Prohibido doparse

En más de una ocasión he escuchado, incluso entre aficionados habituales, la vieja cantinela de que en la NBA está permitido doparse para aumentar el rendimiento. Esta leyenda urbana que ya ha recorrido millas, y se basa usualmente en el aumento de la musculatura de Pau Gasol como prueba irrefutable, no podría ser más mentira.

Esta misma temporada, OJ Mayo, el jugador de los Grizzlies, ha sido suspendido 10 partidos por dar positivo de DHEA, una sustancia con efectos anabolizantes. La misma sustancia, por cierto, que causó la suspensión para empezar la temporada 2009/2010 de Rashard Lewis.

Con respecto a la irrefutable prueba de la presencia del dopaje, que se supedita al aumento de la masa muscular de Pau… Yo no lo veo. Si comparamos las imágenes de cuando estaba en el Barcelona con las de ahora, su mejora durante la década no me parece tan espectacular como para haber necesitado de esteroides, sino que simplemente se trata de la evolución natural de todo joven de 20 años, a la que se le une el hecho de que va a una Liga en la que se hace un mayor énfasis en el aspecto físico. Además, recuerdo como al principio de su carrera, en una entrevista a su preparador físico en el diario MARCA, que no he podido encontrar, este decía que Pau era “un poco perro” en el gimnasio, algo que estoy seguro que ahora, con Jackson y Bryant encima, y con las más altas expectativas no se puede permitir.

La primera normativa anti-drogas de la NBA data de 1983. A la lista de sustancias prohibidas, entre las que se encuentran todos los estupefacientes habituales fuera del mundillo deportivo, se le añadieron los esteroides en 1999, y en 2000 y 2004 se continuaron añadiendo más productos que aumentan el rendimiento deportivo.

Todos los jugadores pasan al menos un control aleatorio durante las primeras semanas antes de que empiece la competición, y pueden ser controlados hasta tres veces más durante la temporada. Si uno de los jugadores diera positivo, podría ser obligado a pasar más controles durante la temporada. Un primer positivo por esteroides y diuréticos conlleva una sanción de 10 partidos, el segundo de 25, el tercero de un año, y el cuarto supondría la expulsión de la Liga. La sanción por un positivo por drogas de abuso es mucho más contundente, ya que conlleva expulsión inmediata, mientras que el positivo por marihuana no está sancionado con suspensiones hasta la tercera ocasión.

Obviamente la periodicidad de los controles es muy diferente a la de otros deportes como el ciclismo, y siempre se puede mejorar, pero es obvio que los jugadores no tienen barra libre con las sustancias para aumentar el rendimiento.

Retorciendo los números (III)

  • A mediados de diciembre, los Dallas Mavericks se ponían por segunda vez en la historia de la franquicia por encima del 50% de partidos ganados. ¿La primera? Cuando empezaron ganando su primer partido en la NBA, en la temporada 1980-1981. Desde entonces, 2450 partidos y 30 años después, los Mavericks han vuelto a ser una franquicia ganadora.
  • Vamos a aprovechar esta situación, para repasar el porcentaje histórico de las franquicias NBA. Los récords aquí presentes están calculados a día de hoy e incluyen los partidos jugados por todos los equipos de la franquicia, incluídos los de la BAA y de la ABA. Un asterisco denota que la franquicia no ha ganado nunca el campeonato, y dos, que no ha llegado a la final:
  • Franquicia Récord Porcentaje
    Los Angeles Lakers 3052-1877 0.619
    Boston Celtics 2999-2038 0.595
    San Antonio Spurs 2060-1475 0.583
    *Phoenix Suns 1928-1517 0.560
    *Utah Jazz 1618-1338 0.547
    Portland Trail Blazers 1752-1532 0.533
    Philadelphia 76ers 2583-2280 0.531
    Milwuakee Bucks 1803-1642 0.523
    Oklahoma City Thunder 1841-1689 0.522
    *Orlando Magic 893-832 0.518
    Chicago Bulls 1841-1768 0.510
    Houston Rockets 1795-1734 0.509
    *Indiana Pacers 1780-1752 0.504
    *Dallas Mavericks 1233-1229 0.501
    New York Knicks 2503-2530 0.497
    **Denver Nuggets 1752-1782 0.496
    Detroit Pistons 2438-2489 0.495
    Atlanta Hawks 2400-2468 0.493
    Miami Heat 889-920 0.491
    **New Orleans Hornets 888-920 0.491
    Sacramento Kings 2307-2618 0.468
    *Cleveland Cavaliers 1529-1754 0.466
    Golden State Warriors 2307-2726 0.458
    Washington Wizards 1809-2199 0.451
    *New Jersey Nets 1546-1989 0.437
    **Toronto Raptors 514-719 0.417
    **Minnesota Timberwolves 697-1029 0.404
    **Charlotte Bobcats 200-325 0.381
    **Los Angeles Clippers 1186-2097 0.361
    **Memphis Grizzlies 420-813 0.341
  • Los Phoenix Suns son la mejor de las 14 franquicias que no han ganado el campeonato, además es la más longeva de todas ellas: 42 temporadas. La peor franquicia que ha ganado el trofeo son los Washington Wizards, que ganaron en 1978, como los Bullets, con Dick Motta de entrenador y Wes Unseld de MVP.
  • Los Heat y los Hornets entraron el mismo año en la Liga, en 1989, y llevan récords prácticamente idénticos: A día de hoy, Miami ha jugado (y ganado) un partido más y han perdido los mismos. Aún así, Miami ha ganado un título, y los Hornets son la segunda mejor de las siete franquicias que no ha llegado a las Finales. El equipo con mejor récord que no ha jugado jamás la serie final son los Nuggets.
  • Al igual que han hecho los Mavericks, cuatro franquicias más podrían ponerse durante esta temporada por encima del 50% de partidos ganados en su historia. Los Knicks lo conseguirían si terminan la temporada con un 58-24 (o mejor), es decir, ganar 38 de los 48 partidos que le quedan. Los Nuggets necesitarían un 59-23, y ganar 39 de 48 para llegar. Los Hornets tendrían que alcanzar las 60 victorias, lo que significaría un 39-7 de aquí a abril. El equipo que más victorias necesitaba al empezar la temporada, Miami, es el único que visto lo visto parece que puede conseguirlo: necesita ganar 38 partidos, perdiendo solo 7, para terminar el año con 66 victorias.
  • Los Detroit Pistons se hubieran puesto por encima de .500 con 60 victorias esta temporada, algo que tienen ya imposible por haber perdido 24 partidos. También parecía improbable que los Hawks hubieran conseguido el 78-4 que necesitaban para ser una franquicia ganadora.
  • Dallas necesita acabar 48-34 para mantener su nuevo status. Indiana también se mantendría por encima del umbral con un asequible 25-57. Houston, Chicago y Orlando ya han superado las 9, 11 y 16 victorias que necesitaban respectivamente para no acabar el año por debajo de .500, por lo que a priori, ningún equipo se convertirá en perdedor este año.
  • Ahora vamos a repasar la longevidad de los jugadores en activo. El jugador que más temporadas lleva en la Liga es Shaquille O’Neal. Entró en el Draft de 1992 y esta es su decimonovena campaña. 17 temporadas llevan en la Liga Jason Kidd (el jugador en activo que más partidos ha disputado), Grant Hill y Juwan Howard, del Draft de 1994. Shaq es además el jugador más veterano, acabará la temporada con 39 años, que cumplirá el 6 de marzo. Hay otros dos jugadores nacidos en el año 1972, pero en octubre: Grant Hill y Kurt Thomas.
  • El segunda ronda que lleva más tiempo en activo es Rashard Lewis, desde que fue elegido en el Draft de 1998. Sean Marks también fue escogido en ese Draft pero fue cortado y pasó un año en Polonia. Stephen Jackson, entró en el Draft un año antes, en 1997, pero pasó por la CBA, Australia, Venezuela y la República Dominicana, y no debutó en la NBA hasta el año 2000.
  • De jugadores sin draftear, Ben Wallace, que lleva desde 1996 en la Liga, es el más longevo en activo. El pívot, que llegó a los 1.000 partidos en Liga el pasado 22 de diciembre, es el segundo jugador que alcanza el millar sin pasar por el Draft, tras Avery Johnson (aunque Moses Malone no fuera oficialmente drafteado por la NBA, no lo puedo considerar undrafted). Para superar al diminuto base en partidos jugados, Wallace necesitará otra temporada, porque aunque juegue en todos los que quedan de esta, estaría uno por debajo de los 1.054 del Pequeño General
  • Derrick Favors, nacido el 15 de julio de 1991, es el jugador más joven de la Liga. Solo hay otro jugador nacido en 1991, Xavier Henry.
  • Algunos de los hitos estadísticos que podríamos ver esta semana: Grant Hill está a 27 puntos de los 16.000 y Antonio McDyess a 23 de los 12.000. Kobe Bryant (26.695) puede ponerse noveno en la lista histórica de anotadores, superando a Oscar Robertson si anota 16 puntos más. Y Dirk Nowitzki (21.811) está a 3 de seguir escalando en el Top 25, y adelantar a Gary Payton en la vigesimocuarta posición. Andre Miller, por su parte, está a 8 asistencias de ser el 16º mayor asistente de la Historia. Sus 6.719 le convierten en el tercer mayor asistente en activo por detrás de Kidd y Nash.

Cambio de cromos

Los Orlando Magic acaban de remozar medio equipo con los dos traspasos por separado de este sábado. Están dentro Gilbert Arenas, Jason Richardson, Hedo Turkoglu y Earl Clark y se van Rashard Lewis, con destino a la capital, Washington, y Vince Carter, Marcin Gortat y Mickael Pietrus a Phoenix.

Orlando, que ha perdido 6 de los últimos 7 partidos, se arriesga, quizá demasiado, para darle la vuelta a la temporada. Vuelven a reunir a Arenas y a J-Rich, que pasaron juntos dos años en los Warriors, además, con Otis Smith, el GM de Orlando, y se traen a Turkoglu de vuelta al último y único lugar dónde fue feliz después de los fracasos de Toronto y Phoenix. A cambio de tres posibles titulares, Orlando ha tenido que dar al segundo y cuarto jugadores con más minutos de su rotación y pueden acusar en Play-Off el traspaso de Gortat.

Los Magic, que con Dwight Howard y el polaco tenían probablemente el mejor dúo de pivots de la Liga, han deshecho el tándem. Cierto es que Gortat no estaba jugando mucho, sólo 15.8 minutos por partido, pero un dúo así podría venir muy ante el punto débil de Miami, el punto viejo de Boston y el punto fuerte de Los Angeles. Ahora, cuando los los Lakers te tiren a Gasol, Bynum y Odom en sucesión ocupando los 48 minutos del puesto de pivot en una hipotética final, Orlando tendrá que ir con Malik Allen o un Brandon Bass fuera de posición cuando Dwight tome un respiro en el banquillo.

Sí es verdad que, para mi gusto, cambiando a Richardson por Carter han ganado en fiabilidad para esta temporada, que el espacio que daba el tiro exterior de un hombre alto como Rashard lo pueden suplir con los minutos que Turkoglu y un Ryan Anderson que ha perdido peso específico en el equipo este año pasen jugando de 4, y que la defensa de Pietrus ya no era para tanto.

La incógnita del traspaso es, Gilbert Arenas. Y mira que le pega lo de incógnita. Si recupera la forma Hibachi y se despega de la melancolía que le rodea, Arenas es uno de los jugadores más excitantes de la Liga, y el traspaso será un auténtico robo por parte de la franquicia de Orlando. Cuando Arenas se sentía bien en un partido era absolutamente imparable. Uno de esos pocos jugadores que pueden ganar el sólo un partido. Y eso en una serie de Play-off, no tiene precio. Pero Gilbert está haciendo la peor temporada de toda su carrera, y si el equipo tiene que seguir pagando 23 millones a un jugador en declive en la temporada 2013/2014, este traspaso habrá sido ruinoso.

Para Washington, las motivaciones de este traspaso están fuera de parqué. A Lewis le quedan dos años de contrato, y Arenas dos, más la opción a otros dos por más de 20 millones al año, que salvo enajenación mental permanente, Gilbert va a ejercer. Esos dos años de sueldo se unen además al hecho de que la excentricidad de Arenas ha acabado cansando en la capi. Los Wizards tienen miedo de que su nueva perla, John Wall cogiera las cosas malas de Gilberto antes que las buenas, y este traspaso era cantado desde que las bolas de ping pong le dieron el número 1 en la Lotería del Draft a la franquicia de Washington. La única duda era el cuándo y el quién, qué equipo estaba dispuesto a hacerse con el contrato de Arenas dando uno menos malo de vuelta.

En el caso de Phoenix, al contrario, parece que los motivos deportivos están por delante del dinero. El objetivo ha sido cambiar a Turkoglu, que está viendo sus minutos y su protagonismo reducido partido a partido, por Gortat, que acompañará al único jugador interior que tienen en plantilla los Suns, Robin Lopez. Mucho se ha hablado de que con este traspaso los Suns tiran la temporada, de que Steve Nash tiene que empezar a buscar destino, etc… Pero yo creo que la franquicia de Arizona en realidad está ganando.

Si el movimiento de intercambiar dos escoltas treintañeros que saben tirar de 3 y matar estando en su último año parece lateral, y además, como Gentry parece insinuar con sus declaraciones, la propuesta de incluir a Carter por Richardson en el traspaso, salió de Arizona, y los papeles marginales de Pietrus y Clark meramente se intercambian, salvo sorpresa, deshacerse de Turkoglu y su contrato a cambio de una pieza tan necesitada como la figura de jugador de poste bajo, me parece una pequeña victoria para los Suns.

Ahora veamos el traspaso en clave económica. De acuerdo a ShamSports.com estos son los salarios de los jugadores envueltos en el traspaso para las próximas temporadas:

Jugador 2010/2011 2011/2012 2012/2013 2013/2014
Rashard Lewis 19,573,711$ 21,136,631$
Jugador 2010/2011 2011/2012 2012/2013 2013/2014
Mickael Pietrus 5,300,000$ 5,300,000$
Vince Carter 17,522,375$
Marcin Gortat 6,322,320$ 6,790,640$ 7,258,960$ 7,727,280$
Jugador 2010/2011 2011/2012 2012/2013 2013/2014
Gilbert Arenas 17,730,694$ 19,269,307$ 20,807,921$ 22,346,535$
Jason Richardson 14,444,443$
Hedo Turkoglu 10,215,850$ 11,015,850$ 11,815,850$
Earl Clark 1,898,760$ 2,031,240$ 3,008,266$

Estas cifras asumen que Phoenix cortará el último año sin garantizar de Vince Carter ($18,300,000), Washington hará lo propio con Rashard Lewis ($22,699,551) y Orlando con Turkoglu ($12,000,000); Mickael Pietrus y Gortat ejercen las opciones que tienen sobre la última temporadas de sus contratos, Arenas ejerce la opción sobre las dos últimas temporadas del suyo, y Phoenix ejerce las opciones de tercer y cuarto año del contrato rookie de Earl Clark.

Veamos ahora resumido el balance de los equipo las próximas cuatro temporadas a partir de este traspaso. Una cifra positiva indica ahorro de dinero, y la negativa, gasto.

Equipo 2010/2011 2011/2012 2012/2013 2013/2014
Orlando 4,438,659$ 910,874$ −28,373,077$ −14,619,255$
Washington −1,843,017$ −1,867,324$ 20,807,921$ 22,346,535$
Phoenix −2,585,642$ 956,450$ 7,565,156$ −7,727,280$

Como podemos ver, Orlando consigue ahorrar dinero a corto plazo con el traspaso (y teniendo en cuenta de que el equipo está por encima de la luxury tax, los casi 4.5 millones que se ahorrarán esta temporada se convierten en 9) pero al dar contratos que acaban pronto y hacerse cargo de los cuatro años de Arenas han incrementado en la friolera de 28 millones de dólares la masa salarial para la temporada 2012/2013.

Desde el punto de vista de Washington, la teórica pérdida de talento al cambiar a Gilbert por Rashard, trae a cambio de todo lo que ya hemos hablado, alivio financiero a partir del verano de 2012. Pese a que los contratos de ambos sean comparables, el de Lewis es dos años más corto, por lo tanto se ahorrarán más de 20 millones dentro de dos años. Teniendo en cuenta que ese verano también acaba el contrato de Kirk Hinrich, hay que estar muy atentos a los Wizards en ese periodo de agencia libre.

Phoenix también ahorra ese verano unos 7 millones, la diferencia entre el contrato de Gortat y los de Turkoglu y Clark, aunque tendrá que hacerse cargo de los 7 millones que cobra Gortat el año siguiente, lo comido por lo servido. Mirando a las cifras ya vemos que la motivación de Phoenix no está motivada por el dinero, como ya habíamos apuntado.

Así que el jurado está ahí fuera. Y el tiempo dictará, quien ha ganado cambiando cromos.