Hasta aquí

El 3-0 se avecinaba como algo insuperable, lo que nadie esperaba es que Mavs se plantara en el cuarto partido de una forma tan seria y con ganas de que todo continuara igual.

Se vio desde el principio del partido, el primer cuarto del partido, podía ser perfectamente el quinto cuarto del anterior partido, ya que estábamos viendo una continuación más de todo lo que estaba siendo la serie. Lakers un querer y no poder con una sensación de impotencia terrible.

De hecho, todo iba de tal manera que ni Nowitzki tuvo que ponerse en modo MVP, simplemente jugar y jugar. De nuevo el juego exterior de los Mavs fue clave, cada tiro de 3 entraba… y otro,… y otro, 9-10 en triples Jason Terry..., de una forma que entre que la defensa de Lakers era digna de NBA Jam (es decir, inexistente) y que en ataque nada entraba, la ventaja sumaba y sumaba sin parar, ante la desesperación de todos y la cara de perplejidad de Phil Jackson era todo un poema.. su último partido…

Mención a parte merece Bynum, así como Odom (algo rigurosa la expulsión del 7 de Lakers, eso sí), se borraron del partido, Bynum de una forma lamentable y que le va a hacer perderse algún que otro partido del inicio del año que viene (si hay liga claro…), dos borrones a la salida de uno de los mejores entrenadores de la historia de este deporte, Phil Jackson, el cual se sentó por última vez en los banquillos en el partido de anoche.

Hasta aquí han llegado Lakers, el cabeza de serie no.2 del oeste también fuera, quedando una final de conferencia más abierta que nunca.

PD: Esta semana ya analizaremos tranquilamente a Lakers…