Reconstruyendo

Prokhorov

Si oíste el pasado fin de semana El Podcast Desde El Sofá, cosa que deberías haber hecho y si no, póntelo ahora mismo, seguro que a parte de nuestras tontería habituales, estuviste al loro de lo que comentamos de Phoenix Suns, un equipo que ha pasado de ser uno de los más molones de ver a hacer 22 puntos en un parte contra Lakers, repito, contra Lakers.

Suns se ha quedado sin su base estrella, además, empieza a ser sospechoso de demasiadas lesiones, sin dos de los ayudantes, uno de los cuales era clave para la defensa de Hornacek, bueno básicamente era el coordinador defensivo, si se puede llamar así aplicando términos de NFL. La franquicia ya le ha dicho al entrenador que no hace efectiva la opción de un año más que tenía en su contrato, otro factor más que hace que el buen rollo en el equipo sea tremendo y si metemos en la mezcla al gemelo Morris cabreado con el mundo constantemente, tenemos un cocktail explosivo y que va a petar en breve este verano rumbo a una reconstrucción. Así que la cosa pinta mal.

Luego tenemos a Brooklyn Nets, donde el pasado domingo Prokhorov se levantaba contento y decidía cargarse al entrenador y acto seguido el GM decidía irse, o eso dicen, pero huele a que se ha cepillado a ambos. Lo más divertido de Nets es que ahora mismo puede entrar en un modo autodestrucción el cual podrías pensar: mira, los chavales sacan los tanques por la Atlantic Avenue… Pero no, no pueden, ya que tienen su futuro hipotecado a Celtics, para hacernos una idea, su pick de este año va directamente para allá, el del año que viene, la de 2017 derecho a intercambiar y tampoco tienen la de 2018, maravilloso todo. Con un equipo que se hizo para lo que llaman WIN NOW y que la cosa ha salido más que rana. Con un Joe Johnson trincando a más no poder y López que acaba de renovar cuando le prometieron todo y más.

Prokhorov quiere a Calipari. Calipari quiere 10 años y 120 kilos para firmar. Tonto no es, la verdad. Sabe que en la NCAA es poco más que un dios y nada ni nadie le va a cambiar su estatus, así que es fácil: me quieres en NBA, te atraco y me aseguro unos dineros para no llegar a fin de mes con agobios. Pero claro, el trabajo que tendría Juan Vicente sería más que divertido, sin picks y con jugadores con contratos largos…divertido.

Dos equipos que claramente han entrado en autodestrucción o reconstrucción, llámalo como quieras. Ejemplos de como hacer esto hay muchos, pero digamos que se puede hacer mediante dos formas.

Por una parte tenemos la reconstrucción vía Draft, donde el ejemplo claro es Oklahoma City Thunder o a la larga THE PROCESS aka Sixers. Thunder consiguió vía picks el núcleo actual de su equipo, Durant, Westbrook, Harden e Ibaka, a partir de ahí ha hecho el equipo y ahora mismo es uno de los 4 claros aspirantes al anillo. Para esto necesitas mucha suerte, que las bolitas de la lotería te sonrían y no cagarla en los picks…bueno y que luego salgan bien claro, si no que se lo digan a Sixers con Embiid. Lo de Sixers da para varias Cheslons así que cuando acaben THE PROCESS ya veremos si ha ido bien o no.

El otro ejemplo para reconstruir es Houston Rockets, lo que hace Daryl Morey es reconstruir a base de trades o agentes libres, así consiguió a Harden y Howard y así es su filosofía de cara a conseguir el anillo, ir a por jugadores que acaban contrato, seducirles con sus dos estrellas y mostrarles el camino hacia el anillo. Y si estos no son fiables, carne de traspaso para ir a por otros, así es el Morey System.

Sea como fuera, este verano va a ser muy divertido tanto por Arizona como por la Gran Manzana, habrá que estar atentos a movimientos por un lado y por otro…

Agencia Libre 2015, de dónde venimos, a dónde vamos, Parte 2

Os contamos la situación salarial de cada equipo, por qué se han movido de la manera que lo han hecho en este periodo, y qué les queda por hacer.

Miami Heat

Mini-MLE (3.4 millones)

Miami mantiene prácticamente intacto el equipo con el que finalizó la pasada campaña, añadiendo a Gerald Green, Amar’e Stoudemire y Justise Winslow desde el Draft por Michael Beasley. Al renovar a Wade y Dragic, y con Deng eligiendo quedarse un año más, están muy por encima del límite y del impuesto de lujo, por lo que su único recurso es la mini-excepción de nivel medio, de 3.4 millones, que aún tienen disponible.

Pero es más fácil que antes de ver entradas haya alguna salida: Miami tiene dos jugador de más en plantilla, aunque Whiteside, Johnson, Ennis y Walker tienen contratos no garantizados y fácilmente cortables. Eso sí, estos cuatro jugadores tienen nivel suficiente (o más en el caso de Whiteside), y son muy baratos, por lo que lo más probable es que Miami intente deshacerse antes de otras piezas que cobran mucho más, porque ahora mismo están 11 millones por encima del límite del impuesto de lujo, lo que acarrea una multa de 18,75 millones.

Si lograrán enviar a Chalmers y Andersen a otros equipos sin recibir salario a cambio, todavía les quedarían 1.5 millones por reducir, pero la multa a pagar en este caso sería de 2.25 millones. Por tanto el ahorro de enviarlos a los dos fuera de Miami, entre ahorro de salario y multa, sería de 26 millones de dólares para Mickey Arison. Para considerarlo tranquilamente.

Incluimos “depth charts” de todas las plantillas a modo simplemente informativo: no sabemos cómo se distribuirán las rotaciones, no nos hemos roto la cabeza haciéndolas, os suplicamos que no nos la rompáis con vuestras observaciones 🙂

Dragic/Wade/Deng/Bosh/Whiteside

Chalmers/Green/Winslow/McRoberts/Stoudemire

Napier/Johnson/Dragic/Ennis/Walker/Haslem/Andersen

Milwaukee Bucks

Room exception (2.8 millones)

Milwaukee entraba con unos 16.6 millones de espacio este periodo de agencia libre, incluyendo una posible renovación de Khris Middleton, que sólo tenía que ocupar su retención bajo el tope (2.7 millones, muy por debajo de su salario este año). Esta cantidad es justo el máximo para jugadores con 6 años de experiencia en la Liga o menos, y eso fue lo que le ofrecieron a Greg Monroe para que fuera los Bucks. Espacio ocupado, 15 jugadores en plantilla (con el contrato no garantizado de Jorge Gutierrez), la room exception por si encuentran una ganga de última hora que quiera ir a Milwaukee por 2.8 millones… todo listo.

Y entonces traspasaron a Pachulia hace un par de días Esto podría haberles dejado con 5.2 millones de espacio salarial libre, pero como ya han firmado a Khris Middleton, ya no es su retención bajo el tope la que cuenta, sino su salario real (14.7 millones de dólares).Por tanto, han perdido 5.2 millones de espacio salarial por no haber esperado.

Pero no os creáis que pese a esto no han aprovechado el truco de que hasta que Middleton firma sólo cuenta su retención bajo el tope, si no, no hubieran podido firmar a Monroe. Por eso importa tanto el orden de las transacciones, y Monroe firmó antes que Middleton.

Con Pachulia acabando contrato el próximo verano, lo único que sacan en claro del traspaso es que se ahorran son los 5.2 millones que cobra el georgiano, ya que la segunda ronda futura que ofrecen los Mavs es prácticamente inútil (protegida top 55), y no les ayuda a crear espacio salarial por lo ya comentado. Es mera economía lo que estaba en juego, dólares de verdad.

Carter-Williams/Middleton/Antetokounmpo/Parker/Monroe

Vasquez/Bayless/Mayo/O’Bryant/Henson

Gutierrez/Ennis/Vaughn/Inglis/Plumlee

Minnesota Timberwolves

1.7 millones (parte de la MLE)+2.1 millones (excepción bi-anual)

Si los Wolves hubieran renovado a Garnett por el mínimo o la room exception que permite ofrecerle 5.7 millones por dos años, los Wolves habrían podido reunir 8.3 millones de espacio salarial. Al renovar a KG por 16 millones en 2 años para que sea el entrenador asistente mejor pagado de la historia, están por encima del tope, por lo que les queda la excepción de nivel medio y la bi-anual.

Han utilizado 3.7 de los 5.4 millones de la MLE completa en Nemanja Bjelica, y tienen 14 jugadores en plantilla más el contrato no garantizado de Lorenzo Brown. Al utilizar la MLE completa no pueden pasar del límite duro de 88.7 millones pero con 74.4 millones comprometidos están lejos tanto de este, como del impuesto de lujo (84.7 millones).

Con tanto jugador joven que necesita minutos en plantilla, y pensando en el futuro, es de esperar que se ahorren la bi-anual por si el equipo es más competitivo el año que viene, pero con Flip nunca se sabe.

Rubio/Muhammad/Wiggins/Towns/Pekovic

LaVine/Martin/Bjelica/Bennett/Dieng

Jones/Brown/Budinger/Payne/Garnett

New Orleans Pelicans

1.3 millones (parte de la MLE)+2.1 millones (bi-anual)

Los Pelicans tenían sólo 6 contratos garantizados y de haber renunciado a todos sus agentes libres podrían haber juntado 11 millones de dólares de espacio. Han preferido renovar a buena parte de ellos, de momento a Asik, Ajinca, Cunningham y Babbitt, lo que les ha puesto por encima del límite, y por tanto, con la excepción de nivel medio y la bi-anual para poder fichar agentes libres.

De Ajinca y Babbitt tenían sólo derechos Early Bird, pero como este año cobrarán menos de 6 millones han podido utilizar esta excepción y no tener que utilizar la MLE para renovarlos. No es así el caso de Dante Cunningham, que al ser un agente libre con derechos No Bird, no podría cobrar los 2.8 millones que le han ofrecido sin utilizar la MLE. Así que los Pelicans ya la han utilizado parcialmente en Cunningham y en el ex-jugador de Portland Alonzo Gee, por lo que sólo les queda un pequeño pedazo de ella, más la exepción bi-anual si deciden usarla.

Al igual que los Wolves, están obligados a no poder pasar del límite duro de 88.7 millones en todo el año, que tienen a 11.7 millones de distancia. A 7.7 millones está el impuesto de lujo, y todavía les quedan 3 plazas de la plantilla por completar.

Podrían igualar cualquier oferta por Norris Cole, pero si alguien estuviera muy interesado en el base, una oferta que pusiera a New Orleans cerca del impuesto de lujo (en torno a los 7-9 millones de dólares) seguramente obligaría a que se lo pensaran.

Holiday/Gordon/Evans/Davis/Asik

Douglas/Pondexter/Gee/Anderson/Ajinca

Babbitt/Cunningham

New York Knicks

1.9 millones+2.8 millones (Room exception)

Los Knicks tenían 29.7 millones de espacio salarial esta temporada y ya lo han gastado prácticamente todo con las contrataciones de Lopez, Afflalo, O’Quinn, Williams y la renovación de Lance Thomas. Les quedan casi 2 millones de espacio salarial que podrían usar para dar un contrato de más de dos años a algún joven (¿Thanasis Antetokounmpo?), mantiendo la room exception intacta para un veterano.

Les quedan tres puestos de la plantilla por ocupar, ya que pese a no tener contrato garantizado Galloway y Ledo seguramente se han ganado un puesto.

Calderon/Afflalo/Anthony/Porzingis/Lopez

Galloway/Grant/Early/Williams/O’Quinn

Ledo/Thomas

Oklahoma City Thunder

Mini-MLE (3.4 millones)

Con 13 jugadores bajo contrato y dos pendientes de renovar, la situación de OKC estaba bastante definida: la gran decisión era qué hacer con Enes Kanter, y más cuando la vuelta de Kyle Singler se solucionó de manera rápida y sencilla.

Si igualan la oferta máxima que le han hecho los Blazers, y que pondría el contrato de Kanter en 16.4 millones este año, la masa salarial de los Thunder estaría 13 millones por encima del impuesto de lujo, lo que acarrearía una multa de 23.75 millones. OKC podría desprenderse más adelante de jugadores para reducir la dolorosa, pero así a bote pronto, mantener al turco les costaría a día de hoy 37 millones de dólares a OKC. Si no lo hacen, es fácil entender los motivos.

Y me temo que el uso de la mini-MLE, única exepción que tienen ahora disponible, depende de lo que ocurra con Enes. Si igualan la oferta de los Blazers tendrían la plantilla completa y más dinero comprometido del que les gustaría gastar, por lo que es posible que no quieran usar esos 3.4 millones aún disponibles.

Si deciden pasar del pívot, seguramente utilicen ese último mecanismo para terminar de completar el grupo, porque sin él se encuentran justo 3.4 millones por debajo del impuesto de lujo: podrían fichar a alguien por esa cantidad para rematar la plantilla, y no pagar multa. De hecho, en caso de renunciar, incluso, podrían utilizar la MLE completa de 5.5 millones, y la bi-anual de 2.1, lo que les volvería a meter en el impuesto de lujo, y les obligaría a estar bajo el límite duro, pero si colocan algún jugador fuera de Oklahoma City, podrían evitar la multa.

Westbrook/Morrow/Durant/Ibaka/Adams

Augustin/Waiters/Singler/McGary/Collison

Payne/Roberson/Novak/Jones

Orlando Magic

13 millones+2.8 millones (Room exception)

Orlando sólo tenía 26.4 millones garantizados este verano, y con la retención bajo el tope de Tobias Harris en 5.9 millones, tenían 21 millones de espacio salarial, incluso renovando al tweener. Tras formalizar un nuevo compromiso con Harris y traer a Jason Smith y CJ Watson, les quedan 13 millones (más los 2.8 de la room exception), y sólo un puesto en plantilla por llenar, el de tercer base (aunque en cualquier momento podrían cortar a Roy Devyn Marble o Dewayne Dedmon, con contratos no garantizados).

En el momento que Tobias Harris firme su contrato se esfumaran 8.4 millones del espacio salarial de Orlando, pero de momento, tienen presupuesto de sobra para seguir atentos al mercado o para hacer algún favor interesado a aquel equipo que quiera descabalgarse.

Payton/Oladipo/Gordon/Harris/Vucevic

Watson/Fournier/Hezonja/Frye/Smith

Marble/Harkless/Nicholson/Dedmon

Philadelphia 76ers

20.7 millones+2.8 millones (Room exception)

Algún verano empezarán a gastar todo el espacio salarial acumulado, pero no va a ser este. Tenían 36 millones para gastar (¡y eso que pagarán 12 millones este año a JaVale McGee!), y lo único que han hecho es absorber a Carl Landry, Jason Thompson y Nik Stauskas para que Sacramento pudiera blanquear dinero.

Todavía les quedan 20.7 millones (más la room exception) para gastar, y tan sólo 2 puestos libres en la plantilla, aunque los contratos no garantizados de Hollis Thompson y JaKarr Sampson corren peligro si fuera necesario, y los veteranos como Landry o Jason Thompson podrían ser cortados en cualquier momento.

Lo cierto es que hasta para ofrecerse como usureros van a tener competencia porque hay varios equipos con espacio, y poca intención para gastarlo. Una operación grande, de más de 15 millones, como la de Sacramento, tendrá que pasar por el Hinkie Bank, pero para cosas más de andar por casa, equipos como Orlando o Utah pueden hacer el mismo papel.

Observaremos con curiosidad si hacen algún movimiento por firmar un veterano, aunque sea pequeño.

Canaan/Stauskas/Covington/Noel/Okafor

Wroten/H.Thompson/Grant/Aldemir/Embiid

Sampson/Landry/J.Thompson

Phoenix Suns

9.4 millones

Cuando empezó el verano los Suns tenían unos 20 millones de espacio salarial, incluyendo la retención bajo el tope de Brandon Knight que les permitía renovarlo. Cuando llegaron a un acuerdo con Tyson Chandler, ese espacio (virtual) se redujo a 7 millones, y por eso mandaron 8.5 millones a Detroit en forma de Marcus Morris, Danny Granger y Reggie Bullock, para hacer ver a Aldridge que iban en serio a por él, y que, aunque con 14.3 millones no hubiese sido suficiente para traerle, eran capaces de crear hueco rápidamente.

Una vez que LMA dijo no, se quedaron con este espacio, del que han utilizado 5.5 millones en un contrato por un año a Mirza Teletovic, y nada más, ya que Ronnie Price ha llegado por el mínimo, y el contrato de Sonny Weems se puede acomodar en la room exception. 

Por tanto, ahora les quedan 9.4 millones para rellenar la última plaza (más, quizá, la de Jerel McNeal, con contrato no garantizado) de una plantilla bastante bien redondeada que de no utilizar, habrá hecho inútil el envío de jugadores a Detroit.

Bledsoe/Knight/Tucker/Morris/Chandler

Price/Goodwin/Booker/Teletovic/Len

McNeal/Weems/Warren/Leuer

Portland Trail Blazers

12.4 millones+2.8 millones (room exception)

La espantada de cuatro quintas partes de su quinteto titular dejaba a los Blazers un tremendo espacio salarial de 42.5 millones de dólares (ni los Sixers podían presumir de tanto), para acompañar a un núcleo joven con Damian Lillard, CJ McCollum, Meyers Leonard o Mason Plumlee, y hubiera subido a 46 millones si hubieran decidido cortar a Chris Kaman, con contrato parcialmente garantizado. El equipo, pese a todo el espacio no está precisamente vacío

Tras los acuerdos con Ed Davis y Al-Farouq Aminu, y firmando un contrato por encima del mínimo al jugador de segunda ronda Pat Connaughton que obtuvieron del traspaso con los Nets, para poder ofrecerle más de dos años, todavía les quedaban 28.4 millones, de los que han utilizado 16.4 para ofrecer el máximo al pívot de los Thunder Enes Kanter.

Si OKC igualara la oferta, les quedarían esos 28.4 millones más la room exception, para rellenar una plantilla con 10 contratos garantizados, más los de Allen Crabbe y Tim Frazier. Si los Thunder decidieran pasar del pívot, y este se fuera a Portland, los Blazers tendrían todavía 12.4+2.8 millones para rellenar un equipo tan corto de rotación exterior como sobrepoblado por dentro.

Lillard/McCollum/Aminu/¿Kanter?/Plumlee

Frazier/Crabbe/Henderson/Vonleh/Leonard

Connaughton/Davis/Kaman

Sacramento Kings

3.8 millones

A 1 de julio, el espacio salarial de Sacramento era de unos 9 millones más la room exception de 2.8. Esto podría haber sido suficiente para atraer a un Rajon Rondo que al final cobrará 9.5 millones de los Kings, pero el ansia por más les llevó a descargar a Landry, Thompson y Stauskas, con elección del Draft incluida, en Philadelphia, para subir el espacio hasta los 25.5 millones, y llamar a las puertas de Ellis y Matthews.

Al final, una grandísima parte de ese espacio de más lo han utilizado para fichar Kosta Koufos y Marco Belinelli y la room exception ha ido para Omri Casspi, al que no podían renovar por más de 1.4 millones al no tener derechos Bird. Caron Butler llegará por el mínimo de veteranos.

Les quedan todavía 3.8 millones de esos 25.5 para terminar de cerrar una plantilla con 10 contratos garantizados más los de Eric Moreland y David Stockton, a la que todavía le falta algún hombre alto de rotación.

Rondo/McLemore/Gay/Cousins/Cauley-Stein

Collison/Belinelli/Butler/Casspi/Koufos

Stockton/Moreland

San Antonio Spurs

Mínimo

Que San Antonio haya podido juntar ese plantillón, sacando de la chistera 19.7 millones para LaMarcus Aldridge, se ha logrado gracias a tres grandes líneas de actuación.

En primer lugar, al acabar sus contratos “baratos”, Kawhi Leonard y Danny Green sólo cuentan de cara a la masa salarial su retención bajo el tope, de 7.2 y 7.6 millones respectivamente. Esto le da a los Spurs 11.5 millones de espacio de más, la diferencia entre el primer año de los contratos firmados por estos y su retención bajo el tope. Esta situación ha sido clave para San Antonio, que ha podido negociar con Leonard y Green la cantidad que han creído conveniente, tanto como merecían, sabiendo que su impacto de cara al tope era limitado.

Y luego, que Duncan, Ginobili y West accedieran a firmar por precios por debajo del mercado ha sido providencial: 5.2 millones Tim, 2.8 de la room exception para Manu, y el mínimo para un David West que rechazó 12 millones garantizados en Indiana son rebajas de las que San Antonio se aprovechará.

Y en tercer lugar, con todo y con eso, aún han tenido que colocar a Splitter, en este caso en Atlanta a cambio de nada. Si hubieran fracasado con LaMarcus habrían tenido ese mismo espacio para encontrarle sustituto, pero San Antonio corrió el riesgo de dejar marchar a Tiago al principio del proceso.

Así los Spurs han hecho sitio a su nuevo 12, y además con esa subida final del tope hasta los 70 millones, han podido hacer un poquito de sitio al traspaso del contrato de Ray McCallum, y al de Boban Marjanovic, con los casi 3 millones que les quedaban de espacio salarial, además de no tener que decir adiós a Patty Mills para que los salarios cuadrasen.

Los Spurs ahora sólo tienen el mínimo para gastar, 12 jugadores en plantilla y necesitan más alas suplentes, la única parte de la rotación que les queda un poco corta.

Eso sí, se enfrentan a un problema: el impuesto de lujo. Cuando firmen los contratos de Leonard y Green por las cantidades pertinentes, se acaban los trucos, y San Antonio queda justo por encima de este límite. Con tres contratos mínimos de un año a veteranos más, estarían 2.9 millones por encima. Veremos si durante la temporada se deshacen de algún jugador por esta cuestión económica, porque la suma entre sueldo, impuesto, y lo que se deja de cobrar al estar por encima sobrepasa los 10 millones de dólares.

Parker/Green/Leonard/Aldridge/Duncan

Mills/Ginobili/Williams/West/Diaw

McCallum/Marjanovic

Toronto Raptors

2.8 millones (room exception)

Tras traspasar a Vasquez a Milwaukee, Toronto tenía un espacio salarial de 24.7 millones, pero decisiones importantes por delante en jugadores pendientes de renovar como Amir Johnson o Lou Williams. Tras la decepcionante salida de los Playoffs, los Raptors han decidido hacer limpia, y en lugar de renovar a sus propios agentes libres (ninguno está de vuelta) han decidido mirar fuera de la franquicia y ya han gastado todo el espacio en DeMarre Carroll, Cory Joseph, Bismack Biyombo y Luis Scola.

Les queda la room exception, 2.8 millones, para terminar de firmar los 3 jugadores que le faltan para completar la plantilla y, suponemos, dar más profundidad a su posición de escolta.

Lowry/DeRozan/Carroll/Patterson/Valanciunas

Joseph/Ross/Johnson/Scola/Biyombo

Wright/Caboclo/Nogueira

Utah Jazz

13.6 millones+2.8 millones (room exception)

Los Jazz podrían haber atraído a un jugador importante este verano con 19.5 millones de espacio salarial pero han preferido garantizar el contrato de Booker, renovar a Ingles, y hacer dos contrataciones en el caladero de la ACB (Pleiss y Neto), en lugar de intentar pescar un gran pez.

Siguen teniendo un gran espacio salarial, de 13.6 millones (menos lo que hayan gastado en Pleiss), más la room exception, que les permite fijarse en prácticamente cualquier agente libre en el mercado, pero ahora mismo tienen dos jugadores de más en la plantilla. Cuatro de los contratos no son garantizados, los de Cotton, Millsap, Johnson y Cooley, por lo que hay que esperar que más de uno de ellos no continúe en la franquicia.

Burke/Burks/Hayward/Favors/Gobert

Exum/Hood/Ingles/Booker/Lyles

Neto/Cotton/Millsap/Johnson/Cooley/Jerrett/Pleiss

Washington Wizards

1.5 millones (parte de la MLE)

Los Wizards estaban por encima del tope pero por debajo del impuesto de lujo y por tanto tenían la MLE completa (5.5 millones) y la bi-anual (2.1 millones) para gastar. 4 millones de la primera los han usado para firmar a Alan Anderson, y la segunda para traerse a Gary Neal, y además han aprovechado que tienen derechos Early Bird sobre Drew Gooden, por llevar dos temporadas allí, para poder ofrecerle un contrato por encima del mínimo.

Con todos estos contratos más el de Jared Dudley que llegó traspasado (utilizando la excepción que se creó cuando mandaron a Andre Miller a Sacramento), los Wizards se quedan a 3.7 millones de pagar impuesto de lujo, y a 7.7 del límite duro que no podrán superar durante toda la temporada por utilizar la MLE, pero con la plantilla ya completa por el momento.

Wall/Beal/Porter/Nene/Gortat

Sessions/Anderson/Dudley/Gooden/Humphries

Neal/Temple/Oubre/Webster/Blair

Cosas en las que estaba muy equivocado

Tras dos semanas, ya es momento de reconocer que hay una serie de cosas en las que uno se ha equivocado en la previa de la temporada. Y como rectificar es de sabios, grandes jugadores, y personas que nos hacemos querer pasar por lo primero… ¡allá vamos!

Bueno, todavía no. Primero, recordar que hoy hemos lanzado nuestro spin-off zapatillil: El Calzador de La Crónica. Si te va ese rollo, échale un ojo, y ponlo en Favoritos, porque es un imprescindible.

Ahora sí.

Los Kings están vivos, ¡vivan los Kings!

Aunque perdieran anoche contra los Thunder B, en el camino al 5-2 los Kings ya se han pasado por la piedra a los Blazers, los Clippers en Los Angeles, los Suns en Phoenix y a (lo que queda de) los Nuggets en Denver, en el segundo partido de un back-to-back.

McLemore, Gay, Thompson y Cousins han pasado de perder de 6.5 puntos por cada 100 posesiones los más de 350 minutos que estuvieron el año pasado en pista, a ganar de 12.2 en los poco más de 100 minutos este. Un cambio de 18.7 puntos por 100 tras sustituir a Isaiah Thomas, por un jugador al que Mike James mandó a la suplencia hace sólo dos años.

En Sacramento casi todo permanece aparentemente igual. Cuatro de los cinco titulares, más Landry y Evans desde el banquillo, y Mike Malone como coach, repiten del año pasado. Esta continuidad, unida al hecho de que unos cuantos bases All-Star o casi han desfilado frente a los Kings sin descarnarlos, y las quejas de los jugadores de Sacramento antes de la temporada sobre lo chupón que IT era, hacen crecer la figura de Darren Collison, simplemente por ser el elemento diferente más reconocible.

La cosa es, que el quinteto titular de los Kings, está anotando peor (97.9 puntos por 100), a como lo hacía el año pasado con el nuevo base de los Suns (102.6), y tanta historia pre-temporada sobre como el equipo pasaría más y mejor se ha quedado en nada: el quinteto sólo ha tenido circulación fluida en momentos muy puntuales. La diferencia en realidad está en los 25.8 puntos por centenar menos que reciben. Si piensas que esto es sostenible a semejante escala y/o culpa y producto de Darren Collison, tengo unas preferentes que venderte.

Michael Malone es un entrenador cuyo punto fuerte es preparar un equipo defensivamente, y pese a que ha tardado un año, parece que está camino de lograrlo. No hizo caso a la propuesta de su propietario de jugar con 4 jugadores en defensa, y dejar a uno de palomero en ataque, y en su lugar decidió continuar donde lo dejó el año pasado, con el esquema conservador en el que los hombres altos esperan los bloqueos cerca de la pintura, que se está imponiendo en la Liga.

Y es que lo de los Kings hasta ahora es una cuestión de esfuerzo y desarollo interno, no de cambio en la filosofía.

Siguen mandando jugadores al rebote ofensivo, manteniéndose al igual que la temporada pasada como el 4º equipo que más porcentaje de rebotes en ataque coge, y permitiendo aproximadamente el mismo número de contras. Como si de brujería se tratase, durante estos siete partidos, promedian el mismo número de pérdidas rivales (13.9) y tiros libres en contra (26.7) que el pasado año, ambas entre las marcas más mediocres de la Liga. Están permitiendo más triples desde las esquinas que el año pasado y ya no son el equipo que menos tiros por partido recibe cerca del aro… ¿Cómo lo hacen entonces?

Estando más cerca de la acción. La semana pasada, la NBA sacaba nuevas estadísticas sobre los tiros lanzados: defensor más cercano, distancia de este, número de botes antes del tiro… No he tenido el tiempo y las herramientas de rebuscar mucho entre estos datos, pero un adelanto: sólo los Knicks defendieron un menor número de tiros totales con un defensor a un metro o menos del tirador que Sacramento.

Este año están sobre la mitad de la tabla, habiendo defendido a un metro o menos en 7 partidos, los mismos tiros que defendieron el año pasado en 8 (¡Los Kings, esta semana con un 15% de defensa más!)

La suma de un año más de Cousins y Thompson jugando juntos, tener a Rudy Gay involucrado desde el principio en los entrenamientos y reglas de Malone, McLemore que ya no es un novato, y Darren Collison que defiende más el hombre que la línea de pase a diferencia de Thomas, son pequeñas cosas, que unidas a un poco de aleatoriedad, han dado alas a una defensa que ya no se despista tanto.

Y el propósito de enmienda de Cousins es fundamental en defensa. Olvidaos de si hace o no cinco técnicas (no lleva ninguna, por cierto): que no se quede a protestar en campo contrario cada vez que un ataque no sale a su gusto, y llegue tarde y mal, o fuera de tiempo, a defender, es muy importante para este equipo. Cuando está en su posición, los Kings saben que pueden ayudar menos, lo que acaba siendo más. Si tienes un protector del aro legítimo en cada posesión, algo en lo que DeMarcus se ha terminado de convertir este año, tu defensa puede ser más simple y efectiva.

Y sobre Cousins, en ataque… pues no está haciendo nada que no hiciera el año pasado. Saca alguna falta más y el respeto que se ha ganado para cobrarse esos pitidos a favor extra, también está ayudando a que tenga que protestar menos, enñazando con lo anterior. Pero es prácticamente el mismo jugador que el pasado año en ese lado de la pista. Simplemente, no estábamos prestando atención.

Los Cavs dominarán la Liga desde el primer día

Un momento, un momento. Está predicción no es mía. Crecer cuesta, y a quien no haya sufrido al principio, es la excepción. La sorpresa será como sigan pasando las semanas y sigan siendo mediocres.

Los Mavs no son un aspirante

En octubre veía a Dallas como un gran equipo, candidato a dar mucha guerra, pero un escalón por debajo de los 6 mejores. Dieron una gran imagen pese a caer en San Antonio, y tras deshacerse de Utah, New Orleans y Boston con precisión quirúrgica, parecía que nos habíamos equivocado: Dallas estaba jugando, junto a Golden State, el mejor baloncesto del Oeste, con mejor pinta incluso que los imbatidos Memphis y Houston. Ahora, dos derrotas después, frente a Portland y Miami, hay que repensarse esta afirmación.

¡Porque así es está época! Nada mejor que las dos primeras semanas de competición para sobrerreaccionar a cualquier cosa. El ataque de los Mavs es el mejor de la Liga por 100 posesiones hasta ahora, y esto no es nuevo: ya fueron el mejor equipo tras el parón del All-Star la pasada campaña. El problema es que este equipo tiene la quinta peor defensa de la Liga, y de continuar así la cosa, no pinta nada bien para las aspiraciones de los de Mark From Cuba.

Pero los fallos se corregirán con la disciplina, el tiempo (el equipo ha cambiado a tres de sus cinco titulares) o una mayor atención al esfuerzo (los Playoffs son otra cosa). Tyson Chandler está intimidando como la última vez que estuvo en este equipo, y con una defensa como la suya en la pintura, los Mavs no tendrían que estar en esta posición. Pero el perímetro está concediendo muchas oportunidades, dejan sin defender demasiados tiros, y es una impresión personal, que pese a que los números reboteadores de Chandler en defensa se mantegan en línea con los de otros años, está descuidando el trabajo en este aspecto, y los rivales tienen muchas segundas oportunidades frente a Dallas.

Pero al igual que a Cleveland, con la cuarta peor defensa, nos equivocamos: este equipo puede aspirar a todo. Y quizá deberíamos dárselo también a Memphis, aunque en este caso, su problema, es el contrario. Ni con Marc como anotador a tiempo completo.

Los Lakers son una puta banda, especialmente en defensa

Humm… esa predicción parece correcta. Un minuto de silencio por el limbo al que van a ir las felaciones prometidas si llegaban a las 47 victorias. Una pregunta, ¿Nash también tendría derecho a una Peter Pan? ¿Estará esperando oficialmente a las 36 derrotas para retirarse?

Los Celtics son entretenidísimos…

…y hasta aquí podemos leer. Pequeño resumen de lo que ha sido este inicio de temporada en Boston.

  • Ganan a los Nets acumulando una ventaja máxima de 29
  • Pierden en Houston, llegando a estar 26 abajo en el marcador
  • En Dallas van perdiendo de 31… pero se ponen a 1 a falta de 39 segundos
  • Pierden con Toronto y ganan a Indiana en casa, en partidos igualados hasta el final
  • Y se llevan una victoria de Chicago sin Rajon Rondo ni Marcus Smart.

Van 3-3, pero han jugado contra 6 equipos de Playoffs, 5 de los cuales tienen pinta de repetir este año. Tienen el 7º mejor ataque de la Liga pese a estar metiendo sólo el 30.7% de sus triples. Son un equipo voraz en rebote en ataque (1º en la Liga, y con margen), y en defensa (5º), pese a su fragilidad interior, y lo fácil que el rival les anota en la pintura. Si alguien sabe qué va a pasar en su próximo partido, que lo diga, porque yo no tengo la más mínima pista.

Han pasado de la mitad de la tabla en ritmo a ser cuartos: Brad Stevens se ha soltado el pelo a lo Olynyk, ha dejado el micro-control obsesivo a un lado, y a cambio ha conseguido que la chavalada juegue con intensidad y agresividad, sea cual sea el resultado.

Sigue probando con la rotación y los emparejamientos, y ya ha puesto en pista nuestro experimento pre-temporada favorito: el SmartBradleyRondo, que, como era de esperar, ha causado estragos en el rival, y para muestra los 17 puntos tras pérdida que han conseguido en tan solo 28 minutos. 16 equipos no promedian eso por partido. Además, puedes esperar encontrarte a Jeff Green defendiendo a cualquier jugador en cualquier posesión. ¿Isaiah Canaan? ¿Dirk Nowtizki? No problem, puede con todo.

Tienen demasiados puntos débiles todavía, y no son un gran equipo en absoluto, pero si continúa este nivel de esfuerzo y acierto en lo que saben hacer bien, su candidatura a Playoffs no parece una quimera. Eso sí, la baja de Smart, jugador que salta de la pantalla, hace daño a su atractivo a corto plazo.

…y hablando de tres “bases”

Contadme entre aquellos que pensaban que Jeff Hornacek no tendría las pelotas de utilizar a Goran Dragic, Eric Bledsoe e Isaiah Thomas de manera rutinaria, pese a hacerlo en pretemporada. Pues el estreno fue al segundo partido, en un final apretado contra los Spurs, y ya van 5 enfrentamientos en los que los usa (aunque sólo 14 minutos en total).

Y eso es, porque pese a la premiere fuera un éxito de crítica y público, Utah aprovechó para bajar los humos bajando rebotes. Así que, y en vista de que vuelve a ser ocasional… el jurado todavía no ha decidido en esta.

Lo que nos queda hasta el final

Goran Dragic quiere estar en PO

Estamos a primeros de abril, en plena Primavera ya y esto en NBA quiere decir Play-Offs, pero hasta que lleguemos a esas fechas ya casi a finales de mes, vamos a ver que nos queda hasta el final.

En el podcast el otro día, comentábamos que Zach Lowe nos había chafado un poco el post que teníamos preparado sobre los partidos molones que quedan hasta final de liga, pero bueno, después de pensarlo un poco, creo que aún podemos rascar, yendo un poco más allá y analizando (a nuestro modo), qué cosas se van a cocer de aquí al final de temporada.

Vamos por parte, primero por el Este, donde 3 equipos se van a jugar caer eliminados en primera ronda de PO por la vía medianamente rápida, estos equipos son (y por orden actual ahora mismo) Hawks, Knicks y Cavs. Curioso que vista la temporada de los Knicks este año, aún tengan bastantes posibilidades de entrar en PO, pero la verdad es que están ahora mismo empatados con ATL y 2 partidos por delante de Cavs, así que aunque metemos a los de Irving, casi va a ser una lucha entre los de Atlanta y los de La Gran Manzana. Sinceramente creo que Knicks está deseando entrar y Hawks está deseando caer en la lotería del Draft, así que… id pensando que habrán PO en el MSG… a no ser que los Knicks vuelvan a ser los Knicks.

Otra lucha más que divertida va a ser ver quién se lleva el no.1 en el Este. Si bien hace unas semanas parecía claro que el factor cancha lo iban a tener los Pacers hasta el final, una racha más que preocupante (o no) de derrotas, junto con un semi resurgimiento (o no) de los Heat, hacen que ahora mismo los de South Beach vuelvan a reinar el Este, lo cual puede ser muy divertido llegados a la final de conferencia, donde, sí, van a jugar los 2. Habrá que ver como llegan al final los dos equipos a los PO, pero ese factor cancha puede ser crucial en las Finales de Conferencia.

Saltamos a la otra conferencia, el Oeste, donde los Spurs siguen a lo suyo, que es ser el mejor equipo que juega a baloncesto en el mundo, y se va a llevar el premio de tener el factor cancha durante todos los PO, pero lo molón está en la última plaza o mejor dicho en las últimas. Como ya dijo Lowe y nosotros en el podcast, Grizzlies, Suns, Mavs (y en menor medida Warriors), se van a jugar entrar o no en PO, donde uno de ellos, no jugará más allá del  17 de abril.

Mejor que nosotros lo explica Lowe, pero ojo a esa última semana con partidos directos entre ellos, va a ser tremendo y desde aquí os recomendamos a la de ya, cualquier partido en los que estos equipos estén envueltos, y si juegan entre ellos, mejor.

Por otra parte, tenemos un duelo más o menos establecido como será el Portland v Rockets, una grandiosa primera ronda de PO, pero en general, os podremos decir que los PO en el Oeste este año va a ser dignos de ver desde el primer partido hasta casi el último.

Con lo cual amiguitos, nos quedan un par de semanas donde sinceramente vamos a pasarlo bien…

Carta de amor a los Suns

Déjame adivinar. Si estás leyendo esto, adoras la NBA. Y es eso, y el entendimiento de la lengua castellana, lo único que te une a todos y cada uno de los que han pasado, están pasando, y pasarán, a echar un vistazo. Y nada más.

Ni siquiera el momento o el personaje que te ataron a esta Liga, aquello que te atrae y te cautiva del baloncesto, es universal. Muchos compartiremos ídolos y puntos de vista aquí y allá, pero en general todos lo vemos con una perspectiva diferente.

A mí de este bendito pasatiempo, me atrajo el dinamismo. Y podría haber sido fan de otros deportes con esa característica común, y algunos me gustan, pero el baloncesto tiene un par de señas prácticamente exclusivas que me atrajeron en su día por encima del resto. Primero, lo que sucede en las alturas, en ese espacio aéreo cerca del aro, tan inalcanzable para mí, que me quedo embobado viendo cómo llegan los elegidos. Y después, el valor de un pasito, lo excitante de esa jugada que apenas vale un poco más, pero que puede llevar al éxtasis a un pabellón entero: el triple. No caigo ahora mismo en un gran deporte en el que los puntos cuenten más por la distancia desde donde fueron conseguidos, y en el que un margen tan pequeño se exprese con tanta alegría.

Y de la NBA en concreto me gusta, además de que juntan a los mejores del mundo en lo anterior, lo impredecible. La adrenalina de ese momento de suspensión gravitatoria, en el que todo lo que esperabas que sucediera, se va moviendo a cámara lenta antes de dar un vuelco hacia lo inesperado. Es una traza que hay que reconocer al deporte en general, y no a la NBA en particular, pero el caso es que a diferencia de otras artes, como por ejemplo, el cine, esto no parte de burdos trucos de guión, prediseñados con alevosía, ni deja huecos argumentales. Es la sorpresa en estado puro, una de las sensaciones más gratificantes e interactivas para el espectador, que se ve inmediatamente conectado con un grupo de personas a las que nada une, e incluso quizá haya llegado a menospreciar en el pasado.

Todo esto me hizo y me hace vibrar con la NBA. Y este año, hay un equipo que junta todas las mariposas en el estómago del primer y torpe beso. Los hay mejores tirando de tres, haciendo mates, y podemos considerar que hay sorpresas más mayúsculas quizá, pero ningún equipo junta todo lo que adoro, y algún detalle más, como los Phoenix Suns de este primer mes y medio de competición.

El equipo que tenía la peor pinta de todo el Oeste, que declaró lo que temíamos que iban a ser sus intenciones en un verano plagado de movimientos pensando en el largo plazo, coronando la afrenta al buen gusto por la competición constante, con el traspaso de uno de sus pocos jugadores con trayectoria en la Liga, por un lesionado sine die, está ahora entre los mejores.

Hornacek y su panda de repudiados, transforman noche sí y noche no, más o menos, la energía en alegría. No son los primeros, ni serán los últimos, y por la naturaleza rotativa de la NBA, conviene no encariñarse, porque esto, sea más tarde o más temprano, tiene fecha de caducidad. Pero el ímpetu y la vitalidad de este equipo son impecables. Desconozco si es por el aroma a reencuentro con la infancia y aquella atracción primitiva por este circo, o si simplemente es la necesidad de buscar algo de jovialidad en cada rincón en un tiempo difícil como este. Pero es

Los Suns me desarman, desactivan mis sufridas neuronas y mis ganas de racionalizarlo todo por un momento, y logran hacerme feliz de manera pasajera. Son el soma que imaginaba Aldous Huxley, con todas las ventajas del cristianismo y el alcohol, y ninguno de sus defectos.

Qué equivocado estaba, y qué bonito es. Al menos para mí.