PO Desde El Sofá (XVII): Games 7

Hemos querido esperar a hacer una nueva PO Desde El Sofá a que se jugaran los dos Games 7 que hemos vivido durante estos dos días en la NBA, dicho esto, es buen momento para medio comentar ambos partidos desde nuestro maravilloso y particular punto de vista.

Por primera vez desde 1979 la NBA llegaba a su penúltima etapa con todo por decidir en su último partido, el séptimo partido de la serie, así que vamos a empezar por orden cronológico, con lo cual primero cogemos nuestro jet privado a lo Jimmy y aterrizamos en el Garden, en plena Nueva Inglaterra para asistir a un partido donde Boston Celtics podía cerrar su pase hacia una nueva final, que sería la primera desde 2010 y que sería sin duda una de las más inesperadas de siempre. Delante Lebron.

Todo el mundo sabía lo que iba a pasar, todos, absolutamente todos sabíamos que si había un momento en que LeBron James iba a brillar más de lo que normalmente lo hace iba a ser en el séptimo partido para llevar un año más a su equipo a The Finals (por cierto, que la NBA haga el favor de devolver el mítico logo, que el actual es digno de Paint o un WordArt). Todo el mundo sabía lo que iba a pasar, aún así, todos estábamos viendo el partido por si ese grupo de jovenzuelos sin ‘estrellas’ podía desde la defensa plantar cara y meterse en unas finales que nadie esperaba. Pero pasó lo que todo el mundo esperaba. Cómo no.

Y mira que la primera parte pintaba más que bien para los intereses célticos, con un Tatum que estaba doctorándose y Horford en defensa destacando para llegar a coger una ventaja de +12 y poner la luz amarilla de peligro en la cabeza de los de Ohio.

Pero llegó la segunda parte y aquí todo tenía que seguir ese guión que no estaba escrito pero que todos teníamos en mente. Los nervios empezaron a llegar a los de verde, mientras que poco a poco Cavaliers iba metiendo canastas, sin prisas pero sin pausas, con un Jeff Green sorprendente, aún así Celtics estaba en partido, estaba mirando la orilla mientras no paraba de nadar y nada.

Tatum puso su nombre arriba, muy arriba, casi más allá de las estrellas, con un mate estratosféricos dejando a LeBron James para un buen póster. Una jugada de esas que marcan un antes y un después en la carrera de un jugador, en este caso, un rookie con todo por delante abierto de par en par. A LA JUGADA le siguió un triple que metía a Celtics por encima, el Garden se caía, la gente lo veía cerca, muy cerca, demasiado cerca.

Celtics no paraba de tirar de tres, con Rozier haciendo unos números pauperrimos, pero sin dejar de tirar y tirar, y claro, si no entra, pues el otro equipo a la mínima que esté acertado va a sumar poco a poco.

James sumaba otro capítulo a su libro The Blocks y se quedaba mirando a todo el estado de Massachusetts para decirles que él iba a ir de nuevo a The Finals y que lo suyo había estado bien, había sido épico, que llegará su momento, pero aquí y ahora, él y sólo él iba a ponerse la gorra conmemorativa de campeón del este. Duro, pero en el fondo, todo el Garden sabía la verdad y ésta llegó casi en la orilla, cuando ya casi se cataba la playa.

Después de que James diera gracias a todo su equipo y Calderon llegará a su primera final, teníamos otro capítulo de esos parecidos que se iba a disputar en H-Town, la ciudad de Beyoncé y de la NASA, probablemente en ese orden, donde Warriors iba a intentar desbancar a un equipo hecho por y para derrotarles.

La historia se repetía bastante a lo que habíamos visto el día anterior en Boston. El partido se le ponía pronto de cara a Rockets, con Klay Thompson haciendo 3 faltas más que rápidamente y en apenas 3 minutos ya estaba en el banquillo con un amplio descanso por delante, pero era un típico Game 7, con muchos nervios y mucha imprecisión. Muestra de ello era el bajo marcador en ese primer cuarto.

Steve Kerr se la jugó y metió a Thompson al iniciar el 2Q, dejando atrás prejucios y demás para poner toda la carne en el asador en el partido donde debe hacerse eso, pero se veía a Klay jugando sin ritmo, fallón. Houston apretaba en defensa, como habíamos visto durante la serie y Eric Gordon suplía de la mejor forma posible a un Chris Paul que de nuevo dejaba sus malas pulgas habituales en el banquillo con su lesión. La cosa pintaba bien y Travis Scott no podía estar sentado ni un momento al lado de Reggie Miller, los cuales, inexplicablemente se pasaron gran parte del partido de pie… estando sentados en primera fila, piensa en ello… ya?, sí, yo he llegado a la misma conclusión.

Pero como en Boston, aquí todos sabíamos que el arreón de Warriors iba a llegar, donde siempre suele hacerlo, en el 3Q, y dejo este dato para después, no lo olvides que luego voy…, donde Houston hacía como Boston y no dejaba de tirar y tirar y tirar, pero ey! Aquí es diferente, ya que Rockets ha hecho eso durante todo el año, con la diferencia que hoy no entraban. Mientras Warriors iba entrando en juego: Curry, Thompson, KD… y claro, el partido se empató y el número de triples fallados seguidos por parte de la escopeta cohetera llegó a 27,  sí, 27 triples seguidos fallados, algo realmente increíble y brutal y sentenció como no podía ser de otra forma a unos Rockets que ya no pudieron levantarse de eso, ya que Warriors cogió una cómoda ventaja de 10-8 puntos que supo gestionarla como sólo ellos saben hacer para finalmente llevar todo al Episodio IV de unas finales que todo el mundo pronosticaba antes de empezar todo allà por el mes de octubre.

Sofi Del Día: Se lo damos a este heroe con la camiseta de Kobe en pleno G7 en el Garden. #LakersLegend.

 

 

Episodio 124 – El Chiste

En El Podcast Desde El Sofá de hoy hablamos de las finales de conferencia, además como debe ser, mitad del programa sobre el Celtics v Cavs y la otra mitad sobre el Rockets v Warriors.

Acabamos el programa hablando un poco de cosas así sin sentido como casi siempre, vamos…

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube. También puedes preguntarnos lo que quieras en nuestro Ask.

Episodio 123 – Responda otra vez

Hoy en El Podcast Desde El Sofá hablaremos de las semifinales de conferencia en los PO de la NBA, de qué si no vamos a hablar?!?!?!?

Bueno, al final hacemos un repaso al movimiento de banquillo que está habiendo en la NBA y acabamos con un par de recomendaciones de lujo, un libro y una serie.

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube. También puedes preguntarnos lo que quieras en nuestro Ask.

Episodio 122 – De lleno en PO

Hoy en El Podcast Desde El Sofá analizamos como van hasta ahora los PO, hablando un poco de cada serie y analizando cositas, sobre todo qué entrenadores, de los que han perdido, pueden tener algún que otro problema de aquí al año que viene.

Y con eso, podcast hecho, que hay muuucho que contar!

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube. También puedes preguntarnos lo que quieras en nuestro Ask.

PO Desde El Sofá (XV): Los pivotales

Ya que ayer no os dimos ración de PO Desde El Sofá, la de hoy va a valer por dos, y no, no nos referimos a que delante tuya tienes un mega post a lo Bill Simmons o Zach Lowe, no, sino que vamos a hablar de los dos partidos pivotales que hemos tenido en estos dos días que han dejado tanto a San Antonio como a Boston a una sola victoria de meterse en las finales de conferencia.

Empezamos por el primero que se disputó hace ya dos madrugadas en Lupitalandia, territorio Popovich, donde asistimos a la reencarnación o como a los americanos les gusta decir, vimos como se voltearon las manillas del reloj (qué traducción literal más lamentable la verdad…).

Manu Ginobili, el cual contra Memphis no metía ni la tarjeta del hotel de la habitación en su sitio, se puso su modo de hace 10 años cuando aún tenía pelo para demostrarnos a todo que un clásico de la liga siempre tiene algo guardado. Y no, no hablo del tapón final (ver Sofi del Día) que hizo que Harden no pudiera lanzar el triple que a saber si nos hubiera llevado a otra prorroga, no, hablo de los minutos que se cascó en pista, siendo la manija de Spurs, los cuales sin Leonard y sin Parker, necesitaban algo a lo que agarrarse para seguir adelante.

Más que el tapón, me quedo con el mate:

Espectacular. Esto sí que es Manudo en estado puro de hacer unos años.

Sencillamente para saltar del sofá y disfrutar, pero vamos, no sólo fue eso, el resto fue todo Ginobili, lo cual nos gusta.

Pero no todo fue Manu, también vimos como un proyecto de la factoria Popovich pegaba el estirón enfrente de nosotros, Simmons, el cual con su defensa más que considerable a Harden demostró que no hace falta tener pegado a Leonard para defender a The Beard. Y hablando de este, no fue su mejor partido, todo lo vimos, sobre todo en la parte final, pero D’Antoni tiene que tirar de él y más ahora que la rotación de Rockets se ha visto reducida a 7 jugadores tras la lesión de Nene (apunte…cómo me gustaba el quinteto Harden, Williams, Gordon, Ariza, Nene… de lo mejor de estos PO…).

Otro cantar fue el pivotal de Boston, un tostón.

Rima cutre, rima lamentable, pero es que realmente fue así. Celtics se metió muy pronto por delante del partido y ya no soltó esa ventaja para nada, de hecho fue incrementando la ventaja, hasta cumplir lo que todo el mundo esperaba en un Celtics vs Wizards, es decir, gana el local.

De este partido poco tengo que destacar o decir la verdad, Celtics le entró muy bien el tiro exterior, defendió como siempre mientras que Wizards hizo todo mal: la defensa, el tiro, ni Wall, ni Beal estuvieron a su altura, vamos… nada de nada y con un último cuarto digno de pasarlo por completo.

Sofi Del Día: Probablemente uno de los mejores montajes de la factoria Bleacher Report (en serio, si no los seguís en Instagram…hacedme el favor de hacerlo YA):

PO Desde El Sofá (XIV): Que pase el siguiente

Nos gusta el rollo de Utah. Nos mola lo que está haciendo Snyder con los Jazz, pero cuando no se puede, pues eso, no se puede.

Golden State Warriors empezó el partido como el cuarto de la serie anterior ante Blazers, es decir, con ganas de finiquitarlo todo rápido y a otra cosa mariposa, y así empezó con un Stephen Curry extremadamente acertado y con tempo del partido que se alejaba mucho a los sueños d Salt Lake City, de hecho, hasta el minuto 9 de juego, Jazz no metió una canasta de 2 puntos y la ventaja ya era casi apocalíptica.

La Bahía estaba cómoda en la pista con más de 20 puntos de ventaja, lo cual hizo que llegara un punto de relajación que lo aprovechó el banquillo de Utah con Exum a la cabeza para intentar animar un poco al público y poner un poco de zozobra en el marcador, pero nada más lejos de la realidad.

Aunque Jazz se puso a sólo 6 puntos, siempre daba una sensación de que el control del partido era de Warriors y que estábamos a un pequeño estirón de ver a McAdoo y compañía en pista…y así fue.

En vano quedaron los esfuerzos de Hayward, el cual tal vez estaba jugando su último partido con la camiseta local, para intentar la heróica y rascar un partido a los de Brown y al final, pues lo de siempre, los buenos a descansar y la morralla a jugar.

Jazz sigue creciendo y le espera un verano divertido por delante con la agencia libre de su gran estrella y con un proyecto sólido por todos lados. Habrá que ver que decide el de Butler, pero como hemos empezaado hoy, Jazz mola y va a seguir teniendo buena pinta en el futuro.

Sofi Del Día: Draymond Green firmando una cartulina del público de Salt Lake City donde estaban contando las veces que hacía flop. Grande.

PO Desde El Sofá (XIII): Cuando no uno, otro

Snyder lo tenía claro en el tercer partido. Había que parar las contras de Warriors a base de faltas y hacer una transición defensiva decente para que Golden State no se convierta en un titan zapándose humanos. Así de nuevo lo volvió hacer ayer en el tercer partido… esto y mucho más.

Utah Jazz, uno de los equipos con menos tempo de la liga, necesitaba claramente reducir los ritmos del partido, es decir, pocos puntos. Y así fue, el primer cuarto estuvo lleno de imprecisiones y de cortes de ritmo, slgo que interesaba muy mucho a Jazz, aunque no había forma de ponerse por delante por primera vez en la serie. Golden State estaba sin la chispa de otras veces, pero se le veía comodo en la pista. Extraño.

Y vino el momento que cambió el partido. Draymond Green no paraba de protestar y estar más pendiente de faltas, arbitros y demás. La técnica estaba al caer… y cayó. Esto despertó al público (con momento de encaro entre Green y la gente de Salt Lake City incluido) y en cierto modo a los propios Jazz. Y con esto Jazz cogía la primera ventaja de toda la serie y con ella nos fuimos al descanso.

Gobert era el estilete de Snyder, con cada vez más toques Diawareros, fue todo un dolor de cabeza para la defensa de Warriors. Brown tiraba de la tan conocída Death Lineup, con  Durant que estaba tremendamente inspirado a la cabeza, antes de hora y esto servía para despertar a Curry que andaba algo perdido hasta el momento.

Poco a poco Durant se hacía amo y señor del partido tanto en un lado, como en otro de la pista, y aunque todos los titulares de Jazz se iban a dobles figuras de anotación, no podían hacer otra cosa que ver como la defensa de Warriors había dado un paso adelante para apretar mucho más.

Dos triples seguidos de Curry y Durant cerraban el partido y cualquier tipo de remontada o truco final de Snyder.

3-0 y todo como se mediamente esperaba.

Sofi Del Día: El publico de Salt Lake City, nunca defrauda.