnett además, puede escalar en alguna categoría más. Ahora mismo, tras el retiro de Shaq, es el mejor reboteador en activo, 16º de la lista histórica, y tendría fácil subir algún escalón: Bob Pettit a 30 rebotes, Jerry Lucas a 123, Buck Williams a 198 y el propio Shaq a 280 están a tiro de un jugador que cogío 631 en 71 partidos de la temporada pasada. Subir a la 11ª posición, donde espera Olajuwon con 929 rebotes más, parece tarea para próximas temporadas.

Duncan, el otro jugador en activo en la lista, en el puesto 21, podría pasar a Oakley, Silas, Mutombo y Barkley con 533 rebotes, bastantes menos de los que cogió la temporada pasada.

Estos dos también podrían avanzar, aunque lo tienen difícil, en la lista de tapones. En este caso, Duncan va por delante, de 9º, y le hacen falta 162 para llegar al puesto de Tree Rollins, por lo que tendría que volver a la forma de 2007, temporada desde la cual no consigue superar esa cifra. El año pasado puso 146. Garnett por su parte está 19º a 122 de Theo Ratliff, pero también nos tendríamos que ir a 2007 para encontrar un año que le hubiera permitido superar esa cifra: lleva 4 años sin pasar del centenar.

Con Marcus Camby duodécimo, a 125 tapones de Mourning, lo más probable es que solo escalen puestos en la lista Ben Wallace, a 33 de Shawn Bradley que es 13º, y Jermaine O’Neal, que con 31 cogería a Kevin McHale en la 23ª posición.

Vamos a terminar el repaso con las asistencias, donde el trono de Stockton sigue impenetrable: le harían falta unos 6 años más a este ritmo al segundo, Jason Kidd, para llegar a las 15806 del mago de los Jazz. El que se puede meter en el Top 5 es Steve Nash, a 635 asistencias de Oscar Robertson o incluso discutirle la cuarta plaza a Magic: a 889 está nuestro canadiense favorito, cantidad que ha superado pírricamente en dos temporadas recientes: dio 898 en la 2007/2008 y 892 en la 2009/2010. 748 le bastarían, eso sí, para convertirse en el 5º jugador en la Historia en llegar a 10000.

El otro jugador en activo en el Top 25, Andre Miller puede avanzar varias posiciones, incluso llegar al Top 10 histórico, pero dependerá de los minutos y oportunidades que tenga en los Nuggets y la longitud de la temporada: tiene a 64 asistencias a Tim Hardaway (13º), a 129 a Terry Porter (12º), a 180 a Lenny Wilkens (11º), a 361 a Mo Cheeks (10º) y a unas prácticamente inalcanzables 956 a Rod Strickland (9º). El año pasado dio 566, y jamás ha dado menos de 445 en una temporada, por lo que de jugarse completa, si le respetan las lesiones, debería acabar el año en la élite. En el Top 25 podría entrar este año Baron Davis, que está a 348 asistencias de Jerry West, que cierra la lista. B-Diddy lleva desde 2003, temporada en la que solo jugó 50 partidos, por encima de esa cifra, por lo que será interesante ver si llega a cumplir el reto.

En cuanto a entrenadores, Rick Adelman está a 45 victorias de convertirse en el 7º entrenador con 1000 victorias, siguiendo la senda que marcó el pasado año George Karl, pero ahora mismo le falta un pequeño detalle: está sin equipo.

En cuanto a procentaje de victorias, Mike Brown es un candidato a adelantar puestos con su llegada al banquillo de los Lakers: ganando 55 partidos o más, aumentaría su porcentaje de victorias y avanzaría desde la 11ª posición. Podría incluso superar a Phil Jackson, que actualmente es 2º, si los Lakers hicieran una improbable temporada para la historia: 75 victorias se necesitarían.

Por otra parte, el entrenador con mejor porcentaje histórico, gracias a las 62 victorias su único año entrenando, Tim Thibodeau, mantendría ese estatus por encima de Phil Jackson si los Bulls ganan por lo menos 54 partidos sobre una temporada de 82.

En cuanto a franquicias, podrían pasar la marca de .500, es decir, más partidos ganados que perdidos a lo largo de su historia varios equipos. Los Heat necesitarían 49 victorias, los Nuggets 50, los Hornets 55, los Knicks 57, los Pistons 71 y los Hawks 77 para ser franquicias ganadoras. Por su parte, Orlando tendría que ganar 5 partidos, Houston 7, Indiana 29 y Dallas 32, para mantenerse por encima de .500.

Al acabar la temporada teníamos 14 equipos con registros ganadores, y viendo los números, es muy posible que al acabar el año que viene, si todo va según lo esperado, pueda haber 15, o incluso 16, ya que parece muy probable que todos los que lo son, mantengan el récord, Miami supere las 49 victorias con comodidad y los Nuggets lleguen a 50, como han hecho en los últimos 4 años. New Orleans y New York parecen aún un tanto lejos.

Agentes Libres NBA 2011: Lista definitiva y análisis

Hoy, día 1 de julio, sería el primer día en que los equipos podrían empezar a hablar y llegar a acuerdos verbales con los jugadores. Bajo el cierre patronal, en el que los equipos tienen terminantemente prohibido hablar con los jugadores y sus agentes, no empezará este proceso. De hecho, hasta que no haya acuerdo, todos estos jugadores, permanecerán sin contrato.

Esta lista, además, es la de jugadores que podrían recalar en Europa, sin tener que pasar por una Letter of Clearance, una autorización excepcional por parte de USA Basketball, que no se va a dar a los jugadores con contrato. Aunque hay que mantener en perspectiva, que en muchos casos, los salarios europeos, una vez pasada la enajenación mental transitoria de hace unos años, no son competitivos con lo que se ofrece en la NBA.

También hay que tener en cuenta que no se sabe como serán los contratos nuevos de todos estos jugadores. En este momento todas las opciones permanecen abiertas: garantizados o no, de la misma duración que hasta ahora o más cortos, con cantidades muy similares a las actuales o muy por debajo, con excepciones para equipos por encima del tope o no… Hasta que el nuevo convenio ponga las reglas del juego, no sabemos que puede gastar y que le interesa a cada equipo.

Vamos a repasar ahora la promoción de este año, posición a posición.

Pívots
Empezamos por la posición que tiene mejor pinta de una floja promoción. En una de las posiciones más difíciles de rellenar en una plantilla NBA, este verano habrá muchas opciones para elegir. Nene, Tyson Chandler, Marc Gasol (Restringido), Samuel Dalembert, Chuck Hayes, Kwame Brown, DeAndre Jordan (R), Spencer Hawes (R), Greg Oden (R) e incluso Yao Ming tienen casi todos nivel o han formado parte de un quinteto titular este año.

Al no estar restringidos ni perseguidos por las lesiones (al menos recientemente) Nene y Chandler son los nombres que destacan sobre todos. Habida cuenta que Yao parece estar más cerca de la retirada que de una cancha, y que apostar por él sería suicida, Oden es la opción más indicada para los amantes del riesgo. Y siempre se puede intentar forzar a Memphis para llevarse al jugador que por edad, y atendiendo al último año, pinta como el que mejores años tiene por delante, Marc Gasol.

Además hay veteranos que garantizan minutos de calidad desde el banquillo: Joel Przybilla, Kurt Thomas, Jeff Foster, Jason Collins o Nenad Krstic, que podría irse a Europa completan una de las posiciones que mejor ha estado cubierta en un periodo de agencia libre en mucho tiempo.

Ala-pívots
David West es el gran nombre en esta posición, que será mucho más difícil de cubrir en el periodo de agencia libre que otras. Por producción el año pasado Kris Humphries sería el segundo en discordia, pero el que tenga su primera temporada buena después de estar 7 en la NBA lo convierte en un bulto sospechoso.

Hay más nombres que dan muchas dudas por unos motivos o por otros, pero que aún podrían cubrir papeles específicos saliendo desde el banquillo en muchos equipos como Kenyon Martin, Glen Davis, Carl Landry, Troy Murphy, Chris Wilcox, Jared Jeffries, Yi Jianlian o Reggie Evans.

Si alguien quiere arriesgar con un jugador más jóven en la posición, Dante Cunningham (R) o Jonas Jerebko (R) son las opciones más prometedoras.

Aleros
Defensa (Tayshaun Prince, Shane Battier, Luc Richard Mbah-a-Moute (R), Andrei Kirilenko) y tiro exterior (James Jones, Jason Kapono, Peja Stojakovic) serán las habilidades más fáciles de encontrar este año en la posición firmando agentes libres por la profundidad que da esta clase en esos dos aspectos.

Además, olvidado tras una lesión de la que ya debería estar recuperado, pero con 31 años a sus espaldas, Caron Butler completa la lista de los nombres más atractivos y completos del grupo, junto al también treintañero
Mike Dunleavy y un trío de jugadores a los que su equipo podría igualar las ofertas: Jeff Green (R), Wilson Chandler (R) y Thaddeus Young (R). Otra opción joven es Earl Clark, que además no tiene restricciones, pero después de no haber pasado de 51 partidos en dos años, y que dos franquicias ya, se rindan con él, es una apuesta arriesgada.

Dos veteranos en la rampa de salida que podrían funcionar en algún contrato corto con equipos aspirantes son Grant Hill y Josh Howard.

Escoltas
Jamal Crawford y Jason Richardson son posiblemente los dos nombres más atractivos de los escoltas agentes libres no restringidos este año. Con 31 y 30 años respectivamente, están buscando su último gran contrato.

Tirando de chequera y sobrepagando, hay jóvenes interesantes como Marcus Thornton (R), Nick Young (R), Arron Afflalo (R), Marco Belinelli (R) o Daequan Cook (R).

También hay jugadores para hacer fondo de armario en la plantilla y ser titulares ocasionales como Delonte West, DeShawn Stevenson, Sasha Vujacic o Anthony Parker, que con 36 años podría estar pensando en retirarse o volver a Europa.

Y los nostálgicos siempre pueden confiar en la resurrección de Tracy McGrady o Michael Redd.

Bases
Después de las Finales que ha hecho, y teniendo en cuenta que los Mavs no tienen derecho a igualar ofertas, Jose Juan Barea es el nombre más atractivo de este grupo, por edad y nivel de juego.

Otros jugadores jóvenes pero que saldrían más caros, son Aaron Brooks (R) y Rodney Stuckey (R) y Mario Chalmers (R).

El resto de posibles probablemente no tendrían sitio en un quinteto titular la próxima temporada: TJ Ford, Shannon Brown, Mike Bibby, Ronnie Price o Earl Boykins complementan una posición que será difícil de adecentar este ¿verano?.

Lista definitiva de agentes libres NBA 2011

Agentes libres restringidos
Boston Jeff Green
Charlotte Dante Cunningham
Denver Arron Afflalo, Wilson Chandler, Gary Forbes
Detroit Rodney Stuckey, Jonas Jerebko
Golden State Reggie Williams
Los Angeles Clippers DeAndre Jordan
Memphis Marc Gasol, Hamed Haddadi
Miami Mario Chalmers
Milwaukee Luc Richard Mbah-a-Moute
New Jersey Ben Uzoh
New Orleans Marco Belinelli
New York Derrick Brown
Oklahoma Daequan Cook
Philadelphia Spencer Hawes, Thaddeus Young
Phoenix Aaron Brooks
Portland Patrick Mills, Greg Oden
Sacramento Marcus Thornton
Toronto Sonny Weems
Washington Nick Young, Othyus Jeffers, Larry Owens, Hamady Ndiaye

Agentes libres no restringidos
Atlanta Jamal Crawford, Jason Collins, Josh Powell, Etan Thomas, Damien Wilkins, Hilton Armstrong
Boston Glen Davis, Delonte West, Troy Murphy, Nenad Krstic, Carlos Arroyo, Sasha Pavlovic, Von Wafer
Charlotte Kwame Brown, Dominic McGuire, Joel Przybilla, Garrett Temple
Chicago Kurt Thomas, Rasual Butler, Brian Scalabrine
Cleveland Anthony Parker
Dallas Jose Juan Barea, Tyson Chandler, Caron Butler, DeShawn Stevenson, Peja Stojakovic, Brian Cardinal
Denver Nene, J.R. Smith, Kenyon Martin, Melvin Ely
Detroit Tayshaun Prince, Tracy McGrady, Chris Wilcox, Dajuan Summers
Golden State Acie Law, Al Thornton, Vladimir Radmanovic
Houston Yao Ming, Chuck Hayes
Indiana Mike Dunleavy, T.J. Ford, Jeff Foster, Solomon Jones, Josh McRoberts
Los Angeles Clippers Jamario Moon, Craig Smith, Ike Diogu
Los Angeles Lakers Shannon Brown, Joe Smith, Theo Ratliff, Trey Johnson
Memphis Shane Battier, Leon Powe
Miami Mike Bibby, James Jones, Erick Dampier, Juwan Howard, Jamaal Magloire
Milwaukee Michael Redd, Earl Boykins, Chris Douglas-Roberts
Minnesota Sebastian Telfair
New Jersey Kris Humphries, Dan Gadzuric, Sasha Vujacic, Mario West, Brandan Wright
New Orleans David West, Carl Landry, Willie Green, Jason Smith, Aaron Gray, Marcus Banks, DJ Mbenga
New York Jared Jeffries, Anthony Carter, Shawne Williams, Roger Mason, Shelden Williams
Orlando Jason Richardson, Malik Allen, Earl Clark
Philadelphia Jason Kapono, Darius Songaila, Antonio Daniels, Tony Battie
Phoenix Grant Hill
Sacramento Samuel Dalembert, Marquis Daniels, Darnell Jackson, Pooh Jeter
San Antonio Steve Novak, Chris Quinn
Toronto Reggie Evans, Julian Wright, Alexis Ajinca, Joey Dorsey
Utah Andrei Kirilenko, Ronnie Price, Earl Watson, Francisco Elson, Kyrylo Fesenko
Washington Yi Jianlian, Mustafa Shakur, Josh Howard, Maurice Evans

*Tachados los que han firmado contrato en Europa para la siguiente temporada.

El cierre patronal es ya una realidad

A esto de las 3 de la tarde en New York, se acababa la reunión entre propietarios y jugadores, y se anunciaba lo que muchos nos temíamos desde hace tiempo, habrá cierre patronal, el temido lockout en la NBA, a las 12:01 AM, EST, las 6 de la mañana hora española.

Al no ser capaces de llegar a un acuerdo antes de la fecha límite, en la que finaliza el actual convenio colectivo, todas las actividades de la Liga no darán comienzo, empezando por el periodo para hablar con agentes libres, que queda aplazado hasta la fecha pertinente. A la salida de la reunión, que duró 3 horas, imperaba el pesimismo y se decía que las dos posturas están aún muy lejos.

El nuevo acuerdo podría llegar en cualquier momento, y por tanto, aún hay posibilidades de que la temporada 2011/2012 se juegue completa. De la misma forma, podría no llegar a jugarse ningún partido, o jugarse 50, como en el último parón patronal, el de la temporada 98/99. Todo está en el limbo ahora mismo a expensas de que las dos partes acerquen posturas.

Con el sistema actual, los jugadores se embolsaban el 57% del BRI, es decir de los ingresos relacionados con el baloncesto, que la pasada temporada ascendió a 2.100 millones de dólares, una media de 70 por equipo. Según la Liga, 22 de los 30 equipos están perdiendo dinero: 370 millones de dólares entre todos al año, y por eso quieren ver reducida esta cantidad. Uno de los caballos de batalla es la estimación de esa cifra de pérdidas que es bastante polémica, porque en ella se han incluido las amortizaciones de las compras de los equipos y de la construcción de pabellones, algo que según el gremio de jugadores no debería repercutir en ellos, y que reduciría de 22 a 10 los equipos que están perdiendo dinero.

En la primera y agresiva propuesta de los propietarios, proponían un límite salarial fijo de 45 millones de dólares para el año que viene (en el que a los jugadores se les reducirían los contratos ya firmados) con lo que la NBA pagaría 750 millones menos en salarios a jugadores el año que viene, un descenso que paliaría de inmediato las pérdidas, y permitiría a los salarios ir creciendo paulatinamente.

La otra opción que ofrecieron posteriormente los propietarios fue la de mantener la cifra de 2.000 millones al año durante los próximos 10 años. En este caso, los jugadores mantendrían los salarios de manera similar a la temporada pasada, pero no crecerían con el tiempo, por lo que acabarían perdiendo poder adquisitivo: el BRI proyectado para 2021 según los jugadores, es de 5.000 millones de dólares en lugar de los 3.700 de este año, y por tanto, pasarían a cobrar un 40% de los ingresos estimados al finalizar el convenio, muy alejado de la cifra actual. Esta cantidad se organizaría con un tope salarial flexible de unos 62 millones, que algunos equipos podrían superar con penalizaciones más duras que las actuales, hasta un límite firme. Vamos, un tope fijo disfrazado.

Los jugadores, por su parte, se niegan a aceptar un límite salarial fijo y han aceptado reducir unos 500 millones su salario durante estos 5 años (quieren un acuerdo más corto, por los 10 años que los propietarios desean), sin mantener su salario en ningún caso por debajo del 50% del BRI, pero sus propuestas han sido mucho más vagas que las de las franquicias. Las dos ofertas ofrecidas por los propietarios les parecen esencialmente iguales, porque el total que se piensa repartir debería similar durante el periodo completo de 10 años, pero desde luego están mucho más cerca de la segunda, porque les permitiría mantener sus contratos en las mismas cantidades el año que viene y mantendría los contratos garantizados.

Otros detalles menores que les dividen son, la duración de los contratos, que los propietarios quieren reducir de 5 a 3 años para jugadores que cambian de equipo, y de 6 a 4 para los que se quedan con su franquicia, algo que los jugadores podrían aceptar, siempre y cuando estén completamente garantizados, la vuelta al antiguo límite de edad de 18 años, ya que el sindicato desea que los jugadores se puedan incorporar directamente desde el instituto, la flexibilidad para realizar traspasos ya que los jugadores quieren que aumente el margen entre salarios que entran y salen en los traspasos y se elimine la llamada BYC que hace casi imposible traspasar a un jugador que acaba de firmar el segundo contrato de su carrera, después del de novatos, para que haya un mayor movimiento de jugadores, mientras que por su parte los propietarios abogan por un sistema aún más restrictivo en el que desaparecerían los sign-and-trades, el periodo en el que un equipo tiene derecho de tanteo que los jugadores quieren reducir de una semana a 48 horas para dar más agilidad al mercado de agentes libres

Una de las claves del pulso es la capacidad de los jugadores para apoyarse entre ellos y aprender de los errores. Una de las bazas que se guarda la patronal es que muchos jugadores de la NBA, pese a cobrar contratos millonarios viven al día, y el no cobrar los cheques puntualmente les mandaría a la bancarrota. Los jugadores llevan un tiempo avisados de esta situación, y los más pudientes están dispuestos a colaborar con sus compañeros, pero todavía no sabemos si han sabido apretarse el cinturón. De todos modos, esto se empezaría a ver más tarde, ya que la gran mayoría de jugadores comienza a cobrar con el inicio de la temporada, en noviembre.

El otro gran as de la patronal es que una serie de ingresos están asegurados, haya temporada o no. Aprendieron de anteriores situaciones, y ahora se han asegurado que por ejemplo, las televisiones pagarán igual el dinero que le corresponde la temporada siguiente, lo que les da un mayor incentivo para la espera que al sindicato de jugadores.

El jefazo David Stern ha hablado hace unos minutos para NBA TV, y de nuevo, el pesimismo es la tónica dominante. Reconoce que, en comparación con el cierre patronal del 98, no están más cerca a estas alturas,

Una de las primeras consecuencias del cierre patronal, será visible en las páginas webs de los equipos, de donde tienen que desaparecer todas las fotos y vídeos de los jugadores a golpe de viernes. Un buen momento para los amantes de las cheer-leaders y las mascotas, a los que el final del convenio no les afecta. Otras situaciones en las que el lockout ya está teniendo un impacto son la liga de verano de Las Vegas que ya fue cancelada, los partidos en Europa que aún no han sido programados y están ya en el alero, y los jugadores que jueguen con sus selecciones este verano, que no estarán asegurados por las franquicias.

Seguiremos oyendo hablar de esto, y se espera una nueva reunión pronto. Esperemos que un momento como este, en el que la Liga vive su mejor situación en cuanto a popularidad y seguimiento desde la era Jordan, todo se solucione, pero al llegar a esta situación, las posturas en lugar de acercarse, tienden a alejarse un poco más, en el tira y afloja que no espera.

Y atención que la cosa se podría poner aún peor: si los jugadores hacen al igual que la NFL, y se separan del sindicato para denunciar personalmente a la NBA por monopolio, el asunto será aún más farragoso.

Paciencia.

Actualización Ya lo hemos comentado alguna vez, y por eso no lo incluimos en el artículo original, pero algo que no es compatible con el lockout, es la desbandada de los jugadores a Europa. Independientemente de que habría que ver de donde sale el dinero para que los cracks consideren rentable el venir, y pagar su seguro, la FIBA tiene un acuerdo con la NBA que no permite que ningún jugador bajo contrato NBA juegue en Europa, salvo una autorización expresa (Letter of Clearance) que la NBA no está dispuesta a conceder a sus jugadores. Solo los agentes libres que ahora mismo no tienen contrato (Marc Gasol, Andrei Kirilenko, Jose Juan Barea, Marco Belinelli, Carlos Arroyo, Nene o Peja Stojakovic entre ellos) podrían considerar la posibilidad.

Las mayores pifias de la temporada NBA

Antes de que nos quedemos quién sabe cuánto tiempo sin baloncesto, vamos a recordar nuestras 10 pifias favoritas de esta temporada en la NBA. Nos hemos dejado algunas, otras no las recordaremos, pero si crees que las hay mejores, déjanos un comentario con tu favorita.

10. Algo parecido hicieron a Iguodala y Iverson…

Anthony Morrow se encuentra con un taponador inesperado en su camino al aro.

9. ¡Arriba! ¡En la sección 314!

Espero de corazón que hayan detenido al francotirador que disparó a Chris Bosh en el United Center.

8. Y Bosh se lleva la asistencia

Parece que solo LeBron estaba despierto aquel día en Minny

7. Máquina de anotar

Tenemos por aquí a McGee con sus intentos por conseguir el punto que le faltaba para su triple doble, que fueron hilarantes.

6. El pase imposible

Que LeBron James es uno de los mejores pasadores de la Liga, lo sabemos todos. Pero intentar pasarla utilizando la cara de Chris Bosh, ya es rizar el rizo.

5. Eso es un palmeo y lo demás son tonterías

¿Quién dijo que Darko Milicic no tenía una buena muñeca a media distancia?

4. Y querrás que te pite la falta…

JJ Redick. Joey Crawford. Solo puede quedar uno. O ninguno.

3. ¿Quién, yo?

Nadie parecía tener claro quien debía tirar los tiros libres aquella noche en Phoenix…

2. Artest es taponado por el aro

Con los Lakers a 19 minutos y 19 de puntos de ser eliminados de los Playoffs, Ron Artest es taponado por el aro en el que tal vez sea el salto más desganado del año.

1. Von Wafer y su mate fallado

Ya llevamos unos cuantos mates fallados, pero ninguno tiene las repercusiones del de Wafer. El alero céltico se queda celebrando el mate y al darse la vuelta para volver a defender provoca los dobles de Jermaine O’Neal.

Agentes libres NBA 2011: Mercado persa

A dos días de que cierre oficialmente la temporada 2010-2011 y se produzca el, ya inevitable, aunque, esperemos que por poco tiempo, cierre patronal, el paisaje de agentes libres para este verano todavía no está dibujado. Aunque ya están apareciendo un montón de listas con todos los jugadores que quedan libres y disponibles, lo cierto es que aún quedan dos días en los que varios jugadores podrían entrar y salir del mercado o convertirse en agentes libres con o sin restricciones.

Todos los jugadores que acaban su primer contrato en la NBA, principalmente los elegidos en primera ronda en 2007, que no hayan firmado una extensión previamente (y solo 5 jugadores lo han hecho) y no hayan sido cortados antes, entran en su primer periodo de agencia libre. La diferencia entre ellos, al menos con el convenio anterior, es saber si serán agentes libres restringidos (es decir, sus equipos tendrán derechos de tanteo sobre las ofertas que reciban) o no restringidos (podrían firmar por el mejor postor). El mecanismo que tienen los equipos para decidir en cual de las dos categorías encuadran a sus jugadores es la oferta habilitante. Si se la extienden a su jugador, tendrán derecho de tanteo, pero de no firmar el jugador ningún contrato, estaría atado a la disciplina del club por un año más cobrando la cantidad estipulada en la oferta (que está relacionada con el límite salarial para novatos) y en ese momento, verano de 2012, se convertiría ya en agente libre sin restricciones. De no ofrecérserla, el jugador quedaría libre este verano, y podría firmar por cualquier equipo, sin que su equipo original tenga ninguna obligación contractual con él la temporada que viene.

Entre los jugadores que todavía no saben que tipo de agente libre van a ser este verano, está el número 1 del Draft de 2007, Greg Oden. Los Blazers tienen hasta mañana para presentarle la oferta que les permitiría tener derecho de tanteo sobre cualquier oferta que recibiera este verano, pero si nadie se decidiera a contratarlo o el jugador rechazara las ofertas que le lleguen, tendrían que pagarle 8.8 millones este año, una abultada cantidad que está siendo la causa de la duda en la franquicia de Oregon.

Otros jugadores que todavía no han recibido la oferta de sus equipos y casi con seguridad serán agentes libres restringidos este mismo verano, con la cantidad que tendrían que haberle ofrecido como oferta habilitante entre paréntesis, son Yi Jianlian (5.4), Brandan Wright (4.6), Julian Wright (4.0), Marco Belinelli (3.4), Jason Smith (3.1), Dajuan Summers (1.1), Chris Douglas-Roberts (1.1), Garrett Temple (1.1), Darnell Jackson (1.1), Joey Dorsey (1.1), Mustafa Shakur (1.1), Trey Johnson (1.0) y Ben Uzoh (1.0). Aunque no es oficial aún, se ha anunciado que Jeff Green (5.9) y Derrick Brown (1.1) van a recibirla, y por tanto, serán agentes libres restringidos este verano.

Pero aunque en todos estos casos, lo único que cambia es si hay derecho de tanteo o no, pero todos saldrán al mercado, a estas horas hay jugadores que aún no saben si se convertirán en agentes libres.

El caso más importante es el del pívot de los Nuggets, Nene. En menos de 48 horas, podría pasar una de estas tres cosas: Denver podría ofrecerle una extensión (se habla de 50 millones por 4 años que lo vincularían a la franquicia hasta 2016), el jugador podría elegir convertirse en agente libre este verano (ejerciendo la ETO, Early Termination Option, de su contrato) o podría jugar una temporada más en los Nuggets por 11.6 millones de dólares y convertirse en agente libre en 2012, la más improbable de las tres. Habrá que estar atentos, porque Nene tal vez es el agente libre más jugoso de esta floja promoción.

Tim Duncan y Charlie Bell son los otros dos jugadores que tienen hasta mañana para decidir si salen al mercado este año o en 2012 usando su ETO. Si no ejercen la opción, cobrarán el año que viene, el último de sus contratos, 21.1 y 4.1 millones respectivamente. Duncan parece haber decidido no ejercer la opción de finalización anticipada y no lo incluiremos en la lista de agentes libres.

Hay otros tres jugadores que tienen la decisión en sus manos, ya que todavía no han ejercido la Player Option en sus contratos, que les permitiría quedar libre este verano. Louis Amundson (2.4 millones), Shannon Brown (2.4) y Brian Cook (1.3) podrán renunciar a cobrar las cantidades indicadas la temporada que viene, y probar a obtener un contrato de larga duración este verano. A estas horas, Aaron Gray y David West son los únicos que han confirmado que no la ejercerán y saldrán al mercado, aunque se espera que los otros tres también lo hagan, con dudas de que Amundson pueda preferir quedarse en los Warriors.

Finalmente, otros jugadores que todavía no saben en estos momentos si podrán ser agentes libres, pero en este caso, es el equipo el que tiene la opción unilateral de renovarlos por un año, son Pooh Jeter, que cobraría 0.8 millones en los Kings y CJ Miles al que pagarían 3.7 millones esta temporada en Utah.

Otros jugadores que podrían haber salido al mercado pero eligieron hacerlo el próximo año, prorrogando su contrato una temporada más han sido Ray Allen (10.0), Boris Diaw (9.0), Leandro Barbosa (7.6), Mickael Pietrus (5.3), Ronny Turiaf (4.4), Ryan Hollins (2.5), Matt Barnes (1.9) y Zydrunas Ilgauskas (1.4). Pese a que no han ejercido sus opciones, se espera que lo hagan Eddie House (1.4) y James Jones (1.3). Finalmente Goran Dragic (2.1) y Sam Young (0.9) también tendrán que esperar un año para ser libres, pero en este caso por decisión de sus equipos.

Adjuntamos ahora la lista de agentes libres para esta temporada como parece estar hasta este momento, reseñando los casos no confirmados. El viernes tendrás aquí la lista definitiva, y nuestro análisis para la clase de este año.

Lista de agentes libres NBA 2011

Agentes libres restringidos
Boston Jeff Green*
Charlotte Dante Cunningham
Denver Arron Afflalo, Wilson Chandler, Gary Forbes
Detroit Rodney Stuckey, Jonas Jerebko
Golden State Reggie Williams
Houston Goran Dragić
Los Angeles Clippers DeAndre Jordan
Memphis Marc Gasol, Hamed Haddadi
Miami Mario Chalmers
Milwaukee Luc Richard Mbah-a-Moute
New York Derrick Brown*
Oklahoma Daequan Cook
Philadelphia Spencer Hawes, Thaddeus Young
Phoenix Aaron Brooks
Portland Patrick Mills, Greg Oden*
Sacramento Marcus Thornton, Pooh Jeter**
Toronto Sonny Weems
Washington Nick Young, Othyus Jeffers, Larry Owens, Hamady Ndiaye

* No le ha sido aún ofrecida la oferta habilitante (podría ser agente libre sin restricciones).
** Su equipo no ha ejercido la TO (podría ser agente libre restringido en 2012 en lugar de este año)

Agentes libres no restringidos
Atlanta Jamal Crawford, Jason Collins, Hilton Armstrong, Josh Powell, Etan Thomas, Damien Wilkins
Boston Glen Davis, Delonte West, Troy Murphy, Nenad Krstic, Carlos Arroyo, Sasha Pavlovic, Von Wafer
Charlotte Kwame Brown, Dominic McGuire, Joel Przybilla, Garrett Temple*
Chicago Kurt Thomas, Rasual Butler, Brian Scalabrine
Cleveland Anthony Parker
Dallas Jose Juan Barea, Tyson Chandler, Caron Butler, DeShawn Stevenson, Peja Stojakovic, Brian Cardinal
Denver Nene**, J.R. Smith, Kenyon Martin, Melvin Ely
Detroit Tayshaun Prince, Tracy McGrady, Chris Wilcox, Dajuan Summers*
Goden State Louis Amundson***, Charlie Bell**, Acie Law, Al Thornton, Vladimir Radmanovic
Houston Yao Ming, Chuck Hayes
Indiana Mike Dunleavy, T.J. Ford, Jeff Foster, Solomon Jones, Josh McRoberts
Los Angeles Clippers Jamario Moon, Craig Smith, Ike Diogu, Brian Cook***
Los Angeles Lakers Shannon Brown***, Joe Smith, Theo Ratliff, Trey Johnson*
Memphis Shane Battier, Leon Powe
Miami Mike Bibby, Erick Dampier, Juwan Howard, Jamaal Magloire
Milwaukee Michael Redd, Earl Boykins, Chris Douglas-Roberts*
Minnesota Sebastian Telfair
New Jersey Kris Humphries, Dan Gadzuric, Sasha Vujacic, Mario West, Ben Uzoh*, Brandan Wright*
New Orleans David West, Marco Belinelli*, Carl Landry, Willie Green, Jason Smith*, Aaron Gray, Marcus Banks, DJ Mbenga
New York Jared Jeffries, Anthony Carter, Shawne Williams, Roger Mason, Shelden Williams
Orlando Jason Richardson, Malik Allen, Earl Clark
Philadelphia Jason Kapono, Darius Songaila, Antonio Daniels, Tony Battie
Phoenix Grant Hill
Sacramento Samuel Dalembert, Marquis Daniels, Darnell Jackson*
San Antonio Steve Novak, Chris Quinn
Toronto Reggie Evans, Julian Wright*, Alexis Ajinca, Joey Dorsey*
Utah Andrei Kirilenko, C.J. Miles****, Ronnie Price, Earl Watson, Francisco Elson, Kyrylo Fesenko
Washington Yi Jianlian*, Mustafa Shakur*, Josh Howard, Maurice Evans

* No le ha sido aún ofrecida la oferta habilitante (podría ser agente libre restringido).
** Todavía no ha ejercido la ETO (podría ser agente libre sin restringir en 2012 en lugar de este año)
*** Todavía no ha ejercido la PO (podría ser agente libre sin restringir en 2012 en lugar de este año)
**** Su equipo no ha ejercido la TO (podría ser agente libre sin restringir en 2012 en lugar de este año)

Tim Duncan, Eddie House y James Jones podrían convertirse en agentes libres sin restricciones, pero todo apunta a que ejercerán sus opciones, y no lo harán hasta 2012.