Quinteto de la semana (12.12.10)

George Karl – Por sus mil y 2 victorias.
Rick CarlisleSe rapó el pelo y le va bien… muy bien, 12 victorias seguidas para Mavs.
Derrick Rose – Está llevando como sólo el sabe a los Bulls.
Amaré Stoudemire – Lleva +30 en los últimos 7 partidos…y todo victorias para Knicks.
JaVale McGee – A parte de por tener el nombre molón, por hacer el Mejor Mate Fallado del Año.

Karl ya es milenario

Aunque la efeméride sea lo de menos, por fin se mete George Karl en el Club del 1000. Es lo de menos, porque Karl ha conocido la victoria mucho más de estas mil veces que ha ganado en la NBA en temporada regular. Están las primeras, cuando empezaba su carrera como entrenador en la CBA destacando de manera brillante. También hay que recordar las que tuvo cuando estuvo en España, entrenando dos años al Real Madrid como los más jóvenes puede que no sepan. También entrenó a la Selección Estadounidense y en la NBA, al millar, hay que sumarle las 74 en Play-Off. Y las dos más importantes, por supuesto: los triunfos contra el cáncer de próstata y de cuello, sin los que Don Nelson, Lenny Wilkens, Pat Riley, Jerry Sloan, Phil Jackson y Larry Brown no hubieran podido cursarle la invitación al club.

Por todo lo que ha vivido, imagino que a Karl llegar a las 1.000 le ha quitado poco el sueño. Pese a mantener un perfil discreto y ser poco dado a la megalomanía, seguro que George tiene su rinconcito para el ego como todos nosotros y habrá disfrutado de ser el centro de atención por un rato, pero ya habrá pasado página. Su insistencia por que los Kroenke le renueven el contrato que termina este año, aun cuando la incertidumbre sobre la composición de la plantilla es absoluta, demuestra que no estaba entrenando con el piloto automático hasta este hito. Además, cuando él empezó, una hazaña semejante hubiera dado para el día de George Karl. A la velocidad que circula la información, la opinión y la chatarrería ahora, se le dedica un segmento de 30 segundos repetido en cada reposición de SportsCenter en la ESPN, y circulen, que aquí no hay nada que ver.

La percepción de George en la opinión pública de este corrillo siempre ha tenido un pero: nunca ha sido capaz de casar el talento a su disposición con un título, como, por cierto tampoco lo han sido el 50% de los entrenadores del Club de los 1000: ni Wilkens, ni Nelson, ni Sloan saben lo que es levantar el Larry O’Brien.

¿Pero alguna vez ha tenido tanto talento como para ganarlo? Jamás ha tenido el lujo de entrenar al MVP de la temporada pero Riley, Jackson, Brown o Sloan si lo han hecho. Las parejas Shawn KempGary Payton, Ray AllenGlenn Robinson o Allen IversonCarmelo Anthony fueron buenas, pero incomparables a la calidad y compenetración de Jordan/Pippen o Malone/Stockton. El fondo de armario de todos esos equipos también fue bueno, pero tampoco eran los Pistons de 2004. Por el talento a su disposición siempre ha estado más cerca de Nelson y Wilkens (y tiene bastante mejor porcentaje ganador que ellos) que de Jackson o Riley. Y su comparación más directa para mí es Sloan: plantillas comparables, resultados también. Su porcentaje de victorias es prácticamente idéntico (divergen en menos de un partido por año) y los únicos anillos que tienen son los de compromiso, si Karl todavía guarda el suyo o su compañera en la vida, Kim Van Deraa, le ha regalado uno nuevo. Pero por lo que yo veo, Jerry está mejor considerado que George. Aún no sé muy bien por qué.

A los Sonics los llevó a la final contra Chicago, techo de cualquier equipo de esa época. Y durante el periodo de 6 años y medio que los entrenó, su equipo fue el segundo con más victorias, por detrás de los Bulls. Con Milwaukee rozó el derecho de visitar a Kobe y Shaq en las finales en 2001, cuando llevó a los Bucks al 7º partido de la Final de Conferencia (única de la franquicia los últimos 24 años), en una de las series más polémicas que se recuerdan, contra los Sixers de Iverson. De hecho esa ECF de 2001 fue uno de los ejemplos más recurrentes de amaño potencial cuando saltó el escándalo Donaghy. Los Nuggets no tenían la altura y la profundidad suficiente para superar a Lakers en el Oeste, por muy buen trabajo que George hiciera. A los Cavs y a los Warriors los llevó a Play-off en los cortos periodos con los que empezó su carrera. Y pese al topetazo que se llevó con Estados Unidos en el Mundial de 2002, el tiempo ha puesto en perspectiva que el problema era endémico y la plantilla que tuvo a su disposición Karl con sólo 15 días de entrenamiento, liderada por unos jóvenes Pierce y Brand, era peor que posteriores que cayeron con mayor estrépito.

¿Ha habido alguna temporada en la que sus equipos lo hicieron peor de lo esperado? Sí. Pero, ¿ha llevado a todas las franquicias a las que ha entrenado al mejor resultado que su talento les permitía alcanzar? Desde luego.

Y aunque al final del día cuentan las victorias, y ese es el motivo por el que estamos hablando de Karl hoy, cómo llegas a ellas, importa. Los Sonics de la temporada 94/95 son el octavo mejor equipo por Offensive Rating de la historia. La pasada temporada en Denver marcó el récord histórico de ORtg de la franquicia, una de las más explosivas históricamente en ataque, arrebatándoselo al estilo run’n’gun del equipo finalista de conferencia de Doug Moe, uno de sus mentores, de la 84/85 en la que Alex English y Calvin Natt anotaban más de 23 puntos por partido con la ayuda de un Dan Issel cerca de la retirada y un Fat Lever en proceso de maduración.

Y su habilidad para dar confianza y desarrollar jugadores para que sean importantes en el equipo no tiene mucha comparación posible en la NBA. George nunca se saca un as de la manga, pero todos los años tiene preparados uno o dos Jacks, dispuestos a ir a la guerra por él. Este año lo estamos viendo con Gary Forbes, un jugador no drafteado que le ha sacado las castañas en un par de partidos a los Nuggets. El anterior fue Afflalo, pieza importantísima hoy, que entre llevar toalla y toalla, a veces jugaba en los Pistons. Hace dos le consiguió un contrato a Dahntay Jones, que espero que le siga invitado a cenar y a jugar al golf, y sacó el mejor año de su carrera a un Chris Andersen que venía de una suspensión.

Comenzó a entrenar en Cleveland, y seguro que jugadores como Phil Hubbard, Roy Hinson o Melvin Turpin lo recuerdan, por que tuvieron el mejor año de sus respectivas carreras. Con Sleepy Floyd en Golden State sucedió lo mismo. Gary Payton fue elegido número 2 del Draft, pero su primera temporada y media hasta que George llegó a Seattle y le dio confianza en su tiro, fue más que discreta en el plano anotador. Quién sabe si no estaríamos hablando de The Glove de una manera diferente si no hubiera empezado su carrera bajo la tutela de Karl.

Y aunque los buenos resultados, los equipos vistosos y el desarrollo de jugadores sean trazas que merecen admiración, lo más importante, probablemente, es que apenas nadie ha hablado mal de él en el plano personal. De hecho, es más fácil oír como se deshacen en elogios hacia su persona. El último, Darvin Ham, al que el otro día le preguntamos por los entrenadores con los que había trabajado. Con Larry Brown, un entrenador que no perdía oportunidad de mostrar el respeto y la admiración por el trabajo de Ham, ganó un anillo y Bernie Bickerstaff le contrató en Washington después de tenerle en Denver, lo que deja entrever que la relación mutua era buena. Pero la cara se le iluminó al hablar de Karl, su offensive wizard, con el que se explayó agusto.

No tiene el cartel de otros muchos entrenadores y decidir si eso es justo o injusto sería subjetivo. Pero sus 1.000 victorias no lo son. Quedarán por siempre imperecederas en la memoria de todo aficionado. Lo que quizá no quedará en el recuerdo colectivo es la intrahistoria, que es un ejemplo para todos nosotros. Para llegar a 1.000 victorias, hay que librar aun muchas más batallas. Y en el caso de George, dos especialmente cruentas. Que gran orgullo haber llegado con él hasta aquí.

Felicidades por todo, Coach.

“Prefiero tener 3 o 4 jugadores llamados por la NBA, que ganar el campeonato”

Darvin Ham, es el entrenador de los New Mexico Thunderbirds que se encuentran cuartos de la Conferencia Oeste de la NBDL con un récord de 4-3. Tuvimos la oportunidad de charlar con él y esto fue lo que nos contó:

Primera vez como entrenador a tiempo completo, ¿entusiasmado con la oportunidad?
Estoy ansioso. Siempre había soñado con el día de tener la oportunidad de jugar de la manera que queremos jugar, que va a ser esforzándonos en defensa, ahora tenemos la oportunidad, y lo iremos haciendo, pasito a pasito, intentando ser mejores día a día.

Muchos entrenadores pasan su carrera completa bajo la gestión de entrenadores sin renombre. Tu has trabajado con Larry Brown, George Karl o Bernie Bickerstaff. ¿Qué has aprendido de gente como ellos?
Bernie Bickerstaff tenía un gran ojo para el talento, y conocía bien el juego, sabía hacer las cosas sencillas para los jugadores. George Karl. Un mago en ataque. Aunque hiciera énfasis en la defensa, no tenía miedo a experimentar con cosas distintas en cualquier momento: jugadas en el poste para los jugadores pequeños, llevar a los altos a tirar desde fuera… Venía de esa escuela con Don Nelson de mezclar y probar cosas, jugar con los emparejamientos. Y los principios que Larry Brown nos inculcó en Detroit nos llevaron a ganar el campeonato. Sus conceptos defensivos son increíbles pero logró transmitirnos la cultura del esfuerzo y del trabajo duro. Él ponía todo su empeño en que jugáramos al máximo, que fuéramos consistentes con nuestro esfuerzo. Es realmente humilde con los jugadores pese a ser el único entrenador en ganar un título NBA y NCAA. Se puede hablar de cualquier cosa con él: baloncesto, vida… lo que quieras.

Tuve suerte de trabajar con todos ellos, y no sólo los tres, también con James Dickey en la Universidad, o ir a training camps con Lawrence Frank o Avery Johnson. He trabajado con muchos entrenadores y todos han tenido un impacto profundo en mí.

Estuviste jugando en Granada, en España. Ahora que la NDBL lucha por jugadores con Europa, ¿por qué deberían quedarse en la D-League?
Primero, el hecho de estar directamente asociados con la NBA los va a hacer más visibles. Es obligatorio que los equipos manden ojeadores a ver todos los partidos de la D-League. Sí es verdad que ahora con como han evolucionado las comunicaciones no es difícil para los ojeadores o los GM usar Internet y ver partidos internacionales, la Euroliga… Pero estar aquí, donde los ojeadores se montan en un avión y están en dos-tres horas aquí, viéndote en persona, en un ambiente creado para replicar a la NBA, es mucho más valioso.

Además, nuestra credibilidad ahora está por las nubes, 41 jugadores de la NBDL subieron el año pasado, 63 jugadores en plantilla NBA el Opening Day tienen experiencia en la D-League. El sistema NBDL es de confianza, y no sólo para saltar a la NBA si no incluso para ir Europa, pero llegar allí a los equipos de mejor nivel.

“Estamos aquí para desarrollar talento”

¿Prefieres mandar a un jugador de la NBA o llevar a los T-Birds lejos en la competición?
Al final del día, nuestra Liga es de desarrollo. ¿Cómo quedaría yo si llevo a los Thunderbirds al campeonato pero no llaman a ninguno de mis jugadores, si no he ayudado a nadie a mejorar? Quizá mejor como entrenador, pero no soy sólo yo, se trata también de darles la oportunidad a todos estos chicos de mejorar cada día y tener entrenamiento y formación de calidad, para que sean buenos profesionales, dentro y fuera de la cancha. Prefiero tener 3 o 4 jugadores llamados por la NBA que ganar el campeonato. Para eso estamos aquí, para desarrollar talento.

En la organización esperan grandes cosas de tu experiencia y de la de Sean Rooks…
Los propietarios Sam y Jackie Bregman se están portando genial, es mi cuarto año en New Mexico, el primero como entrenador, y siempre se han portado excelentemente: se involucran personalmente y se sacrifican para que el equipo pueda competir en las mejores condiciones. No podría pedir unos mejores propietarios.

¿Algún jugador del equipo del que tengamos que estar atento?
Sobre todo Alan Anderson, tiene experiencia con los Bobcats y en un equipo de primer nivel europeo como el Maccabi de Tel Aviv, fue nuestra segunda elección del Draft, y el resto todavía está luchando por un puesto asegurado. Hay muy buenos jugadores, talento de calidad, pero él es nuestra apuesta más segura.

Las nuevas Nike Air Zoom Kobe VI

Nike ha presentado la nueva versión de una de las zapatillas más utilizadas en la NBA, las Nike Air Zoom Kobe VI.

En esta nueva versión destaca el hecho de tener una especie de simulación de piel de serpiente, haciendo honor al sobrnombre de Kobe Bryant, La Mamba Negra, así como su peso, realmente mínimo.

Las zapatillas se pondrán a la venta el próximo 26 de diciembre y Nike las pondrá también en su servicio iD. Además parece ser que Kobe lucirá una versión navideña en el partido del próximo 25 contra los Heat, la llamada versión Grinch.

El mayor regalo de navidad

Comentaba @treykerby en su Twitter que quería a los Hornets como regalo de navidad. Y alguien se los llevará a su casa este fin de año. George Shinn uno de los propietarios que peor ha hecho sus deberes en la Liga, le ha vendido el equipo a David Stern que lo revenderá al mejor postor en cuanto pueda. De momento no se conocen cifras de la operación, pero la franquicia está valorada en más de 300 millones de dólares. La última venta realizada en la NBA, la de los Golden State Warriors, llegó a 450 millones.

A pesar de que el propietario cambie, la estructura de los Hornets seguirá teniendo total libertad para tomar las decisiones que crean convenientes. A pesar de que con todo lo que se ha hablado esta venta parezca una mala señal para retener a Chris Paul, yo me atrevería a decir, que al contrario, la permanencia del pequeño gran base parece asegurada, porque un jugador de su talento es todo un incentivo para los posibles compradores, y la NBA lo que quiere es vender bien, y cuanto antes.

Aunque el movimiento resulte curioso y pueda levantar suspicacias, no hay que irse muy lejos ni en tiempo ni en lugar para encontrar parecidos. Este mismo verano la MLB de beisbol prestó dinero para sacar de la bancarrota a los Texas Rangers y tomó el control durante el periodo de venta de la franquicia. Y la NHL compró en 2009 a los Phoenix Coyotes para evitar que Jim Balsillie, CEO de RIM, empresa manufacturadora de BlackBerry, se llevara el equipo a Canadá, y de hecho, siguen poseyendo el equipo, a la espera de venderlo por fin este mes a un grupo de inversores. Por tanto, aunque con la mentalidad europea pueda parecer impensable, en Estados Unidos no tienen ningún problema para que la Liga tenga la propiedad de una franquicia, ya que la gestión sigue corriendo a cargo de los mismos trabajadores, y la NBA lo único que hará es proteger una inversión que estaba al borde del colapso.

En cuanto a la venta, y sus posibles destinos, Stern ha declarado que son partidarios de mantener la franquicia en New Orleans, y de hecho, el abogado que han contratado para supervisar el proceso, Jac Sperling es de allí, pero mucho me temo que si llegara una oferta mucho mejor, y no se lograran mejorar las condiciones del alquiler del New Orleans Arena, uno de los puntos en los que la Liga va a presionar, y mucho, habría que empezar a ir buscando destino.

El que más suena es, Kansas City. Su pabellón, el moderno Sprint Center que puede acoger a 18.500 personas, sería ofrecido con condiciones muy ventajosas al equipo que quisiera llevar a los Hornets a Missouri. Pero no entiendo porque aparece como la favorita, si todavía no hay ningún inversor que haya manifestado la intención de mover el equipo a KC. Mientras, Seattle, la ciudad con más tradición baloncestística, y con potenciales inversores como Steve Ballmer de Microsoft, sigue teniendo uno de los problemas que obligaron a la marcha de los Sonics, el Key Arena ha quedado viejo, y no se van a destinar fondos locales ni estatales para su remodelación. El hecho de que la capacidad, por encima de los 17.000 asientos sea parecida al Sprint Center, revela el gran negocio de la NBA a día de hoy: el pabellón de Kansas City cuenta con un gran número de palcos VIP y asientos de lujo que hacen que a misma audiencia, los ingresos sean mucho mayores que los del vetusto Key Arena

Las Vegas, ciudad que siempre sale a colación por no tener problemas de inversores ni de clientes potenciales, ha sido y será un lugar tabú para las Grandes Ligas por el miedo que se tiene a que Nevada sea el único estado de la Nación que permite legalmente las apuestas, y porque aunque el construir un pabellón estado del arte parece una tarea inmediata, la realidad es que todavía no hay ninguno en pie. Llevar otro equipo a California, bien sea a Anaheim, San José o San Diego también es otra opción que se mantiene abierta, aunque Stern parece preferir expandirse más a tener un quinto equipo en el mismo estado. Además, viendo los problemas que están teniendo en Sacramento para adecentar el ARCO Arena, el estado de California no está dispuesto ahora mismo a soltar dólares para negociar la remodelación y explotación de las canchas. El último nombre que ha aparecido es el de Chicago, que como tercer mercado más grande del país detrás de NY y LA tiene tamaño suficiente para acoger a un nuevo equipo en el United Center, pero como ocurre en otros casos, nadie se ha atrevido a hacer una oferta desde Illinois.

Por lo tanto, aún queda mucho en este proceso, que seguiremos desde aquí con mucha atención. Viendo la disponibilidad del Comisionado, y los problemas que plantean todas las posibles localizaciones, un servidor cree que los Hornets se quedarán en Louisiana una buena temporada, pero no sería la primera vez que nos llevamos una sorpresa.

Mirando al 96

26 de junio, 1996, East Rutherford, New Jersey, lugar de celebración del que iba a ser el 50 Draft de la NBA con Philadelphia 76rs con el número 1 después de una desastrosa temporada con tan sólo 18 victorias y con esperanzas de cambiar todo con su elección.

El no.2 lo tenían los Raptors, un equipo que venía de ser uno de los pocos equipos que en el 95 ganó a los Bulls del 72-10 y con el Rookie del año, Damon Stoudamire,  pero que después de su primera temporada como franquicia en la NBA sólo pudieron ganar 21 partidos.

El tercer pick iba también para Canada, de la mano de los Vancouver Grizzlies, equipo recien estrenado y pagando la novatada siendo el peor de la liga ganando sólo 15 partidos.

Pero vamos a lo que nos interesa, el Draft en sí, los Sixers eligieron con el no.1 a Allen Iverson, un jugador que realmente consiguió lo que la franquicia de Phila buscaba, un cambio. El cambio fue tremendo y Iverson como todos sabemos se convirtió en todo un icono, por no decir los títulos de Rookie del año y MVP, llevando a los Sixers a las finales de la NBA. El impacto de Iverson en la Ciudad de la Campana fue brutal, tanto en el ámbito deportivo como en el social.

Los Raptors eligieron a Marcus Camby, un joven pivot que prometía mucho pero que poco duró en Toronto, aunque luego se vio su valía en los Knicks y Nuggets, donde ganó el premio a  Jugador Defensivo del Año. Pero sin duda no fue un buen pick para los Raptors.

La otra franquicia canadiense, los Grizzlies, decidieron ir a por otro pivot, Shareef-Abdur Rahim, que fue la estrella de los Vancouver Grizzlies durante los primeros años hasta que otro draft mandó sus derechos a Atlanta a cambio de los derechos de un español apellidado Gasol… Abdur Rahim fue otro de esos jugadores que una franquicia sabe explotar en su justa medida, aunque fue en los Hawks donde se consagró llegando incluso a entrar en un All-Star.

El número 4 fue a parar a los Bucks que eligieron a Stephon Marbury, aunque poco después moneda de intercambio con los Timberwolves que habían elegido en el 5 a Ray Allen, con esto Marbury acabó en Wolvs y Allen empezó su leyenda en los Bucks.

El no.6 fue para Celtics (vía Dallas), unos Celtics que estaban en plena fase ni fu ni fa, pero que eligieron a Antoine Walker. Este movimiento junto con la elección dos años más tarde de Paul Pierce, hicieron que los Celtics empezaran a remontar el vuelo con esta pareja.

Del 7 al 12 fueron para jugadores que no han tenido mucho impacto en la liga como el fallecido Lorenzen Wright, Kerry Kittles, Samaki Walker, Erick Dampier, Todd Fuller o el mítico Vitaly Potapenko.

La elección número 13 la tenían los Charlotte Hornets y para ello seleccionaron a un 2 de Lower Marion High School, es decir, a un chaval de instituto de 17 años llamado Kobe Bryant. Este chaval estuvo poco tiempo en los Hornets, sólo para la foto, ya que la noche anterior se había ‘pactado’ un trade que mandaba a Vlade Divac a los Hornets a cambio de esa elección de Bryant. Kobe despertaba al día siguiente siendo jugador de Los Angeles Lakers…

La siguiente elección en el draft fue para Kings, quienes optaron por Pedja Stojakovic, el cual hizo la de Ricky y aún paso 2 años más jugando en Grecia, mientras que el 15 fue para Suns que se hicieron con los servicios de un canadiense algo extraño llamado Steve Nash, en una decisión que fue muy criticada en Phoenix por el desconocimiento del tal Nash…

El 16 fue para Tony ‘Lambada’ Delk, mientras que en el 17, los Blazers elegían a un pivot que ha hecho buena carrera en la NBA y que aún sigue en ello, aunque con más promesas que otra cosa, Jermaine ‘El Otro’ O’Neal.

El resto de la primera ronda podemos destacar a gente como Zydrunas Ilgauskas que fue elegido por los Cavs en el 20 o al Reflexivo Derek Fisher, drafteado por Lakers en el 24.

La segunda ronda de este draft del 96 no dio para mucho más con jugadores como Jeff McInnis, Othella Harrington, Malik Rose o Drew Barry, pero si destacar a uno que no fue drafteado y que en ese curso hizo su debut en la NBA: Ben Wallace.

El del 96 fue un gran draft, probablemente uno de los 3 mejores (junto al del 84 y tal vez el de 2003), un draft que ha dejado 3 MVPs, 7 All-Stars, 7 jugadores dentro del quinteto ideal de la NBA, 2 ganadores del Jugador Defensivo del Año y tal vez uno de los 5 mejores jugadores de la historia…

Podríamos hacernos muchas preguntas por aquí… Y si Sixers hubieran elegido a Kobe (natural de Phila…)? Y si Hornets no hubiera hecho ese trade? Y si los Raptors o Grizzlies hubieran elegido a su compatriota Nash? Y si el cambio Bucks/Wolvs no se hubiera hecho?…