Resumen an(o)ual

Temporada de mierda, eh, quién lo iba a decir en Diciembre. Ser de los Knicks, habiendo perdido la cuenta de los innumerables paralelismos que existen, es como ir a nadar a un pantano lleno de cocodrilos; ser de los Knicks es como esnifar sal y pimienta; ser de los Knicks es ansiar que llegue el verano y no solo por irse de vacaciones. Por cierto, no voy a hablar del futuro, la foto es para que le deis click, generar expectación y toda esa mierda de telemárketing.

Leer más

Las Crónicas de Kurt

No hay semana tranquila en el banquillo de los Knicks. Hackeos de cuentas de Twitter a un lado, al bueno de Kurt Rambis estoy seguro que le encanta el sexo anal, recibir por supuesto. Digo esto porque no entiendo la manera en la que esta gestionando la plantilla y los partidos. Cuando las cosas vienen mal dadas hay que realizar cambios reales, no creo que seguir la misma línea de trabajo cambiando detalles puntuales vaya a arreglar nada. Contra Toronto hicimos el ridículo en el segundo cuarto, contra Brooklyn hicimos el ridículo en general y contra Minnesota ellos hicieron mucho más el ridículo que nosotros con un primer cuarto casi histórico. Cuando un equipo va mal hay que cerrar las rotaciones, no abrirlas más, hay que confiar en tus jugadores fiables.

 

Dejando al inepto de Rambis de lado, me sorprende el rendimiento de Kristaps, o mejor dicho, me sorprende el bajón que ha pegado. Se esta dosificando, de eso no hay duda, pero lo que más me preocupa es la bajada de intensidad en su juego. Aunque puntualmente tiene minutos brillantes no es tan consistente y persuasivo en rebotes ofensivos, tapones y en general cualquier acción que requiera un plus de ganas o ‘testículos’. No se si es fruto de una tendencia general del equipo o un pico de bajo rendimiento individual pero lo que parece claro es que esta jugando peor.

 

Poco más me apetece comentar, no juegan a nada, han perdido la intensidad y no son capaces de forzar fallos del rival.

He Doesn’t Have Game

A pesar del parón del All Star, algo que ha hecho que apenas hayamos visto a Rambis dirigir un partido, las sensaciones que deja el equipo con el cambio de entrenador son similares. Rambis es un técnico continuista, no solo en esquema de juego sino sobre todo en rotación y manera de manejar los partidos. Yo ya dije que dentro de un mes echaríamos de menos a Fisher y el partido contra Wizards no contravino esa teoría. Entre los motivos de Jackson para largar al paquete de Derek intuí el hecho de que el entrenador no se comportara como un entrenador sino en ocasiones como un jugador más. A mi me da igual a quien se cepilla Fisher pero sí que coincido en que hay que mantener una compostura distinta cuando diriges a un grupo de hombres al éxito que cuando formas parte de ese grupo de hombres. No voy a entrar en teorías corporativas para las que hay millones de libros y agregados sobre el liderazgo y esas ponzoñas, no me importa y  no quiero que me hagan perder ni un segundo pero reitero, a Fisher le ha faltado entereza y madurez en ese aspecto.

Dicho eso, el equipo no funcionaba en la pista y Rambis no va a cambiar nada, sospecho. No se hasta que punto Rambis será capaz de imponer u organizar la mermelada para que quede bien sobre la rebanada de pan, quizás el que no sea un díscolo sirva para que los profesionales le sigan un poco más el rollo pero tampoco me ha dado la sensación de que Rambis sea la farola que mas ilumina de la calle; ni si quiera me ha dado la sensación de que sea un haz de luz constante. La broma esa de los estados de ánimos para el deporte del balompié me cuadra perfectamente con la situación de la plantilla. Son jugadores válidos y solo necesitan creer en sí mismos y en lo que hacen, además de sacar unos cuantos partidos adelante. Otra de las cosas que dejó caer el viejo ese de los anillos que ya no entrena es que Fisher no utilizaba bien a sus asistentes, dando a entender que hacía un poco lo que le salía de los cojones. Además, eso sospecho que viene de los propios asistentes, algo así como: ‘jefe, el calvo de la barba no nos hace ni caso, nosotros le habíamos dicho que hiciera otra cosa’, lo que comúnmente se conoce como llorar y hacer un poquito la cama. Y ahora, ¿a qué asistentes escuchará Kurt?

Y ahora abordaré la realidad con una poca dosis de crudeza. Tenemos una plantilla que ha demostrado ser capaz de sacar partidos adelante, con jugadores veteranos, jóvenes válidos y una estrella que cada día que pasa es peor anotador pero más capaz de involucrar a sus compañeros consiguiendo un mayor rendimiento de los mismos. Físicamente se empieza a notar el paso de la temporada, lesiones en piezas útiles dejan al descubierto la carencia más allá de la novena taquilla del vestuario, una rotación corta y agitatoallas de relleno, una mala gripe y sale a jugar un ser humano incapaz de competir. Arrastramos una racha lamentable, a 9 partidos del 50% de victorias y 10 partidos de una plaza en la postemporada. Con un backcourt que defensivamente hace aguas y ofensivamente cada vez soluciona menos apenas se habla de refuerzos para el puesto de base. Sin ronda y con Phil quieto en su sillón no hay un solo indicio de que se vaya a cambiar nada, salvo un técnico que rema con los mismos remos, en la misma barca y de la misma manera que el técnico anterior. Esta temporada, bajo mi punto de vista, ha terminado. No llegaremos a 40 victorias aunque nos quedaremos bastante cerca si no se lesiona nadie importante. Ahora solo queda mandarle cartas de amor a Kevin Durant o Mike Conley.

Fisher-Gate

Estaba tranquilamente terminando el artículo de esta semana poniendo a parir la defensa de mierda y la mierda de racha contra equipos relativamente asequibles cuando me llama un camarada knickerbocker y me suelta la noticia del despido de Derek Fisher. Sorprendentemente lo primero que sentí fue un escalofrío asqueroso, no porque no me alegrase de la patada en el culo a Derek Fisher sino porque había perdido una hora escribiendo argumentos que justificaban un despido inmediato. Mi artículo se había ido a la mierda y me había quedado semi-decente, que es lo que más me jodió.

Frustraciones y complejos infantiles a parte, la novedad es que Derek Fisher ya no es entrenador de los Knicks. Me gustaría pensar que es una buena noticia, en un principio me he alegrado porque era lo que quería y lo que considero que un equipo con aspiraciones de Playoffs y una racha de 1-9 necesita. Después de la tormenta de información, especulación y los clásicos bailes de nombres el propio Phil Jackson ha confirmado a Kurt Rambis como entrenador en funciones. Esta situación me hace pensar que dentro de dos semanas posiblemente estemos echando de menos a Derek Fisher y me genera dudas con respecto a la temporada actual. Kurt Rambis es una mierda de entrenador, no me cabe la menor duda, así lo ha demostrado en Minnesota y esa sensación me deja cuando habla para la televisión en los tiempos muertos. Todavía recuerdo el récord de Mike D’Antoni en Denver el año del lockout y llegar a Phoenix a petarlo literalmente, todo es posible, pero sospecho que Rambis es más un parche de confianza a la espera de intentar pescar a Luke Walton en verano. Por otro lado me alegra ver que Jackson no se casa con nadie, no por ser de sus ratas trianguleras va a defender un trabajo que ha sido insuficiente. Reconocer tus propios errores y volver atrás sobre tus pasos para arreglarlo es coherente y en muchos casos el ego de las figuras al mando impide tomar decisiones donde quedan señalados. Además considero que haber despedido a Fisher antes habría sido injusto puesto que hasta la última racha el equipo no llevaba mal ritmo, con altibajos en el juego pero en general con una dinámica positiva rondando el 50% de victorias. Evidentemente aguantar más tiempo a Fisher habría sido masoquista, creo que Jackson ha demostrado ser un ser humano justo en sus decisiones, al menos de momento.

Me sorprende que mucha gente haya escupido nombres no relacionados con Phil Jackson, un sectario de pro. No creo que nadie que no sea de su grupo de alumnos aventajados de la trigonometría tenga posibilidades de entrenar a la franquicia, se llame Tom Thibodeau, Lionel Hollins o el jodido gran jefe del mundo Gregg Popovich. También me cuesta ver a Shaw en las quinielas, en Denver se dio una hostia considerable y no creo, al igual que Rambis, que merezca un equipo como los Knicks, no se lo han ganado ninguno de los dos. Luke Walton por otro lado mola, o al menos de momento no lastra ningún récord por debajo del 40% como los genios que he mencionado antes. Todavía no está manchado por la lacra de la derrota, vendría de un equipo ganador y solo pensar que puede impregnar de ese espíritu al equipo que entrene le va a suponer un salario bastante más elevado que el de cualquier entrenador semi-novato. Lo que me gustaría es que de alguna manera pudiera entrenar al equipo lo antes posible. En verano va a haber hostias por Walton, se habla de Phoenix y Lakers, por eso me gustaría pensar en la idea de que saliese ahora mismo, en plena temporada histórica con posibilidades enormes de ganar el anillo, para venirse a un equipo de mierda completamente devastado. Todo esto es factible con ceros supongo, y el retrasado de Dolan tiene ceros por castigo.

Para terminar me gustaría hablar por encima de lo que iba a hablar originalmente hasta que han echado al follatore de Manhattan. La principal lacra del equipo en esta racha lamentable puede parecer que ha sido la falta de acierto en determinados momentos del partido. Para mi eso se compensaba con rachas de acierto brutal que te volvían a meter en el partido. En mi opinión el principal problema del equipo ha sido la defensa y el rebote. Lopez lleva unos partidos que en rebote y defensa no se está enterando de mucho, o de nada. Hay momentos del partido en los que los cambios en los bloqueos son automáticos, en muchos otros momentos no se cambia y se intenta cerrar al hombre con la pelota y en otros momentos el hombre alto se acula abriendo la posibilidad de tiro más o menos cómodo. Otro dato que sumar a esto es que somos el equipo de la NBA que menos robamos el balón, algo que ayuda de manera directa a ser el peor equipo en puntos en transición. Que Vujacic haya sido de los mejores últimamente dice demasiado del acierto de tus jugadores en ataque pero es que en defensa no hemos tenido a un ‘Vujacic’ para realizar acciones críticas viniendo de tapado desde el banquillo. En ataque, dentro de la mediocridad, hemos conseguido salir adelante con flashes de unos u otros jugadores pero en defensa se nos han ido partidos de las manos por no ser capaces de parar a rivales en ningún momento, limitarnos a esperar a que fallaran.

Juego errático, récord errático

Salvando el partido contra Golden State, donde ningún equipo debe sacar conclusiones, esta última semana hemos sido testigos de una mejoría en el juego evidente. El partido contra Toronto fue el punto de inflexión, un partido sin Calderón, Porzingis ni Carmelo que casi sacamos adelante. Previamente el partido de OKC se peleó hasta la prórroga yendo por encima en el marcado la mayor parte del mismo. Demasiados altibajos en el juego que no se exactamente a que achacar, no se si los jugadores se descentran o simplemente no salen las cosas. Esperemos que en los próximos partidos contra Boston, Detroit y Memphis se pueda levantar el récord para volver a rondar ese 50% de victorias en el que creo que al final andará la clasificación para Playoffs. De los próximos partidos hasta volver a cruzarnos con Toronto deberían ser ganables todos, los siete, aunque palmaremos varios por la incompetencia de unos, las lesiones de otros y la torrija habitual.

knickerfucker

En el repaso a los jugadores, con la ausencia de Calderón podría aseverar que Galloway lo esta haciendo bastante bien. No se hasta que punto es un jugador regular para una temporada pero ha demostrado ser válido como titular, además de corregir el déficit defensivo que provoca Calderón. Creo que José Manuel debería salir desde el banquillo por tres motivos:

-La aportación defensiva de Calderón es insuficiente contra la mayor parte de los bases titulares de la liga. No es por esfuerzo, es por capacidad. Haciéndole jugar minutos contra el base suplente reduciríamos el impacto defensivo que provoca su presencia en pista.

-La aportación ofensiva al equipo es más necesaria cuando están los titulares sentados que cuando están en pista. Carmelo, Afflalo y Porzingis son capaces de generar puntos, no hace falta un organizador como Calderón para que el ataque funcione, mientras que los suplentes en muchos casos son una banda importante y Grant no es capaz de involucrar al equipo, se limita a jugar bloqueos y continuaciones y lanzar alcachofas. Aquí Calderón organizaría mucho mejor al equipo.

-El titular evidentemente sería Galloway, no Grant, con lo que defensivamente ganaríamos un jugador muy válido y ofensivamente a pesar de perder organización mantendríamos a un gran tirador en pista que aprovecharía ventajas generadas por los jugadores importantes del equipo.

Yo no se si Fisher no quiere romper el estatus de Calderón para no perder cohesión en el vestuario pero creo que José Manuel es un humano extraordinario y entendería perfectamente la situación. Hablándolo con él y explicándole que su función sería la de liderar la segunda unidad estoy convencido de que no bajaría su motivación ni un ápice.

knickerfucker

Por otro lado me preocupa el rendimiento de Afflalo. Últimamente esta cegado de cara al aro y defensivamente no esta siendo ningún titán. Estoy convencido de que a final de año se saldrá de su contrato y buscará una renovación mucho más alta pero demostrando ser un jugador bastante irregular no se hasta que punto nadie le va a ofrecer una morterada. Para mi, junto con Williams, el jugador a seguir en los próximos partidos, uno para ver si sale del bache y otro para confirmar si su buen nivel no ha sido cosa de un mes esporádico.