PO Desde El Sofá (IX): Ambiente raro

El partido pivotal, el quinto partido de una serie, siempre dicen que es de los que decantan claramente hacia donde va a ir una serie. En este tipo de partidos siempre encontramos ambientes hostiles, un público local que está más cerca de la histeria colectiva que otra cosa, pero ayer en DC la cosa parecía un simple partido más. Raro.

El inicio de partido fue más que igualado, como más o menos estaba siendo la serie, con ambos equipos con sensaciones parecidas a lo que vimos en el final del anterior partido, donde parecía que se jugaba al tempo que marcaba el equipo de ATL, además el tiro exterior de Wizards no entraba ni sin querer, con un Wall desacertado, más distributivo que pensando en su anotación personal (de hecho, no se estrenó hasta entrado el segundo cuarto).

Por su parte, Hawks se mostraba muy sólidos tanto en defensa como en ataque, con un Dentnis Schröder esta vez sí acertado y bastante motivado con el ambiente no-hostil de jugar fuera de casa.

Esto tenía que cambiar, y la cara de Brooks reflejaba en el banquillo que alguna tecla había que tocar o si no tocaba viajar a Cocacolalandia con un match ball a las espaldas, algo que nunca se quiere, así que esa tuerca que había que volver a girar era la defensa, la cual subió enteros para con ella subir también el ritmo de ataque y ganar el tempo del partido para llegar con todo por decidir a la segunda parte.

Otto Porter enchufó un par de triples para empezar la mitad final del partido en lo que parecía que iba a ser el interruptor para enchufar a un público de liga regular, pero los de Coach Bud respondieron con otro parcial de 11-0 para de nuevo empatar todo y volver a la zozobra e la grada. Raro.

Hasta que llegó la jugada que despertó a la gente y como no podía ser de otro modo, llegó de la mano de John Wall, que con un mate en penetración marca de la casa, despertaba a más de uno que seguro que andaba sobado por alguno de los sectores superiores del Verizon Center.

Con ya el público despierto, llegamos al final del partido donde todo seguía igualado, y donde el cuerpo arbitral parece que se comió el silbato en la zona de la defensa de Wizards donde básicamente se permitía todo…raro.

Wizards se lleva el pivotal y con ello, la doble oportunidad de finiquitar una serie que les está dejando más dudas que otra cosa.

Sofi Del Día: Para la mujer que dió por saco durante gran parte de la segunda parte a los comentaristas de la TNT, se le oía más a ella con sus gritos que casi a los comentaristas.

 

 

 

PO Desde El Sofá (VIII): Las dos caras

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá (hasta que dure) cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Esta mañana dudaba entre qué dos partidos ver, además el amado SofiAlert me daba notas muy parecidas al Blazers v Warriors, así que nada, con ganas de ver a Wall elegí el partido que se disputó en ATL, lo que no sabía es que al que realmente iba a ver era a Calderón.

El cuarto encuentro de la serie entre los capitalinos y los cocacolos fue toda una montaña rusa de sensaciones, si te quedas con el inicio, con los problemas iniciales de faltas de ATL, con Wall y Beal enrachados y con esa ventaja de Wizs de 9 puntos, piensas que la serie iba a volver a la casa de Trump con el 3-1 para los de Brooks, pero no. En ese momento de problemas de faltas surgió el banquillo de Hawks, el sorprendente banquillo de Hawks comandado por José Calderón (!!!!!!!!!!) y Kent Bazemore (!!!!!!!!!!!!!!!!!!) con un +24 en los 14 minutos que estuvieron ambos jugando.

Pero saliendo un poco de los números, la verdad es que dio la sensación de que con la entrada de estos dos jugadores, el tempo del partido cambió totalmente, esa ventaja de Washington se fue al garete y Atlanta se metió en el partido para no volver a salir.

A partir de este momento los jugadores de Bud se pusieron las pilas y fueron poco a poco minando a unos Wizards que parece que la excursión a ATL no les ha sentado nada bien, ya que quitando de esas pinceladas al principio poco vimos durante el partido. Algo raro.

Una serie que parecía que iba a ser clara, entre uno de los equipos más en forma del final de temporada, con uno de los jugadores más on fire de esta parte de la competición, contra uno de los que más pereza dan y con un 2-0…. se ha plantado la cosa con un 2-2 y con muchas incógnitas en el lado de los antiguos Bullets.

Dos caras que tuvieron Wizards, que van a tener que ponerse las pilas en estos 3 partidos que quedan para no hacer una cagada digna de las que solía hacer ATL en su día, qué curioso…

Sofi Del Día: Gortat, en medio de una posesión, no se le ocurre otra cosa que ponerse a atarse la zapatilla

PO Desde El Sofá (II): Mago Wall

Los Wizards hicieron los deberes en su vuelta a Playoffs, pero dejaron de nuevo sus dos caras. Una, la del aspirante a llegar muy lejos en esta post-temporada que vemos cuando los titulares juegan desencorsetados, y la otra, la que ofrecen cuando el banquillo está en pista. Frente a un equipo ramplón como estos Hawks pueden vivir del arreón de la primera, pero Brooks tendrá que encontrar una solución a la segunda si avanzan a próximas rondas (y ya lo está intentando, ya que cambió el patrón de sustituciones en la segunda parte).

John Wall estuvo magnífico (32 puntos y 14 asistencias), especialmente en un tercer cuarto en el que no paró de anotar y asistir: hubo un periodo de tiempo en el que el equipo capitalino anotó en 10 de 11 posesiones (sólo un triple librado de Morris fallado), y todas llevaron su firma en forma de canasta o último pase. El torrente sólo paro cuando el hierro le negó un triple desde el logo del centro de la pista al final del reloj de posesión, que por los antecedentes, también parecía que iba a acabar en el mismo sitio que los demás.

Además de los habituales pases imposibles a la esquina del lado débil, Wall tuvo mucho éxito poniendo balones muy cerca del aro (alley-oops o no) a unos interiores que los Hawks se empeñaban en defender por delante, pese a ser manipulados constantemente por el base rival. Budenholzer intentó detener la sangría sacrificando incluso al base, utilizando a Bazemore de 1 por cuestiones puramente defensivas, pero lo único que podía con Wall anoche era la necesidad de descanso.

Si al partidazo de Wall le sumamos que encima Markieff Morris contestó canasta por canasta a un Millsap que Gortat y él zarandearon desde el punto de vista de la dureza, y la buena segunda parte de Beal, demasiado cerca estuvieron los Hawks, que poniéndose cinco abajo a falta de dos minutos incluso amenazaron con el susto.

Atlanta no tuvo nunca ritmo en ataque, perdiendo gran cantidad de balones ante la agresiva defensa de los Wizards, que paradójicamente les mantuvo en el partido a base de ponerlos continuamente en la línea de tiros libres por exceso de celo y agresividad. Dwight Howard no fue factor, Millsap estuvo discreto y no se impuso a Morris, Schröder, acertado en el tiro, hizo mejor partido en estadísticas que en pista, y Tim Hardaway Jr, aciago desde la línea de tres, sólo se lució poniendo en un póster a Bogdanovic.

Fue buen partido para los debutantes en Playoffs, con Taurean Prince y Kelly Oubre, jugadores  que sus equipos esperan importantes en un futuro, rindiendo con efectividad en ataque y energía en defensa. Por increíble que parezca, también era el primer partido en Playoffs para Markieff Morris, así que claramente era día para novatos.

Para los que os interese #loespañol, Calderón fue finalmente el base suplente por delante de Delaney, algo que Budenholzer mantuvo en secreto hasta el salto inicial, pero no marcó la diferencia, y como hemos comentado, Bud incluso prefirió jugar sin base cuando Wall entró en fase de flujo. El bueno de Calde al menos se aprovechó de la jugada tonta del encuentro, cuando un fallo de comunicación en la defensa de Wizards le permitió anotar la bandeja más cómoda a media pista de su carrera.

Seguiremos la pista a esta serie, donde los Wizards son superiores en muchas cosas… y perder mucho terreno muy rápido también es una de ellas.

Sofi del día: Marcus Morris estaba entre el público disfrazado de Markieff Morris, preciosa (y patriótica) equipación de los Wizards incluida. Al parecer van a utilizar la “Barras y estrellas” en todos los partidos de casa estos Playoffs, y no nos podemos alegrar más, porque es bonita bonita. Otro motivo más para verlos.

Presta atención

Aunque en la Temporada 2016/2017 todos los focos están en el Nuevo Orden, como en El Imperio Contraataca, a la NBA no le faltan historias paralelas, y el principio de curso, con todos los cambios aún parte de la imaginación, se acumulan. He aquí algunas de las muchas cosas en las que fijarse en este principio de curso a lo largo y ancho de la Liga.

A o B

La llegada de Howard y la marcha de Horford y Teague han cambiado por completo la cara de Atlanta, y si en ataque tenemos claro que van a ser muy distintos a las anteriores encarnaciones del equipo, en defensa (que fue lo que realmente sujetó al equipo la temporada pasada) las cosas también van a cambiar mucho. Budenholzer ha sido de los entrenadores más agresivos en temporadas pasadas mandando a los hombres altos al pick’n’roll, aprovechando la movilidad de Millsap y Horford para acorralar a los conductores de balón y tratar de forzar pérdidas. Pero su nuevo pívot, discípulo de SVG y Clifford, está acostumbrado, y además disfruta, de lo contrario. Dwight quiere estar cerca del aro para dedicarse a intimidar, poner sus tapones y coger sus rebotitos, y la pérdida de capacidad atlética tras las lesiones es un motivo más para quedarse en casa. La Liga en general también está retrocediendo en el uso de dos-contra-unos, con firmes defensores de la táctica como Rivers o Spoelstra abandonándola, por lo que esperamos que los Hawks también se hagan más conservadores… ¿manteniendo el éxito del año pasado?

B o A

Y aprovechando la linde anterior… los Celtics tienen en su plantilla a dos de los mejores hombres altos de la Liga en el dos-contra-uno defensivo, con la llegada de Horford para unirse a Amir Johnson, además de unos bajitos agresivos y de manos muy largas, y un pasado reciente de marcada agresividad con Doc y Garnett en sus filas. Si un equipo en la NBA podría nadar río arriba ahora mismo, ese es Boston. Stevens, a falta de protección de aro hasta ahora, ha elegido especular, porque además, su juego exterior le permite forzar toneladas métricas de pérdidas sin mandar al hombre alto al horizonte. Pero habida cuenta que entre las muchas virtudes de Horford la protección del aro y el tablero no están entre las destacadas, y que puede haber más minutos de quintetos pequeños con Crowder como 4, quizá sea hora de tirar la casa por la ventana y convertir la defensa de los Celtics en puro rock’n’roll. Aunque una cosa que ya funciona, mejor no tocar.

A correr, a correr

Cuando Bird se deshizo de Vogel, todos recordamos las múltiples ocasiones en las que el Pájaro había pedido que el equipo jugara más rápido y pequeño. Parecía evidente que el nuevo entrenador vendría con la orden de aplicar la visión. ¿Quién podría liderar este proyecto camino al futuro? ¿D’Antoni? ¿McHale? ¿Paco Jémez? Frío, llegó McMillan (enemigo del Reino de España como los indepes, Pepe Botella o Gamal Al-Ghandour), que de hecho, ya estaba en casa. Pese a su fama hay que decir en su descargo, que en el último periplo llevó a los Blazers al number 1 en eficiencia ofensiva en 2009 (Brandon Roy, sniff…), pero lo hizo a ritmo de caracol contracturado. Las incorporaciones posteriores (Teague, Young) seguían en su mayoría la línea oficialista (Jefferson debería salir desde el banco como en Charlotte), y tras lo visto en pre-temporada… este no es el viejo Nate. Los Pacers han salido a correr, hablan de que podrían conseguir 115 puntos por partido… y cuando empiecen los partidos que cuentan, habrá que verlo.

Un mucho de Spurs en Utah

Las llegadas de Boris Diaw y George Hill a Utah son de las que más me ilusionan esta temporada: Quin Snyder utilizó el pasado año la motion offense de San Antonio más que los propios Spurs y que el discípulo aventajado Budenholzer, pese a que no tenía el personal para ejecutarla correctamente ni de lejos. Con ellos la cosa cambia. Simplificando un poco, en este ataque, un hombre alto estacionado en el poste alto (altísimo) suele recibir el balón para iniciar la jugada, y suyo es el primer pase con intención. Esto lo hacían el año pasado con Gobert y Favors, y el resultado era la intrascendencia más dolorosa, el tiempo de posesión perdido, y la acumulación de pases sin sentido. Aunque a Boris sólo le quedarán los minutos que dejen los jóvenes líderes del equipo, y quizá con segundas unidades, pocos jugadores mejores que él se me ocurren para explotar un sistema que además conoce bien. Y Hill, otro versado en la motion offense, también se adapta como un guante a lo que pide a gritos este equipo y sistema: un base que no necesita el balón y pueda acompañar a los excelentes creadores de las alas, Hood y Hayward. Los Jazz lo tienen todo para dar un salto de canguro, pero aquello que no pueden controlar, las lesiones, ya se está empezando a cobrar piezas.

Hablando de lesiones

Atención al inicio de los Pistons, porque la baja de Reggie Jackson puede ser muy sensible, y se les están acumulando sustos en la enfermería. Más allá de su increíble talento como director y anotador, su presencia y talla permitía a los Pistons soltar en los bases de élite a Kentavious Caldwell-Pope y comprar palomitas. Su reemplazo temporal, Ish Smith, puede suplir convincentemente la parte distribuidora, y reemplazar anotación y distancia de tiro por velocidad. Pero siendo como es, uno de los jugadores más pequeños de la Liga, defender escoltas noche tras noche está fuera de su alcance, salvo en casos muy especiales. Los Pistons habían pegado un salto a la zona decente de la eficiencia defensiva, y el tener que reordenar las piezas les puede pasar mucha factura.

Harden como base

¿Y? ¿Dónde está la novedad?

Harrison Barnes como estrella

Durante los últimos años, siempre que estaba dispuesto a dar por perdido a Barnes sucedía algo. Un par de triples, un buen ataque con bote, una sobresaliente acción defensiva… lo suficiente para volver a ganarse un poco de crédito, y dejar de pensar que es un jugador mediocre al que hacían (mucho) mejor sus compañeros. Hasta los últimos Playoffs, en los que Barnes dejó de meter monedas cuando la máquina las pedía. Aún así, y aunque sólo fuera porque en algo había que gastarlo, estaba claro que alguien le iba a hacer las tarjetas de visita Harrison Barnes, Max Player, y tendría que imprimir muchas para recuperar la inversión. Su siguiente paso está en Dallas, con uno de los mejores entrenadores de la Liga, un ala-pívot legendario, un conocido en la última línea de defensa… sigue en un buen entorno, pero ahora tiene responsabilidad. Si sigue siendo el jugador timorato en ataque pero recio en defensa que vimos en los Warriors, la posición de 4 es la perfecta para aprovecharle al máximo, pero con Nowitzki en Dallas tendrá que producir como alero. No hay más.

Una teoría muy loca sobre Westbrook

Sentaos y acompañadme mentalmente. Igual este año, aprovechando que está con un grupo lleno de jóvenes exuberantes y enérgicos (Oladipo, Roberson, Adams), y que a veces es mejor ser muy muy bueno en algo que ir tirando en muchas cosas, ¿y si Westbrook decidiera soltar ese pepinazo nuclear que sabemos que tiene preparado en defensa? OKC podría ser un equipo terrible, que haría miserables a sus rivales noche tras noche, y por fin conoceríamos al Russell Defensor Dominante que sospechamos que tiene dentro pero nunca ha querido sacar. Si usa esa energía extra en esto en lugar de chuzarse cuaren…

No me lo creo ni yo.

Quinteto funkorro

El quinteto con mejor +/- repetible la próxima temporada en la Liga está en Toronto: en 85 minutillos de Lowry, DeRozan, Ross, Patterson y Valanciunas, por cada 100 posesiones los Raptors sacaron 30.2 de ventaja. La versión pro, con Carroll por Ross, dio menos caña (+5.7), pero en más minutos, y en Playoffs. Si no empiezan a caer como moscas, esos cinco juntan en la pista un poco de todo, no les falta nada, y están en la edad perfecta: 24 años con la experiencia internacional tempranera de Valanciunas, 27 para DeRozan y Patterson, y unos 30 jóvenes de Lowry y Carroll, que tardaron años en sumar 30 minutos por partido. Si Sullinger no lo estropea, este es el mejor quinteto que en realidad no importa mucho a nadie.

Quintetos contra natura

Siempre apetece fantasear con aquellos quintetos en los que jugadores fuera de posición o incompatibles, pero extraordinariamente talentosos, coinciden. Muchas veces, el mejor quinteto aposicional no coincide con el lógico. Pero este año… los GM han montado bastante bien las plantillas. Pocas combinaciones raras este año en papel entre los titulares: destaco que me gustaría ver el frontcourt Gordon/Ibaka/Biyombo, el Pondexter/Hill/Davis (básicamente, poner Davis de 5 y dos tiradores más: podría ser Chicho Terromoto uno de los otros), el quinteto de los Celtics con Smart de 3 y Crowder de 4 y, finalmente, Bledsoe, Knight, Booker juntos, y esperemos que no revueltos en Phoenix.

Hechos el uno para el otro

Otro incentivo para los primeros días: ver a jugadores llegar a equipos que parecían llevar años esperándolos, por unas cosas u otras: Jennings en New York, Pau en San Antonio, Dwight en Atlanta, y Ryan Anderson en Houston. También siempre divertidos son los casos contrarios: Rondo en Chicago, Parsons en Memphis y Deng en Los Angeles. A más medio plazo, porque siempre se necesita tiempo para adaptarse, nos seguirá sorprendiendo ver a Wade de rojo toro, Horford de verde, Rose y Noah de azul, e Ibaka de azul con rayas… y al número 35 ya sabéis donde…

Patrocinadores para todos

4177a503-f29b-48d0-9f1f-8d6d160c596d

Este artículo se publicó en El Newsletter Desde El Sofá el pasado 20 de mayo de 2016, De vez en cuando publicaremos alguno por la web, pero si no quieres perderte nada y leerlos antes que nadie, sólo tienes que subscribirte

Estos días atrás saltaba la liebre y uno de los equipos más mencionados en la NBA, porque otra cosa no se…, Philadelphia 76ers anunciaba que a partir de la temporada 17-18 llevará ya patrocinador. El elegido no ha sido SeatGeek, sino la competencia, StubHub el cual pondrá su logo en el tirante de la camiseta de Sixers con honor (!), alegría (!!) e ilusión (!!!!!), después de pagar (!!!!!!!!!!!!!) unos cuantos milloncejos (KJADFKFKFKJHFASDHFAKHD!!!!!!!!!!!!!!).

Desde La Crónica Desde El Sofá vamos a ayudar al resto de 29 franquicias a encontrar un patrocinador, así que vamos con el que pensamos que puede ser el mejor para cada uno de ellos, lo haremos en orden alfabético y como vamos a elegir el que queramos no tienen por qué ser empresas 100% norte americanas, que para eso tito Silver quiere que el deporte sea global, es más, no tienen por qué ser empresas…reales.

Así que allá vamos:

  • Atlanta Hawks – Namco: Todo lo que ha hecho el logo de Hawks por el mítico PacMan, así que no puede ser de otra forma que la empresa que creó el juego sea el patrocinador de ATL.
  • Boston Celtics – STEVENS2020: El próximo mes de noviembre hay elecciones en USA, así que hay que ir preparando la campaña para las siguientes elecciones y llevar a Brad Stevens a la Casa Blanca.
  • Brooklyn Nets – Absolut: No bebo alcohol, pero mi primo es fan de las botellas de Absolut, así que con Prokhorov de por medio, hemos decidido ir a lo fácil.
  • Charlotte Hornets – adidas: Van a llevar el logo de Jordan en la camiseta, así que, que mayor troleada que llegara la marca alemana y pusiera encima de la mesa toda la pasta habida y por haber por poner en la otra manga su logo?????!!!!!
  • Chicago Bulls – SeatGeek: Sí amigos, no pudieron con Phila pero se van a otra franquicia mítica, además puede venir bien ya qu después de las últimas temporadas empiezan a haber huecos en el United Center y hay que vender entradas.
  • Cleveland Cavaliers – Klutch Sports: Hay que tener al jefe contento y que mejor forma que meter su agencia de jugadores…y de paso a todos los jugadores.
  • Detroit Pistons – GM: Otra fácil y que si no fuera así, sería una decepción tremenda, aunque ahora no están para muchos trotes…
  • Indiana Pacers – Nascar Series: Este era otro de los que estaban cantados y más teniendo en cuenta que Larry Bird no pudo convencer a Celtics para que le patrocinasen el equipo, lo cual hubiera sido divertido.
  • Miami Heat – LIV: Uno de los más míticos garitos de la noche de South Beach, tampoco podía faltar a la cita.
  • Milwaukee Bucks – Club James: El garito de nuestro amigo Jimmy, el cual es originario de la zona y claro, si tiene que meter la pasta, que mejor que hacerlo en su tierra.
  • New York Knicks – FourSquare: Por aquello de hacer competencia al triángulo del tio Phil, vamos con 4 lados que son más que 3!!!
  • Orlando Magic – Disney: Esta hasta vosotros seguro que la habíais sacado. Nada más que añadir.
  • Toronto Raptors – Jurassic Park: Aunque no exista, hay que poner la publi y poner algo así como ‘próxima inauguración 2054’ o algo similar, para ir creando expectativa.
  • Washington Wizards – Sig Sauer: Es uno de los mayores creadores de armas, entre que antes eran los Bullets y todo el tema de nuestro amado Arenas…pinta bien este patrocinador.

Ahora a por el oeste:

  • Dallas Mavericks – AXS TV: La TV de Cuban, aunque no descartéis que la publi de Mavs cambie conforme vaya comprando empresas Cuban, al más puro estilo Atlético de Madrid cuando les dio por llevar títulos de películas hace unos años.
  • Denver Nuggets – PotGuide.com: La web donde te pone todas las tiendas donde comprar esa hierba que en otros sitios no es muy legal que digamos.
  • Golden State Warriors – La Crónica Desde El Sofá: Evidentemente nosotros vamos a lo grande y seguramente superaríamos las ofertas de Google o Apple, que seguro que buscarían al equipo de moda. No, es nuestro.
  • Houston Rockets – Texas Instruments: Una buena marca de calculadoras y además de la zona para que Morey haga sus números y sus fórmulas.
  • Los Angeles Clippers – Sotto Sotto Ristorante: El bar donde Griffin le dio el castañazo a Testi, claramente en compensación por todo lo que han hecho por ellos. Aunque igual Griffin ya no está en el equipo…
  • Los Angeles Lakers – Snapchat: Mucha pasta aquí, pero claro, pocos equipos han hecho tanto por esta red social como Lakers y D’Angelo Russell.
  • Memphis Grizzlies – Walking Dead: La AMC metería dineros por aquí para que el logo de su serie saliera en estos Grizzlies llenos de retales y trozos de otros sitios.
  • Minnesotta Timberwolves – Swatch: Llega Thibs a la franquicia, así que van a necesitar relojes buenos para ver la minutada que juega cada jugador…
  • New Orleans Pelicans – Hansaplast: Después de todas las lesiones de este año, esta multinacional de las tiritas y los esparadrapos va a poner toda la carne en el asador para llevarse la franquicia de Davis.
  • Oklahoma City Thunder – Zara: Amancio lo ve claro con todos los modelitos de Westbrook, tiene que ir allí para adecentarlo un poco o bien coger inspiración para nuevas temporadas.
  • Phoenix Suns – Nivea: Hace calor por Arizona y la marca de cremas no puede faltar para no quemarnos con el sol. Sí, chiste muy fácil, pero no encontrábamos nada mejor.
  • Portland Trail Blazers – Davek: Una búsqueda rápida por Google para encontrar la que muchos dicen la mejor marca de paraguas. Está claro que con la lluvia de Oregon, hace falta.
  • Sacramento Kings – Pompadour: Mítica marca de infusiones y demás, a más de uno hay que darle alguna por Sacto para entender y tranquilizarse después de todo lo que están haciendo Kings…
  • San Antonio Spurs – Del Paso: Un CLÁSICO en La Crónica Desde El Sofá y en el camino de buscar a Lupita, no podía faltar en el tirante de los Spurs. Ojo a que la oferta de US Navy estuvo cerca de entrar también…
  • Utah Jazz – Danone: Uno de los jugadores franceses de moda está en Utah, todos lo aclaman como uno de los mayores defensores de la liga, así que la empresa de yogures (que tenía pensado ir a por Chicago o San Antonio), mira más allá y se mete en Salk Lake City para expandir su imagen y de paso dar muchos Petit Suises a los jovenes para que crezcan más.

PO Desde El Sofá (XVII): Con cien cañones por banda

Los Cavs, en una demostración de músculo, metieron más triples de los que nunca nadie antes había logrado en un partido NBA, 25, y barrieron de la pista a Atlanta. Al pobre Budenholzer sólo le faltó anoche encontrarse al llegar a casa al marido de su hermana, y que este le clavara la rima tras preguntarle que cuántos triples le habían caído.

JR Smith lideró el bombardeo con 7, y hasta 10 jugadores, en 45 intentos totales, mojaron desde más allá de la línea de 6.70yalgo en unos sitios, 7.20yalgo en otros. De los activos en Cleveland, sólo Thompson, Mozgov y James Jones (en dos intentos) se quedaron sin tocar pelo. Hasta LeBron, que estaba sufriendo con el tiro en estos Playoffs, vio ayer una piscina en el aro.

En total, los Cavs están metiendo 16.2 triples por partido (17.9 por 100 posesiones), acertando en el 45.3% de sus intentos en Playoffs, cifras que lideran por mucho la Liga, y a las que ni los Warriors son capaces de acercarse. Y su ataque parece estar funcionando en el momento perfecto.

El asalto empezó prontito: aunque fallaron los 2 primeros triples que intentaron, encadenaron 7 seguidos, los últimos formando parte de una racha de 14 puntos sin oposición que no menguaría en el resto del partido. Y cuando los triples no entraban, ahí estaba Tristan Thompson para bajar el balón y conseguir jugadas extra para Cleveland, y si no, ya se empeñaban los jugadores de Atlanta en perderla, no vaya a ser que pudieran aprovecharlo.

Se vio que Coach Bud le había dado vueltas a cómo frenar a LeBron sin aleros altos y con una rotación interior de tres hombres, y la decisión fue arriesgarse a poner a Bazemore a defender a Love, pero los Cavs no tuvieron ni que plantearse el emparejamiento ya que la cosa se fue por otros derroteros aún más provechosos. Los Hawks se dedicaron a tirar mierda a la pared (¿una zona?), y no se pegó nada. Al menos descongelaron a Kris Humphries, que con lo limitadísima que tienen la rotación por dentro, y lo grande que juegan los Cavs, podría ser útil en una lucha más igualada.

Pero con 74 puntos y 36 de ventaja (casi doblando) al descanso, no se pueden sacar muchas conclusiones. Es una pena porque Atlanta gastó un partido en el que Al Horford parecía motivado para proteger el aro y en el que también estaban encontrando segundas oportunidades. Además, con Teague (la verdadera estrella del equipo, según Reggie Miller) y Schröder, pueden castigar la pareja LoveIrving en defensa una y otra vez, y eso se volvió a ver ayer antes de que el espíritu del partido dejara el cuerpo.

En el próximo partido tendrá que ser.

Sofi del día: A cualquier cosa molona que pasara en el último cuarto que no he visto.

PO Desde El Sofá (VIII): La estrella contra el equipo

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Mientras escucho por primera vez el nuevo trabajo de Beyoncé, llamado refrescantemente Lemonade, aún tengo en la retina lo que ha sido uno de los partidos más molones hasta el momento en los PO, en lo que es, en estos primeros 4 envites de la primera ronda, la serie.

Los encuentros entre Hawks y Celtics están siendo la mar de entretenidos, bueno el del otro día en Atlanta igual no tanto, pero oye, aún así tuvo un primer cuarto molón y anoche tuvimos otra nueva prueba de ello. El equipo de Nueva Inglaterra ha igualado la serie con un 2-2 interesante e inquietante para ambos lados.

Lo de anoche fue otro capítulo más, con prorroga incluida donde se vio un equipo y una estrella, y no precisamente lo que podríamos pensar a priori. Siempre se ha dicho del equipo de Budenholzer que es un conjunto, un todo lleno de pequeños componentes que suman desde diferentes partes, un mini-Spurs o un Spurs de la conferencia Este. La máxima expresión la vimos el año pasado y este, sólo hemos podido disfrutar en pequeñas pinceladas de esa excelencia, pero anoche Paul Millsap se puso el traje de luces y dijo: HOY ES MI DÍA.

Su actuación fue una auténtica barbaridad, dominando todo el tempo del partido con 45 puntos y 13 rebotes, siendo claramente el punto de referencia de los Hawks y llevando todo el peso de la escuadra de colores fosfis y molones.

Todo fue perfecto hasta que el Presidente Stevens le puso encima a Smart el cual le hizo una defensa tremenda (y un partido igual) y entre eso y el cansancio a Millsap se le vio ya con poca gasolina en los minutos finales.

Y hablando de Stevens, Celtics molan. El otro día se les iba al garete Bradley, una de sus grandes bazas en ambos lados de la pista y aunque el otro día tiraron de estrella de la mano del partido tremendo de Thomas, anoche les tocó tirar del equipo y de cada uno de ellos hacer lo que debe de hacer para sacar un partido adelante que en algunas ocasiones parecía más cerca del 3-1.

Hasta Jerebko parecía la reencarnación de Ray Allen (o algo similar), en algunos momentos del partido, y aunque Thomas acabó rozando la treintena de puntos, la sensación de que todo el mundo aportó ‘algo’, fue tan plausible que era una gozada ver las camisetas blancas moverse en la pista.

Teague tuvo su aparición estelar al acabar el tiempo reglamentario a modo de 2 triples y a modo de cagada final perdiendo en balón, pero poco más.

Así que amiguitos, esta serie promete y volvemos a ATL Georgia, booties look like this size…

Sofi Del Día: Lakers, se han cepillado a Scott, poco más que añadir.

PO Desde El Sofá (VI): Thomas al rescate

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Tras todo un partido sufriendo con la protección del aro, los Celtics la encontraron en los momentos más decisivos en el lugar más inesperado: sus locos bajitos.

Isaiah Thomas (que acabó con 42 puntazos, anotando en todo tipo de situaciones) y Marcus Smart, detuvieron en los minutos finales bandejas de MillsapHorford respectivamente, en jugadas que acabaron en puntos a la contra en la otra canasta para Boston, y permitieron abrir un pequeño hueco que Atlanta ya no rebajaría hasta acabar con un 111-103 final, que mantiene viva la que pinta como serie más interesante de esta primera ronda.

Tras los problemas con los inicios de partido que se remontan a los últimos partidos de la Temporada Regular, los Celtics esta vez sí salieron como un tiro con los dos cambios en el quinteto titular: dentro Turner y Jerebko por Smart (que cubría la baja de Bradley a su vez) y Sullinger, que contribuyeron con triples en los primeros minutos de tromba céltica.

El acierto desde el perímetro de Boston y las faltas de Korver dejaron a ATL sin respuesta, en el limbo, hasta que les dio vida Schröder, que descubrió que el equipo de Stevens no tenía respuesta a sus penetraciones, y además, espoleó a un equipo adormilado tratando de meterse en la cabeza de Thomas con marrullerías, aunque no lo consiguiera.

Ese pasaje del encuentro en el segundo cuarto, el único en el que los Hawks trataron de aprovechar la ventaja en el poste bajo con Horford, fue lo que impidió que se rompiera el partido, pero los Hawks no cerrarían una ventaja que llegó casi a la veintena hasta finales del tercero.

Los Celtics empezaron muy bien la segunda parte con su nuevo quinteto titular con un parcial de 7-0, pero tras el tiempo muerto de Budenholzer, Atlanta comenzó a ganar terreno hasta hacer desaparecer la ventaja, con triples de Korver, penetraciones de Playoff Teague, y un ambicioso Bazemore, que lideró a Atlanta en posesiones de tiro. A los Celtics se les secó el tiro exterior, que tuvieron disponible toda la noche ante unos Hawks parapetados en la pintura, y vuelta a empezar de cero en el cuarto.

Los Hawks lograron meterse en el partido, pero seguían sin involucrar en ataque a Horford ni a Millsap (mientras en el otro lado, curiosamente, sí lo conseguía Amir Johnson), y el último cuarto se mantuvo en un ritmo alocado en el que el jugador que mejor se lo pasa es el más bajito. Sólo los árbitros podían parar a dos equipos con ganas de correr, con los repetidos parones para revisar faltas flagrantes, que acabaron siendo insufribles. Y todo por poner un estándar demasiado bajo en un partido que fue tenso, como todos aquellos igualados de Playoffs, pero al que hicieron parecer más bronco de lo que en realidad fue.

En la recta final, tras una bonita sesión de intercambio de triples entre los dos equipos, Atlanta empezó a fallar en las proximidades del aro, con las acciones providenciales de Thomas y Smart ya comentadas de por medio, y los Celtics se encontraron con una pequeña ventaja que la ansiedad de Atlanta se empeñó en proteger. Un triple tras bote en un aclarado y un robo poco después del mejor de la noche, pondrían la puntilla, y evitaron que los Celtics cayeran en ese hoyo del 0-3 del que nadie ha podido salir.

Primera victoria de Brad Stevens, Isaiah Thomas o Marcus Smart en Playoffs, y el futuro nos dirá si de muchas. Por lo pronto, tengo el presentimiento que esta no será la última de las crónicas dedicadas a la serie.

Sofi del día: Conozco la NBA demasiado bien como para atreverme a decir que el número 17 recortado y dorado en la nuca de Schröder va a ser indiscutiblemente el peor numerito capilar de los Playoffs, pero hace falta cierto valor para plantarse precisamente en Boston, con un número tan icónico detrás de tu cabeza. Entre unas cosas y otras, normal que le cayeran tantos pitos.