El dilema del prisionero

El dilema del prisionero es un problema en teoría de juegos, descubierto en los años 50 y formalizado por Albert W.Tucker en 1992 que vendría a consistir en lo siguiente. Dos sospechosos arrestados por la policía son encerrados en salas de interrogatorio diferentes y les ofrecen el mismo trato a cada uno: si testificas contra el otro, y este no testifica contra ti, eres libre y el sospechoso contra el que testificaste se enfrenta a 10 años de prisión; si los dos os mantenéis callados tendréis que cumplir una pena pequeña (6 meses de prisión), y si los dos os acusáis mutuamente, preparaos para 5 años entre rejas.

Esta viene a ser la situación ahora mismo entre los Nuggets y Carmelo Anthony. Ambas partes pueden perder si no llegan a un acuerdo, y mucho más aún si sólo uno de ellos se sale con la suya.

La situación perfecta para Carmelo Anthony sería irse ya al equipo que él quisiera, presumiblemente New York, firmando la extensión de 65 millones por 3 años (o incluso más tiempo en los mismos términos monetarios), y que este equipo diera lo menos posible por sus servicios, para mantenerse competitivo. Esto evidentemente mandaría al equipo de “La ciudad a una milla de altura” a sus 10 años de prisión particulares: obtener una pequeña recompensa y despedir ya a su jugador franquicia, uno de los mejores anotadores de la Liga, aquel que hace años parecía jurar fidelidad eterna cuando alargó su contrato un año más que sus “superamigos” de promoción.

Por su parte, lo mejor que pueden hacer los Nuggets, una vez que Melo haya decidido su marcha, es traspasarlo al mejor postor, que de entrada, parecía ser New Jersey. La llegada de Favors parece que gusta mucho más que la de Randolph, Chandler o Gallinari, y de tener que recibir un contrato que acabe este año, preferirían a un jugador que puedan poner en pista, antes que tomar el peso muerto, y nunca mejor dicho, de Curry. Y las primeras rondas del Draft, que New York no tiene para una buena temporada. Un buen paquete de vuelta podría consolar y ayudar a reconstruir al equipo obteniendo el máximo beneficio en esta situación. Si el equipo que hace la mejor oferta no es del gusto de Anthony, la penalización para él sería alta: tendría que pasar la temporada en un equipo en el que no está agusto, y si ficha el año que viene como agente libre se arriesga a perder una ingente cantidad de dinero (los contratos como agentes libres tienen un tope menor que las renovaciones) que puede ser aún mayor si el nuevo convenio colectivo, la CBA del verano de 2011 va a la baja como parece por la forma que está tomando. Firmando la extensión, Anthony pasaría a cobrar 83 millones los próximos cuatro años. Sin firmarla se arriesga a perder hasta un tercio (unos 27 millones de dólares) si los contratos se reducen como los propietarios de las franquicias quieren.

Si ambos ceden un poco y cooperan, los Nuggets podrían aceptar una oferta, que si bien no la mejor, sea lo suficientemente atractiva, y Melo podría aterrizar, si no en su primera prioridad, al menos en un equipo de su elección, con la millonaria extensión bajo el brazo. Aquí es donde entraba en juego la oferta de los Nets. Según las distintas informaciones que han ido apareciendo, los Nuggets rechazaron la oferta porque el tándem Favors+Kirilenko cobraba casi 5 millones más esta temporada que Anthony, y Stan Kroenke, el propietario de los Nuggets, no estaba dispuesto a perder a su jugador franquicia y dinero a la vez. Otras apuntaban que en Denver si se aceptaba la oferta, pero que era Anthony el que se negaba a ir a la futuro de Brooklyn. Sea como sea, parece que esa opción en la que las dos partes ceden un poquito por cada lado, pasaría por traerse al rookie Favors y algún otro jugador a cambio de mandar a Melo a Jersey.

Lo que ninguno de los dos quiere hacer es forzar demasiado su mano. Si Anthony pasara la temporada completa jugando en el Pepsi Center y vuela al Este el 1 de julio, los Nuggets ven como su jugador franquicia se va sin compensación, y Carmelo pagaría el empeño dejando millones encima de la mesa. Me cuesta creer que lleguemos a esta situación, porque mucho se tendría que deteriorar la relación para no alcanzar un acuerdo, que dejaría a los dos equipos perdiendo.

¿Y qué dice la teoría del juego de todo esto? Si conociéramos a ciencia cierta las ofertas recibidas en Denver, como valoran los jugadores que van a recibir, la lista real de preferencias de Carmelo, y la diferencia que supondría firmar una extensión y un nuevo contrato, podríamos jugar a cuantificar y definir una “matriz de pagos” y calcular de que lado del tejado cae el punto de equilibrio, pero en el juego clásico, el equilibrio es Pareto-subóptimo, en román paladino, lo mejor para cada jugador es “traicionar” al otro, y que Anthony pase esta temporada con los Nuggets antes de coger el puente aéreo.

Pero por fortuna para ellos, hay una gran diferencia entre el problema planteado y la situación en las Rocosas: el equipo y el jugador conocen la decisión del otro y pueden optar por elegir la verdadera decisión óptima: colaborar y ceder en busca del mejor bien común.

El Anillo

El anillo, realizado por la joyería Jason of Beverly Hills, cuenta con los dos trofeos en la parte delantera para conmemorar el back-to-back, es decir las dos victorias seguidas en la liga.

También y como gran característica, en la parte interior del anillo, lleva un trocito del balón con el que se jugó el septimo partido de la final contra Celtics.

En los laterales, por una parte la cara de cada jugador esculpida en 3D y por la otra el resultado del ya mítico séptimo partido de la final contra Celtics.

El salto

Si tuviera que hacer un listado de los jugadores que apuntan a progresar más esta campaña que se nos avecina, el nombre de Raymond Felton estaría bien alto. Pese a que palabras como “paciencia” o “potencial” sólo parecen usarse con los hombres grandes, se me vienen a la mente unos cuantos bases que pegaron el salto de calidad cuando llevaban varios años en la Liga, y a menudo, este cambio vino propiciado por un cambio de aire.

Los mimbres de Raymond Felton están ahí. Elegido en la quinta posición en el Draft de 2005 después de Deron Williams y Chris Paul, viniendo de la Fábrica de Churros, la Universidad de North Carolina, el talento no se ha puesto en duda nunca. Además, cambia a Charlotte y Larry Brown, por los Knicks de D’Antoni, lo que sugiere un incremento en sus estadísticas a tener en cuenta, para acompañar a su ya muy buena defensa, que no todo van a ser números.

Y además, no hay que descartar el efecto Amar’e Stoudemire, uno de esos (ala)pivots que hacen mejor al base. Aunque buena parte del mérito de la carrera de Stoudemire lo tiene la dupla que forman D’Antoni y Steve Nash (otro de los que tardó un largo tiempo para dar el salto) no hay que olvidar que ha mantenido su eficiencia en las etapas de Porter y Gentry, y que su talento y sus números ya estaban presentes antes de juntarse con el canadiense, pese a tener que pasar su primera temporada y media con Stephon Marbury, que nunca ha sido conocido por su habilidad a la hora de crear y repartir juego, y una segunda mitad del curso baloncestístico 2003-2004 con un rookie Leandrinho Barbosa como base titular.

Ejemplos del salto que nos invitan a pensar en que Felton podría coquetear con una plaza en All-Star, hay unos cuantos. El primer nombre que a muchos se nos viene a la cabeza es el de Chauncey Billups. Elección alta en el Draft (número 3 en 1997) pasó por cuatro equipos antes de en su sexta temporada mudarse a Detroit y formar parte del club del 20 en PER**, pero fue su quinta temporada, aún en Minnesota, la clave en su eclosión. Sus estadísticas crecieron en 3.5 puntos de PER, 2.1 asistencias y 3.2 puntos, antes de dar otro paso cualitativo similar al llegar a los Pistons.

El ya mencionado Steve Nash, pasó de promediar un PER de 13.5 a 19.6 en su quinta temporada y se convirtió en All-Star en la sexta. Terrell Brandon pasó de 18.7 a 25.2 puntos de PER y al All-Star también su quinta campaña, lo que le valió que el año siguiente la revista Sports Illustrated lo condecorara según su criterio como “El mejor base de la NBA”.

Otros ilustres miembros que se unieron al “Club del 20” en su quinta o sexta temporada en las 3 últimas décadas incrementando en más de 3 puntos su PER fueron Gary Payton, Sam Cassell, Tony Parker (All-Star en su quinta temporada), Baron Davis, Darrell Armstrong (cuya quinta temporada le llegó ya con 30 calabazas), Michael Adams, y tres jugadores que disfrutaron por primera vez del All-Star en su sexta temporada, esa en la que está entrando Raymond ahora: Terry Porter, Fat Lever y Dana Barros.

Alguno de estos cambios fueron propiciados por un aumento en el tiempo de juego de unos 5 minutos por partido, algo que no parece que Felton vaya a tener, porque la realidad es que en los Bobcats ha jugado bastante. Los 37.6 minutos por partido que ha tenido en su tercer y cuarto año son más de los que disfrutaron muchos de los bases mencionados en su primer lustro en la Liga, y supongo que en New York seguirá jugando lo mismo, por lo que si quiere aumentar el PER de 15.2 que consiguió la pasada temporada, tendra que aprovecharlos mejor.

Si usamos el “Similarity Score” (medida de comparación con otros jugadores de misma edad/experiencia) de databasebasketball.com para poner su carrera en perspectiva, vemos como pese a que sus estadísticas en los primeros años se comparaban con las de Jason Kidd y Deron Williams, el jugador al que más se acerca en producción en su cuarta y quinta temporada, es Mike Bibby. Si hacemos la comparativa de toda la carrera, en vez de por temporada, hasta ahora se compara por igual (por lo que asumimos que está a medio camino) con la de TJ Ford y la de Deron Williams.

Estad atentos porque este año tendrá que dar el salto, para un lado o para otro.

** PER o Player Efficiency Rating, medida estadística, y por definición, falaz y falible, para valorar la eficiencia de un jugador, de la que ya habláremos con más calma en La Calculadora de nuestra Crónica por si no la conoces. Con el “Club del 20” me refiero a los jugadores que pasan de 20 puntos de PER como promedio durante la temporada. En la 2009/2010 sólo 27 jugadores (más de 500 minutos en la temporada como requisito) pasaron de 20 puntos de PER, entre ellos, 18 de los 28 jugadores convocados como titulares o reservas para el All Star. Los únicos bases en el “Club del 20” la pasada temporada fueron Paul, Deron, Nash y Billups. Rondo (19.1) y Rose (18.6), se quedaron a las puertas, lo que da una idea de la exigencia de esta cifra.

La chaqueta de los campeones

Adidas, la marca que viste a todos los equipos de la NBA había preparado una edición especial de la típica chaqueta que llevan los jugadores de banquillo, en esta edición podemos ver en la parte trasera los 16 estandartes de campeón de la franquicia de LA y como detalle curioso, se incluye el conseguido cuando el equipo estaba en Minneapolis, saltando a la vista con ese color azul clarito.

La chaqueta la podéis encontrar en la tienda de la nba a un módico precio

Previa musical de la temporada


1.- Orlando Magic
La canción número 1 en la lista americana para el que creo que va a ser el equipo número 1 de la Temporada Regular. Orlando, sí, Orlando. Por varias razones. Creo que Boston y Lakers se van a dosificar mucho, y que a Miami le van a pasar factura su falta de profundidad y el hecho de que los equipos van a ir a morder contra ellos. También creo que Orlando es el equipo que más interés le va a poner en conseguir el mejor récord, porque necesita toda ventaja que pueda conseguir en Play-Off. La diferencia de ser primero a ser segundo es que, muy probablemente, si hacen los deberes, sólo te encuentras a Boston o a Miami, uno de los dos por el Este. Además tengo el presentimiento de que Dwight Howard va a ser al jugador que más mejore de la parte alta de la Liga, el que mayor salto va a dar entre todos los All-NBA. Y que JJ Redick va a seguir haciéndose importante y será una de las sorpresas de esta temporada. Y por desafiar la convención, y empezar con polémica. Por eso creo que los Magic, irán, como un avión G6, a por el 1. En los Play-Off, ya será otra historia.


2.- Miami Heat
El monstruo que ha creado Pat Riley va a ser el equipo más divertido de la Liga, para lo bueno y lo malo. Por fin tiene la Liga un equipo villano y temido. Aún así, como ya he dicho, creo que el registro de victorias histórico va a ser muy difícil: al equipo le falta profundidad para competir 82 partidos sin dejar a la estrellas exhaustas, y más con Mike Miller fuera los próximos tres meses. E innumerables equipos han marcado el día que Miami viene a la ciudad en el calendario. No tengo duda alguna de que el experimento va a funcionar y que Miami es el equipo a batir en el futuro reciente, pero el primer año de los experimentos suele ser duro.


3.- Los Angeles Lakers
Los Lakers siguen viviendo la buena vida, pero saben que el Threepeat se lo van a poner caro. Intuyo que Kobe jugará bastante menos minutos este año, pero aún así, creo que tienen equipo suficiente para mantenerse como el estándar de excelencia en el Oeste, aunque sigan siendo ridiculizados por cualquier base rival que respire. Como siempre, lo importante el Play Off, y la clave, Bynum. Podrán vivir sin él hasta la Final, pero una vez allí, bien sea para castigar (Miami) o aguantar (Orlando/Boston) lo van a necesitar. Pau en su línea, a esperar un bajón de Nowitzki para pedir el título de mejor ala-pivot de la Liga.


4.- Boston Celtics
La canción no la elijo yo, ya lo hacen ellos pero esta es la idea de Boston, hacerse fuertes en la pintura, para explotar el punto débil de Miami primero, y de Lakers, si Bynum no aparece despues. Garnett, los O’Neal, Perkins, Glen Davis o incluso Erden, si llegan enteros, y con su profundidad podrían, es una batería agotadora para cualquier juego interior rival. No me extrañaría verles bajar aún más de este puesto en una Temporada Regular, que como ya vimos el año interior, no les preocupa tanto. Y espero ver a Rondo en modo Jack el Destripador este año.


5.- Utah Jazz
Solo les quedará el cielo, los equipos favoritos, por encima. Estuvieron rápidos al sustituir a Boozer por Al Jefferson, y en un Oeste que ha entrado en recesión, el equipo de Sloan continuará con la máquina bien engrasada y funcionando como un perfecto metrónomo. El escolta sigue siendo el punto flaco, y podría ser el talón de aquiles de este equipo que sólo tiene a Raja Bell como 2 puro. Me imagino que veremos a Earl Watson por ahí, y no se puede descartar el cameo de algún invento que el bueno de Jerry se saque de la manga para la posición, como el de Wes Matthews el pasado año.


6.- Chicago Bulls
Los Bulls no pudieron dar un golpe en la mesa este verano como les hubiera gustado, pero han terminado de completar un equipo que tiene tres buenas piezas en las que sustentarse: Rose, Boozer y Noah, aunque la lesión del ala-pivot retrasará un poco más la puesta en marcha de la maquinaria. Deberían ganar muchos partidos pero tienen muchos deberes que hacer para superar a la realeza del Este. Al igual que Utah, el escolta es el eslabón más débil, aunque dos ex-residentes de Salt Lake City, Brewer y Korver pueden cumplir con garantías en la posición. Rose seguirá creciendo, y Noah se estancará estadísticamente.


7.- Dallas Mavericks
Son lo que son, un equipo cuyo total es inferior a la suma de sus partes, y que presumiblemente volverán a hacer lo de siempre, alternar luces y sombras antes de caer con estrépito en la post-temporada. Mucho se habla de que los Spurs se están haciendo viejos, pero exceptuando a Barea y Beaubois, el resto de la rotación va de los 28 años de Chandler, para arriba con 5 jugadores pasando la treintena destinados a tener un papel importante. Cuban va a tener que trabajar en la configuración de un equipo que casi siempre ha ido un paso por detrás.


8.- Houston Rockets
Y esa cosa que lleva a otra cosa, es, como no, Yao Ming. Houston, el equipo que sigue recopilando buenos jugadores, esperando a dar el braguetazo con alguna estrella aburrida, o aprovechar su profundidad para castigar plantillas más veteranas en el Oeste está a un sólo paso de la élite, pero el que tiene que dar ese paso se ha roto el pie ya demasiadas veces. Lowry le ganará algo de terreno a Brooks en el puesto de base, Kevin Martin volverá a ser el escolta más eficiente de la Liga como ya lo fue de 2006 a 2008 y seguirá siendo una delicia ver su capacidad para ir a la línea, y Scola continuará su racha mundialista. ¿Yao? Quién sabe.


9.- Oklahoma City Thunder
El equipo bonito, la niña mimada, ahora ya todos somos de Durant, muchos de Westbrook y casi todos estamos cruzando los dedos para que el ¿futuro nacionalizado? Ibaka explote. Green tienen un año para demostrar si prefiere ser cuasi All Star o jornalero del montón y en una NBA en la que nunca se tienen demasiadas armas, el equipo va a necesitar que Harden y Aldrich progresen cada partido. Creo que el hecho de que a todos nos gusta como juegan, como se entregan, como se comportan, vamos, todo menos sus horribles camisetas, ha nublado alguna mente y las previsiones se han desbordado, pero con Durant saliendo de la crisálida y convirtiéndose en supernova, ¿quién los culpa? No creo que lleguen a ganar el Oeste como alguno ha deslizado en sus expectativas, pero bien que me gustaría.


10.- San Antonio Spurs
Numero de victorias en temporada regular en los últimos años: 63, 58, 56, 54, 50. El declive Spur sigue lento pero imparable aunque un superclase como Splitter podría ayudar esta temporada a contener la hemorragia. Pero en una Conferencia como la que tienen delante, un torniquete no basta. Será interesante ver como Parker se trata de ganar su nuevo contrato con un ojo puesto en una Gran Manzana en la que, hoy por hoy, no es mejor que el base que ya tienen allí, y quién sabe si siquiera será capaz de superar la colina de Hill. Duncan seguirá impartiendo clases, de vez en cuando nos meterán a una máquina del tiempo un lustro atrás, pero poco más. Fue bonito mientras duró.


11.- Los Angeles Clippers
Reconozco que este trozo, el de los Clippers, es el primero que he escrito para intentar no arrepentirme luego por la posición que les he dado, porque ni yo, ni Alicia nos lo creemos. Y lo he hecho por dos motivos: Blake Griffin y Eric Gordon. Quizá me haya adelantado un par de años, quizá no he tenido en cuenta la maldición Clipper, quizá no tenga puñetera idea, pero veo a estos dos a un nivel altísimo, sé que Baron Davis aparecerá si el viento está a favor y aunque ya me iréis conociendo, os adelanto que por lo general, para valorar una mujer me fijo en los ojos, y para un equipo en el pívot, y Kaman no me atrapa, pero tampoco me hace huír.


12.- Portland Trail Blazers
Las esperanzas de futuro de Portland se fueron al suelo, como las mujeres a las que canta en su nuevo single Pitbull en el momento que la rodilla de Oden dijo basta. De lo que en un momento parecía el equipo del futuro, que podía acabar con un pivot de nivel MVP, un All-NBA 2nd Team como segundo mejor jugador (Roy), un ala-pivot con nivel All-Star en Aldridge, una pandilla de jóvenes de las que alguno tendría que salir bueno (Outlaw, Webster, Bayless, Frye, Rudy…) y espacio salarial para atraer un veterano de impacto, el único que ha respondido a las expectativas es Roy, y un poco menos Aldridge, pero entran a la temporada con 26 y 25 años ya cumplidos respectivamente, así que ya son lo que son. Sin más chicha este equipo es el típico que va a estar siempre, pero ganando poco en la post-temporada.


13.- Atlanta Hawks
Los Hawks no consiguen nada de mi amor, y los dejo en una posición parecida a la del año pasado, quintos del Este. La verdad es que me parece un equipo, que tanto en individualidades como en conjunto, ya ha tocado su techo. Lo que más me sorprendió de su temporada el año pasado fue que fueran capaces de convencer a Josh Smith de dejar de tirar (el verbo lanzar sería más adecuado) triples y que Jamal Crawford supiera que se siente al pisar una pegatina que ponga “Play Off”, y este año supongo que no espero ninguna noticia mucho más jugosa.


14.- Golden State Warriors
Ahora que Don Nelson se ha ido y se lleva consigo todas sus neuras, filias y fobias, los Warriors pueden dejar de correr como pollos sin cabeza y ser un equipo de verdad otra vez, y yo creo que muy bueno. Muchas ganas de ver que pueden hacer Monta Ellis y Stephen Curry si tienen un juego interior de verdad para aliviar la presión, con Lee y Biedrins, aunque la asignatura pendiente de Keith Smart (y otra cosa que tengo ganas de ver) será esconder a los dos menudos jugadores en defensa, especialmente al encargado de defender al escolta.


15.- Milwaukee Bucks
Después de pasar una mala racha el sol vuelve a brillar en el estado de Wisconsin en uno de los equipos con más profundidad de la Liga. Si quieren repetir el éxito del año pasado van a necesitar la recuperación total de uno de los jugadores más infravalorados de la liga, el australiano Bogut, y su margen de mejora descansa casi exclusivamente en los hombros de un Brandon Jennings que no me inspira mucha confianza en su consistencia. Divertido será seguir también la progresión de Mbah-a-Moute como uno de los mejores defensores de la Liga.


16.- Charlotte Bobcats
Los Charlotte visitaron los Play-Off el año pasado y no quieren que sea un Toot It & Boot It, un affaire de una noche. Creo que lo conseguirán, no tanto por méritos propios, como por el hecho de que de los 3 equipos que han mejorado claramente en el Este, dos ya estaban por encima, alguno que tenían por encima ahora esta de caída libre y el resto por debajo sigue siendo paupérrimo. Muchas dudas en la posición de base, ya que Augustin no me parece que tenga nivel titular, y a pesar de que Livingston acabó bien la temporada pasada, los antecedentes, no son halagüeños.


17.- New Orleans Hornets
Los Hornets siguen haciendo el esfuerzo para que Chris Paul se quede pero, ¿qué motivos tiene? No han sido capaces de conseguir un jugador de mayor impacto que Trevor Ariza, el mercado no ayuda, y la flexibilidad financiera tampoco. La profundidad en el Oeste en cuanto a equipos que podrían llegar a Play-Off (yo cuento hasta 12 ahora mismo, todos menos PHO, SAC y MIN… y de Phoenix no estoy seguro…) podría dejar otra vez sin partidos en mayo a la franquicia y tampoco ayudaría a la impresión general de Paul. De todas formas si a una temporada de nivel MVP como la de hace dos años, por parte de Paul, se le une la mejor contribución de West, Okafor y Ariza, podrían ser mejores que cualquier equipo no llamado Lakers en el Oeste.


18.- Denver Nuggets
Esta canción que está arrasando en USA, que habla de una despedida, y de no seguir intentando que funcione, le viene como anillo al dedo a unos Nuggets totalmente condicionados por la situación de Carmelo Anthony. Si por cualquier motivo, se quedara durante toda la temporada, o incluso firmara su renovación, consiguiendo la estabilidad en el equipo, los Nuggets deberían ser número 2 en el Oeste. Si se fuera más pronto que tarde, los veo cayendo mucho más abajo de este puesto. En principio, los dejaremos aquí en tierra de nadie, porque mientras la situación ‘Melo permanezca en el limbo, este equipo tiene demasiadas agendas. Si decide reconstruir, el 1 de julio podría tener bajo contrato sólo a Lawson, Harrington, Balkman y Andersen sin hacer siquiera un traspaso. La inestabilidad de todos los jugadores, que van a estar todo el año sin conocer su futuro, con la posible huelga a la vista la temporada que viene, no parece buena receta para el éxito.


19.- New York Knicks
Los Knicks se han gastado lo que tenían, pero no como querían. Creo que aún sin Melo, lograrían arañar la última posición del Play Off, aunque la posible llegada de la estrella que ya triunfó en el estado de NY con Syracuse, les haría aspirar al nivel de Chicago. Felton me gusta como candidato a jugador más mejorado este año, y Stoudemire debería poner su nombre en casi todas las votaciones para All-NBA, pero el resto del equipo es tremendamente sospechoso, y la NBA actual requiere una consistencia que no estoy que New York consiga. Y por mucho que me guste el estilo de D’Antoni, creo que es el más exigente a cuanto talento de los que hay en la liga junto al triángulo de Phil y Tex, y aquí (todavía) no hay suficiente.


20.- Memphis Grizzlies
Los Memphis como Jazmine Sullivan, siguen dando vueltas en círculos alrededor de si mismos. Los Grizzlies tenían una oportunidad de oro de sacar compensación de un jugador con tantísimas carencias como Rudy Gay, y en su lugar le han dado un contrato por casi el máximo que les dará muchos problemas para retener a OJ Mayo o Marc Gasol, siendo como son una franquicia tacañona. Supongo que la frase “Zach Randolph está en año de contrato” debe producir en las oficinas de Chris Wallace la misma tranquilidad que un “Hey, que George Clooney está hablando con tu novia en un sofá del V.I.P.” y que dentro de poco empezarán a vender las entradas para los conciertos de mayo en el FedEx Forum.


21.- Phoenix Suns
Lo siento, pero no me creo a un equipo con una rotación interior de Robin Lopez, Channing Frye, Hakim Warrick y, estirando el chicle, Hedo Turkoglu. Y los he puesto en esta posición considerando que el milagro Steve Nash continuará a sus 37 años. Si no empiezan a moverse en el mercado, creo que este equipo lo puede pasar muy mal este año, y los 27 millones anuales los próximos tres años que han comprometido en cuatro jugadores de nivel justito (Childress, Warrick, Frye y la actual encarnación de Hedo) que se solapan en dos posiciones les ha robado mucha flexibilidad en el futuro. Otro equipo que tiene que decidir dónde va, y rápido.


22.- Sacramento Kings
DeMarcus Cousins y Tyreke Evans serán una de las parejas más divertidas de la Liga, pero a este equipo aún le quedan millas de camino para llegar a Play Off. Un tanto flojos en las alas, pero con un buen entrenador como Westphal que sabe aprovechar lo que tiene, creo que serán capaces de disimularlo algo. Y esperemos poder ver algunos minutos de vez en cuando, por lo menos, al ex-ACB Pooh Jeter intentándolo en la NBA.


23.- Washington Wizards
Como asumo que Wall va a ser todo lo que se espera en un número uno del Draft, y Gilberto puede irse fuera cualquier día porque está claro que su club can’t handle him, las dos grandes incógnitas serán Blatche y McGee. Andray ya ha dado muestras de despertar del letargo la pasada campaña, pero me preocupa que un jugador tan notariamente vago sólo haya aparecido el año que se le acababa el contrato y ahora ya ha conseguido asegurar su futuro los próximos cinco años. Lo de McGee es más complicado, enseñar a un atleta a jugar al baloncesto, pero al chico se le ve con voluntad. Eso sí, yo voy a mantener los ojos bien abiertos, que como a Wall y Arenas les dé por tener el día de gracia a la vez, eso va a ser para grabárlo en vídeo.


24.- Philadelphia 76ers
Con Turner, Holiday, Speights, Louis Williams, Young y Hawes todos con 24 añitos o menos, y muchos de ellos acumulando experiencia, este equipo es un candidato a sorprender y pegar el estirón en el Este. Pero la Historia ha sido bastante cruel año tras año con los equipos prometedores en cantidad y no en calidad, y no nos engañemos, menos el novato Turner, el resto son elecciones de Draft del puesto 10 hacia la segunda ronda, y lo son porque al lado de su potencial, la lista de carencias también es grande. Mayor preocupación debería ser involucrar a Brand en su juego, aunque sólo sea temporalmente para colocarlo a algún equipo desesperado con una Trade Exception millonaria que daría inmediato alivio financiero. ¿Play-off? Casi impossible.


25.- Detroit Pistons
El equipo de Detroit, como su nativo Em, se habla a si mismo, y se trata de autoconvencer de muchas cosas. De que Stuckey es un jugador sobre el que construir. De que McGradyHamiltonPrince puede funcionar sin coger un jacuzzi al pasado. De que dilapidar su espacio salarial en un Ben Gordon que ha estado más tiempo lesionado que jugando, y en Charlie Villanueva era una buena idea. De que el juego interior con Maxiell, Daye, Villanueva, el rookie Monroe y un Ben Wallace de 36 años no es sospechoso. Pero no cuela, la verdad.


26.- Cleveland Cavaliers
No veo a este equipo mejor que los Wizards de la 2008/2009 que ganaron tan sólo 19 partidos. Sin mucha esperanza, con las manos vacías, sin espacio salarial en los próximos dos años. De lo poco interesante ahora mismo: saber si Boobie Gibson continúa con su buen arranque de pretemporada después de pasar los dos últimos años en recesión, si Usher va a continuar yendo a ver al equipo a pie de pista, si van a mandar a Joey Graham a por LeBron al estilo NHL y contar cuantas veces ponen el exitazo de Cee-Lo Green en repeat el 2 de diciembre.


27.- Indiana Pacers
Los Pacers son un equipo con una pinta tremendamente mediocre, que se agarra a la esperanza de que Darren Collison les inyecte un poco de vida. Creo que el alcanzar los Play-Off debería ser sólo un sueño ahora mismo para la franquicia de Indiana, y la verdad, ya me está costando seguir escribiendo de estos equipos de la parte baja sin escribir alguna burrada que haga que David Stern nos mande a Bennett Salvatore y compañía a cerrarnos el chiringuito del blog antes de empezar. Sólo desearos que Danny Granger os cumpla en la Fantasy a aquellos que habéis tenido el placer de draftearlo.


28.- New Jersey Nets
Después de que el verano no les trajera apenas nada reseñable, y que el traspaso de Melo se les escapara por centímetros, los Nets siguen pensando en el futuro. Deberían ganar algún partido más, porque han traído jugadores competentes para completar una rotación, cosa que no tenían el año pasado, pero Morrow, Outlaw, Farmar, Murphy o un prometedor, pero tierno Derrick Favors no prometen nada más en teoría. Y lo peor de todo, tal y como está la plantilla ahora mismo, no van a tener suficiente espacio salarial para fichar un agente libre por el máximo en verano. Aunque visto lo visto, no parece que tengan problema ninguno en colocar a Devin Harris o a Favors si es necesario. A ver si se ponen las pilas pronto, que quiero ver a Brook Lopez en partidos que realmente interesen para algo, para saber si de verdad tiene sangre.


29.- Toronto Raptors
Los Toronto Raptors echarán de menos a Chris Bosh… y a casi cualquier muestra de talento. La prohibicion por parte de la NBA de hacer promoción de DeMar DeRozan, Sonny Weems y Amir Johnson bajo el nombre grupal de Young Gunz creo que en el fondo está provocada, tanto o más que por el nombre usado, por el hecho de juntar la palabra “marketing” con semejante trío. A Calderón más le vale ponerse las pilas pronto (y con ese acompañamiento, recopilar asistencias o volver a calzar un 50-40-90 en porcentajes parece tarea hercúlea) si quiere salir de ese infierno, porque ahora mismo al buenazo de José, no le quieren ni regalado.


30.- Minnesota Timberwolves
La elección de la canción es autoexplicativa. Movimientos como regalar a Al Jefferson o draftear a Wes Johnson parecen errores de bulto que se suman a los que llevan cometiendo años. Junto a los Knicks son el equipo que más tiempo lleva sin conocer Play-Offs (6 años) y al contrario que los neoyorquinos que ya apuntan para arriba, parece imposible para los Wolves llegar este año. Y que se den prisa para el siguiente, que con 8 años se meterían en el Top 10 de sequías más largas de la historia. ¿Qué cuál es la más larga? ¿Tenéis curiosidad? 15 añazos. 15. Clippers. Y yo les pongo de 11 este año.