Vivimos los playoff en directo: Dallas 102 – Oklahoma 131 (1-2)

El jueves a las 6 de la tarde llegó la eliminatoria de playoff a Dallas y debido al horario temprano el ambiente del pabellón al inicio del partido era un poco frío pese a los esfuerzos de la franquicia organizando actividades desde 2 horas antes.

El American Airlines Center vestido con todos los detalles de las fases finales pero con muchas butacas con la camisa azul por estrenar hasta bien entrado el primer cuarto.

https://twitter.com/bobbykaralla/status/722894204892909571

El planteamiento de ambos equipos para el tercer partido era claro. Si fueron los malos porcentajes de tiro de OKC el factor que igualó las fuerzas en el segundo partido con una histórica mala actuación de Kevin Durant, en el tercero debían volver a su habitual acierto si no querían que se les atravesara la eliminatoria. Los Mavericks recuperaban a J.J Barea y David Lee tras no participar en la victoria del lunes y se confirmaba la baja de Deron Williams. Con la enfermería llena, tenían que esforzarse mucho para marcar un tempo de partido lento y mantener un marcador bajo si querían tener alguna posibilidad.

Los Mavs empezaban con Felton, héroe en el segundo partido, J.J. Barea y acompañando a los bajitos Nowitzki, Pachulia y Matthews. Oklahoma presentó su quinteto titular con Westbrook, Roberson, Durant, Ibaka y Adams.

El partido se mantuvo interesante hasta casi el final del tercer cuarto cuando se decidió el marcador con los Thunder de Billy Donovan con la lección aprendida y siempre por delante en el tanteo.

La calidad de los dos All-star Durant (34 puntos) y Westbrook (26 puntos) junto con el juego físico y rápido fulminaron cualquier esperanza de los locales de lograr ponerse por delante en la eliminatoria. Esta vez Kevin Durant no falló como el lunes con emparejamientos defensivos en teoría favorables para él con Felton y Harris. No solo eso, sino que incluso los metió cuando Matthews le defendía. Destacar también la aportación desde el banquillo de Waiters y Kanter con 19 y 21 puntos respectivamente.

El último cuarto fue mero trámite dando descanso a los titulares con más de 20 puntos de diferencia en el marcador y la gente marchándose con la esperanza puesta en el cuarto partido de hoy sábado.

La esperanza de los Mavericks para volver a igualar la eliminatoria podría estar en confiar en algún truco que se pueda sacar de la chistera el bueno de Rick Carlisle en el apartado ofensivo, creando más situaciones en ataque si cabe al incombustible de Dirk Nowitzki. También los encontronazos en la serie entre los jugadores van subiendo de tono y ya se vieron varias técnicas como resultado en este partido. Estas interrupciones pueden ayudar a que el ritmo de partido no se dispare y se convierta en un paseo militar para OKC.

El siguiente duelo del oeste está convocado para hoy a las 7:00pm horario local (2:00am horario peninsular). Seguiremos informando!

Golden State Warriors contra Dallas Mavericks ‘La gira del record’

El pabellón abrió sus puertas al público 30 minutos antes de lo habitual, imaginábamos que por la expectación que genera el equipo de moda. De hecho, en el camino al American Airlines center ya había más movimiento de coches y gente cuando aún faltaban 2 horas para el comienzo. Efectivamente, las gradas cercanas a los túneles por donde entran y salen los jugadores estaban llenas de gente.

 

Ya estaban en un lado de la pista Charlie Villanueva y Dwight Powell y en el otro Draymond Green, Varejao y el segundo entrenador gran parte de la temporada, Luke Walton, ayudando al brasileño.  Hasta aquí todo bastante tranquilo, hasta que se retiran los jugadores y veo que se preparan las cámaras enfocando a Marc Stein (reportero de la ESPN), entonces se oyen gritos por el túnel de vestuario. No, no era Zaza Pachulia que salió momentos después, venían del lado de GSW por donde apareció Steph Curry. La expectación que se generó enseguida para seguir el ritual que tiene por calentamiento fue brutal. Todos los medios posicionados y el reportero a punto de entrar en directo en la ESPN. Sabía el fenómeno de masas que era, pero supero mis expectativas ya que tuve que pelear la posición incluso teniendo la suerte que vino a la esquina del campo en la que yo estaba.

 

curry warmup

A pie de pista capturando el momento

 

Curry warmup 2
Lo que hace realmente especial el calentamiento de Curry son los ejercicios tan específicos y totalmente adaptados al estilo de jugador que es y enfocados a potenciar su puntos fuertes de manejo de balón tanto para botar y pasar como los tiros entrando a canasta y de larga distancia. Os dejo un vídeo por si os interesa verlo en detalle donde su entrenador explica cada parte del calentamiento.
Lo que más me impactó fue la rapidez con la que se desplaza con pleno manejo del balón y toda la variedad de tiros que es capaz de ejecutar. Está claro que es uno de los jugadores con mejor porcentaje desde la larga distancia, pero lo más sorprendente es que desde cualquier posición realizaba tiros con distinto arco y diferente ejecución adaptándose a las situaciones de juego. Ya sea para evitar rivales o para conseguir un 2+1 con su mano menos buena.

 

Fuera del apartado baloncestístico está claro que Curry disfruta de su mejor momento, y lo sabe! Sus gestos molones, la vacilada del protector bucal durante el partido o mientras estaba tirando en el calentamiento saludar gritando a Marc Stein que está en directo en la ESPN para todo el país. Es parte del espectáculo y aparte de ser muy buen jugador, vende y eso lo saben las muchas marcas de la que es imagen. Sólo faltó ver el tiro que intenta desde el túnel de vestuarios que lo suele hacer en los partidos que juega en casa.

 

El ambiente por el pabellón era de día grande con mucha gente VIP y lleno de periodistas por los pasillos. Quien sabe si podamos ver una primera serie de playoff con los mismos protagonistas, creo que los del American Airlines Center lo firmaban ya y ¡ojalá que os lo podamos contar!

 

Hablando ya de lo que fue el partido, decir que sorprendió la capacidad de los Dallas Mavericks para seguir el ritmo anotador que suelen imponer los Golden State Warriors acabando el primer cuarto 42-36. A base de intensidad y trabajo sobretodo de Dirk y de David Lee los Mavs pudieron hacer frente a la avalancha de triples de los Warriors, 15 de 22, que iba camino de record y llegar al descanso sin una desventaja clara 73-67.

 

En la segunda mitad gracias Nowitzki, leyenda incombustible, los locales apretaron el marcador pero siempre con la sensación que cuando los Warriors querían se volvían a escapar. A destacar la actuación de Klay Thompson que sin hacer mucho ruido estaba anotando canastas de todos los colores, acabó con 39 puntos y 10 de 15 en triples. La clave pudo estar en los primeros minutos del último cuarto cuando el marcador estaba 98-97 pero el arreó final de los campeones con un parcial de 11-2 lapidó cualquier esperanza de los locales que dieron la cara ante uno de los mejores equipos que se ha visto en esta liga.

 

Otra cosa que me sorprendió fue que a 2 minutos del final y con 20 triples anotados, GSW fue descaradamente a por el récord de 23 lanzando de 3 en todas sus posesiones restantes (Houston Rockets fue el último equipo que lo igualó curiosamente frente a los Warriors y con Chandler Parsons ayudando con sus triples) . Al final se quedaron en 22 para un marcador de 130-112 y es que es un equipo que busca batir todo lo que se le ponga a tiro, valga la redundancia.

 

En el post partido, es interesante llegar a la rueda de prensa de Rick Carlisle ya que es un entrenador que casi siempre hace un análisis muy acertado de lo que ha sido el partido. Destacó el esfuerzo del equipo frente al gran acierto y juego del equipo rival del que dijo que ‘Ahora mismo esto es más grande que los Rolling Stones de tour’. También bromeó con el tiro suertudo que metió Curry tocando la esquina con la ironía socarrona que le caracteriza.

 

Por el otro bando, Steve Kerr habló del buen hacer del entrenador rival que había sabido alternar el tipo de defensa en zona con distintas variantes que les hizo más difícil coger el ritmo de partido. Remarcó la gran actuación de Harrison Barnes y Klay Thompson tanto en defensa como en ataque y que si consigues 22 triples normalmente te llevas el partido. Estuvo bromeando con la posibilidad de volver a verse por allí en una posible cruce en la serie de playoff y respecto al comentario de Carlisle de los Stones dijo ‘Yo estuve en la gira de los Beatles en 1996, por lo que ahora creo que es apropiado decir que estoy con lo Stones’  refiriéndose a que él fue partícipe como jugador en el record de victorias de los Bulls del 1996. Al acabar, anunciaron que Curry y Thompson responderían a las preguntas a la salida del vestuario.

 

La espera se alargó así que aproveché para entrar al vestuario donde estaba Draymond Green bromeando con los periodistas sobre la derrota de los Spartans en la NCAA mientras esperaba sentado con las típicas bolsas de hielo en las rodillas. Le preguntaron sobre la baja de Bogut para el gran partido contra San Antonio Spurs al día siguiente y dijo que no les tendría que afectar y que optarían por jugarles a un ritmo más rápido. Al día siguiente se pudo ver que Aldridge le hizo bastante daño al juego interior a los Warriors en la victoria de los Spurs.

 

Finalmente salieron los SPLASH brothers que habían anotado 70 de los 130 puntos del equipo. Primero salió Thompson con la tranquilidad que le caracteriza y bromeó diciendo que al día siguiente podría hacer 20 triples y que iba a ser un gran partido ya que juntaba todos los ingredientes necesarios como el record de victorias de ambos equipos y el hecho de estar invictos como locales. Curry por su parte destacó el acierto desde la larga distancia del equipo que fue decisiva para tomar la ventaja a partir del final del primer cuarto y ampliarla en la fase final del partido. En el partido del día siguiente los porcentajes de tiro bajaron gracias a una buena defensa de los Spurs que ahogaron a los tiradores y mantuvieron un tanteo bajo de 79-87.

 

Se espera un final de temporada emocionante en la lucha igualada por entrar en playoff en la conferencia Oeste. En esa lucha están Trail Blazers (37-35) tras la victoria ante Mavericks (35-36), los Jazz (35-36) que aguantan y los Rockets (35-37) con una racha negativa de 3 derrotas consecutivas.

La gira de los Golden State Warriors pasa por Dallas este viernes 18 de marzo

Como si de una gira de estrellas de rock se tratara, el equipo del momento de la NBA pasa por Dallas para enfrentarse a unos Mavericks preocupados por clasificar para los playoffs. Seguro que la actuación de los de la bahía de Oakland no decepcionará ya que más allá de ser primeros en la conferencia oeste, en su cabeza está el record de 72 victorias en una temporada marcado por los Chicago Bulls del 95/96. Van camino de conseguirlo con 61-6 a falta de 15 partidos, a pesar de que tres van a ser enfrentamientos directos con los San Antonio Spurs (el otro equipo también imbatido jugando como local),  los números les pueden salir.

Los Mavericks están metidos en la lucha por entrar en playoff con Rockets, que son séptimos y el mismo balance 34-34; y con Jazz, novenos (32-35) apretando y poniendo caro el octavo puesto. Tras un buen rendimiento del roster de los Mavs la primera parte de la temporada, mejor de lo previsto en pretemporada y ayudado por un calendario inicial más benévolo, llegó enero con su famosa cuesta que no deja de subir hasta final de la temporada regular. Enero lo salvaron con las mismas victorias que derrotas 9-9, febrero y el parón del All-Star resultó en un desfavorable 4-6 y el balance con la mitad de marzo consumido es ya de 2-6. Este mes viene cargado de partidos y el registro no tiene pinta de mejorar, de ahí la preocupación de ver por el retrovisor a Utah Jazz cada vez más cerca.

Los locales llegan tras una derrota el miércoles en Cleveland 98-99 frente a unos Cavalliers sin Lebron y con la principal novedad en el quinteto titular que ha introducido Carlisle en los dos últimos partidos sin pivot referente (sentando a Zaza y alineando a Felton quedando Dirk como hombre alto). Esa misma noche los GSW alargaron su racha frente a los Knicks en casa 85-121.

Dallas Mavericks Green St. Patrick's Day Blarney T-Shirt

Camiseta conmemorativa de los Mavericks para el día de San Patricio

 

Hoy el partido arranca a las 7:30pm hora local y las entradas están prácticamente agotadas. Allí estaremos para vivir el espectáculo en directo y ver la lucha de los Dallas Mavericks que curiosamente optan a ser los únicos que puedan ganar dos veces esta temporada a un equipo que está a punto de hacer historia.

Dallas vs Memphis. La crónica entrevista a Marc Gasol

La semana pasada visitaba por cuarta vez el American Airlines tras Clippers, Lakers y Wizards con un registro de corresponsal de 2-1. Esta vez para seguir el duelo de los Mavericks en la división South-West frente a los Grizzlies. Tras recoger los papeles con las estadísticas y notas para el partido había una sorpresa ya que nos habían asignado un asiento en la zona baja. Un gesto de agradecer y que había que aprovechar para vivir el ambiente del partido desde más cerca.
 IMG_0627
En la previa, en pista estaba calentando Zach Randolph a.k.a Z-bo con su zurda enchufándolo todo desde la bombilla. También conectaron desde vestuario para hablar hablar con JJ Brea. Comentaba que era un partido muy importante tras la derrota en Indiana y querían sacar el partido adelante para coger confianza y hacerse fuerte en los siguientes partidos en casa.
 IMG_0655
Todo a punto de empezar y buen ambiente cómo suele ser habitual para ver Mavericks. A destacar el equipaje molón retro en rojo de los Memphis y el salto inicial entre Zaza y Marc que se repartieron estopa y regalos navideños anticipados en la pintura.
El primer cuarto se lo llevaron los visitantes y esta ventaja duró hasta la mitad del segundo, hasta que se pusieron por delante los Mav’s 38-35  y lideraron el marcador hasta el final del partido. Muy bajos porcentajes de tiro para ambos equipos en los primeros 24 minutos y momentos de desequilibrios defensivos. Llegaron a cometer hasta 5 faltas por 3 segundos en defensa entre los dos equipos.
Dos desajustes defensivos de los Memphis, más habituales de lo normal esta temporada, obligaron a pedir tiempo muerto inmediato para corregirlos. Sobre los fallos defensivos le preguntaríamos a Marc al final del partido ya que mediante gestos mostraba su desacuerdo y daba explicaciones a sus compañeros y entrenador.
A destacar la diferencia de aportación desde los banquillos donde los reservas de Mavericks aportaron más que los de Memphis (43-31) y el factor McGee que fue un revulsivo aportando intensidad en defensa con 2 tapones en las primeras jugadas y varios Alley-oops. Clara superioridad de los locales en el segundo parcial sacándole los colores a la defensa contraria y que terminaron ganando 97-88.
En vestuarios el entrenador local Carlisle destacó la aportación de JaVale McGee y que tras mucho trabajo fuera de pista para recuperarse , iba a ir poco a poco jugando más minutos seguidos y que seguro se verían más acciones atléticas como las vistas esa noche. Sobre Parsons como sexto hombre destacó que también ha pasado un tiempo trabajando duro para volver a estar al 100% físicamente y aportar lo que se espera de él al equipo.
En el vestuario de Memphis, el grupo de periodistas esperaban a que Marc Gasol, que había terminado el partido con 16 puntos, 8 rebotes y visiblemente descontento, estuviera listo para las atenderlos.
Empezaron preguntando sobre la continuidad en el equipo tras otro cambio en el quinteto titular. Él comentó que no están teniendo esta continuidad durante la temporada y que se puede ver incluso durante el partido que hay momentos que juegan bien el balance ofensivo y defensivo pero una vez les golpean les cuesta mucho rehacerse y seguir jugando bien. También le preguntaron sobre las diferencias respecto al partido de Noviembre que ganaron en casa frente a Dallas  y contestó que les dieron demasiadas facilidades para anotar. Sobre la confianza, comentó que no había que centrarse en eso y mejor ser consistente para el siguiente partido intentando dar lo mejor de cada uno para el bien del equipo.
Una vez terminadas las preguntas en inglés, le comenté en español si le podía hacer unas preguntas y muy amable y profesional Marc accedió a responderlas.
– Momento clave en el tercer cuarto, tiempo muerto tras triple de Felton en un desajuste defensivo tras pérdida en ataque.
No hemos bajado a defender, no hemos hecho las cosas que tenemos que hacer. Ellos son generosos con el pase y pasan hasta encontrar la mejor posibilidad de tiro.”
– Sales de nuevo ya a falta de 3 minutos del final del partido con el marcador ya casi imposible de remontar.
 “El entrenador me ha puesto en pista y yo encantado de salir y ayudar a mis compañeros pero estábamos ya a 14 puntos y complicado.”
– Conley vs Chalmers que da/ofrece cada uno al equipo y que supuso la llegada de Chalmers.
“Son diferentes, no sería un versus ya que son jugadores diferentes. Chalmers ayuda en la salida de balón, ayuda cuando juegan los dos a la vez, a que no tenga que defender siempre al 1 rival y libera el trabajo de nuestra filosofía defensiva.”
– Que supone para un vestuario que dos de sus líderes (Zach and Tony Allen) salgan desde el banquillo, os supone más presion a ti y a Conley?
“Presión no sería la palabra, sería responsabilidad de los jugadores que entran nuevos de hacer un trabajo que se está haciendo desde hace mucho años y se necesita un poco de disciplina y de creer en lo que se hace poniendo el equipo siempre por delante de cualquier jugador. Estamos acostumbrados durante los últimos 7 años de jugar de una manera y cómo cualquier cambio en la vida lleva un tiempo adaptarse a ello.”
– Siendo Memphis un equipo referencia en el apartado defensivo la temporada pasada, crees que puede ser una motivación para tirar de orgullo y volver a la senda del Grid and Grind.
“Ese es el único camino, si nosotros no defendemos no podemos ganar a nadie. Si un equipo nos mete 100 puntos, nosotros lo tenemos muy difícil para resarcirnos.”
– Equilibrio de descansar activamente en verano o competir a nivel de selección.
 “Sabía que me costaría un poco arrancar el año, era consciente de ello ya que tienes un ritmo de competición en la selección. Pero también es cierto que tienes un descanso que evitas cualquier riesgo de lesión durante esos 3 meses, era lo que tenía que probar y soy consecuente con ello.”
– Que que te parecen los motes Big Spain y Wendigo? Hay algún otro que te guste o moleste especialmente?
“El filósofo conocido Tony Allen, puso el de Big Spain. Juntó que soy grande y soy español para crear esa obra de arte y Wendigo no sé de donde ha salido.”
 Finalizó con un saludo a todos los seguidores de la Crónica Desde El Sofá que podéis escuchar en el último podcast.

Primera experiencia NBA: Dallas Mavericks contra Los Angeles

El pasado miércoles 11 de noviembre visitaba el American Airlines Center para vivir en directo un partido de la NBA. Como tantos otros trasnochadores europeos, más de una vez había soñado con poder vivirlo en persona. Y qué mejor manera de estrenarse que con la visita de Los Angeles Clippers con DeAndre Jordan tras su fichaje frustrado este verano por los Dallas Mavericks y la ya famosa guerra de los Emojis. Este partido lo viví como un aficionado más y sería ya el viernes contra Los Angeles Lakers cuando podría recorrer las entrañas del estadio gracias a la oportunidad que me ha brindado La Crónica desde el Sofá.

LAC@DAL

Nov 11, 2015; Dallas, TX, USA; Dallas Mavericks guard Wesley Matthews (23) and guard forward Dwight Powell (7) react in front of Los Angeles Clippers center DeAndre Jordan (6) during the game at American Airlines Center. Mandatory Credit: Kevin Jairaj-USA TODAY Sports

Tocaba tarde baloncestística en The big D y medios como TNT, que retransmitían el partido, se habían encargado de caldear el ambiente, y… ¡Vaya si lo consiguieron! Se vieron muchos carteles de aficionados haciendo referencia al poco valor de la palabra de DJ comparándola con el porcentaje en sus tiros libres y los abucheos estuvieron presentes en todo momento.

Nos juntamos un grupito de españoles y llegamos con tiempo al estadio para poder disfrutar de la previa y hacer las fotos de rigor para el recuerdo. Empezamos con visita a la tienda oficial que ya tenía a la venta la nueva equipación que se estrenaba esa noche (¡Genios del marketing!) con el skyline de Downtown que personalmente me gustó bastante.

Una vez dentro del pabellón ya habíamos podido observar alguna vista de la pista antes de llegar a nuestro sitio; pero al tener por primera vez una visión general de la cancha, el marcador, las gradas, las pantallas… La sensación fue una mezcla entre vértigo y Déjà vú, ya que te impresiona y te resulta familiar a partes iguales. De camino a tu asiento te das cuenta de lo bien montado que lo tienen todo; me explico, todo está listo por y para la comodidad y el consumo del espectador. Desde tu butaca modo cine con reposavasos y un surtido de comida a dos pasos hasta los baños con la ESPN de fondo cantando los resultados de la jornada. Realmente creo que esto ayuda a que el American Airlines Center funcione como negocio teniendo una agenda repleta de eventos, siendo la casa también de los Dallas Stars de la NHL y albergar múltiples conciertos y espectáculos.

 

360 AAC

En la pista algunos jugadores de cada equipo hacían sus calentamientos individuales de tiro hasta que a falta de 20 minutos de empezar el partido  y con las gradas más pobladas salieron todos los jugadores. Los Angeles Clippers aparecieron primero con los primeros abucheos del público al ver a DeAndre, como bien contaba David en su visita al Madison Square Garden aquí la gente grita “Boo” y no silva cuando quiere abuchear. A continuación, con el speaker anunciándolo y con el Ni**as in Paris de JAY Z & Kanye West de fondo, llegó la entrada de los Dallas Mavericks y el primer subidón de adrenalina de la noche.

A partir de ahí, últimos preparativos antes de lanzar el balón al aire con la interpretación del himno y las presentaciones de ambos equipos. El nivel de los boo’s a DeAndre ya iba incrementando y el vídeo motivador para la presentación de los locales metía de lleno en el partido a los espectadores. LAC llegaba con todo y los Mavs querían aprovechar el factor ambiente para mejorar la mala imagen dada la noche anterior en New Orleans.

Durante el partido me sorprendió el Hack-a-DeAndre que empezó ya a finales del primer cuarto y fuera del partido el bombardeo de shows, anuncios y otros entretenimientos que hay durante los descansos. El concepto de que el espectáculo no debe parar se lo toman muy enserio y sólo por esto ya merece la pena ir a ver un partido de la NBA si se tiene la oportunidad. Por otro lado, ahora entiendo por qué dicen muchos estadounidenses que se aburren cuando ven un partido de fútbol, Soccer que es como lo conocen aquí, ya que son 45 minutos seguidos de juego sin animadoras o Dance cam.

Uno de los momentos que recordaron a partidos de play-off fue cuando con 110-108 en el marcador para los Mavs y a falta de 1 minuto para el final Dirk metió un triple marca de la casa para acercarse a la victoria.

No voy a hacer un análisis del partido, pero sí diré que el guión de partido aguerrido y con presión ambiental se cumplió y estuvo igualado y disputado hasta el final. Dirk tiró de repertorio como en los viejos tiempos y con la aportación de Matthews la victoria se quedó en Dallas 118-108. LET’S GO MAVS!

LAS@DAL

Dirk_Kobe

Llegaba el viernes 13 y no era una peli de terror lo que se iba a ver en el American Airlines Center sino el segundo duelo angelino de la semana y el posible último partido de Kobe en este pabellón. Y digo “posible”, no sólo por lo que parece va a ser la última temporada del #24, sino porque fue duda hasta el último momento por unos problemas en la espalda que le hicieron descansar durante los dos partidos previos a este enfrentamiento. Fue muy buena noticia poder ver jugar a una de las leyendas de la liga y estoy seguro que su figura y méritos se reconocerán todavía más cuando decida dejar de jugar.

Parsons haciendo el calentamiento de tiro

Parsons volvía a la convocatoria de los Mavs

 

Tras recoger las acreditaciones e informarme en qué planta estaban las diferentes salas para la prensa, tocaba hacer un recorrido por las instalaciones para saber cómo moverse antes, durante y después del partido. Como llegué con bastante tiempo pude bajar a la cancha y ver calentar a Charlie V. y Parsons de los Dallas Mavericks y a Marcelinho Huertas ex del Barça y a Metta World Peace de Los Angeles Lakers. Tenía ganas de ver algún tiro a un pie de Marcelinho pero me quedé con ganas ya que no jugó ni un minuto.

Segundo partido de la semana en casa y segundo Soldout en las gradas que veo, y no es una casualidad, ya que la franquicia lleva una racha que se remonta a Diciembre de 2001. Pero esta vez fue con mucho aficionado oro y púrpura entre el público. El protagonismo iba a estar centrado en la figura de Kobe y así se reflejó en la ovación que se llevó cuando fue presentado y cuando metió la primera canasta del partido, por momentos aquello parecía el Staples Center. El primer cuarto lo lideró el equipo visitante hasta que a falta de 3 minutos un triple de Villanueva puso por delante a los Mavs. Ya no soltarían la ventaja en el marcador hasta el final del partido.

Una de las cosas que también me llamó la atención en ambos partidos fue el sonido que recogen los micrófonos en los aros, ya que a veces se oyen los gritos en la lucha por el rebote o las pedradas (que en este caso lideró el #37 de los Lakers MWP). En este partido los porcentajes de tiro de campo bajaron mucho respecto al partido contra LAC y así se reflejo en los parciales del 2Q y 3Q. Esto no impidió ver jugadas espectaculares como la de la foto de arriba donde Dirk se marcó un fade-away ante Kobe, un taponazo del mismo alemán e incluso un amago también ante Kobe que acaba con los dos rivales sonriendo.

Destacar los aplausos que se llevó al entrar J.J. Barea al campo, jugador muy querido aquí por la gente que se lo demuestra todos los partidos. A falta de 9 segundos para llegar al descanso, en un robo de balón de LAS que le cae a las manos de Kobe, él mismo arrancó una contra en la que acabó cometiendo falta en ataque y se escuchó un “Oh!” de decepción en la grada que esperaba ver una canasta de jugón. No sé si fue falta de frescura pero la verdad que a mí también me sorprendió. Antes del descanso todavía había tiempo para el espectáculo con un BuzzerBeater de Devin Harris para dejar el marcador en 48-40.

El tercer cuarto fue más de lo mismo: poca puntuación con corre calles por las pérdidas de balones de ambos equipos para acabar con un +9 para los Dallas Mavericks. Destacar que en este cuarto y durante el partido hubo varias jugadas en las que Kobe hizo gala de su señorío y saber estar en la pista ayudando a los rivales a levantarse en varias jugadas y, meritoriamente, acabándose de meter al público en el bolsillo.

El último cuarto el marcador se volvió a apretar llegando a estar Lakers a 1 punto 70-71 y a 3 puntos en varios momentos. En varias canastas angelinas y concretamente en un 2+1 de Lou Williams se hicieron notar los muchos aficionados rivales poniendo un poco de emoción al partido. Llegó hasta tal punto que en los tiros libres de Zaza Pachulia se escucharon boos que hicieron reaccionar inmediatamente al público local al grito de Beat LA!  Llegaron al último minuto con 85-82 y los Mavericks sumaron los últimos 5 puntos ganando 90-82. Lo más destacado del final fue cuando Byron Scott cambió a Kobe a falta de 14 segundos y se llevó la ovación de la noche. Con este gesto, junto con la declaración del protagonista en rueda de prensa, se va confirmando que ésta será probablemente la última temporada que los aficionados puedan disfrutar de uno de los grandes.

Una vez terminado el partido era hora de bajar a recoger las declaraciones de los protagonistas. Todo el grupo que estábamos en el Press Box bajamos directos a la sala de rueda de prensa donde en unos minutos apareció Rick Carlisle. El entrenador destacó la gran actuación de Zaza Pachulia que se convirtió en protagonista con un doble-doble 18 puntos y 16 rebotes siendo clave en la victoria. Con relación a estas declaraciones, también destacó que a veces se tiene que ser capaz de ganar sin jugar tan bonito y para esto tienen jugadores como PachuliaPowell.

Ya en el vestuario local Chandler Parsons nos contó que va a ir progresivamente cogiendo más minutos, descansando en Houston (a pesar de tener ganas de jugar contra su ex-equipo) y espera jugar ya por encima de los 20 minutos en Filadelfia. Destacó la actuación de su compañero Zaza:

Ha estado genial esta noche, reboteando, defendiendo, en los bloqueos, metiendo los tiros libres, tiros de media distancia… Si te soy sincero, ¡no sabía que era tan bueno!

Por su parte, Wesley Matthews (destacado en el anterior partido y más discreto en éste) también piropeó la actuación del Georgiano y dijo que ante todo es un jugador de equipo que siempre aporta cosas positivas.

Finalmente, se hizo esperar pero mereció la pena. Ahí estaba Robin Hood Nowitzki, el hombre franquicia con su calma atendió a más preguntas que ningún otro jugador y dejó varias perlas. A la pregunta de qué opinaba sobre tantos aplausos de los aficionados de los Lakers dijo “Me parece que Mark Cuban estará contento porque han llenado el pabellón”.

Como era previsible, le hicieron preguntas sobre las jugadas con Kobe Bryant que acabó anotando y ambos sonriendo, a lo que el alemán respondió que tras el bloqueo se emparejó contra él y que lo pasó bien en esa rivalidad sana.

También le preguntaron sobre el hecho de haber ganado sin jugar un baloncesto “bonito” y, al igual que el Carlisle, coincidió diciendo que hay que saber llevarse el partido cuando tu porcentaje de tiro no acompaña (36.6% en tiros de campo) basándose en la defensa y el rebote.

Sobre el próximo partido contra Houston Rockets, el cuarto partido en cinco días, le preguntaron sobre James Hardem y cómo podían parar su estilo de juego, a lo que él destaco que es un jugador con una habilidad especial para entrar a canasta y difícil de defender o quitarle la pelota de sus manos sin cometer falta.

Había visto y leído entrevistas post partido a los jugadores en el vestuario; y, como en la NBA los jugadores atienden a los medios con toda naturalidad (si han ganado mucho más amablemente, claro) me pareció increíble estar allí con algunas de las estrellas de la liga. Muy buena impresión del ambiente en general del estadio y de la afición de los Mavs que vio ganar a su equipo frente a los dos duelos angelinos de la semana.