Reconstrucción activa

Hay un término que se utiliza mucho en la NBA y ese es el de la reconstrucción. Estamos acostumbrados a oírlo en esos equipos que son elecciones altas en el Draft año tras año y que mediante picks están intentando construir los cimientos de un nuevo equipo de cara a poder cubrir sus objetivos.

Las reconstrucciones se pueden hacer mediante el Draft, como hemos comentado antes o también mediante traspasos, pero siempre el denominador es común, equipo fuera de la élite intentando meterse ahí.

Lo que no es tan normal es tener casi que aplicar ese término a un equipo ya metido ahí arriba y que en poco tiempo ha dado un cambio radical en su estructura. Y ya sí que es muy raro, pensar en esos términos en una franquicia como San Antonio Spurs.

El equipo de Popovich, después de 20 años no va a tener en esta temporada a ninguno de sus jugadores míticos y que tenemos todos en mente, fuera Duncan ya hace un tiempo, Ginobili decidía dejarlo después de una carrera que le meterá sin duda en el Hall Of Fame, pero lo que nadie esperaba era que Tony Parker este año tuviera el Jumpman en su camiseta y se fuera con su colega Batum a North Carolina.

Además, todos sabemos lo que ha ocurrido con Kawhi Leonard, pero por si has estado más allá del corredor de Kessel y no has podido saber qué ha pasado en la NBA, el ex-2 de Spurs ahora está más allá del muro en Toronto Raptors después de una temporada donde a parte de fastidiarme a niveles cósmicos la Fantasy, sólo ha jugado 4 ratos (bueno 9) y en la franquicia de Lupitalandia ya no se contaba con él desde hace tiempo.

De hecho, el equipo el año pasado llegó a las 47 victorias y entrando en los PO cuando no mucha gente lo daba por hecho.

Pero claro, el hecho de irse Leonard, como buen traspaso, ha hecho que otro jugador haya llegado a los dominios de Popovich, y ese no es otro que DeMar DeRozan, el cual viene de jugar su mejor baloncesto en unos Raptors que si no hubiera estado LeBron, hubieran sido de lo mejor del Este.

La llegada de DeRozan y la salida de los míticos jugadores (y aquí vamos a incluir a Danny Green) han completado todo este proceso de reconstrucción activa, por llamarlo de alguna forma, donde poco a poco se ha ido cambiando una plantilla mítica, a algo totalmente diferente y que empezará la temporada este año.

A parte de DeRozan, Popovich ha incorporado a sus filas a Poeltl, Belinelli, Cunningham y un más que interesante pick de nombre molón llamado Lonnie Walker IV. El pivot austriaco es un jugador muy a lo Spurs, ese europeo (o no-americano), que pocos conocen y que rinde de una forma no esperada a las órdenes de el mejor entrenador de la NBA. Por otra parte, Belinelli ya conoce qué se cuece por Lupitalandia, mientras que Cunningham es un jugador de intendencia que aunque el año pasado no rindió como se le esperaba en Nets, su trayectoria en New Orleans ha sido siempre más que decente.

Con todos estos cambios el vestuario de Spurs es algo desconocido y donde solo Patty Mills se queda como pieza clave de esos Spurs que destrozaron a Miami Heat en una de las demostraciones de juego más impresionantes que recuerdo en una pista de baloncesto, corría el año 2014, Leonard era el MVP de las finales y uno de los jugadores más desequilibrante de la liga. 4 años después, sólo un aborigen queda de aquello.

Atrás quedó Duncan, atrás quedo Manudo, atrás quedó Parker y a Leonard ni se le esperaba el año pasado, por eso todo es nuevo y la gran incógnita de cómo irá el sistema con Aldridge y DeRozan como piezas clave va a estar ahí.

El ex-Raptor llega cabreado. No le ha gustado nada su salida de Toronto, donde hace más bien poco decidió seguir y apostar por esa franquicia para ser la pieza clave del proyecto e intentar convertirse en su mejor jugador…de la historia. Pero la NBA no tiene sentimientos y eso se fue fuera. Ahora DeMar llega a un ambiente totalmente diferente, donde la filosofía general está por encima de la particular y donde Popovich es quien manda de todo y absolutamente todo.

Pero vamos a pensar todos juntos. ¿Qué es lo que siempre más le ha gustado a DeRozan? ¿y a LaMarcus? ¡Sí! los tiros largos de dos, algo que la liga está intentando dejar como algo del jurásico con sistemas como el MoreyBall y que parece que va a ser una marca de la casa con Popovich, con dos jugadores que se lo pasan en grande tirando en ese espacio tan maravilloso que hay desde la zona hasta la linea de 3. Podemos ver baloncesto de otra época, de hace unos 10 años, donde un buen tiro exterior hacía daño desde allá donde se tirara. Claro, esto es solo un sueño húmedo de una tarde de octubre, pero si los dos juegan a su nivel, DeRozan repite algo similar a lo del año pasado, todo esto con el sistema de Popovich donde todo el mundo suma, podemos estar ante una de las grandes sorpresas del Oeste… y qué raro suena eso de que Spurs puede ser una sorpresa, cuando han venido haciendo lo mismo durante más de 20 años.

RC Buford y Popovich han reconstruido y lo han hecho de una forma activa, sin casi hacer ruido, pasando de una situación casi dramática con la salida de sus mitos y el traspaso de un jugador que cuando está disponible es un top 5 de la NBA, a una donde todo el mundo está expectante y donde su mejor cara, puede resultar tremendamente positiva de cara a ellos y de cara al espectador.

Así que este año seguiremos otra temporada buscando a Lupita, pero esta vez con nuevos protagonistas.

PO Desde El Sofá (V): Hay dos sin tres

Después de ser barridos por los Spurs en las dos últimas series de Playoffs entre ambos, no se repetirá la historia por tercera vez: los Grizzlies han vuelto a ganar a San Antonio en Playoffs.

Y creo que no han sido ni dos ni tres, sino alguna más, las veces que ha tocado abrir una de estar primaverales crónicas desde el sofá con una oda a Zach Randolph, pateador de culos profesional desde 1980yalgo. Entraría a la Wikipedia a buscar qué coño es un haiku para poder dedicárselo, pero me remordería la conciencia cuando vea el mensaje del jefazo pidiendo pasta y, total, Z-Bo tampoco lo iba a leer.

De vuelta en el quinteto titular (junto a James Ennis) después de que ese cambio de Fizdale espabilara al equipo en la segunda parte del partido anterior, el ala-pívot cogió la linde en el segundo cuarto y poco después de mediado el tercer cuarto llevaba ya los 21 puntos con los que acabó el partido, y que dejaron a su equipo fuera del alcance de los Spurs. Además de los legendarios posteos y tiros de media distancia, Randolph añadió el triple con paso atrás desde la esquina (!) y un mate (!!) corriendo el contraataque (!!!) para completar una actuación fulgurante que le ganó los cánticos y el respeto de la buena gente de Memphis.

No fue sólo Z-Bo: Conley cerró el partido y por fin se puso de acuerdo con Marc después de dos partidos en los que parecía que sólo uno de los dos podía jugar bien al mismo tiempo. También los secundarios se hicieron notar esta vez para bien: Selden Ennis atacaron muy bien las recuperaciones defensivas, algo a lo que no se habían atrevido con decisión en anteriores partidos, Green trabajó en el rebote y no dejó que los interiores de San Antonio volvieran a ensañarse con él y Andrew Harrison… pues tiene dos ojos, una nariz y una boca. Después de la rajada contra los árbitros de Fizdale, Memphis estaba en la obligación de poner mucho de su parte, y aunque la cosa empezó muy mal, agotando el reloj de posesión en la primera posesión, a la hora de la verdad nadie falló a la cita, y le dieron al respetable lo que había venido a ver.

Había ganas de marcha, y el ambiente en The Grindhouse pinchó a los Spurs, que estaban tan fuera que Popovich llegó a cambiar al quinteto titular completo a los 75 segundos del tercer cuarto, señalando que no estaba contento ni con el que prepara los PB&J’s. Pero tampoco fue solución, y lo que al descanso era una diferencia de 4, y de 9 en el momento del cambio rápido y furioso, llegó a 18 a final del periodo. Esos 12 minutos fueron terribles para los Spurs, que no acertaron con el triple tras dos partidos brillantes hasta que fue demasiado tarde y llegaron a tener problemas hasta en la línea de tiros libres.

Esta encarnación de los Spurs es la más dependiente de las individualidades que podemos recordar, y cuando Kawhi Leonard tiene una noche simplemente buena, y nadie recoge el guante, puede haber ‘desastres’ como este. Paradójicamente, San Antonio tiene ahora en el alero lo que hace años era el perfecto anti-ejemplo del ADN Spurs. Un jugador finalizador que anota puntos a paladas, muchos en aclarados y yendo a la línea (desde donde sigue inmaculado en la serie, 32 de 32), y es el encargado de rescatar posesiones en coma. Que consigue lo suyo y no crea demasiado por y para los demás. Y atendiendo a lo que está sucediendo en esta serie, que defiende cero.

Que el vigente DPOY pueda en cualquier momento bajar el culo y poner el cinturón de castidad a cualquiera es una cosa. Que en realidad lo esté haciendo, otra. Y salvo unas posesiones del primer partido que podemos contar con los dedos de una mano en las que salió a por un Conley que se les estaba subiendo a las barbas, Kawhi ha estado, como la superestrella que es, aprovechando para coger aire en defensa. No es que los Grizzlies que ha tenido enfrente (Selden y Ennis principalmente) exijan mucho, pero si se está pasando la serie entera en tierra de nadie, ni defendiendo al osito que los Memphis han dejado desamparado en la esquina, ni protegiendo el aro, pues habrá que decirlo.

Y no es malo: les ha sucedido a otros muchos antes. Es muy difícil ser la excepción a estas alturas. Vendrán otras series y otros rivales que le lleven más cerca de sus límites. Pero ahora mismo Kawhi está mucho más cerca de ese Kobe resabiado, ese MJ que dejaba el trabajo sucio a Pippen, que de ser el “Duncan de los alas” que Greg Anthony mencionó en la retransmisión. Y el Plan B, LaMarcus Aldridge, no está muy alejado de esa idea.

Lo único a lo que se debe Pop es a la constante adaptación y actualización de lo que hace. Cada añada de los Spurs sale diferente, y la que vivimos en este momento depende más que nunca de la inspiración de un solo jugador. Y como el resultado han sido 61 victorias y dos victorias muy convincentes antes de este tropiezo, habrá que seguir confiando.

Sofi del día: James F. Goldstein estuvo allí. Take that for data.

PO Desde El Sofá (XXI): Billy tiene un plan

Respiremos todos juntos.

Hace poco más de un par de días hablábamos de que tremendos estaban siendo Spurs con su forma de jugar, con Leonard en modo DIOS, etc, etc, etc… Hablábamos de unos Thunder que eran egoístas, del mal rollo entre unos y otros, que nadie habla al entrenador, etc, etc, etc…

Ahora todo ha cambiado y como se dice en estas ocasiones, ni lo uno ni lo otro, pero vayamos por partes.

3-2. Thunder está con el factor cancha a favor y puede cerrar la serie en su pabellón frente a su chillona gente en una de las mayores sorpresas que se han visto en bastante tiempo en los PO, pero…¿cómo lo han conseguido?. Billy tenía un plan.

La solución ha sido huir del Small Ball que está tan de moda en la NBA y aplicar un Big Ball, por llamarlo de alguna forma, sin probablemente tu mejor pivot en pista. Extraño. Sí y mucho, pero funciona a la perfección.

El Quinteto Big Ball de Thunder es el siguiente: Westbrook, Waiters, Durant, Adams y Kanter. Así de sencillo y claro. Podéis ver los últimos partidos y enseguida veréis que cuando OKC sale con estos 5, ‘casualmente‘ coincide con una pajara de Spurs que se pueden atribuir a varias cosas. Por ejemplo, nuestro amado LaMARCUSSSSSS no se encuentra nada cómodo defendiendo tan dentro en la pintura a un Kanter o incluso a Adams, se le ve mucho más suelto con Ibaka, el cual ha alejado poco a poco su juego a lo Pau Gasol, lo cual le hace más ‘moderno‘ por decirlo de alguna forma, pero también más cómodo de defender.

Estos dos 5 dentro muestra algo que hemos estado viendo este año y que en el fondo de nuestro corazón no queríamos admitir, Duncan está para pocos trotes y parece más un ex jugador que el mejor PF de la historia. Triste, pero es la verdad.

Luego tenemos a Westbrook que es más listo de lo que a veces puede parecer y siempre que puede va a por Parker, el cual, como Duncan, tampoco es el que era y con el ritmo de Westbrook, pues eso no puede.

Pero sobre todo, el equipo de Donovan ha dado una vuelta a la tuerca de la defensa que no se había visto en toda la temporada, muestra de ello es esta jugada que la gente de SB Nation ha sacado en un maravilloso vídeo:

Mola ¿eh?, pues estos son los nuevos Thunder que ha cortocircuito a Spurs, con un quinteto alto a lo vieja escuela y haciendo cosas que antes poco habíamos visto.

Pero no todo está perdido para Spurs. Si alguien puede salir de algo así es Popovich, además con un Leonard que cada vez es más completo en todos lados, hará falta ver que tiene escondido para el partido en OKC, el cual…quiero ver YA.

Sofi Del Día: A la NBA por poner toda la prorroga del Warriors v Blazers en Youtube

Un cuarto

News-Simmons

Andamos ya pasado el primer cuarto de la temporada y creo que ya podemos ir cerrando algunas cosas que hemos ido viendo en estos partidos.

No es que tenga la verdad absoluta en estas afirmaciones que voy a dar y probablemente la mitad ni se cumplan luego, pero oye, me apetece hacerlo y punto.

MVP, MIP, yerno perfecto y Fallera Mayor: La persona que piense que Steph Curry no es ahora mismo el mejor jugador, es que no ha visto ningún partido de Warriors este año. Creo que se ha escrito ya lo suficiente sobre el equipo de Kerr Walton y sobre el actual MVP, pero todo es poco para definir lo que estamos viendo este año. Es el mejor y si no pasa nada raro, repetirá MVP a final de año.

Mejor entrenador: Vamos a partir de la premisa que mientras esté Popovich entrenando, este premio debe ser para él ad eternum. A partir de aquí, lo que está haciendo Walton con Warriors tiene mucho mérito, con Kerr aún convaleciente de la espalda ha cogido a un equipo y le ha dado otra vuelta de tuerca. Vale que pensaréis: Warriors lo tenía todo hecho y Walton sólo los pone, sí, correcto, pero durante el partido el que pide los tiempos muertos y hace las rotaciones es el ex Laker, así que mucho méritonlo que está haciendo. Los dos entrenadores que más expectación habían levantado lo están haciendo más que bien en Chicago y OKC, sin complicarse y haciendo las cosas sin extridencias. Mención especial para Byron Scott que con una táctica brutal está haciendo lo de Sixers pero sin que todo el mundo hable de ello.

Rookie del Año, propietario del Empire State, Alcalde de NY y dios del MSG: Porzingis!!!!! Aún recuerdo la noche del Draft, los frikiseguidores que van al evento del Barclays Center y a su vez seguidores de la franquicia de La Gran Manzana, abucheando cosa mala cuando Adam Silver decía aquello de New York ha seleccionado a Kristaps Porginzis. El tiempo ha demostrado que el sevillano ha demostrado que estaba más que capacitado para esto de la NBA, siendo de momento, en un curso de Rookies más interesante, la cabeza del iceberg llamado Karl-Anthony Towns que es sin duda el jugador con mejor pinta de cara al futuro de todos. Porzingis mola, Towns mola, Russell va a molar y Okafor se encuentra envuelto en The Process, con todo lo que ello conlleva.

Mayor sorpresa: Sin duda alguna el cambio en la balanza de las conferencias. Esto daría para un post y tal vez un podcast (leñe! Volveremos!!!!), pero es la puñetera realidad y sinceramente, no creo que haya sido por una subida brutal de calidad por parte de la zona atlántica, sino por equipos en el oeste que no están dando todo lo que se esperaba de ellos, ejemplos claros de esto son Memphis, Clippers y sobre todo el desaguisado actual que hay en Houston. Sinceramente, nadie esperaba que ahora mismo los octavos de cada conferencia, uno vaya 10-13 y otro 13-11, no es normal y veremos como acaba la temporada regular.

Mayor decepción: Casi al hilo de lo anterior, sin duda alguna la decepción de lo que llevamos de curso es Houston Rockets. Todo empezó con un equipo fuera de forma, con Howard incapaz de jugar back-to-backs, con Lawson en plan pasando de todo y con un Harden que a diferencia del año pasado, este verano lo ha pasado más dedicado a la crónica rosa que a otra cosa. Y vuelvo sobre esto. El verano pasado USAB pasaba por nuestro país para demostrar que son los mejores, en ese equipo lleno de mega estrellas, todas fueron a demostrar que realmente merecían estar allí, esto hizo que James Harden pasara un verano competitivo, entrenando y demostrando que es grupo de arriba. Esto hizo que llegara al inicio de temporada con ub estado de forma brutal que luego la inercia ganadora del equipo hizo que Harden fuera el 2o en el MVP y con mucha gente subida a su carro. Este año la cosa no ha sido así y leñe, eso se nota y vaya que lo está notando Rockets…y ojo! Que ahora mismo está empezabdo a hacer unos partidos tremendos, pero no, no es el del pasado año…dentro y fuera de la pista.

Ben Simmons Run: Lakers vs Sixers, una serie a 7 partidos y el vencedor se lleva el pick 1, así al menos damos aliciente a los que ganan y no a los que pierden. Aquí no están habiendo sorpresas este año. Cierto que Lakers por sus rookies (meto a Randle ahí) podrían ir a más, pero El Capitan Almirante en Jefe del Tanque Lacustre se ocupa de que esto no sea así. Sixers es lo que es, un caos de jugadores comandados por un entrenador que quiere ganar pero que no tiene mimbres para hacerlo. Así que si no hay magia de lotería de por medio, y no, Cavs no van a estar en el ajo, el Pick 1 irá a la Campana o a la Avenida Figueroa.

PO Desde El Sofá (X): Impaciencia

Tim Duncan

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Una de las cualidades que más hay que potenciar en esta vida es la paciencia. Seguro que lo has oído mil veces desde tus padres, tus profesores, tu novia, tu mujer, hasta si me apuras tu perro cuando no quiere volver del parque está lloviendo y encima tienes ganas de ir al baño…(y no tengo perro). Paciencia siempre paciencia.

Ayer esa paciencia le faltó a DeAndre EstoyEnAñoDeContratoAmiguitos Jordan en una jugada que fue clave para el devenir del 5o partido, el partido pivote, el que da el match ball a uno de los dos equipos y que esta vez se lo ha dado a Spurs.

Pero vamos a hablar del partido y luego volveremos a la jugada en cuestión…

Cuando el emparejamiento entre estos dos equipos se hizo oficial, todo el mundo empezó a criticar el sistema y demás por tener que ver este partido en primera ronda, una serie que perfectamente podría ser una final de conferencia por el nivel de ambos equipos, pero yo voy a cambiar esto de otra forma, imaginad que no tuviéramos esta serie… seguro que los mismos que se quejan estarían ahora diciendo que menuda castaña de primera ronda, etc, etc, etc, así que señores, ha tocado así y así vamos a disfrutarlo. Porque sí, esta serie está siendo para disfrutar.

El pabellón estaba hasta arriba, el ambiente recordaba a otras noches en el Staples donde el dorado y el púrpura eran el color que mandaba en las gradas. Ballmer con su camiseta cutre de regalo encima de la camisa, Jimmy en su sitio habitual sentado y todo preparado para otra tremenda noche de NBA, noche de PO. Clippers empezó contagiado con este ambiente y todo parecía al primer envite, donde Spurs se encontraba perdido ante los de Rivers (Doc…) que salieron desbocados, pero Popovich tenía algo guardado en la manga que todavía no habíamos visto: ZONA.

La plantó y Clippers estuvo sin anotar durante esa zona, parcial de 9-0 para SA y acabamos el primer cuarto con sólo 5 puntos por encima para Los Angeles y la sensación de que la salida inicial se había parado con esa zona. Tremendo.

Si a esto juntamos, que Patty MVP Mills está a un nivel que no se lo cree ni él, sobre todo porque Parker está cojo, Spurs se puso por delante nada más empezar el 2Q. Con Clippers intentando mantener el ritmo alto con contras para así que la defensa de San Antonio no esté ni montada, todo esto hacía que el ritmo y el nivel de intensidad del partido fuera de estos de no separarte de delante de la pantalla para nada.

Popovich es el inventor del Hack-a-X, lo hizo con Shaq y ahora lo está haciendo a su antojo con Jordan. Anoche le sirvió para bajar de nuevo la intensidad del partido, enfriarlo de forma que la igualdad volviera, tanto en el 2Q como en el 3Q, en ambos le vino más que bien. Y creedme, lo va a seguir haciendo. Sinceramente yo soy de la opinión que la mejor forma de acabar con esto es que los jugadores anoten tiros libres…y la excusa que son jugadores de 7 pies no me vale, porque los hay de esa altura con altos % en tiros libres… así que…

82-82 para entrar en el último cuarto. Todo por decidir y todo abierto. Pero con un Griffin con poco acierto…y llegamos al momento Diaw.

Está gordo, a veces parece que pasa del partido, pero su canasta a falta de 2:49 después de mirar lo que quedaba de posesión, junto con su cara posterior…es de jugón, de gran JUGÓN:

Todo estaba por decidir y de nuevo vamos a volver al inicio del post, la impaciencia. Después de un triple fallado por Green que hubiera sentenciado el partido a falta de 7 segundos para el final del partido, Clippers tenía el balón y Griffin estuvo a nada de hacer la canasta que les hubiera puesto por encima…pero DeAndre Jordan no tuvo paciencia, y palmeo el balón justo cuando este estaba a punto de entrar, es decir, aún dentro del cilindro imaginario que crea el aro y que hace que la jugada sea ilegal.

Balón para Spurs, partido para Spurs y quien sabe si serie para Spurs.

Personalmente creo que el balón entraba, vamos, que si lo hubiera dejado iba dentro, nunca lo sabremos y tal vez por falta de un poco de paciencia…

Sofi del Día

Boris Diaw, tremendo y brutal las dos jugadas seguidas que hizo, el triple y el tiro extraño tremendo que antes os hemos mostrado.

PO Desde El Sofá (II): Furia desatada

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

El segundo día de los PO nos trajo cositas parecidas al debut, es decir, partidos jugados a horario molón y dignos de coger el sofá tranquilamente y hacerle la forma lentamente. Aunque vimos los dos primeros, la Crónica de hoy se va a centrar en el último que tranquilamente hemos visto esta mañana, sí, nosotros dormimos.

Los Angeles Clippers vs San Antonio Spurs, aunque no hemos hecho PEPE para el oeste (que hubiera sido PEPO), esta serie hubiera dado para uno de esos artículos de miles de palabras donde casi se podría desmenuzar milimetro a milimetro cada una de las características de ambos equipos, pero ayer pareció que el ranking, 3 vs 6 estaba más que justificado y eso en cierto modos, y tanto para bien como para mal, nos asusta.

Empezamos rajando un poco de las camisetas que dieron ayer al público del Staples… en serio que no hay nadie que haga un mejor diseño?, sí, seguro que ahora está el típico listo diciendo aquello de ‘como se le nota a David que es de Lakers‘ y demás, pero es que leñe, el diseño es feo, feo, vamos, como si hubieran cogido el WordArt y hubieran hecho un banner de ahí… Dicho esto, vamos al tema.

Clippers asustan. Si realmente Chris Paul puede mantener este nivel durante todos los PO, ojo, el nivel que ha mostrado durante toda la temporada, todo sea dicho… y Griffin se muestra como ayer, va a tener que sudar muy mucho Popovich o inventarse algo para que los Spurs se vayan a buscar a Lupita mucho antes de lo que todos pensábamos. Paul fue dominador y Parker no pudo hacer nada para parar al base de Clippers que se encontró cómodo a más no poder con flops incluidos de esos que tanto le gustan y cuando Paul está así, es el mejor.

Luego Griffin se sumó a la fiesta y dejó de un lado su nuevo tirito, para volver a hacer lo que más gusta al Vineismo twitteril,  es decir, humillar el aro y en este caso también a Baynes, el cual entre eso y el viaje que le tiro Barnes a la grada, digamos que no tuvo un buen día.

Spurs estuvo desconocido, mucho fallo exterior, un Parker desconocido y una falta de ese espíritu Popovich que no sabemos si es mérito de los de Doc Rivers o simplemente no pudieron.

Esta serie se va a ir para largo, así que aún quedan muchas cosas por ver, pero si Paul está en modo DIOS…mmmm….

Sofi del Día

Aron Baynes, el pobre está siendo hoy el jugador más visto en redes sociales y demás, así que vamos a apoyarlo desde aquí con este humilde Sofi.

PO Desde El Sofá (XXVIII): Apisonadora

San Antonio Spurs

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

El ambiente en el AT&T era de fiesta. Nadie quería perderse el partido donde la venganza podía cumplirse. Toda la ciudad de El Alamo apoyando a los Spurs para finiquitar Las Finales y llevarse así el 5o anillo. Todo estaba en orden y el guión fue el previsto…incluso mejor.

Para aquellos que ven el baloncesto sólo un rato o el último cuarto (sí, los hay), seguramente el partido de ayer sería otro más, una victoria clara del equipo local y la fiesta del Larry O’Brien. Pero el partido fue de todo menos aburrido.

Miami movió una pieza que seguramente nadie esperaba, desconocemos si por soltar una medida desesperada o creyendo 100% en ello. Ray Allen saltaba de titular siendo (Wario) Chalmers el sacrificado. Miami salía sin bases puros. La jugada salió bien.

El equipo de Spoelstra y sobre todo Lebron James fue el primero en dar, y encima lo hizo a lo grande con un parcial de salida casi escandaloso y metiendo una diferencia de 16 puntos a favor de los playeros. James a sus anchas, a lo G2, mientras que la defensa apretando desde siempre con James unido a Parker en un emparejamiento que el francés no pudo superar. Las cosas pintaban bien para Heat. Hasta que se demostró que el banquillo de Spurs es algo más.

Mills, desde las antipodas con amor y junto a un ETERNO Ginobili, supieron contrarrestar la salida en tromba de Heat, para al final acabar con un marcador de 29-22 el cuarto con 17 de Lebron.

No sabemos si este fue el último cartucho de Miami, pero esa pinta tuvo. A partir de este momento, la máquina engrasada de Popovich empezó a funcionar. Duncan destrozaba una y otra vez a Haslem, mientras que Leonard empezaba a poner su candidatura al MVP encima de la mesa y encima a lo grande, tanto en un lado, como en el otro de la pista, ya que James nunca volvió a ser el mismo.

El mate de Ginobili levantó a todo el mundo de sus asientos, a un servidor incluido, uno de esos mates que cambia tempos de partido, que levanta aficiones y que enciende al público de cara a ese objetivo común llamado anillo. San Antonio lo quería ya. Ahora mismo.

La segunda parte fue la prolongación de lo que habíamos visto en los G3 y G4, la apisonadora Spurs en pleno funcionamiento, ayudado (o provocando) un atasco en Miami que ya nunca supieron remontar. Splitter se saciaba del tapón que le metieron el año pasado, con uno similar a Wade. Misma jugada y Mills metía otro triple más. Otro más de nuevo. Ginobili de 3. Fin. Game Over.

Spoelstra hizo una de Popovich sacando de forma totalmente desesperada a los defenestrados Chalmers y Beasley, pero no salió. Mientras El Aborigen Mills seguía enchufando de todos colores y encima Oh La La Parker, sin enchufar hasta el momento, se unía a la fiesta, para que ésta fuera ya perfecta. Leonard MVP y dejando de ser promesa.

Pocas cosas quedan por decir de estos Spurs o tal vez sí y lo hagamos en un futuro cercano. La NBA tiene un digno campeón, el mejor equipo del mundo es campeón…y mientras Popovich sonrie maliciosamente y piensa: Vengados

Sofi Del Día: Para Adam Silver, que dijo una frase que fue perfecta para definir a Spurs… “You show the world how beautiful this game is”. AMEN.

PO Desde El Sofá (XXVI): Orgía

Pops & Kawhi

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Quiero empezar la crónica de hoy haciendo una pregunta a todo aquel que en estos momentos está perdiendo un rato de su vida en leer las (normalmente) tonterías que escribimos por aquí, habéis visto el primer cuarto del partido de anoche? Si la respuesta es negativa, dejad todo lo que estéis haciendo, incluido esta crónica y poneros a verlo YA, pero YA, es decir, no podéis hacer otra cosa… ale, id y luego seguimos.

Ahora para los que sí han visto el partido…y para aquellos que ya han visto el primer cuarto, viene otra gran pregunta: qué tal? bien? ya se os ha pasado el calentón? teníais pañuelos cerca? esperemos que sí, porque lo que vimos anoche en el American Airlines fue probablemente una de las exhibiciones más brutales que jamas se ha visto en una pista de baloncesto.

Vamos a los números, esos que tan poco me gusta, por el tema del boxescorismo, pero que para hoy vienen más que bien para explicar lo que vimos anoche. Y nada mejor que hacerlo que ver el cuadro estadístico de ese 1Q. (pinchar para ampliar)

SA 1Q

Alucinante, sólo prestad atención a los tiros de campo de SA, sólo 2 fallos, sólo 2!!!!! y ya luego no digo los 100% de todos, pero es que si sumamos los tiros libres, nos encontramos con un brutal, tremendo y orgásmico 24/28!!!!! increíble.

Dejemos los números. Vamos a las sensaciones. El equipo de Popovich del primer cuarto y tal vez de toda la primera parte, es la máquina engrasada perfecta de jugar a baloncesto. Un juego basado en el equipo, con una circulación de balón elavada al máximo, donde se busca el bien común. Encima enfrente no estaban los Bobcats o Sixers, no, estaban los actuales campeones de la NBA, un equipo que defiende como nadie y al cual apabullaste durante casi 24 minutos.

Anoche también entró en acción una figura que no lo había hecho hasta ahora, como es Leonard, que sacó su aura de gran jugador tanto en ataque como en su defensa a James, estando muy pegado siempre y sin dejar maniobrar mucho al 6 de los Heat.

Evidentemente San Antonio no aguantó este ritmo, eso ni en el 2K, ni en el NBA JAM, si lo hubieran hecho, estaríamos ante el mejor partido de la historia, pero no fue así. Heat no se escondió hasta el final, reduciendo la ventaja (que llego a ser de +25) a digitos simples, con lo cual, hubo un run run de remontada en el pabellón. Aún así, Leonard siguió con su partido y Danny Green empezó a demostrar.

Pequeños detalles también se vieron anoche. Popovich volvió a sacar a Diaw de inicio, fue un poco la de Bonner contra OKC; pero bien hecha. También se volvió a repetir lo de no jugar a Duncan con Splitter, otra que le salió bien contra OKC… y anoche, le salieron ambas. Por su parte, el ajuste defensivo de Spoelstra en la segunda parte, casi lleva a Miami a dar la remontado, algo que hubiera sido de traca. Lewis sigue demostrando que es más que válido y ayer siguió más que acertado en el tiro desde fuera.

Ganas tremenda de que sea ya jueves…o viernes por la mañana.

Sofi del Día: Al primer cuarto de SA. Nada más que añadir.