Las opciones de Melo y Gasol

Dos de los agentes libres más solicitados al comienzo de este periodo son, precisamente, dos de los mejores jugadores en él: Carmelo Anthony y Pau Gasol. Su consideración por añadir las opciones de anillo como un elemento más a la hora de tomar la decisión, hace que los mejores equipos sean los que se han interesado por ellos, lo que aumenta el ruido mediático de su situación. Por eso, entre tanto rumor cruzado, pararnos a ver la situación salarial de los equipos ayuda mucho para poder distinguir rumores y deseos, de realidades más posibles.

Aunque en la NBA, la masa salarial de un equipo es un ente etéreo que puede cambiar en cualquier momento, con una amnistía o un traspaso o un corte aquí o allá, hay cosas que no parece que un equipo pueda recortar sin dejar de ser un aspirante. En ellas nos fijaremos con calma

Melo, ¿a palmar pasta?

Seamos francos: o Melo se deja dólares (de bastante a muchos), o sus pretendientes van a tener que vaciar sus equipos de talento para que él llegue (otra vez, verdad, ¿New York?)

Carmelo Anthony tiene derecho a una cantidad de dinero tremenda. A los Knicks, que son los que mayor contrato pueden ofrecerle por ser su equipo, les puede sacar 129 millones de dólares en 5 años, un contrato que le llevaría hasta las 35 primaveras, haciéndole el cuarto jugador mejor pagado de la Liga este año y el mejor a partir de 2016 cuando ya no se pague más a Bryant, Stoudemire y Joe Johnson.

El resto de equipos no podrían ofrecerle un quinto año, pero la cantidad en los cuatro primeros sería también muy parecida: 96 millones en 4 años, y seguiría manteniendo el puesto de cuarto jugador mejor pagado de la Liga este año, y primero de 2016 a 2018. La diferencia en los 4 primeros años es de apenas 4 millones (en New York le pagarían 100), y hay equipos interesados en él jugando en estados en los que los impuestos son menores (Texas), por lo que en neto podría ganar incluso más en ese periodo. Pero vemos difícil que Carmelo a sus 34 años pueda compensar esos 30 millones que los Knicks están en condición de ofrecerle, así que por lo pronto, dejando la Gran Manzana pierde dinero.

De todos modos, la cifra a monitorizar de cara a este año es la siguiente: 22.458.401$ Esa es la que un equipo NBA tiene que liberar bajo el tope salarial para poder ofrecer un contrato máximo a Carmelo. Y como veremos, no todos los equipos pueden sin sudar piedras.

Empecemos por Chicago. Con Rose cobrando 18.8 millones y Noah 12.2 (y Joakim tiene incentivos en su contrato que podrían hacer esta cifra incluso mayor a ojos de la NBA), si los Bulls ofrecieran el máximo, quedarían 4.3 millones para el resto de la plantilla. Es decir, Chicago tendría que deshacerse de casi todos sus jugadores para ofrecer esa cantidad a Carmelo. Ya no hablamos de darle la amnistía a Boozer y no poder fichar a Mirotic: Taj Gibson estaría fuera, y además, tendrían que colocar los contratos de Mike Dunleavy y Anthony Randolph, lo que podría costarles una de las caras jóvenes o de las elecciones de Draft del equipo.

Para poder acomodar el máximo de Carmelo, los Bulls se quedarían prácticamente con Noah, Rose, Butler, McDermott y Snell (suponiendo que estos tres jóvenes no tengan que ser incluidos en las operaciones de blanqueo de dinero), obligados a llenar el resto del equipo con jugadores cobrando el mínimo y lo que puedan conseguir por la Room Exception de 2.7 millones. Es por lo que la propuesta de los Bulls supuestamente no fue del máximo, sino de 15 millones el primer año (lo que significaría unos 65 en 4), lo que significa que ‘Melo palmaría mucha pasta en Chicago.

Siguiente parada de su ruta: Houston. Aquí, Harden y Howard cobran 36.2 millones, dejando de espacio para Anthony… unos dólares menos que su máximo. Entre los 3 solamente ya llegarían al tope salarial, haciendo imposible que Carmelo pueda recibir la máxima cantidad posible en los Rockets. Además, Houston tiene un par de jugadores que cobran muy poco, y serían muy interesantes de mantener: Chandler Parsons y Patrick Beverley. Si estos dos se quedaran (Parsons es agente libre, pero los Rockets pueden igualar cualquier oferta, y por vicisitudes del convenio, hasta que no firme, apenas cuenta 1.3 millones de espacio salarial más que el cargo por plaza vacía a Houston), podrían ofrecer 20 millones a Anthony, este año, lo que son unos 10 menos a lo largo de 4 años.

Y así por cada jugador que se quede. ¿Mantener a Terrence Jones? 5 millones menos a lo largo de los 4 años para Melo. ¿Troy Daniels? 2 millones ¿Isaiah Canaan? 1.25. Lo de siempre: hay un compromiso entre la pasta que puede recibir Carmelo de estos equipos, y los jugadores a retener. Si se quedan con 3, puede cobrar el máximo. Por cada uno que añadamos, tiene que renunciar a cobrar.

Seguimos su camino por América, sin salir de Texas: Dallas. La situación de los Mavs es un poco diferente porque a diferencia de Chicago o Houston donde Noah, Rose, Harden y Howard son inamovibles (¿qué sentido tiene traer a Melo si te deshaces de Harden que encima es más barato?), en Dallas todos parecen contingentes. Los Mavs tienen unos 7 jugadores bajo contrato, dejando unos 26.4 millones de espacio. Eso sí, en ese hueco tienen que entrar Melo y Dirk. Y aunque Nowitzki tiene pinta de estar dispuesto a bajarse mucho el salario, un máximo para Carmelo le deja unos 4 millones de dólares, que quizá sea ¿demasiado poco?.

Aquí Cuban tiene margen para la imaginación, pero no mucho: los únicos contratos de cierta envergadura son los de Tyson Chandler (14.6 millones), Monta Ellis (8.4 millones), Brandan Wright (5 millones) y Raymond Felton (3.8), ya que Shawn Marion, Devin Harris (nota a posteriori, la renovación de Harris y DeJuan Blair, si es por 1.8 millones o menos, podría ser aún más económica, porque su retención bajo el tope es de menos de un millón) o Vince Carter son agentes libres. Los Mavs podrían tratar de colocar alguno para dar algo más de margen a Dirk o la renovación de alguno de sus agentes libres (a los que también podrían intentar convencer con la room exception), y así poder ofrecer el máximo a Melo, partiendo de una plantilla con unos 7-10 jugadores, algo imposible en Chicago o Houston. Pero esto vuelve a partir de una rebaja ostentórea de salario (en este caso de Nowitzki), y mantiene el mismo principio: si Melo cobra el máximo, el resto de la plantilla es menos competitiva que la del año anterior. De hecho, dudo que Cuban le haya ofrecido esa cantidad a Melo, me es más sencillo verle proponiendo una oferta como la de los Bulls, explicando la importancia de la bajada de los emolumentos.

Seguimos para bingo en Los Angeles, donde la ecuación es aún más fácil: Kobe+Nash+Randle+Sacre+Melo al máximo… y ya hemos llegado al límite. Los 9 millones de Nash (que su coste tendría colocarlos, seguramente en elecciones de Draft futuras), o los 6 que liberaría si lo cortan con la stretch provision, más la room exception, sería lo que le quedaría a Kupchak para hacer magia con los 10-12 puestos restantes. Deportivamente, quedaría un equipo con unas expectativas muy similares a las que tendría en New York el año que viene. Porque, sorpresa, sorpresa: si das a Melo el máximo, te queda el equipo casi vacío.

Y llegamos por fin a la opción que a día de hoy parece seguir teniendo las mejores opciones si Melo no quiere perdonar un dólar: quedarse en NY. Los Knicks estarían dentro del impuesto de lujo, y sólo podrían añadir un jugador con la mini-excepción de nivel medio (que permite ofrecer unos 10 millones por 3 años), pero el año que viene, sin los contratos de Bargnani y Stoudemire, son los propios Knicks los que tendrán algo de espacio, unos 20 millones, para tratar de atraer talento al Madison.

La última vía es la de la firma-y-traspaso. Si alguno de esos equipos llegara a un acuerdo con los Knicks, estos podrían firmar el máximo a Melo sin preocuparse de estar bajo el límite ni tener esa restricción. Lo malo: hay que llegar a un acuerdo con los Knicks, enviando al menos 17.9 millones en salario (o el 80% más o menos de la cantidad por la que este dispuesto a firmar Anthony) de vuelta. Y si los Knicks reciben jugadores que ahora son agentes libres, en un firma-y-traspaso recíproco, quedarían muy cerquita del límite duro de 81 millones que se les impondría por hacerlo, complicando bastante la operación.

Por tanto, es una opción que parece complicadísima ahora mismo. Houston no llegaría a esa cifra sin enviar a Harden, Parsons, Howard o todos los jóvenes del equipo, por lo que se quedan como estaban. Lo más cómodo para Dallas sería esperar dos meses y mandar a Tyson Chandler y/o Raymond Felton de vuelta a NY, o una combinación de Monta Ellis y jugadores renovados que convertiría a los Knicks 2015′ en los Mavericks 2014 con Bargnani y Fisher haciendo el papel de Dirk y Carlisle (no bueno).

Dos escenarios un poco más plausibles, si ambos equipos están por la labor, que habrá que verlo: que los Bulls manden a Boozer y algún jugador joven a New York (así mantendrían a Gibson, y la cantidad de talento joven a perder dependería de las negociaciones con NY), y cambiar a Melo por Pau Gasol en un doble traspaso y firma. Esta es la única fórmula que tienen los Knicks para llevarse a Gasol pagándole más de las excepciones de nivel medio, pero los Knicks tendrían que añadir más salario y tener cuidado con el límite duro ya mencionado. Serían traspasos complicados, pero razonables.

Y un último apunte: ¿Y si realmente los equipos no quisieran darle el máximo a Melo? Ya no es sólo lo de echar el equipo abajo como excusa, pagar 25.5 millones a Melo a los 33 años, y los 29.2 que le pagarían los Knicks a los 34 es para pensárselo. De hecho sería el cuarto mayor salario pagado a un jugador NBA en una temporada (sin ajustar a la inflación), tras la última campaña de Kobe y Jordan en 1997 y 1998.

Según Brian Windhorst, de la ESPN, los Knicks sí tienen pensado ofrecer ese montante a Carmelo, pero en otros equipos me temo que el hecho de ofrecer menos, no parte sólo del deseo de tener una plantilla más completa, sino de que Anthony llegue también al precio más justo. Si todos los equipos pestañearan, sin que ninguno llegara a ofrecer el máximo, bajando así su valor de mercado, el ramillete de opciones se vuelve a abrir, pero las sensaciones que llegan son que, de seguir el dinero, Melo se queda en NY.

Y ahora, Pau

Como Gasol no anda pendiente del máximo, sino de un contrato por 10-12 millones (según las todopoderosas fuentes de Woj), la situación cambia mucho en comparación con Melo… pero depende de Anthony. Todos los equipos esperando a Melo andan pendiente de él. Por tanto, hasta que lo de Anthony no se solucione, me temo que lo de Gasol va detrás, porque todos los equipos envueltos en el Melodrama (y alguno más) son precisamente los equipos que pueden ofrecerle esas cifras y un proyecto deportivo interesante.

Además, la situación de los Lakers, por debajo del tope salarial, hace más fácil un traspaso-y-firma con Gasol, que a los Knicks con Melo. Sigue obligando a los equipos a ofrecer algo atractivo a los Lakers por el favor, pero ya no habría problemas con el límite duro, como ocurre con New York. Y la cantidad a igualar en el traspaso es mucho menor, ya no son los mastodónticos 22 millones, y no habría que enviar de vuelta a Lakers el 80% del salario, sino un porcentaje menor (hasta un 66%, dependiendo de la situación).

Y además, los Lakers tienen muchísimo menos influencia en esta situación. New York siempre puede exigir en un traspaso, porque saben que de lo contrario, el resto de equipos no tienen mucha más opción. Gasol, llegado el caso puede ofrecer a Lakers el traspaso como la última opción de sacar algo de contraprestación, sabiendo que se puede ir sin necesitarlo.

Chicago y Houston tendrían que sacrificar media plantilla, y Dallas y Lakers decir adiós a la flexibilidad para sacar 22 millones para Melo, pero con muy poquito cambio hacen un hueco de 10-12. Además, a estos cinco equipos, se añaden unos cuantos más que si están dispuestos a mover algún hilo tendrían el espacio suficiente, que tratarán de seducirle con el proyecto deportivo y la excepción de nivel medio, o que pueden permitirse afrontar un traspaso con los Lakers si Pau los elige.

Eso sí, traer a Gasol por esos 10-12 millones sigue suponiendo que las franquicias que lo desean van a tener que tomar una serie de decisiones, menos drásticas, pero igual de importantes. Las repasamos a continuación:

  • Chicago tiene 10.8 millones libres simplemente con darle la amnistía a Boozer (aunque esto no es gratis, supone pagarle 16.8 millones de dólares para que juegue en otro equipo… y aquellos que tienen la posibilidad de caer por debajo del límite como Miami, podrían acechar). Esto pondría difícil traer a Mirotic este año, ya que sólo dispondrían a mayores de la room exception de 2.7 millones, pero podrían guardarse los derechos o traspasarlos con total tranquilidad, sin obligación. Lo importante es que los Bulls traerían a Gasol manteniendo a Gibson, Butler, McDermott y compañía: Carlitos es el único sacrificado. A mi parecer es una opción muy interesante para ambos, jugador y equipo, y, ojo, la gran baza de Gasol en caso de que quisiera forzar una firma-y-traspaso a otro equipo. Hasta que los Bulls vayan en otra dirección, Pau siempre puede amenazar con firmar allí, y dejar a los Lakers sin nada.
  • Houston podría oferecer 9.2 millones a Pau, conservando 10 jugadores en plantilla, prácticamente el equipo completo, sin ni siquiera necesitar traspasar a Lin. Sin Jeremy, el espacio crece a 17 millones, pero algún activo joven tendría que volar en la operación que le llevaría a los 76ers, o los Lakers tener muchas ganas de Lin (que no es mala opción para ellos). Aquí el problema, eso sí, no parece de salario, sino de encaje: ¿vamos a repetir el Pau y Howard juntos, tras haber salido Asik? A los Rockets los entrena McHale, no D’Antoni, pero creo que ninguno de los personajes de esta historia tiene ganas de volver a experimentar.
  • Con Dallas se aplica lo dicho con Carmelo: 26.4 millones para Dirk, Pau en este caso, y lo que pueda sobrar para seguir apuntalando un equipo que estaría ya muy hecho. Otra vez, problema de encaje: los Mavs ya tienen a Chandler, Dirk, e incluso Brandan Wright. Del mismo modo, los Bulls tienen a Gibson y Noah, pero la situación del espacio aéreo y sus roles en Dallas, está mucho más congestionada, pero por el dinero, no es problema.
  • Los Lakers tienen el equipo por hacer, pueden ofrecer a Pau lo que quieran y, muy importante, Pau puede esta vez solicitar que incluyan en su contrato una cláusula de no traspaso, que haría que no le pudieran mandar a otro equipo sin su consentimiento. No evitaría que entrara en rumores, y llegado el momento le pueden pedir muy gentilmente que no la ejerza, pero el tiene la última palabra. El problema, que estos Lakers tienen el equipo por hacer, y entre Kobe, Nash y sus emolumentos, poco margen queda, sería repetir el año pasado con otros secundarios, otro entrenador (¿cuál?), y Kobe, esperemos, sano. Difícil competir el año que viene sin un Ketchupazo, y más en el Oeste. Los Lakers son lo malo conocido.
  • Los Knicks en principio estarían fuera de toda lucha (sólo les quedaría la mini-excepción de nivel medio, que empieza en 3 millones), pero si Carmelo se fuera, podrían subir un poco la oferta (a 5 millones al año, excepción de nivel medio), y si se fuera concretamente a los Lakers, podrían negociar su firma-y-traspaso por la cantidad que fuera necesaria. Deportivamente no parecen la opción más atractiva a corto plazo (son un poco los Lakers del Este), y la única manera de que lo sea económicamente para Pau, es el intercambio con Melo. Como los Knicks no pueden pasarse del límite duro si hay firma-y-traspaso, la situación es muy complicada con otros jugadores. El único pro, el embrujo de Phil Jackson. Que ya tiene que ser grande.
  • Riley le llamó para que se uniera a Miami, y se dice que los Heat andan con precisamente 10-12 millones de espacio, lo que haría la llegada de Gasol a Miami posible. Pero eso depende de que el descenso anunciado en los salarios de Wade y Bosh sea real (cosa que su agente ha desmentido), y que crean que Pau es la mejor manera de gastar 10-12 millones cuando tienen varios huecos que tapar. Es una posibilidad supeditada a que todos dejen algo de pasta en la mesa y que pueden encontrar oro con el mínimo.
  • De los equipos sin espacio directo, Oklahoma City Thunder es el equipo que más y mejor ha sonado en estas últimas horas, con Durant y Westbrook de peregrinación a Los Angeles para convencerle. Los Thunder tendrían que tirar de la excepción de nivel medio, o del traspaso. La ventaja para ellos: tienen un salario que funciona casi a la perfección para cuadrar con el de Gasol, el del inmortal Kendrick Perkins, y una pila de jugadores jóvenes que ofrecer a Los Angeles. ¿Estarían dispuestos en LA a cargar con el muerto de KP este año a cambio de algún prometedor talento? Me temo que a estas alturas, depende mucho de en que dirección decidan ir los Lakers este verano, y aunque sea una posibilidad atractiva, está a la espera de que caigan otras fichas de dominó y una negociación entre franquicias, que podría no llegar a buen termino.
  • San Antonio y Memphis (cuyo interés parecía mayor antes del 1 de julio) tienen la excepción de nivel medio, que mientras haya equipos que ofrezcan más, que los hay, se queda en poco, y a ellos se les unen los Warriors, que ya la gastaron en Shaun Livingston, en la posibilidad de plantear un traspaso a Lakers. Pero estos equipos tienen complicado hacer una propuesta sin tocar una de sus piezas clave. Si Pau se emperra en ir a alguno de ellos, quizá pueden convencer a los Lakers que Kyle Anderson, Jordan Adams, o quien quiera que sea transferible en Warriors son mejor que nada. O incluso también estén dispuestos a arriesgar piezas mayores (¿Danny Green?, ¿Harrison Barnes?) por Pau. Pero ya entramos en el entorno del traspaso puro y duro, o la bajada de sueldo drástica. Creo que hay otras opciones más factibles.
  • ¿Algún otro equipo sorpresa? Siempre podría aparecer. Phoenix SunsAtlanta Hawks y Charlotte Bobcats serían los tapados, porque tienen el dinero, e incluso podrían proponerse, si lo desean, llegar a los 15 millones para atraerle con dólares, pero el estilo de juego a toda mecha de los Suns, y la cantidad de jugadores interiores que tienen Bobcats y Hawks en sus plantillas, unido al hecho de que parecen estar un poco más lejos de aspirar que el resto de equipos, lo hacen algo difícil. El resto de equipos con dinero no ofrecen un buen nivel deportivo, y de aspirantes como Clippers o Pacers no se ha oído nada, lo normal, ya que están muy cerca del apron, y por tanto, tienen difícil un traspaso-y-firma, o utilizar la excepción de nivel medio (Indiana de hecho, ya la gastó).

La opción nucelar

Y el último bombazo, el rumor salido esta misma mañana, es que Gasol estaría considerando quedarse en Los Angeles… si viene Melo. Con los 4+1 jugadores en plantilla que tiene LA (Kendall Marshall no tiene contrato garantizado) quedan 22.1 millones, es decir, menos del máximo de lo que puede percibir Anthony, para acomodar a este y a Pau. Colocar a Nash da otros 6-9 millones, que ya pondría al equipo en rango, pero lo de siempre, deja el resto del equipo a confiar en los mínimos.

No digo que no vaya a suceder, y de hecho la magia de la NBA es la continua fluidez de las situaciones, y cómo de repente sucede lo imprevisto, pero está situación entra dentro del contenedor de “o dejan pasta en la mesa, o juegan cuatro gatos” con muchas otras.

Nosotros os hemos presentado las situaciones, y hemos tratado de limpiar el polvo de la paja. De aquí en adelante… sólo Woj y LaLa saben.