Where Things Happen

Hace un par de semanas, iba escuchando la radio en el coche para enterarme de cómo iba la jornada y escuchar un poco el post-partido de mi equipo, en el que se había marcado un golazo espectacular de falta (pero que al no haber sido marcado por un jugador del equipo X, Y o Z no se le dio mucho bombo), cuando anunciaron que a continuación iba a empezar el siguiente partido de liga, un Getafe-Leganés al que el narrador calificó como “un auténtico partidazo”. 

En ese momento mi cabeza pensó: ¿pero este tío que dice? ¿Tanto le pagan por decir eso o es que acaso lo piensa realmente? De hecho creo que me quedé tan flipado que lo dije hasta en voz alta. Para mí, la jornada había acabado en el momento en que el partido de mi equipo había finalizado y el resto no tenía ningún interés para mí (otros años igual sí, pero en éste en concreto el Comunio no está dando sus frutos así que nanay). Y fue en ese momento cuando pensé: “mira, igualito que en la NBA”.

De un tiempo a esta parte, nos hemos ido acostumbrando a que en la denominada (autodenominada más bien) mejor liga del mundo todos los partidos sean auténticos partidazos; 10 motivos por los que estar pegado a la TV o a la radio todo el fin de semana para vivir apasionantes encuentros como un Osasuna – Espanyol, un Celta – Éibar o, cómo no, un Getafe – Leganés. Partidos donde sabes que si ves entre una y dos jugadas decentes en los 90yhastaquemarqueelmadrid tantos minutos que dura el partido, puedes darte por más que satisfecho.

Es por este motivo que cada día concuerdo más con esa frase que dice que a los norteamericanos les gustan los deportes donde pasen “cosas”. Y en ese sentido, la NBA es insuperable.

Desde Octubre que empieza la Regular Season hasta el mes de Junio en el que tenemos un (casi seguro) nuevo campeón, la NBA son partidos, historias, traspasos, rumores, big-threes, big- fours, declaraciones, el All-Star Game, piques, vueltas a casa, renacimientos y 1000 historias más. Es una liga que no decae en ningún momento haya o no haya partidos en juego.

Extrapolando ese maravilloso Getafe – Leganés, cojamos a los 2 peores equipos de la temporada 18/19: Phoenix Suns y (para variar) New York Knicks. Los Suns cuentan ahora mismo con 2 jugadores sobre los que asentar las bases de un proyecto más que interesante: Devin Booker, uno de los únicos 6 jugadores en toda la historia de la liga en anotar 70 puntos en un partido y Deandre Ayton, número 1 del Draft de la temporada pasada. A ellos se les ha sumado un Ricky Rubio que viene de ganar el mundial de baloncesto siendo nombrado el MVP del mismo, un Ricky Rubio que desde que fichó por Utah Jazz (junto con su barba, pelo largo y tatuajes) ha elevado sus prestaciones y su molonismo en varios cientos de puntos. 

Por otra parte, los New York Knicks son noticia por todo lo contrario. Han pasado de tener opciones reales de firmar a Kyrie Irving y a Kevin “my next step” Durant (ambos han acabado en Brooklyn Nets para más inri) a tener que conformarse con Elfrid Payton, Julius Randle y uno de los gemelos Morris. Aun así, la sensación que desprenden es que no se les ha quedado una plantilla del todo mala, con incorporaciones como Taj Gibson o Bobby Portis (motivo por el cual Mirotic ha huido de la liga), a los que hay que sumar al número 3 del pasado draft, un R.J. Barrett que en su estreno en la liga se fue hasta los 21 puntos. Repito, estamos hablando de sobre el papel un partido entre los 2 peores equipos de la competición, y aunque no nos atreveríamos a catalogarlo de partidazo, tendríamos incentivos suficientes como para querer realmente verlo. Porque lo que tiene la NBA es precisamente eso, que es una competición que tiene la capacidad de engancharte por miles de motivos distintos durante casi todo el año y que no decaiga tu interés por ella.

Un momento, un momento ¿casi todo el año? ¡No! Porque un pequeño grupo de irreductibles meses de verano que resistía ahora y siempre al invasor, han sucumbido también a la fascinación que provoca la liga. 

Antes, cuando el equipo de turno se convertía en campeón de la NBA, la sensación que quedaba era de vacío, de que hasta Octubre no volveríamos a tener nuestra dosis diaria de NBA. Pero eso, amigos, ha cambiado.

De alguna forma que yo personalmente no alcanzo a comprender todavía, la NBA ha conseguido que haya liga cuando no se están jugando partidos. Este año en concreto hemos tenido de todo e incluso un poco más. La lotería del Draft de este año era especialmente interesante por ver quien se quedaba con la “bestia” Zion Williamson (los Pelicans aprovecharon para hacer el Euromillón ese día) y que iba a pasar con los siguientes puestos en un Draft que venía cargado de talento: RJ Barrett, Ja Morant, De´Andre Hunter, Coby White o la nota exótica de Rui Hachimura. A esa ceremonia del draft tenemos que sumarle los partidos de pretemporada, que aunque no dejan de ser pachangas, me consta que hay gente que se ve todos los partidos de su equipo (hola David) para poder ver cómo funciona éste o aquel fichaje, si los rookies son lo que prometían o solo por el hecho de ver a un jugador con la camiseta de éste u otro equipo.

Éste año, como hemos dicho, venía especialmente cargadito puesto que hemos tenido la polémica con Daryl Morey, GM de los Rockets, y su opinión sobre el conflicto entre China y Hong Kong; un patinazo de mucho cuidado por parte de un miembro importante del equipo que más audiencias genera (xiè xiè Yao) en el país que más dinero genera. A esas declaraciones se han sumado muchas otras, la mayoría defendiendo la libertad de expresión tan arraigada en la cultura estadounidense: Adam Silver, Pops, Shaq… y un Lebron James que no sabe si los republicanos compran zapatillas o no pero que después de la cera que le ha metido a Trump y el ejemplo que ha dado en otras muchas ocasiones, a la hora de la verdad parece que no quiere que le salpiquen mucho estos temas (al menos mientras él esté en China, claro). Es decir, que hemos tenido salseo del bueno este verano.

Pese a llevar más de 1000 palabras, tengo la sensación de que me estoy dejando montones de cosas e ideas en el tintero, que la NBA da para tanto que nunca llegas a abarcarlo todo. Pero aun así siempre quieres más. Porque la NBA ya no es solo “Where amazing happens”, es “Where things happen”. Y solo con eso, sean amazing o no, consiguen que sea más que de sobra para tenerte enfrente de la TV a horas intempestivas en este maravilloso sofá desde el que se escriben y se cuentan las crónicas.

Bienvenidos, un año más, a (ésta sí) la mejor liga deportiva del mundo.

P.D. A la hora de escribir este artículo no conocíamos la sanción (si nada cambia) de 25 partidos a Deandre Ayton por consumo de diuréticos, pero es otra historia (una más y van…) que añadir a la lista. 

La reacción del trade de Anthony

Carmelo Anthony ha sido traspasado de los Knicks a Oklahoma City Thunder a cambio de Kanter, McDermott y una segunda ronda de 2018, algo que probablemente ya sabrás a estas alturas y claro, nosotros, como toda la humanidad y comunidad de la NBA tenemos que opinar sobre ello.

No sabíamos como hacerlo, así que simplemente vamos a ir a lo fácil, vamos a poner la conversación entera que se vivió en nuestra linea interna entre algunos de los integrantes de La Crónica Desde El Sofá, los cuales vamos a ocultar su identidad, para conservar su dignidad, si es que les queda algo.

Digamos que tenemos a Persona 1, Persona 2, Persona 3, Persona 4 y a partir de aquí que cada uno extraiga consecuencias.

Sábado 19:15:

Persona 1:


– La fanaticada Knickerbocker que cuenta al respecto?

Persona 2:
– Un problema menos. Sacamos el tanque de manera descarada y a muerte con OKC que creo han sido los más legales a la hora de montar un equipo aspirante

Persona 1:
– Teniendo en cuenta los 3 que se juntan en Thunder, con cuántos balones van a jugar?
– Lo peor del trade es que nos quedamos sin Judi Melo…

Persona 2:
– Lo mejor del trade es que se postulan como serios aspirantes a top3 por la cola.

Persona 1:
– Knicks tiene su pick para 2018?

Persona 2:
– Hell yeah, Knicks tienen todos sus picks.

Persona 1:
– Pues tanques por la 5th ave!!!

Persona 2:
– Y Lukita ahí, esperando a enfundarse la chamarra de los Knicks.

Persona 3:
– Porzincic o Donzingis?

Persona 2:
– Donzingis.

Persona 3:
– Ahora que haya un mal rollo entre horny y kristaps para que no juegue mucho y… Oh wait!

Persona 2:
– ese mal rollo creo que ya existe.

Persona 4:
– Sin Phil y con el de estrella las cosas va a estar más suaves.
Yo estoy satisfecho con el trade, Kanter es mal contrato pero tiene 25 años y fama de hacer vestuario. McBuckets ante casi su opción final y también 25-26 años.
Dentro de lo barajado todo el verano parece un trade win-win-win.
(Melo es la 3ª pata).

Persona 2:
– A mi no me parece que Kanter sea mal contrato, mal contrato es Noah o Mozgov.

Persona 4:
– Hombre eso son residuos radiactivos.

Persona 2:
– De no estar GSW por Melo habrían soltado rondas y buena mierda pero es lógico que nadie apueste por aspirar contra GSW porque es misión imposible, mismo caso que con Paul George, que salió regalado también, aunque este en su último año de contrato.

Persona 4:
– El de PG fue más descarga radiactiva. Presti ha ganado el verano, apuesta fuerte y si en año que viene se va todo el mundo tiene la plantilla libre de contratos tóxicos.
El de Kanter es malo, el de oladipo era terrible.

Persona 2:
– De todas formas con una clausula ‘no trade’ de por medio esta jodido traspasar a quien sea.

Persona 4:
– Eso tengo dudas, a Melo le queda 1 año opcional después de +30 pero no se si la cláusula se la lleva a OKC.

Persona 2:
– supongo que si renuncias, renuncias.

Persona 4:
– Viendo como esta el juego interior del este, sin bromas, Porzingis y Kanter se van a poner ciegos.

Persona 2:
– A Willy lo mismo no le parece bien el trade, jajaja
demasiados tios por dentro.
me sobra KOQ, me sobra Noah por supuesto, me sobra mucha gente.

Persona 4:
– Los mayores de 25 años no van a rascar, no tiene sentido darles minutos.
O’Quinn y Lee estarán ahí esperando a que alguien se lesione y esté dispuesto a dar una 2ª ronda o algo por ellos.

Persona 2:
– Lee es buena pieza para contender, en Celtics por ejemplo me cuadra bastante.

Persona 4:
– Eso o un waive.

Persona 2:
– Le quedan años eh.

Persona 4:
– Qué tiene, 30-31?

Persona 2:
– digo de contrato, que cortar a Lee es comerte 3 años de contrato.

Persona 4:
– A Lee le sacas algo usable.

Persona 2:
– ya ya, lo suyo sería una primera ronda baja y un contrato no-tan-mierder.

Persona 4:
– Una primera ni de broma.

Persona 2:
– Una primera de un contender no deja de ser muy parecida a la segunda de Bulls que han dado por Carmelo.

Persona 4:
– Algún rookie en mal estado tipo DaR que se pueda intentar rehabilitar sería interesante.

Persona 2:
– alguna peste ponzoñosa, jajajaja.

Persona 4:
– Esta el año y el este para estas cosas

Persona 2:
– bueno, a mi lo que me importa es que las rondas son del equipo y que hay tres años de tanqueo máximo que son los años que duran los contratos de Noah y compañía.

Persona 4:
– Apestar y jugar entretenido con los niños. Hacer hueco salarial y el verano que viene volver a empezar.

Persona 2:


– es cosa mia, o esta diciendo que con Carmelo OKC esta en la mierda?
no se puede ser mas puto subnormal.

Persona 4:
– Es amigo de Antúnez.
Hoy he leído un tweet que decía que llevamos tanto tiempo sobrevalorando a Melo que ahora le estamos infravalorando.
El lider de OKC va a ser Russ al 120%.

Persona 2:
– No se, me da por el culo tanto soplapollas. No ha sido aspirante al MVP y nadie ha pretendido que lo fuera, pero sí ha sido máximo anotador por ejemplo. A veces da la sensación de que la gente lo veía como a Kevin Martin o un anotador de mierda de ese perfil.

Persona 4:
– Es un experimento raro pero FIBA Melo en un equipo que puede defender con PG, Robertson y Adams es para tenerlo en cuenta.

Persona 2:
– Carmelo ha sido mejor jugador que, por ejemplo, Ray Allen, alguien a quien todo Dios le come el rabo (yo incluido) y que no ha ganado nada por si mismo en su puta vida.

Persona 4:
– Si no hubieran hecho el subnormal el en traspaso desde Denver y hubiera llegado en la FA.

Persona 2:
– Ya bueno, o si ese traspaso hubiera sido a Miami, es que también depende mucho de la suerte de cada uno, al final jugadores como Ray Allen o Pierce maquillan su carrera por traspasos y otros como Carmelo o Chris Paul se tiran toda la carrera tragando mierda.

Persona 4:
– Todos tiene un poco la culpa también. Melo y Paul son victimas de si mismos y sus taras.

Persona 2:
– esta claro
pero más taras que Pierce no tiene nadie
que a todas ellas les suma una soplapollez enorme
es el tio mas tonto de toda la puta NBA
y de regalo se quiere retirar ‘a la Kobe’ y solo le faltó que le tirasen chicles en algún pabellón…

FIN

La Cheslón Lacustre: Vol. 19 – Asaltando el MSG ft. Javier Martin aka #Knickerfucker

Semana medianamente positiva con 2-2 de balance general y una victoria con mucho significado en el Madison Square Garden, y claro, para ello Javier Martín aka El #Knickerfucker analiza con nosotros ese partido entre Lakers y Knicks.

LCL Playlist
Ty Dolla $ign ft. Kendrick Lamar, Brandy & James Fauntleroy – LA
Pusha T ft. Jay Z – Drug Dealers Anonymous

Nos puedes seguir también en iTunes y en iVoox.

Episodio 98: Hemos Vuelto

Después de más de un mes, vuelve El Podcast Desde El Sofá para tratar temas tan maravillosos como la ausencia de Derrick Rose, la separación de Jeanie y Phil, Leonard como MVP, Joel Embiid vs una joven señorita, ASK y recomendaciones finales… vamos, lo de casi siempre.

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox y en YouTube. También puedes preguntarnos lo que quieras en nuestro Ask.

Las Crónicas de Kurt

No hay semana tranquila en el banquillo de los Knicks. Hackeos de cuentas de Twitter a un lado, al bueno de Kurt Rambis estoy seguro que le encanta el sexo anal, recibir por supuesto. Digo esto porque no entiendo la manera en la que esta gestionando la plantilla y los partidos. Cuando las cosas vienen mal dadas hay que realizar cambios reales, no creo que seguir la misma línea de trabajo cambiando detalles puntuales vaya a arreglar nada. Contra Toronto hicimos el ridículo en el segundo cuarto, contra Brooklyn hicimos el ridículo en general y contra Minnesota ellos hicieron mucho más el ridículo que nosotros con un primer cuarto casi histórico. Cuando un equipo va mal hay que cerrar las rotaciones, no abrirlas más, hay que confiar en tus jugadores fiables.

 

Dejando al inepto de Rambis de lado, me sorprende el rendimiento de Kristaps, o mejor dicho, me sorprende el bajón que ha pegado. Se esta dosificando, de eso no hay duda, pero lo que más me preocupa es la bajada de intensidad en su juego. Aunque puntualmente tiene minutos brillantes no es tan consistente y persuasivo en rebotes ofensivos, tapones y en general cualquier acción que requiera un plus de ganas o ‘testículos’. No se si es fruto de una tendencia general del equipo o un pico de bajo rendimiento individual pero lo que parece claro es que esta jugando peor.

 

Poco más me apetece comentar, no juegan a nada, han perdido la intensidad y no son capaces de forzar fallos del rival.

He Doesn’t Have Game

A pesar del parón del All Star, algo que ha hecho que apenas hayamos visto a Rambis dirigir un partido, las sensaciones que deja el equipo con el cambio de entrenador son similares. Rambis es un técnico continuista, no solo en esquema de juego sino sobre todo en rotación y manera de manejar los partidos. Yo ya dije que dentro de un mes echaríamos de menos a Fisher y el partido contra Wizards no contravino esa teoría. Entre los motivos de Jackson para largar al paquete de Derek intuí el hecho de que el entrenador no se comportara como un entrenador sino en ocasiones como un jugador más. A mi me da igual a quien se cepilla Fisher pero sí que coincido en que hay que mantener una compostura distinta cuando diriges a un grupo de hombres al éxito que cuando formas parte de ese grupo de hombres. No voy a entrar en teorías corporativas para las que hay millones de libros y agregados sobre el liderazgo y esas ponzoñas, no me importa y  no quiero que me hagan perder ni un segundo pero reitero, a Fisher le ha faltado entereza y madurez en ese aspecto.

Dicho eso, el equipo no funcionaba en la pista y Rambis no va a cambiar nada, sospecho. No se hasta que punto Rambis será capaz de imponer u organizar la mermelada para que quede bien sobre la rebanada de pan, quizás el que no sea un díscolo sirva para que los profesionales le sigan un poco más el rollo pero tampoco me ha dado la sensación de que Rambis sea la farola que mas ilumina de la calle; ni si quiera me ha dado la sensación de que sea un haz de luz constante. La broma esa de los estados de ánimos para el deporte del balompié me cuadra perfectamente con la situación de la plantilla. Son jugadores válidos y solo necesitan creer en sí mismos y en lo que hacen, además de sacar unos cuantos partidos adelante. Otra de las cosas que dejó caer el viejo ese de los anillos que ya no entrena es que Fisher no utilizaba bien a sus asistentes, dando a entender que hacía un poco lo que le salía de los cojones. Además, eso sospecho que viene de los propios asistentes, algo así como: ‘jefe, el calvo de la barba no nos hace ni caso, nosotros le habíamos dicho que hiciera otra cosa’, lo que comúnmente se conoce como llorar y hacer un poquito la cama. Y ahora, ¿a qué asistentes escuchará Kurt?

Y ahora abordaré la realidad con una poca dosis de crudeza. Tenemos una plantilla que ha demostrado ser capaz de sacar partidos adelante, con jugadores veteranos, jóvenes válidos y una estrella que cada día que pasa es peor anotador pero más capaz de involucrar a sus compañeros consiguiendo un mayor rendimiento de los mismos. Físicamente se empieza a notar el paso de la temporada, lesiones en piezas útiles dejan al descubierto la carencia más allá de la novena taquilla del vestuario, una rotación corta y agitatoallas de relleno, una mala gripe y sale a jugar un ser humano incapaz de competir. Arrastramos una racha lamentable, a 9 partidos del 50% de victorias y 10 partidos de una plaza en la postemporada. Con un backcourt que defensivamente hace aguas y ofensivamente cada vez soluciona menos apenas se habla de refuerzos para el puesto de base. Sin ronda y con Phil quieto en su sillón no hay un solo indicio de que se vaya a cambiar nada, salvo un técnico que rema con los mismos remos, en la misma barca y de la misma manera que el técnico anterior. Esta temporada, bajo mi punto de vista, ha terminado. No llegaremos a 40 victorias aunque nos quedaremos bastante cerca si no se lesiona nadie importante. Ahora solo queda mandarle cartas de amor a Kevin Durant o Mike Conley.