Lin Lin Lin Lin

Jeremy Shu-How Lin o Jeremy Lin a secas. Ese es el nombre, ese es el hombre más querido en la capital del mundo ahora mismo. Lin, shophomore de 2o año procedente de la rara (en temas de basket) Universidad de Harvard, no entró en el draft y ahora mismo en sus únicos 3 partidos como titular, lleva números de mega estrella.

Lin entró como pocos entran en la liga, sin draft, sin hacer ruido, pero con cierta aureola de jugón. El pasado verano, el de 2010, en los workouts con Golden State, todo el mundo esta pendiente de él, pendiente de ese joven asiático, descarado como él sólo, con buen tiro y buena visión de juego. Warriors al final le firmó contrato para dos años, les convenció y además era un jugador que se iba a acostumbrar bien al ritmo de Ellis y Curry, es decir, un juego dinámico, rápido, atractivo para el espectador… y además a la comunidad asiática le gustaría el tema… aunque Lin es nacido en LA… Nike vio filón y también le firmó contrato. Era el sueño de todo chico, era el producto de toda marca…

Pero pronto se vio que Lin iba a ser un ‘deshecho’ más, apenas tuvo minutos y varias veces fue mandado a los Reno Bighorns, el equipo de la D-League asociado a los Warriors, se estaba acabando el sueño? Todo podía ir a peor…

Llegamos al lockout, Lin sigue en Warriors pero justo el primer día de Training Camp, ya con el lockout solucionado, los Warriors lo cortan para liberar algo de salario… y su boom se iba por el mismo sitio por el que llegó. Llegan los Rockets y hace el training camp con ellos, iba a ser su segunda oportunidad dentro de un equipo cuya comunidad asiática estaba más que establecida después del paso de Yao Ming por Houston, pero justo el día de Nochebuena, un día antes de empezar el show, los Rockets se hacen con Samuel Dalembert y para liberar ficha, Lin de nuevo es cortado…

Se queda sin equipo, olvidado, uno más en esa infinita lista de jugadores que prometen pero se quedan a mitad de camino. En NY, con un GRAN problema de bases, se van quedando sin casi nadie y viendo como Bibby no es ya nada… Piensan en Lin y el 27 de diciembre entra a formar parte de la franquicia de la gran manzana, pero se le asigna rápidamente de nuevo a la D-League… otro paso atrás?

Ni Baron Davis, ni Toney Douglas, ni Iman Shumpert, ni muchísimo menos Mike Bibby parece que sean del agrado de D’Antoni y esto junto a las lesiones y ausencias de Amaré y Melo, hacen que Knicks llamen a Lin… y aquí todo cambia.

Empieza a jugar sus minutos, minutos de la basura casi siempre, pero el pasado 4 de febrero frente a los Nets, D’Antoni la de 36 minutos y Lin hace 25 ptos y 7 asistencias, se desata la locura… sobre todo en su forma de jugar frente a uno de los grandes como es Deron Williams que se ve totalmente superado por este joven desconocido de Harvard.

Dos días más tarde, llega Devin Harris y sus Jazz… 28 puntos y 8 asistencias… de nuevo locura en unos Knicks que iban algo (por no decir muy) a la deriva… El MSG se empieza a rendir a los pies de Lin y sin duda es el nuevo ídolo. Los Knicks lo empiezan a usar como imagen de la franquicia en sus promos y llega el partido contra los Wizards, el primero fuera, John Wall enfrente y primer doble doble, 23 puntos y 10 asistencias… con humillación incluida al propio Wall… empieza a no ser flor de un día.

 

Pero anoche fue el summun, lo máximo. En el partido más esperado en NY, el duelo contra Lakers, donde todo el MSG y casi toda la ciudad se engalana, Lin demuestra que con esfuerzo y perseverancia (y tal vez algo de suerte) se puede llegar a casi todo. 38 puntos, 7 asistencias, 4 rebotes y el Madison a sus pies.

Hoy todo el mundo habla de Linsanity, de Emperor Lin, de LINVP… de todo con esas 3 letras que tanto estamos oyendo… Ahora falta ver si quedará todo en un sueño, un sueño de una de las franquicias a las que les gusta más este tipo de cosas… y sobre todo, queda la gran pregunta… qué pasará cuando vuelva Melo, Amaré y sobre todo Culopollo Davis?

Lin, Lin, Lin…

Una respuesta a “Lin Lin Lin Lin”

  1. […] Lin – Lin, Lin, Lin, Lin, Lin… Blake Griffin – Humilló cosa mala el otro día a Perkins y no lo habíamos puesto… Tas […]

Los comentarios están cerrados