PEAK Battier VIII

PEAK Battier VIII

Volvemos a abrir El Laboratorio de La Crónica Desde El Sofá para irnos a china, para analizar un nuevo modelo de zapatilla, unas que son más que sorprendentes.

La marca china PEAK está empezando a hacerse un nombre dentro de la NBA, jugadores como JaValee McGee, Tony Parker o el propio Shane Battier, tienen sus modelos y cada vez más y más jugadores confían en PEAK, hoy en El Laboratorio, vamos a analizar y destripar las PEAK Battier VIII.

Características

Estas PEAK Battier VIII son las zapatillas que en la pasada temporada de la NBA calzó Shane Battier en la búsqueda del threepeat de Heat.

La primera impresión que tenemos es la caja, sí, igual es una tontería, pero personalmente el ‘packaging‘ me importa y es algo que siempre hay que prestarle atención. PEAK para esto va un poco más allá, con una caja donde lo primero que destaca es ver la silueta del (ex)jugador de Heat en posición de defensa, así como su logo, un logo más que molón que también podemos encontrar en el talón de la zapatilla.

Y vamos ya a lo interesante, qué vamos a encontrar dentro de esa caja ultra molona? pues unas zapatillas llenas de pequeños detalles, lo primero que destaca es el material sintético del que está hecha, donde unas líneas horizontales en el lateral es la gran marca característica de estas Battier VIII. En el talón tenemos el logo molón de Battier como hemos comentado antes y bajo de él ya inscrito en la suela vemos el VIII grabado, otro detalle molón. Y ya lo máximo es ver que si juntamos las dos zapatillas, podemos ver en la suela la silueta del murciélago del logo de Battier.

PEAK Battier VIII

En la puntera podemos encontrar el nombre de SHANE BATTIER también grabado para que te quede claro qué zapatillas llevas. En la suela, podemos ver la firma del jugador así como las palabras Victory, Efficient, Realistic y Unite, toda una presentación de las mejores cualidades de Battier. Nos quedamos en la suela, donde vemos también el logo en el talón dentro de una especie de unidad de cámara de aire, que es el llamado Cushion-3, un sistema de amortiguación que mezcla 3 materiales diferentes para conseguir una amortiguación perfecta basándose en el impacto del talón.

Otro de los detalles, que personalmente me encanta, es el sistema a ‘lo calcetín‘ interno de las PEAK Battier VIII, algo que le otorga un agarre y una sensación al pie que realmente me gusta, pero ahora nos meteremos en la respuesta de las Battier VIII en pista.

En la pista

Tenía mucha curiosidad por probar estas PEAK Battier VIII para lo que realmente están hechas, para jugar. Me apreté bien los cordones y lo primero que noté es la gran sujeción de la zapatilla, gracias al ‘calcetín’ que hemos comentado antes. Primer punto realmente ganado.

El agarre en pista me gustó mucho, se nota que la suela ha sido muy trabajada para conseguir que la zapatilla no se vaya, sobre todo en desplazamientos laterales.

PEAK Battier VIII

El sistema de amortiguación Cushion-3 se nota, aunque personalmente me hubiera gustado un poco más de amortiguación, sobre todo también en la parte delantera de la zapatilla, pero por norma general, podríamos decir que Cushion-3 no pasa desapercibido.

En general estaríamos hablando de una zapatilla para un jugador base o tirador, que requiere de movimientos rápidos  y una gran sujeción para hacerlos.

Buena respuesta y buenas zapatillas en términos generales, donde sobre todo notarás que la zapatilla se adapta a ti y no al revés, y eso ya es una gran cualidad.

En la calle

Como siempre en El Laboratorio nos encanta también analizar como rinden las zapatillas en el día a día. Estas PEAK Battier VIII, una vez que soltamos los cordones y las combinamos con unas bermuditas quedan la mar de jugonas.

Además, la comodidad es perfecta, ya que aunque llevemos los cordones muy sueltos, debido al calcetín interno, la zapatilla sujeta el pie perfecto y es más que cómoda para el día a día.

El color que hemos analizado es el llamado Burgundy, pero también puedes encontrar estas PEAK Battier VIII en blanco y negro en la web de PEAK Sport Spain así como en su tienda en Madrid en la calle Fernández de los Ríos, 57 en Madrid.

PO Desde El Sofá (XXVIII): Apisonadora

San Antonio Spurs

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

El ambiente en el AT&T era de fiesta. Nadie quería perderse el partido donde la venganza podía cumplirse. Toda la ciudad de El Alamo apoyando a los Spurs para finiquitar Las Finales y llevarse así el 5o anillo. Todo estaba en orden y el guión fue el previsto…incluso mejor.

Para aquellos que ven el baloncesto sólo un rato o el último cuarto (sí, los hay), seguramente el partido de ayer sería otro más, una victoria clara del equipo local y la fiesta del Larry O’Brien. Pero el partido fue de todo menos aburrido.

Miami movió una pieza que seguramente nadie esperaba, desconocemos si por soltar una medida desesperada o creyendo 100% en ello. Ray Allen saltaba de titular siendo (Wario) Chalmers el sacrificado. Miami salía sin bases puros. La jugada salió bien.

El equipo de Spoelstra y sobre todo Lebron James fue el primero en dar, y encima lo hizo a lo grande con un parcial de salida casi escandaloso y metiendo una diferencia de 16 puntos a favor de los playeros. James a sus anchas, a lo G2, mientras que la defensa apretando desde siempre con James unido a Parker en un emparejamiento que el francés no pudo superar. Las cosas pintaban bien para Heat. Hasta que se demostró que el banquillo de Spurs es algo más.

Mills, desde las antipodas con amor y junto a un ETERNO Ginobili, supieron contrarrestar la salida en tromba de Heat, para al final acabar con un marcador de 29-22 el cuarto con 17 de Lebron.

No sabemos si este fue el último cartucho de Miami, pero esa pinta tuvo. A partir de este momento, la máquina engrasada de Popovich empezó a funcionar. Duncan destrozaba una y otra vez a Haslem, mientras que Leonard empezaba a poner su candidatura al MVP encima de la mesa y encima a lo grande, tanto en un lado, como en el otro de la pista, ya que James nunca volvió a ser el mismo.

El mate de Ginobili levantó a todo el mundo de sus asientos, a un servidor incluido, uno de esos mates que cambia tempos de partido, que levanta aficiones y que enciende al público de cara a ese objetivo común llamado anillo. San Antonio lo quería ya. Ahora mismo.

La segunda parte fue la prolongación de lo que habíamos visto en los G3 y G4, la apisonadora Spurs en pleno funcionamiento, ayudado (o provocando) un atasco en Miami que ya nunca supieron remontar. Splitter se saciaba del tapón que le metieron el año pasado, con uno similar a Wade. Misma jugada y Mills metía otro triple más. Otro más de nuevo. Ginobili de 3. Fin. Game Over.

Spoelstra hizo una de Popovich sacando de forma totalmente desesperada a los defenestrados Chalmers y Beasley, pero no salió. Mientras El Aborigen Mills seguía enchufando de todos colores y encima Oh La La Parker, sin enchufar hasta el momento, se unía a la fiesta, para que ésta fuera ya perfecta. Leonard MVP y dejando de ser promesa.

Pocas cosas quedan por decir de estos Spurs o tal vez sí y lo hagamos en un futuro cercano. La NBA tiene un digno campeón, el mejor equipo del mundo es campeón…y mientras Popovich sonrie maliciosamente y piensa: Vengados

Sofi Del Día: Para Adam Silver, que dijo una frase que fue perfecta para definir a Spurs… “You show the world how beautiful this game is”. AMEN.

PO Desde El Sofá (XXVII): Devoradores de almas

Pantallazo-102

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Cuando Leonard empezaba fallando un triple completamente solo en una de las primeras posesiones del partido, parecía que San Antonio volvía a la mortalidad, regresando a la media después de un partido memorable e histórico, como Baumgartner de la estratosfera. Pues parecía mal.

Los Spurs volvieron a llevarse por delante a Miami, y aunque quizá estuvieran algo menos brillantes que en el partido anterior, en este destrozaron la voluntad de Miami por completo. LeBron metió 19 puntos en un cuarto, en un partido de las Finales, y los Spurs, ni cosquillas.

Estoy seguro de que podríamos ver los dos últimos partidos de las Finales con la pista de sonido sacada de Trainspotting, y quedaría perfecto. Mientras cuadres la euforia de la heroína con las posesiones de San Antonio, y los efectos devastadores con las de Miami, las frases adaptadas para el cine de Irvine Welsh, funcionarían aún mejor que las de Breen (que ya sabemos que no viste de Tommy), Van Gundy y Jackson.

Los Heat no hicieron absolutamente nada mejor que San Antonio. Nada. No ganaron ni en la estética de las jugadas destacadas, que está vez también va del lado de los Spurs con el mate tras rebote ofensivo y el casi poster a Birdman de Leonard y los pases de Diaw. Es más, si no lo supiéramos, y no enfocaran de vez en cuando a Boris hombro a hombro con LeBron, sería hasta difícil determinar, después de lo visto ayer, quién tiene la ventaja en capacidad atlética.

San Antonio selló la pintura a prueba de LeBron, retó al resto del equipo a batirle, ellos no pudieron, y mientras, la máquina de movimiento perpetuo y pase extra estaba a tope de gasolina. Cuando nos quisimos dar cuenta ya había pasado un cuarto y algo, los de Pop ganaban de 20 y esto había durado menos que cinco duros cuando probabas una máquina nueva en las recreativas.

San Antonio y James han vuelto al pasado durante dos noches, a las Finales de 2007 más concretamente. Nadie más de Miami se presentó a jugar. Si no fuera por las camisetas blancas y los ricachones pitando y yéndose del partido poco después del descanso, podríamos pensar que esto era Cleveland. Tanto los Spurs como James son una versión más bonita y mejorada de lo que teníamos por entonces, pero el desarrollo de los acontecimientos ha seguido el mismo patrón, repetimos una vez más… las dos últimas noches.

Porque no olvidemos que, jugando un poquito a la ciencia ficción, en un universo paralelo en el que MacGruber no se carga el aire acondicionado, esto podría ir 2-2, o peor aún, con San Antonio sufriendo el golpe moral que ahora ha dejado malherido a los de Florida si se hubieran puesto 2 abajo en su campo. O los Heat estaban ya barridos, y Daimiel pasándoselo pipa en el Bongos Cafe en lugar de camino de San Antonio.

Pero como Greg Oden no tiene ruedas, y no es una bicicleta, en estas nos encontramos. San Antonio tiene la mesa puesta. Eso sí, si Miami se levanta de esto, sería la remontada más épica en la Historia de la NBA. Eso es lo que está en juego.

Sofi del día: Jeff Van Gundy hablando del Mundial de fútbol. Los únicos momentos en cuatro años en los que un americano se interesa por el soccer.

PO Desde El Sofá (XXV): Suspendidos

NBA: Finals-Miami Heat at San Antonio Spurs

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Con el aire acondicionado funcionando sin problemas en el AT&T y después de haber sobrevivido el propio pabellón a un concierto de Romeo Santos, San Antonio Spurs y Miami Heat se volvieron a enfrentar anoche en el segundo partido de Las Finales (sí, The Finals mola, pero leñe, vamos a llamarlo así).

Si separáramos el partido por cuartos y viendo para quien ha sido cada uno, el partido de anoche sería claramente lo siguiente: 1Q SA, 2Q MIA, 3Q Lebron, 4Q MIA.

Con casi 20 grados F menos en la pista Spurs empezó el partido queriendo poner las cosas en su sitio desde el salto inicial, basando todo (o casi) en el juego interior con un Duncan a un nivel que muchos se preguntan cual es su secreto para, como un buen vino, mejorar con los años. Si encima sumamos a la fiesta a Oh La La Parker que se puso a asistir como antes de sus molestias, todo iba rodado para el equipo de Lupitalandia. 1Q SA.

El balón siguió fluyendo entre las manos de los jugadores de Popovich, hasta que de repente el partido entró en una espiral de imprecisiones, pérdidas y cosas raras que entre unas cosas y otras, hicieron que Heat pillara un parcial de 9-0 para igualar todo. James empezaba con su recital, esta vez tocaba la pintura y sus más que conocidas entradas a canasta. Esto sumado a la mejora defensiva general de Spoelstra (vamos, lo que han ido haciendo todo el año) y a un Bosh que está especialmente motivado en esta parte final de la temporada, hizo que todo llegara igualado al descanso. 2Q MIA.

La segunda parte nos deparó uno de los cuartos más tremendamente molones que recuerdo en mucho tiempo. Intensidad, árbitros dejando jugar, Ginobili haciendo lo que sólo Manudo sabe hacer y sobre todo con cuLebron James en modo desatado enchufado 2 suspensiones seguidas que fueron una delicia para todos. Espero que la gente que sigue diciendo que James es sólo físico, sí, parece que aún hay, vieran este cuarto para comprobar lo equivocados, o en este caso, lo suspendidos que están… Incréible cuarto con 10 cambios en la delantera del marcador. Pero sin duda: 3Q Lebron.

El desenlace del partido fue todo lo que nos gusta juntado en un cuarto. Igualdad desmesurada, grandes jugadas y todo decidido por esos pequeños detalles que hacen grande el baloncesto. Hubo tal vez una jugada clave que igual ha pasado muy desapercibida, pero que no quiero olvidar de mencionar… el presunto codazo a Parker, que pasó de ser una jugada de 4/5 ptos, a ser 4 tiros libres fallados por SA. Los primeros los falló un Oh La La aún renqueante de la jugada y los segundos Duncan, bastante seguro hasta el momento. Fue un momento clave, que igual luego no tuvo importancia, pero Spurs se fue sin anotar nada en esta jugada.

Después vino el triple de Bosh, los tiros de Lebron y sobre todo esa sensación general de que el partido se lo había llevado el ex-MVP a su terreno, ganándolo él con todo su repertorio en la segunda parte. 4Q MIA.

Partido James.

Sofi Del Día: Ray Allen, por ser un chivato de mucho cuidado en la jugada de Ginobili que intentó amagar un pase cometiendo dobles…

Captura de pantalla 2014-06-09 a la(s) 11.22.07

PO Desde El Sofá (XXIII): Epicureísmo

Pantallazo-91

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

No es que San Antonio ‘mereciera’ volver a las Finales a por la revancha ante los Heat. Querer darle pátina de justicia a lo que no es más que una amalgama subjetiva de gustos, simpatías, correcciones imaginarias del destino y narrativas que queremos volver a ver, es de todo menos justo.

Pero el deporte en sí, lo es. Dos equipos frente a frente en la misma pista, con el mismo balón, y reglas idénticas. Pase lo que pase, siempre lo merece el que anota al menos un punto más que el rival.

Y así es como San Antonio se ganó volver a estar en las Finales, aunque cerca estuvo de no merecerlo por el resultado. Un partido fabuloso para el espectador, lleno de alternativas e igualdad, con prórroga incluida. Dos estilos de juego diferentes, dos plantillas armadas a su manera.

Sin Tony Parker desde el descanso (primer gran factor de cara a las Finales), San Antonio no le perdió nunca la cara al partido, y de hecho, llevó la voz cantante en todo un último cuarto, que de haber acabado con otro resultado, habría podido ser el equivalente algo menos doloroso al 6º de las Finales en la pasada temporada.

Cerrando el tercer periodo, los Spurs se marcaron un parcial 9-0, que les ponía 10 arriba, en el que vimos la que seguramente sea la jugada colectiva más brillante de estos Playoffs, que se ejecutó además en el tiempo justo gracias a la perspicacia de Manu, dejando unos segundos para una última jugada en ese cuarto, que acabaría en un 3+1 para Danny Green. Ventaja que por primera vez alcanzaba la decena, sin notar que Parker no estaba, con OKC reducido a su mínima expresión: los fogonazos de sus estrellas, Ibaka mermado aparte. Todo a favor.

Pero de repente, Durant, y sobre todo Westbrook (serie monstruosa, para bien, la suya), que no perdieron la fe, comenzaron a escalar, y San Antonio se iba dejando unos puntitos aquí y allá que tendrían toda la pinta de lamentar. Un par de tiros cerca del aro mal resueltos por Kawhi Leonard, un mal pase que impide aprovechar el emparejamiento DuncanFisher, el tapón ilegal que se tragan los árbitros a Manu (luego algo recompensado al no señalar falta en un bloqueo ilegal de San Antonio), un tiro libre fallado por el argentino tras ver en pantalla la siempre fatídica infografía informándonos de que había anotado 41 de los últimos 43, el tiro final del propio Ginobili, y el palmeo fuera de tiempo de Duncan. Las nueve derrotas seguidas en el estado de Oklahoma, tanta oportunidad perdida el día que mejor color tenía para enterrar el gafe, y otra prórroga más en un Game 6 decisivo, hubieran puesto de los nervios a cualquiera.

Pero cualquiera no tiene a Tim Duncan de tótem, que con 7 puntos sobre Ibaka en la prórroga, dejó los fantasmas bien enterrados. A estos, que ahora vienen los de Florida.

La única recomendación que os puedo hacer: si no lo habéis visto, ponedlo ahora mismo. Si ya lo habéis hecho, guardadlo, porque algún día querréis repetir. Hay partidos que se analizan, se comentan o se explican. Este es de los que se disfrutan.

Sofi del día: El fallo de Ginobili en lo que podría haber sido la canasta ganadora en el tiempo reglamentario, acabó con el árbitro James Capers despedido a trompicones… llevándose por delante a Jimmy Goldstein. Leave Jimmy alone!

PO Desde El Sofá (XVII): Esmolboleando

Tim Duncan

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Todos sabíamos que la baja de Serge Ibaka iba a ser clave en esta eliminatoria, lo que no nos imaginábamos es que iba a ser tan tan tan tan tan significativa para el devenir de unos y otros. Anoche en Lupitalandia se vio una vez más que a Thunder le faltan cositas dentro…muchas cositas.

El partido empezó como todo el mundo sabía, con unos Spurs queriendo meter su ritmo y atacando la pintura de unos Thunder que veían ahí un agujero negro de dimensiones apocalípticas. Nuestro amigo Oh La La Parker lo vio rápido y como si fuera en chanclas por una piscina mostrándose a las mozas tumbadas en las toallas, entraba a canasta y campaba a sus anchas mandando. Popovich sonreía maliciosamente cual Mad de El Inspector Gadget en la banda…

Las fuerzas se fueron igualando conforme íbamos avanzando hacia la media parte, con un Duncan que seguía la senda de Parker y hacía lo que le daba la gana ante la nula intimidación por parte de los de Brooks. Ni Collinson, ni Adams, ni Perkins, ni incluso Durant que llegó a jugar de 5 podían con el juego interior y las entradas a canasta de los de Popovich.

Brooks lo intentó con un super mega smallball, con Fisher, Butler, Jackson y Westbrook y esto hizo que en SA se vieran un poco, no voy a decir superados, pero si al menos sorprendidos con la jugada de los Thunder. Aquí empezó el show.

Oklahoma empezó la segunda parte a su ritmo, cogiendo y cambiando por completo el guión del partido con Westbrook más agresivo y sobre todo con una defensa que empezó a dar una vuelta de tuerca más. San Antonio parecía que había empezado a dejarse llevar ante el cabreo de Popovich que ya no reía tanto ni nada. OKC se puso arriba con esa mezcla de defensa y mega smallball, algo raro, pero que resulto más que efectivo.

En la entrevista previa al último cuarto, Popovich le comentaba a Aldridge (queremos a Doris!!!) que quería recuperar el ritmo del partido para llevarselo y ostras, vaya que lo hizo. La primera defensa de Spurs del último cuarto…fue una ZONA!! sí, tal cual, zona para empezar. Creo, si no me falla la memoria que no lo volvieron a hacer, pero surgió efecto y el tempo del partido se fue de nuevo a buscar a Lupita para pegar el arreón final y llevar el partido a donde querían.

Al final, todo volvió como al principio y mucho va a tener que cambiar Thunder para cubrir ese hueco de Ibaka, o bien llevarlo a algún druida o algo similar y que haga una vuelta a la pista a lo Paul Pierce…

Sofi del día: Se lo damos a Leonard y su ultra jugada que veis aquí bajo… qué jugador! conforme pasan los partidos mejora en algo más y se está convirtiendo en una pieza clave de estos Spurs.

Leonard

PO Desde El Sofá (XVI): Otra más

Captura de pantalla 2014-05-15 a la(s) 11.37.47

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Es curioso que el único equipo que no llegó a un séptimo partido en el Oeste en primera ronda (y además, contra el mejor rival, por teoría y registro) haya sido descuartizado de esta manera en la siguiente eliminatoria. Pero así es la NBA, y así de esta manera, funcionan los Spurs. Victorias por 24, 17, 15 y 22 anoche, y a pensar en el siguiente rival, y en la salud de Tony Parker.

El base francés le retiró en el segundo cuarto, pero podrá jugar en la siguiente ronda, y los Spurs no lo echaron mucho de menos para finalizar el trabajo en esta. Con Mills insertado junto al resto de habituales del quinteto titular, San Antonio se marcó un parcial de 2-13 al volver del descanso, que ponía el +18 para San Antonio y prácticamente sentenciaba la serie.

Volvió a ser otro triunfo coral, con todos los jugadores contribuyendo de manera parecida, cada uno en su parcela. Por dar un nombre, Kawhi Leonard, que ha estado en su salsa contra los Blazers, lideró está victoria. Apareció por todos lados, lanzó al equipo en las contras, y resolvió con mucha eficacia el desigual emparejamiento ocasional, pero recurrente, con Lillard, que Stotts no pudo o quiso evitar.

Y lo cierto es que los Blazers apestaban a equipo derrotado. Intentar hacer algo que nunca nadie antes ha conseguido en la NBA, remontar un 0-3, con el peso y la frecuencia de los partidos amontonándose en los hombros de una plantilla muy corta era un reto demasiado grande en el que ni ellos mismos parecían confiar. Ayer, por ejemplo, vimos al LaMarcus Aldridge más conformista, aquel que sin acierto no es un jugador importante, y un perímetro dispuesto a cometer más errores que aciertos. Sin Mo Williams, ni Wright por ¿decisión técnica? los Blazers son prácticamente cinco.

Y por supuesto, la defensa de San Antonio también tiene que ver, no les restemos méritos. Las manos siempre rápidas, los interiores robustos en el poste bajo y las ayudas a Lillard siempre apropiadas. Popovich le ha tenido mucho respeto al base, y claramente ha planificado el tenerlo controlado, incluyendo los dos contra uno en la salida del bloqueo con un tercer jugador que sólo reserva para los mejores. No ha sido tampoco la serie de Wes Matthews que no ha aprovechado lo suficiente para hacer pagar a los Spurs estas situaciones, o cuando le asignaban un defensor más pequeño.

Portland tendrá a buen seguro más oportunidades, con un quinteto titular entrando en los que deberían ser los mejores años de sus carreras, y mientras San Antonio continúa haciendo cosas de Spurs. Sean cuales sean los próximos rivales, tienen pinta de ser mucho más incómodos que Portland, un gran emparejamiento para ellos. Pero pese a ello, no se podía solventar mejor.

Sofi del día: Stotts dejó el quinteto titular intacto hasta que quedaban 3 minutos. Ya sé que ahora tienen todo el verano para descansar, pero San Antonio tenía un +28 a falta de 7:30 y un +26 a 5:30, que no son muy diferentes de un +19 a falta de 3:00. De hecho, los suplentes salieron precisamente tras encadenar unas posesiones de acierto. No es que ya importe, pero fue bonita la demostración gráfica de que Stotts es de los que vuelve a encender el móvil cuando se le agota la batería, por si el medidor se ha equivocado o algo.

PO Desde El Sofá (XII): Máquina engrasada?

Tony Parker

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

El otro día escribíamos que el séptimo partido de la serie Spurs v Mavs había servido para que los Spurs volvieran a ser los Spurs y creo que después del primer partido de las semis de conferencia contra los Blazers de Lillard y Claver lo tenemos cada vez más claro.

San Antonio Spurs empezó el partido cerca de El Alamo al ritmo que le gusta, con un Tony Parker al nivel que todos nos gusta ver a Tony Parker, es decir, demostrando que puede ser uno de los mejores bases de la liga (saludos desde aquí a los seguidores de Rondo). La verdad es que es una auténtica delicia ver a los Spurs así, mal que nos pese por sus rivales y tal vez por las ganas de ver partidos igualados, pero uffff no nos cansaremos de decirlo, es el mejor equipo jugando a esto.

En los dos días que llevamos de semis de conferencia, hemos visto mucha diferentes entre los equipos, sobre todo en las del oeste, donde sin duda se van a ir ajustando cosas, como siempre pasa en estas eliminatorias largas, pero sin duda lo que más ha sorprendido ha sido dos exhibiciones de dos de los mejores bases, por una parte Chris Paul y por otra lo de anoche de Parker.

Cada uno a su estilo, pero los dos llevando a sus equipos a ese ritmo de juego que más les conviene, moviendo el balón en el preciso momento y tirando en ese preciso momento. Acaban de empezar las semis, queda mucho, pero los que han dado primero han sido dos jugones llevando a sus equipos a unos ritmos de anotación, acierto y movimiento de balón de casi ciencia ficción. Esto nos pone, y mucho.

Sofi del día: Tony Parker, nada más que añadir.