La gira de los Golden State Warriors pasa por Dallas este viernes 18 de marzo

Como si de una gira de estrellas de rock se tratara, el equipo del momento de la NBA pasa por Dallas para enfrentarse a unos Mavericks preocupados por clasificar para los playoffs. Seguro que la actuación de los de la bahía de Oakland no decepcionará ya que más allá de ser primeros en la conferencia oeste, en su cabeza está el record de 72 victorias en una temporada marcado por los Chicago Bulls del 95/96. Van camino de conseguirlo con 61-6 a falta de 15 partidos, a pesar de que tres van a ser enfrentamientos directos con los San Antonio Spurs (el otro equipo también imbatido jugando como local),  los números les pueden salir.

Los Mavericks están metidos en la lucha por entrar en playoff con Rockets, que son séptimos y el mismo balance 34-34; y con Jazz, novenos (32-35) apretando y poniendo caro el octavo puesto. Tras un buen rendimiento del roster de los Mavs la primera parte de la temporada, mejor de lo previsto en pretemporada y ayudado por un calendario inicial más benévolo, llegó enero con su famosa cuesta que no deja de subir hasta final de la temporada regular. Enero lo salvaron con las mismas victorias que derrotas 9-9, febrero y el parón del All-Star resultó en un desfavorable 4-6 y el balance con la mitad de marzo consumido es ya de 2-6. Este mes viene cargado de partidos y el registro no tiene pinta de mejorar, de ahí la preocupación de ver por el retrovisor a Utah Jazz cada vez más cerca.

Los locales llegan tras una derrota el miércoles en Cleveland 98-99 frente a unos Cavalliers sin Lebron y con la principal novedad en el quinteto titular que ha introducido Carlisle en los dos últimos partidos sin pivot referente (sentando a Zaza y alineando a Felton quedando Dirk como hombre alto). Esa misma noche los GSW alargaron su racha frente a los Knicks en casa 85-121.

Dallas Mavericks Green St. Patrick's Day Blarney T-Shirt

Camiseta conmemorativa de los Mavericks para el día de San Patricio

 

Hoy el partido arranca a las 7:30pm hora local y las entradas están prácticamente agotadas. Allí estaremos para vivir el espectáculo en directo y ver la lucha de los Dallas Mavericks que curiosamente optan a ser los únicos que puedan ganar dos veces esta temporada a un equipo que está a punto de hacer historia.