El juguete de Cuban

Probablemente la persona más feliz del mundo cuando los Dallas Mavericks ganaron su primer anillo fue él, sin duda alguna, Mark Cuban es el artífice que ha hecho que una de las grandes franquicias de la NBA, haya conseguido su primer anillo.

De Cuban se le conoce su faceta como propietario excéntrico que dirían algunos, es decir, no es el típico que se limita a firmar los talones, sino que siempre lo podemos ver en primeras filas de los pabellones cuando Mavs juega, con su camiseta del equipo y protestando cada dos por tres las decisiones de los árbitros.

Pero Cuban es mucho más que eso, es un visionario, una persona de negocios y un apasionado por el baloncesto, si juntas todo esto, sólo podía salir lo que tenía entre ceja y ceja: conseguir el anillo.

Cuban fue uno de los empresarios que estuvo dentro del llamado boom de las .com, creando empresas dentro del sector tecnológico para después venderlas por un precio muy superior, algo que ha hecho de Mark Cuban situarse dentro de los 500 primeros dentro de la lista Forbes de riquezas. Con esto, no es difícil ver que Cuban invierte cada cierto poco tiempo en pequeñas empresas que van surgiendo… es un empresario, un ganador…

Con Mavs ha hecho lo mismo que con sus empresas, invertir, pero sin hacer locuras. Desde que el 4 de enero del año 2000 se hiciera con el control de la franquicia de Dallas. Con la llegada de Don Nelson y las llegadas antes de Nowitzki, Nash y Finley hicieron que a partir de ese momento, una franquicia gris como estaba siendo Dallas, se convirtiera en un fijo en los PO desde entonces.

Pero la máquina no acababa de funcionar y fuera de hacer locuras, se prescindió de Nelson y de Nash, el cual volvió a los Suns donde cuajó sus dos temporadas como MVP… todo el mundo miraba a Cuban y le preguntaban: por qué?.

Cuban, que vio que el modelo de ataque puro de Nelson no le acababa de funcionar, fue a por algo totalmente diferente con Avery Johnson, un equipo más defensivo, pero contando con gente como Nowitzki para atacar arriba.

En 2006 estuvo a punto de tocar la gloria con este cambio, pero los Heat pudieron con unos Mavs que se les hizo cuesta arriba la final. La temporada siguiente fue la del MVP de Dirk, con 67 victorias en liga regular, pero con debacle en la primera ronda de PO, frente a los Warriors de… Don Nelson.

Otros en esta situación, hubieran hecho algún movimiento grande, y más con el dinero que tiene la franquicia, para o bien dar un giro total a todo, o bien añadir algo potente al equipo. Cuban no, hizo como en sus empresas,  confiar en lo que hay y seguir el mismo patrón… De nuevo hizo movimientos raros para el resto de equipos, deshaciéndose de una quinta de jugadores con muy buena pinta (Devin Harris, Josh Howard…) para traer a un Kidd ya veterano y a un entrenador más que defensivo: Rick Carlisle.

Y como en sus empresas, la paciencia y las buenas inversiones le han servido para al final tener su gran sueño, su gran juguete y que ya nadie le va a quitar, el Larry O’Brien.

Cuban es un gran tipo, que puede caer mal, pero que es más inteligente que muchos de los que opinan sobre él y que tiene muestras de grande, como fue el hecho de dejar al primer propietario de la franquicia de Dallas, Don Carter, recoger el trofeo de las manos de David Stern.

Enhorabuena Mr. Cuban.

La zona pudo

Dallas Mavericks es el campeón de la NBA.

Esta es una buena forma de empezar, pero vamos un poco a ver que se vio ayer en Miami en el 60 partido de la Final de la NBA.

Heat salió a morder, a forzar el 7o en su casa y demostrar que el factor cancha es clave para todo, con esto y con un James enchufado, llegó a coger una ventaja de +9 en el primer cuarto, ante unos Mavs que estaban algo dormidos y con Dirk muy fallón. Pero Carlisle plantó la zona, sobre todo cuando Wade 6 James jugaban juntos, y a partir de este momento, junto con los triples de Stevenson la cosa empezó a cambiar.

Heat no quería dar su brazo a torcer, con un Chalmers enchufadísimo (titular por fin…) y apretando un poco más en defensa, Miami conseguía un parcial de 16-1 para ponerse por delante en el 2Q.

Pero el factor Terry volvió a entrar en juego, Jason Terry, ese jugador que se tatuó el Larry O’Brien antes de empezar la liga, quería acabar aquí la final y lo demostró con una serie de tiros y decisiones tremendas, para llevar el partido a donde los Mavs querían: muchos puntos. Terry fue el mejor.

La segunda parte fue una continuación del final de la primera, Mavs a lo suyo, demostrando que quieren anotar y con un JJ Barea con el mismo ritmo que había tenido en el resto de PO. En Heat empezaron las prisas, las miradas, los pases de balón sin saber quien tirar y ni Wade, ni Lebron sabían hacer nada ante la zona que plantaba Carlisle cada vez que jugaban los dos juntos.

Al final los Mavs jugaron con la ventaja y el el tiempo. Los Heat estaban muertos y el partido acabo con la victoria clara de los Mavs.

Nota: El gesto de Cuban del final, dejando al primer propietario de los Mavs levantar el trofeo fue sin duda tremendo.

Pasando de 100

Si el otro día comentaba que el 4o partido de la series fue el mejor hasta ahora, vamos a cambiar eso y lo vamos a pasar ya al 5o. Sin duda este quinto partido ha sido lo mejor que hemos visto hasta ahora, pero por qué? muy fácil: ataque.

Hasta el momento estábamos viendo una serie muy defensiva, con mucha pelea y mucha brega y poco efectismo, es decir el juego que más le gustaba a los Heat, pero ayer Mavs salió con una marcha más puesta… pero Heat contestó y le dio por anotar. Al acabar el primer cuarto ya se vio rápidamente que este partido iba a ser diferente.

Mavs de la mano de JJ Barea le quería dar un ritmo diferente al partido, más rápido, más frenético, con mucho tiro exterior y sin cansar mucho a Dirk para que este llegara fresco al final…y poco a poco nuestro Robin Hood favorito fue anotando y anotando. En los Heat, todos pendiente de la cintura de Wade, que debido a un golpe estuvo varias veces tratándose en el vestuario… pero volviendo a jugar como si nada (un Pierce?). LeBron seguía con sus partidos raros, como aquellos con Cavs contra Boston, partidos donde apenas se le ve, aún así ayer hizo un triple doble, pero uno de esos raspaditos 17-10-10.

Spoelstra ya no sabía de quien tirar… jugó hasta HOUSE!!!! y Howard anotando y todo… algo extraño que hacía ver que el entrenador de Heat no se notaba nada cómodo, ni con la lesión de Wade ni con el ritmo tan alto de puntuación. Carlisle en cambio, haciendo su rotación habitual con un Barea entonadísimo y con ganas de jugarselas.

Así se llegó de nuevo a un final apretado, ya que Chalmers y sobre todo el ‘lesionado’ Wade daban ese toque más para que los Heat se mantuvieran en partido. Curioso… Wade tocado y LeBron no salió al rescate… algo raro.

Mavs al final, con un Terry con muchas ganas, sentenció el partido en ataque y en defensa, ya que, aunque tenemos que decir que el partido a +100 les beneficia, supieron apretar en el último cuarto para sacar el partido, todo perfectamente orquestrado desde el banquillo…

Primer match ball para Mavs… y para Heat.

PD: Momento tremendamente fuerte el ver en una final de NBA un duelo Cardinal vs Howard…. WOW!.

Cuestión de banquillo

Estamos viendo una final algo aburrida, aunque por los marcadores y por los minutos finales puede parecer lo contrario, pero no es así. En cambio anoche vivimos el mejor partido sin duda de lo que llevamos la final, Dallas se llevó el gato al agua, pero de nuevo  Miami perdonó cuando lo tenía casi todo en sus manos.

Es curioso, Miami está haciendo lo mismo en todos los partidos: buena defensa, marcaje doble a Dirk y luego esperar que en ataque alguien resuelva, anoche Bosh estuvo brillante en la primera parte y Wade cogió el testigo después (LeBron ni estuvo ni se le esperó…), cogen una ventaja de +10 o algo similar y derepente se dejan llevar, como si el partido estuviera ya acabado… anoche pasó algo similar.

Dallas es un equipo veterano, que ya sabe lo que es quedarse muy a las puertas del anillo y claro, tiene hambre. Ve que el contrario se deja llevar, es decir, deja de apretar mínimamente en defensa, y lo aprovecha. Dirk anoche con fiebre pudo con esta defensa, con gran ayuda por parte de Marion, Chandler y Terry, con esto vas remontando poco a poco hasta que llegan los minutos finales, y ya todo son prisas, sobre todo para Heat.

La clave está en el banquillo, Spoelstra es un muñeco en manos de Riley, Lebron y Wade, y sinceramente no le veo metiendo una bronca a sus jugadores para que no se dejen llevar, no lo veo…

Tal vez con otro entrenador, que si pudiera dar esa bronca, Heat ya tendría su anillo…

Todos los anillos

Una colaboración entre Robb Harskamp, Milton Un y Hoopism.com ha hecho posible este brutal póster con todos los anillos que se han entregado hasta este año, es decir, el diseño que se hizo para cada uno de esos anillos.

Cabe destacar que durante la primera época de la NBA, el diseño siempre fue el mismo (con pequeñas excepciones), hasta que en los 80 empezó cada equipo a diseñarse el suyo.

Mis favoritos: Bulls 93, Lakers 02 y Sixers 67

+ Ver en alta calidad

Esta vez fue Bosh

No se en qué estaba pensando cuando dije en su día que esta iba a ser una gran final, una buena final de baloncesto, no se, porque nada de eso estamos viendo hasta ahora y eso que en este partido esperaba que las cosas empezaran a cambiar, es decir, primer partido en Dallas, la gente iba a estar encima y esto haría que el rodillo ofensivo de Mavs se despertara… pero no.

Ni con Dirk haciendo sus números casi habituales, ni con Terry medianamente acertado desde el banquillo, Mavs pudo superar la defensa de los Heat, que está siendo la gran clave en esta final.

Con todo esto nos encontramos en un partido donde no se llegó ni a los 90 puntos, con lo cual Spoelstra está más que contento porque sabe que con el ataque que tiene, a poco que estén un poco acertados tienen el partido a mano y eso fue lo que pasó.

Ayer los balones fueron a Wade que fue el gran dominador del partido, entrando una y otra vez hasta la zona de los Mavs, aquí el 3 de los Heat es imparable y muestra son sus 29 puntos (que para un partido de 90 es una BARBARIDAD). Pero esta vez fue Bosh el que se jugó la última canasta, con un tiro lateral que puso los 2 puntos arriba que daban a Heat el 2-1.

Lo vengo repitiendo y no me cansaré de decirlo: tostón de final y Mavs no puede jugar a 80 puntos, bueno sí puede, pero perderá…