KOBE

Han sido unos días de mierda, para que nos vamos a engañar. De hecho, entre los quehaceres de la vida y el aturdimiento por la noticia, no ha sido hasta ahora que he tenido un rato para juntar estas 4 líneas; 4 líneas que os adelanto ya que se van a quedar cortas para hablar de lo que Kobe Bryant ha significado y significará no solo para la NBA, sino para el mundo del deporte.

Podríamos empezar diciendo que Kobe era lo más parecido que ha habido nunca al que es considerado como mejor jugador de la historia del baloncesto y que precisamente ese era su principal mérito, pero estaríamos siendo muy injustos. Kobe Bryant quiso acercarse tanto a ese fantasma que jugaba en Chicago, que puede que sin darse cuenta él mismo, acabó derivando en un jugador que creó su propia leyenda. Se acercó todo lo que pudo (todo lo humanamente posible y a veces más) al más grande, para acabar desarrollando su propio camino y su propio legado. ¿Acaso hay mejor forma de hacerlo? Y sin embargo, sí que consiguió superar al que era su ídolo en una cosa; en aquello que sabía que podía y que debía hacer para ser mejor: su ética de trabajo.

No voy a enumerar aquí los muchísimos ejemplos de la ética de trabajo absolutamente demencial que tenía Kobe porque son de sobra conocidos, pero sí que quiero destacar el aspecto global del mismo y lo que se podría considerar como la máxima de lo que se acuñó como Mamba Mentality:

«Cualquiera que desee ser uno de los grandes, debe entender los sacrificios que vienen con eso y tratar de lidiar con ello. ¿O prefieres quedarte como un jugador mediocre?».

Kobe Bryant no entendía de medias tintas: o dabas el 120% en cada detalle, en cada aspecto, en cada faceta del juego y de la vida, o mejor no des nada. Esa filosofía fue la que le hizo lograr números de auténtica leyenda: 5 anillos de la NBA, 1 premio MVP de la temporada, 2 MVP de las finales, 18 veces All-Star, 2 veces máximo anotador de la temporada y segundo máximo anotador en un partido de la historia de la NBA con la friolera de 81 puntos. Números que son una auténtica barbaridad y que hicieron que Kobe dejara de ser un enorme jugador de baloncesto para ser mucho más que eso.

Porque ese es el calibre del que estamos hablando, el de un deportista que trascendió su deporte; el deporte que amaba, que respiraba y al que se entregó como nadie se ha entregado nunca a nada para acabar entrando en el olimpo de mejores deportistas de siempre. Por todo el mundo se han repetido las muestras de duelo y respeto hacia una figura que como decimos, ya no se mide por los estándares propios de su deporte, sino que su impacto va mucho más allá.

De hecho, el impacto de Kobe no había dejado de crecer desde su retirada. Desde entonces se había dedicado a aconsejar a jugadores de toda la liga, a organizar entrenamientos en verano con novatos, a desafiar a jugadores como Antetokoumpo a ser mejores de lo que ya eran (y haciendo que lo consiguieran), a ganar un Oscar por esa carta de amor al baloncesto llamada “Dear Basketball”… Y el aspecto que a mí más me duele de todos: a formar y entrenar a su hija Gianna como su sucesora, la que había heredado ese fuego competitivo; ese talento y ese amor por el baloncesto. Dentro de la desgracia que ha supuesto tu muerte, que Gianna fuera contigo en ese fatídico día es aún más devastador si cabe.

Te has ido Kobe, pero tu legado siempre será eterno. Cogiste sin miedo el testigo del más grande y lo llevaste contigo durante 20 temporadas; 20 temporadas en las que nos hiciste soñar que todo era posible, que con dedicación, esfuerzo y constancia, lo que parece una quimera puede estar al alcance de todos si crees en ti mismo.

Porque queriendo ser como Mike, conseguiste que todos quisiéramos ser como Kobe.

CP3-O

Recuerdo hace unos años estar junto a un amigo elucubrando sobre las posibilidades de éste o aquel equipo (bebidas espirituosas mediante, claro) cuando surgió una pregunta: ¿cuál sería para ti ahora mismo el mejor quinteto de jugadores en activo?

Si no recuerdo mal me parece que mi respuesta fue Anthony Davis, Demarcus Cousins, Lebron James, James Harden, y en el puesto de base Chris Paul. Mi amigo, sorprendidísimo me dijo: ¿¿Chris Paul?? Pero qué dices, es mucho mejor Westbrook, Irving o Rondo, ¿cuántas bebidas espirituosas llevas? No contestaré a esa última pregunta, pero lo tenía clarísimo: para mí CP3 era el mejor director de juego de toda la liga. Porque, ¿cuál es si no la función de un “1”?

Hoy en día vivimos en una época en la que la rigidez de las posiciones ha desaparecido por completo, donde lo que más se valora y el perfil de jugador que las franquicias desean más que Pedro Sánchez usar el “Falcon”, es un “All-around player”, un jugador que pueda y sepa hacer de todo y que todo lo haga bien; un Antetokoumpo, un Kawhi, un Lebron…vamos, lo que abunda en la liga. La posición de base no es distinta y el tener un jugador cuya mayor virtud sea la de elaborar y crear juego ya no tiene la importancia que tradicionalmente ha tenido. Un buen base (o lo que hoy en día es considerado un buen base) es un jugador que complemente de alguna forma al equipo: triples desde el parking, velocidad y agilidad para encarar y buscar el 1 contra 1, hacer una media de triple-doble en un temporada aunque luego no sirva para absolutamente nada… pero nada de hacer mejor al equipo bajo tu batuta.

Es por eso que defendía mi elección; Paul es actualmente el 7º asistente de la historia de la liga y con muchas posibilidades de acabar superando a Oscar Robertson en el sexto puesto de la clasificación, con unas medias de carrera de 9,7 asistencias, 2,2 robos y 18,5 puntos por partido. Estamos hablando pues de uno de los mejores bases de su generación y de un futuro Hall of Famer así que cabe preguntarse: ¿cómo puede ser que la estadística más importante de todas (la de anillos) siga a 0?

Hemos hablado de las cualidades de Paul tanto para jugar al baloncesto al más alto nivel como para hacerlo en la posición de base, así que entonces (y salvo sorpresa de ultimísima hora) ¿Qué ha fallado? ¿Ha sido solo suerte? ¿Mal “timing” quizás? La respuesta para mí es el propio Chris Paul.

Drafteado por los ya extintos New Orleans Hornets en 4ª posición del Draft de 2005 por detrás de absolutas superestrellas como Andrew Bogut, Marvin Williams o Deron Williams, Paul se mantuvo en el equipo que lo drafteó durante 6 temporadas en las que su tope fueron las semifinales de conferencia. Ya en 2011, y con su ciclo ya cumplido, su traspaso a los Lakers fue vetado por una liga que tenía el control de los Hornets en ese momento y que dio con los huesos de Paul en los Clippers. Unos Clippers que, superado el bajón inicial de que te manden al equipo pobre de L.A., tuvieron una gran plantilla durante la estancia de Paul (Blake Griffin, Deandre Jordan, J.J. Reddick, Jamal Crawford) y un entrenador que ya sabía lo que era conseguir un anillo de la NBA superando precisamente en las finales a tu vecino rico: Doc Rivers.

Como decimos, estaba todo predispuesto: plantilla, entrenador, ambiente, ilusión, ganas… esos Clippers eran un equipo que lo tenía todo para alzarse con el título de campeón de la NBA. Y sin embargo el techo fue el mismo: semifinales de conferencia. Unas semifinales de conferencia en las que iban ganando 3-1 frente a los Rockets de Harden y donde tiraron esa ventaja para acabar la temporada a lo Bill Murray, en el día de la marmota.

Con síntomas de proyecto ya agotado, Paul decide que es momento de cambiar de aires y pide el traspaso a unos Rockets al alza en los que Harden es la estrella absoluta y en los que Paul tiene que llegar a imponer su experiencia y liderazgo. Eso sí, como segunda espada. Lío número 1.

Cuando llegas a un equipo tan monopolizado como esos Rockets en los que no es solo que Harden sea una superestrella de la liga por derecho propio, sino que es el hombre que ha vuelto a poner a los Rockets en el mapa de la NBA desde un tal Olajuwon, tienes que saber adaptarte y aceptar ese rol (parece que estemos hablando de un rol de 6º hombre o de líder de la segunda unidad) si de verdad quieres luchar por ganar un campeonato de la mejor liga del mundo. No puedes pretender llegar y que te hagan dueño y señor de la franquicia.

Paul, además, llega con 32 años a una nueva franquicia que tiene todas las piezas para intentar el asalto al anillo inmediatamente; si es para ayer mejor que para hoy. Y para que ese asalto al anillo no se resienta, todas esas piezas tienen que estar juntas lo máximo posible. Lío número 2.

Con 32 años, Paul se desmarca diciendo que no va a firmar por menos del máximo, esto es 160 millones por 4 temporadas más. Repito, con 32 años. Un atraco de los que hacen de él un serio candidato a político español. Y sin embargo los Rockets deciden firmarlo con tal de conseguir el que sería el tercer anillo para la franquicia. Y yo me pregunto, ¿de verdad con ese movimiento tengo que comprar que el principal interés de Paul es ganar el anillo? Ni de broma.

Los Rockets llegan a su apogeo en las finales de conferencia colocándose 3-2 arriba y con ventaja de campo contra unos Warriors superlativos a los que tenían contra las cuerdas. Pero, en este momento sí, el “timing”, hace que Paul se lesione y se pierda los 2 últimos partidos, en los que los Warriors remontan y pasan a las finales de la NBA.

Otra oportunidad que se escapa.

El siguiente curso los Rockets volverían a caer, esta vez en semifinales de conferencia (otra vez contra los Warriors) en un curso en el que la mala relación entre Paul y Harden se hace cada vez más evidente y donde una discusión con la superestrella del equipo solo puede acabar contigo en una parte: donde sea menos aquí. Y efectivamente así fue. Una vez acabada la temporada, los Rockets mandan a Paul a Oklahoma a cambio de Westbrook; un traspaso en el que Westbrook vuelve a coincidir con Harden después de su estancia juntos en Oklahoma, y en el que Paul acaba en uno de esos equipos que ni frío ni calor, que no es un contender y que no sabe si retocar piezas para mejorar su plantilla (aunque las opciones de acabar ganando el anillo sigan siendo 0) o si iniciar una reconstrucción. Es decir, que el anillo está ahora mucho más lejos que antes.

Por tanto, ¿cómo es que ese base que estaba considerado como el mejor de su generación y uno de los mejores de siempre ha acabado en esta situación? ¿Es acaso peor que Westbrook (que va por el mismo camino), Irving o Rondo como decía mi amigo? ¿Qué es lo que ha fallado?

La respuesta es fácil: Chris Paul se ha comido a Chris Paul. Un conjunto de malas decisiones, lucha de egos y de priorizar aspectos ($) que van a hacer que no pases a la historia de la liga por méritos propios, sino que estás ahora a la espera de que sean otros los que te lleven de la mano a conseguir el anillo cuando deberías haber sido tú ese director de juego que tenía que haber llevado a su equipo a la cima. Y ahora estás a expensas de que la suerte te sonría. Te encuentras en ese punto en el que eres muy importante pero nadie te soporta, en el que otro personaje con mucho más carisma que tú se va a llevar todos los aplausos y los reconocimientos y en el que aunque salgas en el plano final de la película nadie se molestaría especialmente si no estuvieras en él.

Eres CP3-O, esperando que un R2-D2 (¿Anteto?) mucho más simpático, resuelto, y con las ideas claras te saque del atolladero en el que tú mismo te has metido.

Esperemos que esos moradores de las arenas no te encuentren primero.

Picks All-Star 2019

Como es ya tradición en La Crónica Desde El Sofá, el año lo empezamos con nuestros picks para el próximo All-Star, esta vez (por fin) se disputará en Charlotte y para eso, pues hemos elegido a los nuestros:

David Chanzá

Año extraño en los picks del All-Star, ya que he tenido la sensación que se ha hablado menos del AS y de las votaciones que nunca, también que se ha abierto muy tarde el tema de las votaciones, no se por qué, pero aquí estamos de nuevo ante la cita de ver nuestros elegidos.

Por el Este ha habido una serie de jugadores que estaba claro que iban a entrar, es decir, Antetokounmpo, Leonard, Embiid e Irving, estos 4 picks son sin lugar a dudas intratable y alguien que piense que alguno de ellos no debería estar en la cita de Carolina del Norte es que probablemente no está viendo el mismo baloncesto que el resto de la humanidad.

Para el quinto puesto he tenido dudas, pero después de revisar un poco la temporada y viendo que la fiesta se celebra en casa de El Jefe, creo que sin lugar a dudas el quinto voto debe ir por mi parte para Kemba Walker.

El base de los Hornets está haciendo una temporada tremenda y ya ha tenido varios momentos GRANDES en esta temporada, parece que está siendo su temporada por fin y aunque han habido rumores sobre una posible partida, su lugar dentro de la franquicia de Charlotte parece más que indiscutible. Además el All-Star dónde es? Pues eso, Kemba tiene que ir y ser la bandera de las abejas y colega de Hugo.

En el Oeste la cosa ha sido similar, hay una serie de jugadores que deben estar sí o sí por lo que están haciendo durante la tempora y luego hay una serie de dudas que son las que vamos a tratar.

Los fijos son Davis, Harden, James y Curry. Podéis decirme que Curry se ha perdido partidos por lesión, pero es que cuando ha estado jugando, ha estado al nivel tremendo de hace un par de años, con un baloncesto brutal y sobre todo mostrando como nos tenía acostumbrado ese nivel NBA JAM que tanto nos gusta, así que con lo cual, debe estar.

Mi gran duda ha sido para la última plaza y esta era si dársela a Westbrook, Durant o George. Por movidas de la NBA, sólo me faltaba una plaza dentro del quinteto, y debía ser un frontcourt. Westbrook estaba como guard y claro, por lo que he comentado antes, creo que Curry está por delante, pero ojo a la temporada de Westbrook, no tan efectista como otros años, pero mucho más efectiva de cara a su equipo y muestra de ello es la posición de Thunder. Así que con lo cual, la duda final era entre Durant y George. Durant con la ausencia de Curry ha sido Warriors, sólo tenemos que recordar el partido que se cascó contra Raptors en Toronto, por poner un ejemplo, por otro lado George está surgiendo en este último tramo como un jugador decisivo en estos ‘sorprendentes’ Thunder, vamos, Paul George en más modo Paul George que nunca, pero Durant está por encima y además George no quiso venir a Lakers, así que… no lo cojo.

Mención especial a Jokic, que tal vez debería estar de poder pillar dos pivots, pero se ha quedado un poco a las puertas de haber pasado a Davis.

Mario Maruenda

Si mis elecciones de este año fueran una banda, serían Status Quo (y sí, son las mismas que David, no hemos subido la misma imagen dos veces). A falta de pelotas para sobrerreaccionar y quitar a LeBron, Durant o Davis para poner a George, Jokic o a Luka (the hype is real), y perdonándole a Steph Curry los partidos perdidos, para mi hay 9 de 10 puestos en los equipos titulares que resultan inamovibles. Me falta el último exterior en el Este: con Oladipo un tanto retrasado en la pelea por consecuencia de sus dolores en la rodilla, la elección está para mí entra Kemba y Ben Simmons, y ambos han tenido trechos esta temporada que no llegan para mí al nivel esperado de un jugador titular de All-Star. Si pudiera o pudiese, cascaba aquí a Blake Griffin, que total, es el base de los Pistons, y me quedaba tan a gusto. Al final he puesto a Kemba, porque Simmons tiene años por delante para serlo por goleada, y el base de Charlotte tal vez no se vea en otra igual.

Para lo que quiero aprovechar este momento, es para reivindicar fehacientemente al jugador más infravalorado de la NBA en estos momentos: Don Kyrie Irving. Salvo quizá un periodo muy pequeño al principio de la pasada temporada, nunca ha estado para la opinión pública en la lista corta de candidatos al MVP, sólo ha sido una vez All-NBA (2015, y en el tercer equipo) y su nombre muy rara vez se ha puesto, ni como mención honorable, entre los Elite 8 de la NBA, aquellos jugadores con los que completo el resto de mi lista de titulares del All-Star.

Y Kyrie rellena todas las cajas de una superestrella de la NBA. Da el nivel tanto desde el punto de vista estadístico como del estético. Lo ha hecho tanto en la Regular como en los Playoffs, acompañado como en solitario, al contraataque o a media pista. Ha ganado un anillo, ha estado en tres Finales, y ahora es líder indiscutible de uno de los mejores equipos de la Liga. Es uno de los pocos jugadores de la Liga verdaderamente imparables, y resistentes a cualquier defensa,

Como llegó muy pronto, y pisando muy fuerte, a veces se nos olvida lo joven que es, y que hasta hace bien poco (si no todavía) estaba en plena progresión: a unos meses de cumplir los 27, es sólo un año mayor que Anthony Davis, dos más que Embiid, y dos y medio que Antetokounmpo. Sus mejores años están viniendo, y su evolución como pasador y defensor le han convertido en un jugador sin apenas debilidades.

Porque en defensa, que siempre ha sido el primer pero que se le ponía, no es ni mucho menos un colador. Rápido de manos y de cabeza, nunca podrá estar en este aspecto, por tamaño y capacidad atlética, al nivel de otro de los jugadores de esta lista, pero cuando su esfuerzo es máximo es capaz de incordiar al rival y aparecer para robar, desviar y rebotear balones que no deberían ser suyos, y con su madera para aparecer en los grandes momentos, verlo es más fácil cuanto más importante sea el partido.

Está teniendo una temporada fabulosa, en un equipo en el que casi todos sus compañeros están por unos motivos u otros, decepcionando en relación a las expectativas creadas a su alrededor. Para mí la única cuestión es su durabilidad: se ha perdido un tiempo significativo en cuatro de las ocho temporadas de su carrera NBA (a sumar a los problemas en su único año universitario), y se ha perdido unos Playoffs y la recta final de otros en cuatro viajes a la post-temporada. Aunque le pueda pasar a cualquiera, no sorprendería verle en el banquillo, vestido de alta costura, cuando en Boston se estén jugando las castañas.

Pero ahora está sano, a tope, y es uno de los 10 mejores jugadores de la Liga, sin mucho que envidiar al resto de la cumbre. Digámoslo alto y claro antes que alguno de los jóvenes talentos de la Liga vengan empujando y volvamos a tener la tentación de desplazarlo del sitio que merece.

Hola baloncesto vol. 2018

Vuelve la NBA. Hoy martes 16 (o mejor dicho, esta noche cuando ya sea miércoles 17), un balón será lanzado al aire en el TD Garden y empezará el curso baloncestístico 2018-2019, donde como siempre vamos a tener muchas cosas que ver y esperar.

Desde La Crónica Desde El Sofá vamos a seguirlo como siempre, a nuestro estilo y nuestra forma de ser, con nuestro podcast, con nuestra ‘guía’, con nuestro newsletter y desde nuestro Twitter. Si estás leyendo esto ya sabes lo que vas a encontrar y si es la primera vez que conectas con nosotros, siéntate aquí en nuestro sofá porque este año tenemos ganas de ver, sentir, disfrutar de/a…

LeBron en Lakers,
LeBron con Stephenson…y McGee… y Beasley… y Rondo…,
los pabellones estallar con los buzzer beaters,
Leonard a ver cómo está,
lo mal que le sienta la camiseta de Hornets a Parker,
el combo Aldridge-DeRozan tirando de media distancia unas 89.38% de las veces,
Celtics con todos sanos,
Trae Young tirando mandarinas por doquier,
el experimento de Melo en Houston,
como Rockets supera su récord de triples,
Curry en modo NBA JAM,
Lillard en modo Curry,
las camisetas retro de este año,
las canchas retro,
Doncic en la NBA,
Jimmy en… bueno, donde sea (aquí vale Butler y Goldstein),
los Jazz de Snyder,
Sixers con un año más de experiencia,
Antetokounmpo con entrenador,
Anthony Davis en modo MVP,
Harden en modo MVP,
Durant en modo MVP,
Clippers y su intendencia,
Suns y su mezcla de juventud y veteranía,
la lucha en el este por el trono,
la lucha en el oeste por los PO,
los pases de Jokic,
Howard en Wizards,
esas noches de partido de domingo a las 21.30,
Van Gundy comentando,
Doris comentando,
la desilusión de la Fantasy,
el primero Twitter-follón,
el SofiAlert,
el Podcast Desde El Sofá,

y así una lista casi infinita de detalles que nos encantan y que desde ya vamos a disfrutar.

Hola baloncesto.

La guía que todo el mundo esperaba pero que no es como todo el mundo pensaba

Detrás de un título extremadamente largo pero totalmente descriptivo se encuentra la nueva guía de la NBA de La Crónica Desde El Sofá para la temporada 2018-2019.

Como el título bien indica, os encontráis ante algo totalmente diferente a lo que realmente esperabais. No, no vais a ver un pdf con millones de páginas hablando bien y maravilloso de cada uno de los equipos, no. Vais a ver un documento de 31 páginas donde hemos incluido algunos artículos que ya habéis leído (esperamos) por aquí, pero bien maquetados en su formato, además, como colofón, viene una tabla que cabe en un folio y que podéis imprimir fácilmente con los pros y contras de ver un partido de cada una de las 30 franquicias de la NBA. Algo sencillo, fácil y efectivo, cual pase de Steve Nash.

¿El precio? pues totalmente gratis, como no podía ser de otro modo, eso sí, para aquellos que quieran contribuir a la causa y a nuestro intento de dominación mundial, aquí os dejamos un botoncito muy mono y apañado de PayPal para que podáis hacer cualquier donación que queráis, si lo hacéis, recibiréis en vuestro mail una edición especial de la Guía con vuestro nombre en ella como muestra de cariño por tan digno aporte. Un pequeño detalle que nos apetece y os lo mandaremos a vuestro mail de Paypal o bien nos lo indicáis en los comentarios de Paypal.

Así que nada, a disfrutar que ya no queda nada.

Las camisetas del All-Star 2018

Se acerca la fecha del próximo All-Star y como no podía ser de otra forma, ya tenemos con nosotros las camisetas que vestirán los jugadores elegidos en la próxima cita del All-Star Game en el Staples Center de Los Ángeles.

Como todos sabéis este año ha habido cambios, muchos en muchas cosas, como por ejemplo, la entrada de Nike como proveedor oficial de camisetas y también la forma en que los equipos se han formado para este partido de las estrellas.

Para ello, las nuevas camisetas tendrán el logo del Jumpman de Jordan y el logo del equipo en grande delante, además, vendrán en blanco y negro, con una tipografía simulando las señales que se pueden encontrar por la ciudad californiana, además, en la parte de la nuca, vendrá la inscripción de LA 2018. También otro detalle, serán las estrellas que habrá en los laterales, simbolizando los All-Stars ya disputados.

Las camisetas ya están a la venta tanto en blanco como en negro, además de los jugadores que formarán parte de la NBA, Nike/Jordan sacará a la venta la camiseta de Jordan y Kobe Bryant también para conmemorar la cita de Los Ángeles.

Estas nuevas camisetas, nos recuerdan a aquella época en que la NBA decidió que cada jugador jugara con la camiseta de su equipo durante el All-Star Game, lo cual hacía del partido algo multicolor y diferente, este año será yin vs yan, blanco vs negro.

La nueva piel Nike de la NBA

Hace un par de meses se filtraban y se anunciaban como serían las nuevas camisetas de la NBA esta vez creadas por Nike, el tiempo ha pasado y durante este verano los equipos han ido sacando a cuenta gotas sus nuevos equipajes de la marca del Swoosh. En un acto celebrado en Los Angeles, estas camisetas ya se han presentado oficialmente y además, hemos podido ver los equipajes Statement, los conocidos como Alternates de siempre. Así son las nuevas camisetas Nike de la NBA.

Antes de meternos en materiales de las telas y fabricación, vamos al gran punto de estas nuevas camisetas y sin duda alguna, al gran MVP de ellas, el llamado NikeConnect.

Probablemente a estas alturas de la película y más si estáis leyendo esto, ya habréis visto el vídeo de promoción de esta nueva funcionalidad de las nuevas camisetas, pero si no es así, aquí lo tenéis:

Mola, verdad? La idea es que con una aplicación, la cual estará disponible a partir del 29 de septiembre y con una de las nuevas camisetas, mediante la tecnología NFC (similar para hacernos una idea a lo que Nintendo está haciendo con sus amiibo o Lego con su Dimensions) y con tú móvil, podras acceder a contenido exclusivo sólo accesible mediante este proceso. El contenido irá desde vídeos de ese jugador/equipo del cual tengas la camiseta, hasta funcionalidades extras en el ya mítico NBA 2K18 o playlists de estos jugadores con sus canciones favoritas,… Todo una rama de posibilidades que sin duda irá aumentando y con un proceso la mar de sencillo para acceder a ellas.

Según apuntan los rumores, el NikeConnect estará disponible tanto en la camiseta Authentic como en la Swingman, pero este dato aún no está confirmado en su totalidad, así que aún tendremos que esperar un poco para ello.

Pero además, las nuevas camisetas llevan más novedades que el mencionado NikeConnect. Las nuevas camisetas están basadas en lo que se pudo probar en los JJOO de Rio en 2016 dónde se estrenaron los uniformes Nike Vapor con Nike Aeroswift, ese fue el inicio para lo que vamos a ver en las canchas en poco más de un mes, para ello se ha buscado una estructura que no se pegue tanto al jugador, pero que a su vez deje la libertad por si a los atletas les gusta más o menos apretada la camiseta, de ahí el diseño tan peculiar de los tirantes en la parte de detrás, también para dar mayor libertad al movimiento de los brazos.

El diseño de los pantalones también tiene una novedad, con una obertura lateral para facilitar los movimientos laterales de los jugadores y también un mayor rango. Los pantalones son un poco más cortos que los que estábamos acostumbrados a ver, pero repetimos, esto ya dependerá de cada jugador y sus manías dentro de la pista.

Las nuevas camisetas Nike de la NBA estarán disponibles en la web de Nike a partir del próximo 29 de septiembre, mientras que las Statement lo estarán a partir del 20 de noviembre.

Concurso: Llévate un NBA Fidget Spinner

Los ya famooso Spinners llegaron para quedarse con nosotros allá por inicios de verano, los hemos visto de todos los colores y con todas las formas, pero nunca antes con los colores de nuestros equipos de la NBA.

Si no sabes qué es un Fidget Spinner es que claramente vives en otra galaxia, porque seguro que lo has tenido que ver, pero vamos, si no sabes de qué se trata, es un nuevo juguete/objeto que gira sin parar sin apenas necesidad de hacer ninguna fuerza, así de sencillo.

¿Quieres uno? Participa con nosotros en el concurso.

Los NBA Fidget Spinners están disponibles en la NBA Store con los diseños y colores de 7 de las franquicias más importantes de la liga, Celtics, Bulls, Cavs, Warriors, Lakers, Knicks y Spurs.

Si quieres conseguir uno de estos NBA Fidget Spinners cortesía de la NBA y de La Crónica Desde El Sofá, sólo tienes que hacer lo siguiente:

  • Seguirnos por Twitter.
  • Hacer RT  de este tuit.
  • Contestar a la siguiente pregunta y mandarnos la respuesta por Twitter con el #GirandoDesdeElSofa: ¿A qué jugador de San Antonio Spurs entrevistamos el año pasado?

Aceptaremos tuits hasta el próximo viernes 8 a las 20h. y durante el finde haremos el sorteo entre los acertantes.

Suerte a todos!