CP3-O

Recuerdo hace unos años estar junto a un amigo elucubrando sobre las posibilidades de éste o aquel equipo (bebidas espirituosas mediante, claro) cuando surgió una pregunta: ¿cuál sería para ti ahora mismo el mejor quinteto de jugadores en activo?

Si no recuerdo mal me parece que mi respuesta fue Anthony Davis, Demarcus Cousins, Lebron James, James Harden, y en el puesto de base Chris Paul. Mi amigo, sorprendidísimo me dijo: ¿¿Chris Paul?? Pero qué dices, es mucho mejor Westbrook, Irving o Rondo, ¿cuántas bebidas espirituosas llevas? No contestaré a esa última pregunta, pero lo tenía clarísimo: para mí CP3 era el mejor director de juego de toda la liga. Porque, ¿cuál es si no la función de un “1”?

Hoy en día vivimos en una época en la que la rigidez de las posiciones ha desaparecido por completo, donde lo que más se valora y el perfil de jugador que las franquicias desean más que Pedro Sánchez usar el “Falcon”, es un “All-around player”, un jugador que pueda y sepa hacer de todo y que todo lo haga bien; un Antetokoumpo, un Kawhi, un Lebron…vamos, lo que abunda en la liga. La posición de base no es distinta y el tener un jugador cuya mayor virtud sea la de elaborar y crear juego ya no tiene la importancia que tradicionalmente ha tenido. Un buen base (o lo que hoy en día es considerado un buen base) es un jugador que complemente de alguna forma al equipo: triples desde el parking, velocidad y agilidad para encarar y buscar el 1 contra 1, hacer una media de triple-doble en un temporada aunque luego no sirva para absolutamente nada… pero nada de hacer mejor al equipo bajo tu batuta.

Es por eso que defendía mi elección; Paul es actualmente el 7º asistente de la historia de la liga y con muchas posibilidades de acabar superando a Oscar Robertson en el sexto puesto de la clasificación, con unas medias de carrera de 9,7 asistencias, 2,2 robos y 18,5 puntos por partido. Estamos hablando pues de uno de los mejores bases de su generación y de un futuro Hall of Famer así que cabe preguntarse: ¿cómo puede ser que la estadística más importante de todas (la de anillos) siga a 0?

Hemos hablado de las cualidades de Paul tanto para jugar al baloncesto al más alto nivel como para hacerlo en la posición de base, así que entonces (y salvo sorpresa de ultimísima hora) ¿Qué ha fallado? ¿Ha sido solo suerte? ¿Mal “timing” quizás? La respuesta para mí es el propio Chris Paul.

Drafteado por los ya extintos New Orleans Hornets en 4ª posición del Draft de 2005 por detrás de absolutas superestrellas como Andrew Bogut, Marvin Williams o Deron Williams, Paul se mantuvo en el equipo que lo drafteó durante 6 temporadas en las que su tope fueron las semifinales de conferencia. Ya en 2011, y con su ciclo ya cumplido, su traspaso a los Lakers fue vetado por una liga que tenía el control de los Hornets en ese momento y que dio con los huesos de Paul en los Clippers. Unos Clippers que, superado el bajón inicial de que te manden al equipo pobre de L.A., tuvieron una gran plantilla durante la estancia de Paul (Blake Griffin, Deandre Jordan, J.J. Reddick, Jamal Crawford) y un entrenador que ya sabía lo que era conseguir un anillo de la NBA superando precisamente en las finales a tu vecino rico: Doc Rivers.

Como decimos, estaba todo predispuesto: plantilla, entrenador, ambiente, ilusión, ganas… esos Clippers eran un equipo que lo tenía todo para alzarse con el título de campeón de la NBA. Y sin embargo el techo fue el mismo: semifinales de conferencia. Unas semifinales de conferencia en las que iban ganando 3-1 frente a los Rockets de Harden y donde tiraron esa ventaja para acabar la temporada a lo Bill Murray, en el día de la marmota.

Con síntomas de proyecto ya agotado, Paul decide que es momento de cambiar de aires y pide el traspaso a unos Rockets al alza en los que Harden es la estrella absoluta y en los que Paul tiene que llegar a imponer su experiencia y liderazgo. Eso sí, como segunda espada. Lío número 1.

Cuando llegas a un equipo tan monopolizado como esos Rockets en los que no es solo que Harden sea una superestrella de la liga por derecho propio, sino que es el hombre que ha vuelto a poner a los Rockets en el mapa de la NBA desde un tal Olajuwon, tienes que saber adaptarte y aceptar ese rol (parece que estemos hablando de un rol de 6º hombre o de líder de la segunda unidad) si de verdad quieres luchar por ganar un campeonato de la mejor liga del mundo. No puedes pretender llegar y que te hagan dueño y señor de la franquicia.

Paul, además, llega con 32 años a una nueva franquicia que tiene todas las piezas para intentar el asalto al anillo inmediatamente; si es para ayer mejor que para hoy. Y para que ese asalto al anillo no se resienta, todas esas piezas tienen que estar juntas lo máximo posible. Lío número 2.

Con 32 años, Paul se desmarca diciendo que no va a firmar por menos del máximo, esto es 160 millones por 4 temporadas más. Repito, con 32 años. Un atraco de los que hacen de él un serio candidato a político español. Y sin embargo los Rockets deciden firmarlo con tal de conseguir el que sería el tercer anillo para la franquicia. Y yo me pregunto, ¿de verdad con ese movimiento tengo que comprar que el principal interés de Paul es ganar el anillo? Ni de broma.

Los Rockets llegan a su apogeo en las finales de conferencia colocándose 3-2 arriba y con ventaja de campo contra unos Warriors superlativos a los que tenían contra las cuerdas. Pero, en este momento sí, el “timing”, hace que Paul se lesione y se pierda los 2 últimos partidos, en los que los Warriors remontan y pasan a las finales de la NBA.

Otra oportunidad que se escapa.

El siguiente curso los Rockets volverían a caer, esta vez en semifinales de conferencia (otra vez contra los Warriors) en un curso en el que la mala relación entre Paul y Harden se hace cada vez más evidente y donde una discusión con la superestrella del equipo solo puede acabar contigo en una parte: donde sea menos aquí. Y efectivamente así fue. Una vez acabada la temporada, los Rockets mandan a Paul a Oklahoma a cambio de Westbrook; un traspaso en el que Westbrook vuelve a coincidir con Harden después de su estancia juntos en Oklahoma, y en el que Paul acaba en uno de esos equipos que ni frío ni calor, que no es un contender y que no sabe si retocar piezas para mejorar su plantilla (aunque las opciones de acabar ganando el anillo sigan siendo 0) o si iniciar una reconstrucción. Es decir, que el anillo está ahora mucho más lejos que antes.

Por tanto, ¿cómo es que ese base que estaba considerado como el mejor de su generación y uno de los mejores de siempre ha acabado en esta situación? ¿Es acaso peor que Westbrook (que va por el mismo camino), Irving o Rondo como decía mi amigo? ¿Qué es lo que ha fallado?

La respuesta es fácil: Chris Paul se ha comido a Chris Paul. Un conjunto de malas decisiones, lucha de egos y de priorizar aspectos ($) que van a hacer que no pases a la historia de la liga por méritos propios, sino que estás ahora a la espera de que sean otros los que te lleven de la mano a conseguir el anillo cuando deberías haber sido tú ese director de juego que tenía que haber llevado a su equipo a la cima. Y ahora estás a expensas de que la suerte te sonría. Te encuentras en ese punto en el que eres muy importante pero nadie te soporta, en el que otro personaje con mucho más carisma que tú se va a llevar todos los aplausos y los reconocimientos y en el que aunque salgas en el plano final de la película nadie se molestaría especialmente si no estuvieras en él.

Eres CP3-O, esperando que un R2-D2 (¿Anteto?) mucho más simpático, resuelto, y con las ideas claras te saque del atolladero en el que tú mismo te has metido.

Esperemos que esos moradores de las arenas no te encuentren primero.

La ventana

Hay un término en el ámbito periodístico norte americano que siempre me ha fascinado. Una expresión que seguro que todos vosotros habéis oído y habéis leído en multitud ocasiones y que muchas veces probablemente haya pasado por delante sin dar mucha importancia, la ventana.

Tendría que investigar bien, pero probablemente el origen sea algo militar, ya que en alguna película que otra también aparece. La traducción directa al castellano sería algo así como la oportunidad, pero claro, una oportunidad no se abre o se cierra o está algo cerrada o algo abierta, en cambio una ventana sí.

Cuando se habla de la ventana en deporte, se habla de eso, de una serie de oportunidades que están ahí y como una ventana, cuanto más abierta, más oportunidades hay. Esa ventana se puede abrir, se puede cerrar o simplemente puede dejar de existir.

La ventana de Houston Rockets para asaltar el anillo no sabemos si está más abierta o cerrada que lo estuvo el año pasado.

Hagamos un poco de memoria. Houston Rockets el año pasado fue el mejor equipo durante la temporada regular de la NBA, con 65 victorias (!!!) haciendo una de las mejores temporadas en la historia de la liga, con el récord de triples anotados en lo que de momento es el momento cumbre del MoreyBall, es decir, 3>2.

La llegada de Chris Paul el año pasado trajo consigo muchas dudas, ya que ver a un jugador como Paul, muy acostumbrado al tiro de media distancia a la filosofía de tirar de 3 o hacer bandeja, fue uno de los puntos clave en la temporada pasada. Pero el resultado no pudo ser mejor. Paul quitaba a Harden de su faceta organizativa del juego, con lo cual, el 13 de Houston podía hacer y deshacer en ataque casi a su antojo y con ello consiguió su anhelado MVP. Todo era perfecto, todo funcionaba extremadamente engrasado.

El equipo confeccionado por Morey estuvo exactamente a un partido de ganar a Golden State Warriors en las finales del Oeste, estuvo probablemente a unos 27 triples fallados de ganar el Oeste en el séptimo partido de dichas finales, es decir, estuvo a nada de jugar la final de la NBA, donde probablemente hubiera tenido un amplio porcentaje de posibilidades de asaltar un nuevo anillo para la franquicia de Texas, desde que allá por los 90, aprovecharan de forma genial los años sabáticos de Jordan.

Pero no fue así.

La sensación de oportunidad perdida ha llegado a la franquicia de Houston y este verano tenían que afrontar cosas importantes para su espacio salarial.

Chris Paul renovó por 4 años a 40 millones por temporada. Un contrato de niveles everísticos y siendo claramente un pequeño peaje a su incorporación la pasada temporada. Además, una de las grandes incógnitas del verano que era Clint Capela, también finalmente acabó firmando su renovación en Houston por 5 años a 18 millones la temporada. Con este espacio claramente cubierto y con Harden también con un contrato sabroso, las renovaciones de Ariza y Mbah a Moute se antojaban complicadas al menos y así fue.

Trevor Ariza ha decidido llevar su talento al desierto de Arizona, donde formará parte de Phoenix Suns, mientras que Mbah a Moute volvía a Clippers dejando un poco huérfano el apartado defensivo de un equipo, que precisamente en ese apartado fue lo que hizo ponerse a nada de asaltar el Oeste.

Con estas salidas y con el espacio salarial cogido con pinzas, las incorporaciones que ha hecho Morey sólo podían ser por contratos mínimos, como han sido la de Michael Carter-Williams (ex-Rookie del año, sí, así fue la clase ese año…), Gerald Green que nunca sabes si realmente te puede aportar o restar, James Ennis, es decir, intendencia pero nada realmente para substituir lo perdido, ahhhh y también llegó… Carmelo Anthony.

Melo, de la clase de 2003, entra en su 16º año como profesional y llega en el momento más bajo de su carrera, siendo carne de traspaso por pipas y siendo una leyenda viva en Atlanta Hawks, a un equipo donde todo va sobre ruedas y donde su aportación puede ser como lo que vimos en Thunder o tal vez algo más. Su nuevo entrenador: Mike D’Antoni.

Volvemos ahora unos años atrás. Linsanity en el momento cúspide cuando aquellos Knicks aprovecharon la lesión del 7 ex de Nuggets, para darle las llaves del equipo a un joven semi asiático que puso patas arriba el Madison Square Garden en varias ocasiones (aún recuerdo el partido contra Lakers…) y donde su historia llegó a sitios donde nadie pensaba que podía llegar. A Melo, un jugador al que le gusta ser el foco de todas las miradas, todo esto no le acabó de convencer mucho e hizo que la relación empezara a no funcionar. Si a esto le sumamos los malos resultados, así como un equipo que no estaba hecho a la idea de D’Antoni, hizo que esa relación se desgastara de forma casi insuperable. Ahora, unos años después, se vuelve a encontrar con el mismo entrenador.

Ambos no se han cansado en decir que está todo superado y que no será problema, pero siempre estará ahí.

Habrá que ver también el rol de Anthony dentro del equipo. Nos hemos cansado de oír que el FIBAMELO es lo que realmente vendría bien a este equipo, pero ahí creo que no estoy de acuerdo. FIBAMELO es un jugador tirando mucho de 3 (en distancia FIBA) que realmente son tiros de 2 de larga distancia, como en su día hacía Chris Paul, eso para el sistema de Morey-D’Antoni es básicamente una herejía, así que no veo que ese FIBAMELO sea lo mejor para el sistema. Además, parece que el rol de salir de banquillo era otra posibilidad, algo que nunca tampoco le ha gustado al jugador de la Universidad de Siracusa, pero por mi parte voy a dejar un gran voto de confianza, ya que tampoco se pensaba que Paul podría encajar en este equipo y si no se llega a lesionar estaríamos hablando ahora del primer anillo de Harde, Paul…

Melo tendrá que poner de su parte, así como D’Antoni y va a ser uno de esos checks que tenemos todos en mente en comprobar este año, ver como Carmelo Anthony se acopla a un sistema tan determinado como el de Houston Rockets. Una auténtica incógnita.

Además, Houston Rockets probablemente vuelva un poco a la media y la brutal temporada del año pasado no se repita, con un Oeste donde Warriors se ha reforzado, donde Spurs tiene ahora a DeRozan, donde Nuggets pintan bien y donde, no lo olvidemos, está LeBron James en Lakers, los cuales probablemente no sean un rival directo de estos Rockets, pero no deja de ser otro foco de atención en una conferencia ya de por si cargada de focos y estrellas.

Con todo esto, tenemos que volver a la ventana y no sabemos si sigue corriendo bien el aire o si por lo contrario está ya un poco cerrándose y dejando pasar una ocasión única que tuvieron el año pasado mientras fallaban triple tras triple.

Y es que ya lo dice el dicho: Vivir o morir del triple.

PO Desde El Sofá (II): Pfffffffff

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Una de las series que más ganas le tenía de esta primera ronda, por no decir la que más, era el enfrentamiento entre Los Angeles Clippers y Portlant Trail Blazers, es decir, el 4 vs 5 del oeste, Paul vs Lillard y dos equipos que durante la liga regular se han enfrentado en partidos que han resultado ser más que entretenidos y molones.

Así que ahí me disponía yo, cual Jimmy Goldstein en primera fila a disfrutar de la que parece la serie más igualada de la primera ronda, aunque como comenté el otro día, existe un dicho nepalí al respecto de los primeros partidos: nunca sacar conclusiones finales, aún así las otras 3 eliminatorias han sido claramente decantadas para un equipo, con lo cual, poco nos quedaba por aquí.

La primera parte respondió a lo esperaba, mucha igualdad, una sensación extraña de que Clippers iba sobrado, pero mirabas al marcador y te dabas cuenta que no era así, que Blazers estaba aguantando sorprendemente, aunque no le entraba ninguno de los tiros e interiormente Clippers era dominador absoluto con AirBall Jordan y un Blake Griffin con ganas de jugar.

El duelo de bases estaba igualado, mientras Paul protestaba e iba al suelo en cada ocasión que podía a Lillard no se le veía nada cómodo en pista, un detalle que no me gustaba y que de cara a la segunda parte se iba a notar.

Al final del 2Q, un arreón 11-2 de Clippers daba a los de Rivers una pequeña diferencia que se vio ya corroborada en la segunda parte, pero el pfffffff del título no va por el resultado abultado final, sino por el tostón que fue la parte final del partido con los Hackatones, Davis por una parte y Jordan por otro. Insufrible.

Sólo Kaman, un mito, hizo que mis bostezos pararan un rato con un par de leñazos tremendos (ey! y él recibió uno de Crawford que se quedó sin cobrar…), el resto, un tostón y debo confesar que no acabé de ver el partido, no pude, me negué.

Otro cantar para otro día será como cada vez que veo a Clippers me da la sensación de que los árbitros siempre les permiten un poco más que al resto, sobre todo en el Staples, soy el único que lo ve?

Sofi del día: Y ya que estamos, el Sofi del día va para este brutal air ball de Jordan nada más empezar el partido…era un presagio…

PO Desde El Sofá (XIII): Soy un tiro libre

James Harden

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Voy a ser muy sincero con vosotros, para un servidor ver partidos de los Rockets es un suplicio infinito. Ale, ya lo he dicho. Su sistema de tiros de 3 + canastas bajo aro + vamos a provocar todas las faltas habidas y por haber + el más que probable Hack a Howard, aunque ahora la TNT lo llame ‘falta intencionada’, me aburre y el partido de ayer fue otro de esos.

El partido sobre la mesa te metía un Rivers vs Terry como bases ya que Chris Paul se perdía su segundo partido seguido… no empezamos bien la verdad. Además el partido empezaba a ser un show de alley hoops por parte de unos con Griffin a la cabeza y de otros con Howard. Buena pinta tenía todo con unos Rockets que querían meterle un ritmo muy alto al partido para así no dejar que la defensa de Clippers se asentara y poco a poco lo fueron consiguiendo.

Pero Griffin quería su partido y poco a poco, junto a una buena empanada de Houston, hicieron que Clippers o mejor dicho Blake Griffin, tomara el mando del partido para meter por delante a los de Ballmer con una diferencia que llegó a los 13 puntos. El 0-2 rondaba el Toyota Center.

Rockets tenía la receta para poner fin a lo que estaban haciendo Clippers: ritmo alto. Así lo hicieron con unos Clippers donde Lester Hudson tenía minutos y donde Jamal Crawford era el que intentaba mantener a Clippers en el partido… sólo consiguieron 2 puntos de diferencia para entrar en el 4Q.

El marcador de una de las canastas se paró y el partido se enfrió a niveles brutales… Marcadores laterales a lo partido de regional fue la solución.

El equipo de los tiros libres se metió con un parcial de 17-4 con 10 arriba y esto ya fue el final del partido, ya que el ataque de Clippers era un caos total, donde sólo se jugaba a hacer aclarados sin apenas circulación del balón, esto sumando al despertar de Harden en estas semis de conferecia hizo que el partido acabara con un festival de tiros libres (realmente todo el partido…) y con el empate en la serie por parte de Rockets.

Por cierto, que no me esperen más en esta serie mientras Paul esté fuera…

Sofi Del Día

Austin Rivers…segundo partido de la serie, segunda vez que hace esto…

PO Desde El Sofá (V): Y por fin un gran partido

Tim Duncan

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

La verdad es que en los pocos días que llevamos de PO no habíamos visto todavía uno de esos partidos tremendos que por esta época del año estamos acostumbrados. Muestra de ello era que nuestro #SOFIALERT aún no había registrado ningún partido con más de 4 Sofis, ayer esto por fin se acabó con el Clippers vs Spurs.

Todo el mundo decía que no había urgencia por una victoria de Spurs y sinceramente, yo tampoco la veía por ningún lado, el partido se jugaba en el Staples y Clippers tenía el factor cancha, que básicamente de eso se trata, de ganar lo que juegas en tu casa, pero el partido empezó con un ritmo y una actitud de SA que hacía ver que los de Popovich no se querían ir de vacío a Texas.

Duncan, Tim Duncan, ese PF que probablemente sea el mejor de la historia sigue a cada día que pasa, a cada partido que juega engrandando su leyenda, ayer fue uno de esos días, con un inicio brutal acompañado de un movimiento de balón de San Antonio que no habíamos visto en el primer día. Leonard más inspirado y Green acertando desde fuera, eran señal que el partido de anoche no iba a ser como el primero. Aún así, gran acierto por parte de los dos equipos. Se olía un partido molón.

Había un jugador que no estaba, que se le notaba incluso cojo si me apuráis debido a varios problemas que iba atrastrando, Tony Parker no era el base que estamos acostumbrados y parecía que eso podía ser clave en el partido y más si Paul seguía al nivel del primer partido.

El partido continuó con un ritmo bastante elevado y con un nivel muy igualado donde la defensa en un movimiento casi infinito de los Clippers hacía que Spurs tuviera que estar al máximo nivel de concentración parar poder atacarla bien, sobre todo de la mano del juego interior de Duncan y de un Belinelli que surgió cuando nadie lo esperaba.

Entramos en un momento clave. Clippers se mete por delante al final del 3Q, pero dos triples del base titular de Spurs en ese momento, es decir, el aborigen Patty Mills hicieron que los de Popovich entraran en los últimos 12 minutos con ventaja de 3 puntos y con la moral por las nubes por parte de Mills.

El último cuarto, fue 100% PO, un cuarto de esos en que cada posesión cuenta como si fuera la última y donde Spurs nada más empezar de la mano de Leonard cogió una ventaja de +10 que mucha gente pensaba que podía ser definitiva.

Saludos a la familia de Redick, Leonard le hizo un buen regalito…

 El final del tiempo regular fue de infarto, con 90-90 a falta de 2 minutos, con una gran defensa de Clippers, con unos tiros libres de Mills después de una perdida que era medio partido de Griffin y al final con un tiro de Paul que falló y cuyo rebote estorbó Barnes a Griffin para el game winner. Prorroga. En este espacio de tiempo de 5 minutos donde todo se juega, parece que hubieramos ido a las Antípodas para ver como un pequeño base de allí manejó el tempo del partido como él quiso con tiros libres y demás. Redick tuvo el triple para empatar el partido a falta de 11 segundos, lo falló y Popovich sonreía en el banquillo viendo como se vuelven a San Antonio ya con el factor cancha a su favor…

Sofi Del Día

Scott Brooks, ayer dejó de ser entrenador de Thunder probablemente en el año que menos culpa haya tenido de todo lo que le ha pasado a OKC, pero bueno, es lo que hay, ahora a ver si la gente de de la franquicia robada a Seattle no tiene que acordarse de aquello de ‘más vale malo conocido que bueno por conocer…’.

PO Desde El Sofá (II): Furia desatada

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

El segundo día de los PO nos trajo cositas parecidas al debut, es decir, partidos jugados a horario molón y dignos de coger el sofá tranquilamente y hacerle la forma lentamente. Aunque vimos los dos primeros, la Crónica de hoy se va a centrar en el último que tranquilamente hemos visto esta mañana, sí, nosotros dormimos.

Los Angeles Clippers vs San Antonio Spurs, aunque no hemos hecho PEPE para el oeste (que hubiera sido PEPO), esta serie hubiera dado para uno de esos artículos de miles de palabras donde casi se podría desmenuzar milimetro a milimetro cada una de las características de ambos equipos, pero ayer pareció que el ranking, 3 vs 6 estaba más que justificado y eso en cierto modos, y tanto para bien como para mal, nos asusta.

Empezamos rajando un poco de las camisetas que dieron ayer al público del Staples… en serio que no hay nadie que haga un mejor diseño?, sí, seguro que ahora está el típico listo diciendo aquello de ‘como se le nota a David que es de Lakers‘ y demás, pero es que leñe, el diseño es feo, feo, vamos, como si hubieran cogido el WordArt y hubieran hecho un banner de ahí… Dicho esto, vamos al tema.

Clippers asustan. Si realmente Chris Paul puede mantener este nivel durante todos los PO, ojo, el nivel que ha mostrado durante toda la temporada, todo sea dicho… y Griffin se muestra como ayer, va a tener que sudar muy mucho Popovich o inventarse algo para que los Spurs se vayan a buscar a Lupita mucho antes de lo que todos pensábamos. Paul fue dominador y Parker no pudo hacer nada para parar al base de Clippers que se encontró cómodo a más no poder con flops incluidos de esos que tanto le gustan y cuando Paul está así, es el mejor.

Luego Griffin se sumó a la fiesta y dejó de un lado su nuevo tirito, para volver a hacer lo que más gusta al Vineismo twitteril,  es decir, humillar el aro y en este caso también a Baynes, el cual entre eso y el viaje que le tiro Barnes a la grada, digamos que no tuvo un buen día.

Spurs estuvo desconocido, mucho fallo exterior, un Parker desconocido y una falta de ese espíritu Popovich que no sabemos si es mérito de los de Doc Rivers o simplemente no pudieron.

Esta serie se va a ir para largo, así que aún quedan muchas cosas por ver, pero si Paul está en modo DIOS…mmmm….

Sofi del Día

Aron Baynes, el pobre está siendo hoy el jugador más visto en redes sociales y demás, así que vamos a apoyarlo desde aquí con este humilde Sofi.

Top 5 #SofiAlert 2014-2015

Esta temporada ha sido el año donde hemos liberado el Kraken en forma de aplicación para valorar los partidos, de forma aún no perfecta evidentemente, pero si para hacerte una idea de que te vas a encontrar, el #SofiAlert.

La temporada regular ya se ha acabado y hoy os vamos a traer aquí los 5 partidos que mayor nota han obtenido en el #SofiAlert.

No vamos a poner las notas, ya que la finalidad del #SofiAlert nunca fue valorar cuantitativamente los partidos, sino orientar y como siempre en La Crónica Desde El Sofá nos gusta hacer, primero vamos a nombrar los partidos con su fecha y luego dejaremos un espacio en blanco y explicaremos qué tiene cada partido, de esta forma, si no sabéis como quedaron o simplemente no os acordáis y os apetece verlo de nuevo sin saber qué pasó, así lo podréis hacer.

Señores (y señoras si las hay…), este es el Top 5 del #SofiAlert 2014-2015:

1.- Clippers vs. Blazers (1 abril 2015)
2.- Dallas vs. Bulls (2 diciembre 2014)
3.- Dallas vs. Warriors (4 febrero 2015)
4.- Cavs vs. Spurs (12 marzo 2015)
5.- Cavs vs. Portland (28 enero 2015)

Ahora es cuando viene el espacio en blanco…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bueno…

Igual…

Ponemos algún gif…

A ver que os parece este…

Mola?

Venga otro para animar un poco más…

Bueno… creo que ya hemos pasado la parte spoilera no?

Vale…

Pues vamos a ello…

Los Angeles Clippers vs Portland Trail Blazers (1 abril 2015)
126-122

Es curioso que el mejor partido para el #SofiAlert haya sido uno de pleno més de abril, es decir de ese mes que se caracteriza más por bajas y descansos (hablando de liga regular) que de partidazos, pero no ha sido el caso.

En este partido vas a encontrar un duelo Lillard vs Paul, donde el bueno de CP3 se casca si duda el mejor partido de la temporada, año donde ha jugado los 82 partidos. Además duelo en la parte de arriba, con unas actuaciones brutales de LaMarcus, Blake Griffin y DeAndre ‘EstoyEnAñoDeContrato‘ Jordan.

Dallas Mavericks vs Chicago Bulls (2 diciembre 2014)
132-129 (2OT)

The Monta Ellis Game…o The Pau Gasol Game!! Cualquiera de las dos cosas valen en este partido con una puntuación brutal y donde podemos ver a unos Bulls al completo con Rose jugando, Noah, Butler… además en el que probablemente ha sido el mejor partido de los de Thibs en esta temporada.

Por parte de los Mavs, Ellis ON FIRE, y unos Mavs jugando como sólo Carlisle sabe hacerlos jugar…además, un favorito personal como es Devin Harris haciendo su mejor partido también del año.

Dallas Mavericks vs Golden State Warriors (4 febrero 2015)
114-128

Lo vamos a poner sencillo: Curry. 51 puntos. 10 triples. Modo NBA JAM ante unos Mavs que no pusieron nunca las cosas fáciles… poco más que añadir.

Cleveland Cavaliers vs San Antonio Spurs (12 marzo 2015)
128-125 (OT)

Según el SofiAlert este es el 4o mejor partido del año, para un servidor, este es EL PARTIDO.

Brutal por donde lo veas, con su prorroga incluida y con Irving jugando a nivel brutalísisisismo con 57 puntos. Leonard defendiendo a James. Parker en nivel de PO. Duncan eterno. Con un final de partido increíble la verdad… sin duda, el mejor partido del año para mi.

Cleveland Cavaliers vs Portland Trail Blazers (28 enero 2015)
94-99

Partido donde no estuvo James y donde Kyrie Irving se vistió de nuevo de ultra mega jugón para hacer un partido que tenía pinta de ser su top este año (ver partido anterior). De nuevo unos Blazers más que competitivos con un LaMarcus a nivel All-Star brutal. Buen duelo Lillard vs Irving.

Y este ha sido el Top 5 del #SofiAlert. Supongo que vosotros tendréis otro partido favorito, como el de los 37 en un cuarto de Klay Thompson o el del buzzer beater de Davis que luego ha servido a Pelicans para entrar en PO, pero ya sabéis lo que os decimos siempre, el #SofiAlert no es matemática pura, es orientativo y estos son los resultados que ha dado.

PO Desde El Sofá (XIII): El número 2

Russell Westbrook

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Aún con la resaca del brutal discurso de aceptación del MVP de Kevin Durant y con Adam Silver dándole el trofeo ante todos sus aficionados, los Thunder se jugaban un primer match ball, ya que ir a LA con 0-2 arriba haría las cosas muy cuesta arriba, así que tocaba la heroica.

Espoleados por el MVP, el equipo de Brooks empezó a un gran nivel el partido, el propio KD quería demostrar por qué es el mejor jugador actual de la liga y aunque Clippers estaba jugando a lo SA, es decir, moviendo el balón de una forma tremenda se notaba que era el partido de los Thunder. A todo esto empezó a ayudar una 2a personal de Chris Paul a pocos minutos de empezar el partido, lo cual hizo que Clippers empezaran a perder el rumbo si ese guía que es el 3 de los angelinos… Mientras Durant iba a lo suyo y acababa el cuarto con 17 puntos.

El según cuarto fue un poco más de lo mismo, con unos Thunder controlando el partido a sus anchas, hasta que el mejor base de la liga despertó y con la ayuda de un más que acertado Redick pusieron a Clippers por delante…y llegó el apagón.

Cosas como estas piensas que sólo pasan por aquí, pero los últimos segundos de la primera parte, se tuvieron que jugar un poco a oscuras, ya que más de la mitad de las luces del Chesapeake Energy Arena se apagaron…

Solucionados los temas de lucecitas, surgió la figura del número dos, surgió la figura de Russell Westbrook, ese jugador que siempre estará a la sombra de Durant que que es infinitamente criticado, más que injustamente, de su mano vino el estirón definitivo de los Thuner y junto con un parcial de 11-0 metieron el partido donde justo quería Brooks y los suyos.

El mini apretón final de Clippers sólo fue una operación de maquillaje para un partido que estaba más que sentenciado. 1-1 y nos vamos a LA. Por cierto, el triple doble de Westbrook es un poco risa y así lo hizo Steve Kerr, cachondeándose del mismo.

Sofi del DíaSteven Adams. Se está ganando una fama de marrullero que echa para atrás. Anoche su víctiva fue Griffin, otro al que le gustan los saraos y con todo esto, logró desquiciar a los Clippers en el tramo final del partido.