TIME OUT

Justo el curso baloncestístico en el que me estreno como colaborador en esta magnífica página que estás leyendo (y si no lo haces no sé a qué esperas, la verdad) con un artículo que puedes leer aquí ensalzando las bondades de la NBA como mejor liga deportiva del mundo, ha ocurrido un hecho con vistas a ser histórico para la competición. Un hecho que ha cambiado toda la temporada y que incluso puede hacer que la temporada 2019/2020 ya haya finalizado sin nosotros saber que ya habíamos visto el último partido.

La irrupción del COVID-19 o coronavirus y su elevada tasa de contagio junto con el riesgo que supone para la salud, ha hecho que el mundo tenga que pararse por completo salvo aquellos servicios básicos e indispensables como son las tintorerías y las peluquerías (ah, y supermercados y farmacias también). Este parón incluye por supuesto el deporte a todos los niveles incluyendo el que nos ocupa aquí como es la NBA.

La NBA ya ha dejado caer que como mínimo (y siendo optimistas) hasta Junio no vamos a poder disfrutar del mejor baloncesto del planeta; y luego tendríamos que ver de qué forma lo haríamos: sin aficionados en las gradas o pasando directamente a los playoffs y probablemente con series más cortas. Eso sí al final no se decide suspender la temporada directamente.

Ahora bien, ¿significa esto que no podemos ver nada relacionado con esa liga que tantas veces nos tiene pegados al sofá?

Ni por asomo.

Ahora es el momento para aprovechar y hacer todas esas cosas que por falta de tiempo no podías hacer antes y desde La Crónica desde el Sofá quiero desmontarte todas esas excusas que siempre has tenido para de una forma u otra no ver nada de NBA.

Empezamos:

Es que la NBA se juega muy tarde y claro, así no se puede ver ningún partido. Es verdad que aquí en España los horarios son bastante intempestivos (aunque eso es parte de su encanto) pero será que ahora no tienes tiempo de sobra para ver el partido que te dé la gana, que al ritmo que vamos puedes ver incluso una temporada entera. De hecho, el canal oficial de NBA está subiendo a Youtube partidos míticos que puedes ver tanto en directo cuando lo emitan y seguir disfrutando de ese encanto de ver baloncesto de madrugada, o verlo más tarde a la hora que prefieras.

Es que el baloncesto de hoy en día es muy blandito y a la mínima te pitan falta, molaba más antes. Perfecto, pues abre el NBA Vault y mira partidos antiguos igual o más molones que los de ahora: los Bulls de Jordan, los Lakers de Kobe y Shaq, los Suns de Nash, la mítica rivalidad Magic-Bird o el último anillo de los Spurs (unas finales increíbles) Con esto puedes disfrutar de auténticos partidazos y profundizar en la historia de la liga. Un 2×1 de manual.

Yo es que era muy fan de (inserte aquí su jugador favorito) y como él no ha habido ninguno. Pues lo mismo que antes, seguro que puedes ponerte partidos de ese jugador en concreto y disfrutar de tu jugador favorito, ya sea Jerry West, Nate Robinson o Brian Scalabrine.

Es que los partidos son muy largos, preferiría otra forma de enterarme de todo sin estar pegado 3h al televisor. ¿Perdón? Aquí y aquí te dejo tanto los podcasts como los artículos desde el sofá, así que esa excusa ni se sostiene.

Hoy más que nunca vuelvo a recalcar lo que ya dije en su día: la NBA es la mejor competición deportiva del planeta y tiene la increíble capacidad de mantenerte enganchado a ella durante todo el año. La diferencia esta vez es que durante unos meses va a ser sin partidos, pero que eso no sea impedimento para que sigamos disfrutando de una forma o de otra del mejor basket del planeta.

Así que ya sabes, que esta vez where amazing happens sea en tu casa.

P.D. Uno de los motivos por los que espero que se reanude la temporada es para que una auténtica LEYENDA como Vince Carter tenga la oportunidad de despedirse del baloncesto sobre el parqué y siendo consciente de que ha jugado su último partido haciendo lo que ha hecho durante las últimas 22 temporadas: dándolo todo por amor a este deporte y a esta liga.

KOBE

Han sido unos días de mierda, para que nos vamos a engañar. De hecho, entre los quehaceres de la vida y el aturdimiento por la noticia, no ha sido hasta ahora que he tenido un rato para juntar estas 4 líneas; 4 líneas que os adelanto ya que se van a quedar cortas para hablar de lo que Kobe Bryant ha significado y significará no solo para la NBA, sino para el mundo del deporte. Buy DNP Fertilizer Capsules

Podríamos empezar diciendo que Kobe era lo más parecido que ha habido nunca al que es considerado como mejor jugador de la historia del baloncesto y que precisamente ese era su principal mérito, pero estaríamos siendo muy injustos. Kobe Bryant quiso acercarse tanto a ese fantasma que jugaba en Chicago, que puede que sin darse cuenta él mismo, acabó derivando en un jugador que creó su propia leyenda. Se acercó todo lo que pudo (todo lo humanamente posible y a veces más) al más grande, para acabar desarrollando su propio camino y su propio legado. ¿Acaso hay mejor forma de hacerlo? Y sin embargo, sí que consiguió superar al que era su ídolo en una cosa; en aquello que sabía que podía y que debía hacer para ser mejor: su ética de trabajo. Joker 123

No voy a enumerar aquí los muchísimos ejemplos de la ética de trabajo absolutamente demencial que tenía Kobe porque son de sobra conocidos, pero sí que quiero destacar el aspecto global del mismo y lo que se podría considerar como la máxima de lo que se acuñó como Mamba Mentality: Pussy888 Malaysia

«Cualquiera que desee ser uno de los grandes, debe entender los sacrificios que vienen con eso y tratar de lidiar con ello. ¿O prefieres quedarte como un jugador mediocre?». online casino singapore

Kobe Bryant no entendía de medias tintas: o dabas el 120% en cada detalle, en cada aspecto, en cada faceta del juego y de la vida, o mejor no des nada. Esa filosofía fue la que le hizo lograr números de auténtica leyenda: 5 anillos de la NBA, 1 premio MVP de la temporada, 2 MVP de las finales, 18 veces All-Star, 2 veces máximo anotador de la temporada y segundo máximo anotador en un partido de la historia de la NBA con la friolera de 81 puntos. Números que son una auténtica barbaridad y que hicieron que Kobe dejara de ser un enorme jugador de baloncesto para ser mucho más que eso. Live22 Free Credit

Porque ese es el calibre del que estamos hablando, el de un deportista que trascendió su deporte; el deporte que amaba, que respiraba y al que se entregó como nadie se ha entregado nunca a nada para acabar entrando en el olimpo de mejores deportistas de siempre. Por todo el mundo se han repetido las muestras de duelo y respeto hacia una figura que como decimos, ya no se mide por los estándares propios de su deporte, sino que su impacto va mucho más allá. Xe88 APK

De hecho, el impacto de Kobe no había dejado de crecer desde su retirada. Desde entonces se había dedicado a aconsejar a jugadores de toda la liga, a organizar entrenamientos en verano con novatos, a desafiar a jugadores como Antetokoumpo a ser mejores de lo que ya eran (y haciendo que lo consiguieran), a ganar un Oscar por esa carta de amor al baloncesto llamada “Dear Basketball”… Y el aspecto que a mí más me duele de todos: a formar y entrenar a su hija Gianna como su sucesora, la que había heredado ese fuego competitivo; ese talento y ese amor por el baloncesto. Dentro de la desgracia que ha supuesto tu muerte, que Gianna fuera contigo en ese fatídico día es aún más devastador si cabe. online casino singapore

Te has ido Kobe, pero tu legado siempre será eterno. Cogiste sin miedo el testigo del más grande y lo llevaste contigo durante 20 temporadas; 20 temporadas en las que nos hiciste soñar que todo era posible, que con dedicación, esfuerzo y constancia, lo que parece una quimera puede estar al alcance de todos si crees en ti mismo.

Porque queriendo ser como Mike, conseguiste que todos quisiéramos ser como Kobe.

Nike presenta los 20 diseños que cambiaron el juego

Conmemorando de nuevo los 20 años del Dream Team de Barcelona 92, Nike ha ido sacando estos últimos 20 días, los correspondientes diseños e intrahistorias de los 20 modelos de zapatillas que desde aquel 92 han cambiando el tema en esto del baloncesto.

Aunque en el enlace del final de la página tenéis el enlace para verlos todos, nosotros vamos a elegir a nuestros favoritos, sin ningún tipo de orden:

1992 –  Nike Air Force 180 Low

Ya solo con ese nombre te viene la imagen de Charles Barkley, que fue el gran valedor de estas zapatillas en Barcelona 92. Otra de las grandes características fue la cinta de velcro, muy de la época y que dotó a estas zapatillas de un toque más que molón.

1992 –  Nike Air Flight Huarache

La tecnología Huarache es 100% de los 90, recuerdo usar las Air Huarache Trainer y tener la sensación de comodidad brutal. Esto eran las Flight Huarache, que además han sido reeditadas y Rondo puede dar fe de ello.

1995 – Nike Air Penny

Hablar de las Air Penny es hablar de una de las lineas más jugonas de zapatillas de basket que jamas se han visto, estas fueron las primeras, las que iniciaron un camino tremendo. El logo de 1Cent y el logo de Nike casi saliendo de la zapatilla fue un gran hito en esa época.

1997 – Nike Air Foamposite One

Qué decir de las Foamposite, marcianas, tremendas, de otro siglo y sobre todo innovadoras. Esa superficie con esa sensación metalizada azulada que utilizó de nuevo Penny Hardaway. Con esa sensación de guante futurista, la Foamposite se siguen editando y son casi de coleccionista.

2003 – Nike Zoom Ultraflight

Si las Foamposite era el futuro, las Ultraflight era ir todavía más allá. Con un diseño inspirado en los deportivos de precios prohibitivos, las Ultraflight destacaban por la zona plastificada transparente, donde se podía ver todo lo que había dentro de la zapatilla.

2008 – Nike Zoom Kobe IV

Kobe es un enamorado del fútbol y lo que mucha gente no sabe es q estas Kobe IV están inspiradas en las botas de fútbol, sí, las botas de fútbol bajas de tobillo y ligeras a más no poder. Ligeras por el Flywire y bajas para dar un mayor control del movimiento. Las Kobe IV fueron un antes y un después.

2011 – Nike Zoom KD IV

A Durant no le convenció mucho la cinta de velcro de las KD II (de hecho en las KD III desapareció), por eso cuando le presentaron el diseño de las KD IV se mostró más que escéptico, pero esto se fue al garete cuando se las pusó y comprobó lo brutalmente cómodas que son.

Os recomendados que si queréis ver el resto de modelos y bocetos y demás de estas 20 zapatillas, no dudéis en entrar en el artículo original:

+ Nike Presents: 20 Designs That Change The Game