El Podcast Desde El Sofá: Ep. 158 – Antropología 101

podcast

Feliz año a todos! Vuelve El Podcast Desde El Sofá para hablar de NBA y de muchas cosas más.

En el programa de hoy como no podía ser de otro modo hablamos de David Stern, de su legado y de las cosas positivas/negativas que ha dejado en la NBA. Luego comentamos las modificaciones presentadas para el calendario, con ese torneo a mitad de temporada que a unos gusta y a otros no. Finalmente repasamos lo que puede ser el mercado en este menos de un mes que queda para hacer traspaso…

Ahhh y con una clase de Antropología metida en medio del programa que nadie debe perderse.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

Picks All-Star 2020

Empieza a ser ya una tradición aquí en La Crónica Desde El Sofá empezar el año con nuestros picks para All-Star de ese año en la NBA. En esta edición el show se va a Chicago y como siempre aquí tenemos los picks del equipo de La Crónica Desde El Sofá (bueno, algunos de ellos).

Mario Maruenda

Tras la durísima clasificación de Jimmy Butler como jugador interior en el Este, que me impide dejar decidísimos nueve de diez puestos para centrarme sólo en el sindiós que sería el último exterior de la costa inferior, ahora tengo que elegir entre él y Siakam. Y rescatar, no uno, sino dos, en ese juego de las sillas virtual en el que cuento no menos de una docena jugadores que podrían ser titulares pero que finalmente irán fuera más de la mitad. Delgada es la línea.

Elegir entre Butler y Siakam es difícil: pudiendo ponderar muchos motivos, me voy a quedar con la mayor seguridad que me ofrece Pascal en el tiro, cada día más importante, pese a que curiosamente Jimmy resulte más eficiente en su conjunto por la frecuencia con la que visita la línea de tiros libres. Supongo que quien prefiera desempatarlo a los puntos o el carácter se quedaría con el jugador de Miami, pero yo esta vez voy con el jugador que no para de mejorar.

Para el tema del backcourt del Este, empecemos listando los posibles. Sin rascar mucho, en una posición que no ofrece ningún candidato a MVP, lo que ayuda a dar sensación de aglutaniamiento, tenemos números y/o prestaciones de All-Star, por orden de victorias, en Kemba Walker, Jaylen Brown, Kyle Lowry, Fred VanVleet (en homenaje a Hubie), Malcolm Brogdon, Ben Simmons (el mejor con diferencia en lo suyo, pero… ¡ay!), Spencer Dinwiddie, Kyrie Irving (¿sigue vivo?), Zach LaVine, Devonte’ Graham (o sea, fli-po en colores), Bradley Beal y Trae Young.

Javier Martín

Me suda el nabo tanto el All Star que por mi como si va una abuela coja de pivot titular. El All Star es un fraude, una mierda y digno de los cuñados NBA más rancios. Que se jodan los Nets.

Roberto Vázquez

Este AllStar me obliga a esforzarme en buscar más excusas para NO elegir que para escoger. Me toca trabajar duro en dejar fuera a mi ojito derecho del año: Malcolm Brogdon pero tengo que reconocer a Bradley Beal que ya es una estrella consagrada, que esos números, ganar 10 partidos, molar y no hacer el ridiculo en esa plantilla es muy meritorio y que ese argumento no le vale a Trae Young porque su efecto en defensa es negativo al nivel de los peores memes de James Harden.

Me cuesta lo mismo con “DosMantas” pero Pascal Siakam se ha convertido, por derecho propio, no solo en AllStar sino en un candidato a 1st Team AllNBA. Una estrella que lo hace todo y todo bien.

Con Ben Simmons – Jaylen Brown la comparación es dura, Simmons tiene un techo altísimo, entiende el juego y tiene un físico portentoso pero su encaje con Embiid le penaliza, con el pero sin Horford ni Embiid en pista el equipo no carbura y su tiro sigue en la taquilla. Aún así se queda a las puertas porque el salto de Jaylen ha sido consistente en todos los aspectos del juego y se ha convertido en el alma del equipo.

El oeste lo veo claro como la cabeza de LeBron. Puedes construir un caso para Jokic o PG13, incluso forzando mucho para KAT pero ninguno parece superar la comparación con ningún titular. De los exteriores no hay debate posible, la siguiente opción realista es un punto en el horizonte.

David Chanzá

El backcourt del Este es un solar y todo debido a la decisión de la NBA de meter a Butler en el frontcourt, así que toca elegir a dos jugadores de un listado complicado ya que esos jugadores que probablemente meterías ahí como podrían ser Irving y Kemba, el uno está en su tierra plana y el otro no ha dado todo lo que probablemente pensábamos que iba a dar (o tiene a gente en su equipo que destaca más).

Así que la decisión es más jodida y claro, empiezas a mirar más cosas, equipos y cositas que puedes valorar o premiar por vete tú a saber qué, con lo cual mis picks son extraños y algo diferentes.

Por una parte voy a por Dinwiddie, uno de esos jugadores que en su día entró a la liga por la puerta de atrás y que poco a poco va subiendo y donde el año pasado tuvo su punto álgido, la llegada de Durant y sobretodo la de Irving le volvía a llevar a él y a LeVert a un segundo plano, pero no, la ausencia de los dos All-Star ha hecho que el bueno de Spencer haya dado de nuevo el paso adelante y se ha echado a la espalda a esta franquicia que como dice Javi quiere hacerse con los derechos de Biggie, así que un puesto para él.

El otro lo doy a una de las grandiosas sorpresas en este inicio de temporada. Todos no dábamos absolutamente nada por los Hornets, de hecho, en nuestro podcast de inicio de temporada le dábamos una categoría propia, pues bien, Devonte’ Graham con 24 años y salido de la absoluta nada está haciendo una temporada ‘tremenda’ que está llevando los focos del League Pass a sus partidos, así que vamos a premiarlo con una excursión a Chicago.

El Oeste, ni se discute. Fin.

El Podcast Desde El Sofá: Ep. 157 – Después de un tiempo

podcast

Hoy en El Podcast Desde El Sofá volvemos después de un tiempo estar algo inactivos para hablar alguno de los temas de actualidad de la NBA.

Empezamos con un repaso a los partidos navideños que pintaban una cosa y al final van a ser otras, hablamos del estado de la nación Knickerfuckera, para al final acabar hablando de un par de banquillos en la NBA que pueden estar algo calentitos.

Además, nada de spoilers de Star Wars, de momento….

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

No Me Tires De La Lengüeta: Cap. 8 – Kyrie 6 en la 24Zone

En el episodio de hoy de No Me Tires De La Lengüeta hablamos largo y tendido de las nuevas Nike Kyrie 6, una zapatilla que llega para romper moldes pero con un toque muy continuista en la linea.

Además hablamos de las Converse All Star BB y su sospechoso color nuevo…

Hoy nos acompaña Alberto Merchán de 24Segons para presentar 24Zone, el nuevo proyecto de 24Segons donde No Me Tires De La Lengüeta estará presente como podcast oficial.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

El Podcast Desde El Sofá: Ep. 156 – Cybertruck bueno y malo

podcast

Vuelve El Podcast Desde El Sofá para hablar de las cosas que nos han gustando y las que no durante este primer mes de la temporada.

Hablamos del basloncesto en LA, de los Bucks sin Brogdon, la clase A/B en el oeste, el load management, Devin Booker y sus nuevos Suns, un rookie que parece viejo, Howard y su nuevo rol… y por supuesto, los Knicks.

Todo esto y mucho más en El Podcast Desde El Sofá!

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.

CP3-O

Recuerdo hace unos años estar junto a un amigo elucubrando sobre las posibilidades de éste o aquel equipo (bebidas espirituosas mediante, claro) cuando surgió una pregunta: ¿cuál sería para ti ahora mismo el mejor quinteto de jugadores en activo?

Si no recuerdo mal me parece que mi respuesta fue Anthony Davis, Demarcus Cousins, Lebron James, James Harden, y en el puesto de base Chris Paul. Mi amigo, sorprendidísimo me dijo: ¿¿Chris Paul?? Pero qué dices, es mucho mejor Westbrook, Irving o Rondo, ¿cuántas bebidas espirituosas llevas? No contestaré a esa última pregunta, pero lo tenía clarísimo: para mí CP3 era el mejor director de juego de toda la liga. Porque, ¿cuál es si no la función de un “1”?

Hoy en día vivimos en una época en la que la rigidez de las posiciones ha desaparecido por completo, donde lo que más se valora y el perfil de jugador que las franquicias desean más que Pedro Sánchez usar el “Falcon”, es un “All-around player”, un jugador que pueda y sepa hacer de todo y que todo lo haga bien; un Antetokoumpo, un Kawhi, un Lebron…vamos, lo que abunda en la liga. La posición de base no es distinta y el tener un jugador cuya mayor virtud sea la de elaborar y crear juego ya no tiene la importancia que tradicionalmente ha tenido. Un buen base (o lo que hoy en día es considerado un buen base) es un jugador que complemente de alguna forma al equipo: triples desde el parking, velocidad y agilidad para encarar y buscar el 1 contra 1, hacer una media de triple-doble en un temporada aunque luego no sirva para absolutamente nada… pero nada de hacer mejor al equipo bajo tu batuta.

Es por eso que defendía mi elección; Paul es actualmente el 7º asistente de la historia de la liga y con muchas posibilidades de acabar superando a Oscar Robertson en el sexto puesto de la clasificación, con unas medias de carrera de 9,7 asistencias, 2,2 robos y 18,5 puntos por partido. Estamos hablando pues de uno de los mejores bases de su generación y de un futuro Hall of Famer así que cabe preguntarse: ¿cómo puede ser que la estadística más importante de todas (la de anillos) siga a 0?

Hemos hablado de las cualidades de Paul tanto para jugar al baloncesto al más alto nivel como para hacerlo en la posición de base, así que entonces (y salvo sorpresa de ultimísima hora) ¿Qué ha fallado? ¿Ha sido solo suerte? ¿Mal “timing” quizás? La respuesta para mí es el propio Chris Paul.

Drafteado por los ya extintos New Orleans Hornets en 4ª posición del Draft de 2005 por detrás de absolutas superestrellas como Andrew Bogut, Marvin Williams o Deron Williams, Paul se mantuvo en el equipo que lo drafteó durante 6 temporadas en las que su tope fueron las semifinales de conferencia. Ya en 2011, y con su ciclo ya cumplido, su traspaso a los Lakers fue vetado por una liga que tenía el control de los Hornets en ese momento y que dio con los huesos de Paul en los Clippers. Unos Clippers que, superado el bajón inicial de que te manden al equipo pobre de L.A., tuvieron una gran plantilla durante la estancia de Paul (Blake Griffin, Deandre Jordan, J.J. Reddick, Jamal Crawford) y un entrenador que ya sabía lo que era conseguir un anillo de la NBA superando precisamente en las finales a tu vecino rico: Doc Rivers.

Como decimos, estaba todo predispuesto: plantilla, entrenador, ambiente, ilusión, ganas… esos Clippers eran un equipo que lo tenía todo para alzarse con el título de campeón de la NBA. Y sin embargo el techo fue el mismo: semifinales de conferencia. Unas semifinales de conferencia en las que iban ganando 3-1 frente a los Rockets de Harden y donde tiraron esa ventaja para acabar la temporada a lo Bill Murray, en el día de la marmota.

Con síntomas de proyecto ya agotado, Paul decide que es momento de cambiar de aires y pide el traspaso a unos Rockets al alza en los que Harden es la estrella absoluta y en los que Paul tiene que llegar a imponer su experiencia y liderazgo. Eso sí, como segunda espada. Lío número 1.

Cuando llegas a un equipo tan monopolizado como esos Rockets en los que no es solo que Harden sea una superestrella de la liga por derecho propio, sino que es el hombre que ha vuelto a poner a los Rockets en el mapa de la NBA desde un tal Olajuwon, tienes que saber adaptarte y aceptar ese rol (parece que estemos hablando de un rol de 6º hombre o de líder de la segunda unidad) si de verdad quieres luchar por ganar un campeonato de la mejor liga del mundo. No puedes pretender llegar y que te hagan dueño y señor de la franquicia.

Paul, además, llega con 32 años a una nueva franquicia que tiene todas las piezas para intentar el asalto al anillo inmediatamente; si es para ayer mejor que para hoy. Y para que ese asalto al anillo no se resienta, todas esas piezas tienen que estar juntas lo máximo posible. Lío número 2.

Con 32 años, Paul se desmarca diciendo que no va a firmar por menos del máximo, esto es 160 millones por 4 temporadas más. Repito, con 32 años. Un atraco de los que hacen de él un serio candidato a político español. Y sin embargo los Rockets deciden firmarlo con tal de conseguir el que sería el tercer anillo para la franquicia. Y yo me pregunto, ¿de verdad con ese movimiento tengo que comprar que el principal interés de Paul es ganar el anillo? Ni de broma.

Los Rockets llegan a su apogeo en las finales de conferencia colocándose 3-2 arriba y con ventaja de campo contra unos Warriors superlativos a los que tenían contra las cuerdas. Pero, en este momento sí, el “timing”, hace que Paul se lesione y se pierda los 2 últimos partidos, en los que los Warriors remontan y pasan a las finales de la NBA.

Otra oportunidad que se escapa.

El siguiente curso los Rockets volverían a caer, esta vez en semifinales de conferencia (otra vez contra los Warriors) en un curso en el que la mala relación entre Paul y Harden se hace cada vez más evidente y donde una discusión con la superestrella del equipo solo puede acabar contigo en una parte: donde sea menos aquí. Y efectivamente así fue. Una vez acabada la temporada, los Rockets mandan a Paul a Oklahoma a cambio de Westbrook; un traspaso en el que Westbrook vuelve a coincidir con Harden después de su estancia juntos en Oklahoma, y en el que Paul acaba en uno de esos equipos que ni frío ni calor, que no es un contender y que no sabe si retocar piezas para mejorar su plantilla (aunque las opciones de acabar ganando el anillo sigan siendo 0) o si iniciar una reconstrucción. Es decir, que el anillo está ahora mucho más lejos que antes.

Por tanto, ¿cómo es que ese base que estaba considerado como el mejor de su generación y uno de los mejores de siempre ha acabado en esta situación? ¿Es acaso peor que Westbrook (que va por el mismo camino), Irving o Rondo como decía mi amigo? ¿Qué es lo que ha fallado?

La respuesta es fácil: Chris Paul se ha comido a Chris Paul. Un conjunto de malas decisiones, lucha de egos y de priorizar aspectos ($) que van a hacer que no pases a la historia de la liga por méritos propios, sino que estás ahora a la espera de que sean otros los que te lleven de la mano a conseguir el anillo cuando deberías haber sido tú ese director de juego que tenía que haber llevado a su equipo a la cima. Y ahora estás a expensas de que la suerte te sonría. Te encuentras en ese punto en el que eres muy importante pero nadie te soporta, en el que otro personaje con mucho más carisma que tú se va a llevar todos los aplausos y los reconocimientos y en el que aunque salgas en el plano final de la película nadie se molestaría especialmente si no estuvieras en él.

Eres CP3-O, esperando que un R2-D2 (¿Anteto?) mucho más simpático, resuelto, y con las ideas claras te saque del atolladero en el que tú mismo te has metido.

Esperemos que esos moradores de las arenas no te encuentren primero.

La Semana Desde El Sofá (3): Sorpresas desde el banquillo

Los que nadie quería

Mucho se ha hablado de que si los movimentos de Lakers no habían sido nada buenos esta pretemporada y que el banquillo era un solar, etc etc, pero el tiempo está demostrando que de momento están cumpliendo con creces lo que se esperaba de ellos y le están dando a Vogel diferentes opciones con las cuales manejar los partidos. Desde la tremenda sorpresa de Howard, pasando por Kuzma que poco a poco va entrando y contando con los buenos minutos que está dando Daniels, Cook o el mito Caruso.

¿Load mana…qué?

Esto empieza a ser una broma de mal gusto, vale que el año pasado le fue bien a Leonard con los Raptors, pero aplicar este concepto desde ya, alegando lesión y demostrando que el jugador se encuentra perfecto (al día siguiente juega normal) empieza a dar un poco de vergüenza ajena. Sí, la temporada es muy largo y estos descansos son buenos en determinados jugadores, pero que lo digan claramente y se dejen de milongas.

Cuando tienes entrenador…y base

Una de las grandes noticias en este inicio de temporada es la irrupción de unos Suns por los cuales nadie daba un duro con un tremendo entrenador en el banquillo que ha sabido coger la liga por donde se está jugando y al estilo de la misma y lo está potenciando al máximo. Además, por fin Booker tiene a un base y eso le hace mucho bien a su juego, además Saric y Baynes están aportando muy mucho y eso ayuda a que estos Suns estén convirtiéndose en los Kings del año pasado.

Novatos en South Beach

Sabíamos que Heat con Butler iban a dar que hablar, pero lo que nadie podía imaginar es que dos rookies serían aquellos que llenaran las noticias sobre Heat, bueno si exceptuamos a Waiters claro. Nunn y Herro son dos jugadores que le están aportando a Miami una dosis de cosas interesantes que ni los más optimistas podrían imaginar. Mucho tiro exterior en la linea de la liga, Butler en plan jugador franquicia y Dragic asumiendo un rol de 6o hombre están haciedo que esta mezcla extraña de South Beach esté dando muy buen resultado.

No Me Tires De La Lengüeta: Cap. 7 – Lebron 17 & DON Issue #1

No me tires de la Lengueta

Vuelve No Me Tires De La Lengüeta para hablar de dos zapatillas muy diferentes pero que están dando mucho que hablar.

Por una parte LA ZAPATILLA, es decir la Nike Lebron 17, la última entrega de las zapatillas de LeBron James que siempre ha sido (y es) lo mejor que ofrece Nike.

Y después cambiamos totalmente el estilo para hablar de la adidas DON Issue #1, zapatilla económica de Donovan Mitchell y que está dando mucho que hablar.

Podcasts de la Crónica desde el Sofá

Puedes oirnos también en Apple Podcasts, en iVoox, en Google Podcasts y en Spotify.