PO Desde El Sofá (VII): Tomen ustedes buena nota

Las PO Desde El Sofá tienen su propia magia, la magia de no saber cuando pueden aparecer o sobre qué partido puede ir, pero vamos, si estás leyendo esto ahora mismo, ya más o menos sabes como funciona la película.

Nos vamos a Salt Lake City, con el equipo más molón para los friki adictos de la NBA (entre los cuales me hayo, para muestra los SOFIS2018) con el equipaje (completo) más molón de la NBA, jugando uno de los baloncestos más molones en los últimos tiempo, frente a un equipo que es como una de esas boy bands hechas de principios de siglo, donde cada cantante era de un padre y una madre y los juntabas a todos esperando que unas grandes voces hicieran un gran grupo.

El cuarto partido de la serie llegó con unos inicios de partido muy igualados pero con el equipo de Westbrook siempre un poco por delante con Paul George muy motivado frente a la defensa de Ingles y Westbrook con ganas de ‘terminar y apagar’ a Ricky ‘Rick‘ Rubio. En cambio Jazz salió al partido algo perdidos, como cuando no sabes muy bien donde estás o te ves superado por la situación, pero con una cosa muy importante, sin perderle la cara al partido en ningún momento, y esto fue clave…

Y Jazz se metió en el partido. 3 triples seguidos de Ingles pusieron el pabellón y medio Utah patas arriba para caldear un partido que ya venía calentito de antes, casi más que las camisetas nuevas, con Rubio comiéndole la tostada a un Westbrook desesperado y un duelo entre PG13 e Ingles que siempre iba de cara al australiano.

Jazz se metió en la cabeza de Thunder. El equipo de Donovan, estaba casi más pendiente de las trifulcas y movidas personales entre ellos que de su lamentable porcentaje en tiros de 3 o de la defensa exterior al Bird Australiano.

Snyder metió un +20 a Thunder y el partido ya no fue el mismo, con sus minutos de la basura incluidos, dejando la serie de cara para el que claramente es el 3 mejor equipo de la liga.

De Donovan Mitchell, no hablo, simplemente hay que verle (y disfrutar) de él.

Sofi Del Día: Para el tremendo ambiente que se ha creado en estos dos partidos en el EnergySolutions Arena de Salt Lake City, todos con las camisetas y sobre todo en el G3 con las camisetas de colores como el equipaje.

Avance de temporada 2013-2014: Minnesota Timberwolves

Recuerda que puedes hacerte con esta previa (y todas las de la temporada, juntas, en PDF) en La Primera (y quizás última) Mega Guía de La Crónica Desde El Sofá para la temporada 13/14. Es totalmente gratuita, tan sólo os pedimos que hagáis una mención por Twitter o compartirla por Facebook mediante este botón:

O si insistís, no os vamos a decir que no tampoco, podéis comprárnosla sin tener que poner tuits ni likes…

zq8qkfni1g087f4245egc32po
Los Wolves vuelven a afrontar la temporada con aspiraciones de Playoffs, algo que llevamos oyendo un par de años, para que después, las lesiones, y el bajo rendimiento de alguno de sus fichajes, acaben tirándolo todo por la borda.

Cuando parecía que todos los importantes iban a empezar sanos Chase Budinger se lesionó para una buena temporada, pero si este es el único contratiempo, con otra ronda de incorporaciones interesante (Kevin Martin, Corey Brewer, los novatos Shabazz Muhammad y Gorgui Dieng), el trío sobre el que se asienta el equipo (Ricky, Love y Pekovic), y un gran entrenador como es Rick Adelman, los Wolves vuelven a ser candidato teórico a seguir jugando a finales de abril, y acabar con la peor racha activa de una franquicia (ya van 9 años sin entrar en Playoffs).

Si no lo consiguieran, sería una de las 4 sequías en la historia de esta bendita Liga que ha llegado a 10 temporadas. Glups.

  • Radiografía de los Timberwolves

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    En la radiografía intentamos recoger una amplia información estadística de cómo funcionó cada equipo el año pasado, en ataque y en defensa, comparando en que percentil (porcentaje de equipos mejor/peor que ellos) se encuentran respecto al resto de la Liga.
  • Devastados por las lesiones

Si os hacéis una pizza en el horno, con el precalentamiento adecuado que indican en las instrucciones (que nos conocemos), os da tiempo para ver todas las jugadas de Ricky, Love y Pekovic juntos en la última temporada, y aún os sobra algo para poner un videoclip de Miley Cyrus. 13 minutitos disfrutaron los Wolves a su columna vertebral, que se perdió 109 partidos (25, 64 y 20 respectivamente), que unidos a los 18 que también faltó Kirilenko, los 59 sin Chase Budinger y que Brandon Roy no estaba para jugar (esto era más previsible), dejaron a Luke Ridnour como líder en minutos del equipo más castigado por los lesiones el año pasado, pasando incluso a los Lakers. Pero a diferencia del equipo de Los Angeles, todos (salvo Budinger) empiezan sanos esta temporada.

El año anterior, el trío Rubio/Love/Pekovic sí que pudo juntarse, en 23 partidos y 458 minutos y los resultados fueron interesantes: una ventaja de 6.7 puntos por 100 posesiones ante los rivales, y un registro de 13-10 para el equipo, pese a que la colección de alas de aquella época era lo que era (Webster, Beasley, Wes Johnson, Ellington, Tolliver y un novato Derrick Williams). Por tanto es comprensible el optimismo que rodea a las posibilidades de este equipo, al igual que lo era el anterior, por cierto.

Este año, salvo Budinger, empiezan todos sanos y listos, y no me apetece releer las declaraciones del Media Day para saber quién dijo (o lo comentaron de él) que “está en la mejor forma de su vida”, que seguro que habrá unos cuantos. La plantilla no está mal en cuanto a profundidad, así que sobre el papel, claro que este equipo podría aspirar a Playoffs. A ver qué pasa.

  • Kevin es Amor

El año pasado no pudimos apenas ver a uno de los mejores ala-pívots y jugadores blancos americanos de la Liga, Kevin Love, así que esperamos disfrutarlo este año al 100%.

La mayor carta de presentación de Love, como ya sabéis, es el rebote: líder en capturas por partido en 2011 y segundo en 2012, es uno de los mejores de este aspecto en la Liga. Aunque a veces se pueda pensar que es un acaparador, y un jugador que maquilla las estadísticas, lo cierto es que con él en pista, los Wolves cogieron el 55.2% de los rebotes, que sería la mejor marca de la Liga con mucho (Indiana cogió el 52.9%), y junto a Pekovic, la tasa subía un poco, al 55.6%. El año anterior, en el que jugó la temporada casi completa, los Wolves con él en pista capturaban el 51.9% de los fallos, que sería la tercera mejor marca de la Liga, aunque entre los 11 partidos que se perdió y lo que pasa cuando se va al banquillo, los Wolves fueron 15º ese año con un 50.2%. Así que por si alguien tenía duda, el impacto de Kevin Love en el rebote de los Wolves es verdadero e importante.

Ahora lo importante es el resto de cosas que puede hacer. En los 18 partidos que jugó el último año su acierto con el tiro fue horrible, pero en sus primeras 4 campañas en la Liga, Love fue mejorando su número de puntos por posesión año a año, y el porcentaje de tiro… prácticamente también (del tercer al cuarto año bajó, pero teniendo en cuenta el increíble aumento en su utilización, del 22.9 al 28.8%, no podemos decir que fuera peor, teniendo en cuenta que además lanzó más de 3, que es mejor para un ataque). Si es el viejo Kevin, puede anotar con suspensiones y rango de 3, de espaldas, continuando… va a la línea un montón, y es buen pasador. A tope es uno de los 10 mejores jugadores de la Liga (como certifica su aparición en el segundo equipo All-NBA en 2012), y su defensa, pese a la regular fama, acaba en positivo, gracias a que la inteligencia, la economía de movimientos, y el rebote camuflan otras debilidades.

Un pedazo de jugador que sólo necesita que su equipo le dé estabilidad.

  • Rubio todavía tiene espacio

Ricky Rubio, entra en su tercera temporada, al final de la cual puede recibir la extensión de su contrato, con una serie de incógnitas que resolver sobre su juego. Bueno, más bien una, porque todo el resto de cosas depende de cómo estornuda su tiro. Tuvo el segundo peor eFG% de jugadores con más de 1.000 minutos, sólo por delante de Draymond Green, con un 38.6%, después del 39.8% de su primer año. Eso quiere decir que Ricky metió 0.77 puntos por tiro de campo, cuando la media de la Liga está en 0.99.

Como fue mucho a la línea (el 19º jugador con más tiros libres por minuto, con un 20% más de tiros libres intentados respecto al año anterior), y acierta un 80%, en realidad, su efectividad anotadora es algo mayor. Si miramos a su porcentaje de tiro verdadero, ha mejorado ligeramente sobre la temporada anterior, y sube bastantes puestos, dejando a 27 jugadores por detrás de él, pero de nuevo, su 48.2 TS%, que equivale a 0.96 puntos por tiro, está a una buena distancia del 1.05 que marca la media.

No son sólo los problemas con el triple, en el que ha estado peor está temporada, pasando de un acierto razonable, 34%, a un paupérrimo 29.3%: fue también el jugador con peor porcentaje en tiros dentro del semicírculo de no-carga, vamos, al lado del aro, con un 44.1%, y tercer peor por encima de 50 intentos, justo por encima de otro jugador que sufrió su misma lesión: Iman Shumpert. Conviene no olvidar esto: Ricky salió de una rotura de ligamentos en la rodilla, y la recuperación es dura y lleva su tiempo. Si cogemos los números de sus últimos 27 partidos, los de marzo y abril, el acierto en el triple mejora: 35.9% de los triples acertados, y nos da una razón para el optimismo.

Por supuesto, que además, no es sólo su tiro. Ya lo comentaremos después pero los Wolves fueron de los peores equipos desde el perímetro de la pasada década, y eso afecta al espacio en ataque, y a todo el resto del juego.

Aún así, aunque Ricky no corrija la anotación en todas sus vertientes, es un jugador magnífico. El RAPM (+/- ajustado y normalizado) le considera el segundo mejor base defensivo (técnicamente empatado con Conley), donde su tamaño, entendimiento del juego y habilidad para robar el balón causa estragos en los rivales. No es habitual ver un RAPM positivo en ese lado de la cancha en un novato, especialmente si es base, ya que desde 2001 sólo lo han conseguido, además de él el pasado año, Chris Paul (de milagro), Rondo, y, lo vais a flipar, Chris Duhon (que no volvió a ser un “plus” en defensa en el resto de su carrera).

Y pese a los pobres números individuales en ataque, el RAPM le asigna una pequeña contribución positiva que le coloca como 39º mejor jugador de la NBA la pasada campaña. Aunque mide precisamente cosas distintas a la producción personal del boxscore, muy poquitos jugadores que no lo hacen bien por sí mismos, y están en la parte baja de la lista en puntos por tiro, logran compensarlo con otras cosas y acaban con un impacto positivo.

Rubio no es de esos. 4º en asistencias por minuto (tras Rondo, Paul y Vásquez), sólo el profesor Andre Miller y CP3 dan más pases para anotar cerca de la canasta, quizá las más interesantes, ya que tiene mucho más valor poner un balón ahí, que simplemente sacarla a la media distancia y esperar que la suspensión entre. Además, en su caso, puede que esos números estén desinflados en su contra debido al pobre talento anotador y tirador que tenía alrededor. De todos modos, aún con todas estas reservas sobre el resto de Wolves, tener a Ricky en pista, tampoco les ha servido para salir de la lista de los 10 peores equipos en ataque, así que su contribución es tan positiva como modesta hasta ahora.

Como ya hemos anotado en alguna otra previa y más artículos en la molona página web que regentamos, aunque se habla mucho de que los hombres altos necesitan “desarrollarse”, son los bases los que más tardan en destaparse. Muchos no rompen la crisálida, o desarrollan esa habilidad que les convierte en excelentes hasta el 5º o 6º año de sus carreras, así que Ricky todavía tiene tiempo. No es ni mucho menos una temporada decisiva en su progresión o su carrera, por mucho que estemos ansiosos de verle hacer más. Los Wolves le podrían ofrecer una extensión hasta octubre de 2014, han guardado el contrato de 5 años, el de jugador designado para él,  y es muy razonable pensar que alguien en la Liga pagaría el máximo por su conjunto de habilidades tal y como están ahora mismo. Mientras no vaya para atrás, esta temporada lo que marcará es su avance en el escalafón, no su situación financiera.

Rubio necesita pegar un buen salto todavía, parece que tiene las herramientas para hacerlo, pero lo que no debería tener es prisa.

  • El Padrino tuvo recompensa

Pekovic firmó un contrato este verano de 5 años y 60 millones de dólares, rango de dinero en el que es habitual encuentran a los terceros espadas de equipos aspirantes al título. Lo cierto es que tras un año revelación en 2012 en el que se destapó como uno de los mejores anotadores interiores en la NBA, y nos enseño que ya podía salir a una pista NBA sin cometer una falta inmediatamente, el Nikola de 2013 fue prácticamente el mismo que nos sorprendió: las manos un poco más seguras, recortando las pérdidas tras pase, mejor en la defensa colectiva en los bloqueos directos… y casi ya. Lo que, teniendo en cuenta que el de este año era peor equipo, tenía más protagonismo, jugaba más tiempo, y no perdieron muchos partidos más, no tiene que ser una mala noticia: confirmarse también es un triunfo.

Cumplirá los 28 en enero, así que era evidente que la progresión no iba a ser eterna, pero este año con toda la caballería y (puede que…) por fin tiradores, tendrá menos dos-contra-uno’s en contra, y más espacio para hacer su numerito de entrar avasallando al pobrecito que le tenga que esperar en la pintura. Por eso no sería una locura esperar mejores números personales

Y por último, la defensa, sigue un poco peor de lo que su monstruosa y tenebrosa figura insinúa. La falta de vuelo juega en su contra, ya que apenas aporta intimidación en las ayudas, y los jugadores con toque a unos pasos de la canasta no pierden el tiempo tratando de meterle bajo el aro: en su lugar tratan de explotar la falta de capacidad vertical. A ver si este año jugar con un ala-pívot fijo, después de muchos minutos con Williams y Kirilenko, le puede ayudar en algo, aunque Love tampoco puede corregir el problema.

  • Punto de mira desviado

El mayor problema de este equipo la temporada pasada en pista está clarísimo: el tiro exterior. Los Wolves metieron tan solo el 30.5% de sus lanzamientos de 3, y fueron 22º en intentos (como para tirar más…) y penúltimos en triples anotados. Tuvieron el 2º peor acierto de los últimos 10 años, sólo “superado” por los Bobcats de las 7 victorias. De los 57 jugadores con 100 triples o más, ninguno juega en Minneapolis.

Cortefiel Saunders, el nuevo General Manager de los Wolves, encendió la bat-señal y encontró la respuesta en Kevin Martin, que ha acertado un 38.5% de los triples durante su carrera, un 42.6% el pasado año, y que coincidirá por 3ª vez con Rick Adelman. También renovaron a Chase Budinger (parecía que iba ser buena idea…), que con un 35.8% desde que llegó a la Liga no es exactamente Reggie Miller, pero mejoraba ampliamente lo que hay si es que se recupera en algún momento, y regresa Corey Brewer, con un paupérrimo porcentaje de 29.8% en general, pero con una muy buena marca (si la mantiene) de 41.2% en la esquina izquierda.

Hablábamos antes del lamentable porcentaje de 3 de Corey Brewer (29.6% la pasada temporada) pero no comentamos que muy tímido para tirar tampoco es: 307 intentos el año pasado, 3.75 por partido. Sólo 32 jugadores en la historia de la NBA han lanzado semejante cantidad de bombas por partido sin llegar al 30% (uno de ellos lo hizo en los Wolves 2013, Alexey Shved) así que hay que ponerle bien la correa para que no se emocione, y a media cancha, seguramente, no deba estar en otro sitio diferente a la esquina izquierda. En los Nuggets no lo veían así, ya que viene de batir su récord de tiros por minuto, con 17.6 por 36 (incluyendo tiros libres), lo mismo que Dirk Nowitzki (!) pese a que su porcentaje de tiro verdadero (50.6%) no llega a la media, y por alguna extraña razón, él o George Karl pensaron que su carga debía ir a mas en Playoffs, y su porcentaje de utilización en la post-temporada fue plusmarca personal. Y sí, los Nuggets ofrecen muchas opciones a la contra para inflar número, y fue el 2º jugador que más jugadas finalizado en transición de la Liga (un 29%), pero, ¿sabéis qué? Deberían haber sido aún más.

Dicho esto, siempre y cuando no ponga el balón en el suelo con un rival delante, Brewer puede ser un jugador muy útil para redescubrir precisamente el juego al contragolpe, que pensábamos ver antes en Minnesota atendiendo al personal que han juntado. Love llegó a la Liga como el candidato a recuperar el outlet pass, el pase de contraataque nada más coger el rebote, a ser el Wes Unseld de nuestra generación. Ricky es un jugador electrizante a campo abierto, un mago en ver la pista a toda velocidad. Adelman, por su parte, dirigió a la franquicia que lideraba la Liga en ritmo a principios de la década pasada, aquellos Kings que enamoraban. Todas las piezas para tener un equipo aplastante a la contra están puestas.

Sólo les hacía falta alguien que corriera la pista, que se dejara ir en cuanto el rebote vuela, y pocos o nadie en la Liga lo hacen como Corey Brewer. Los Wolves utilizaron la contra por debajo de la media el pasado año, pero con todos sanos no deberían tener excusa. La pareja LovePekovic puede asegurar el rebote sin mucha ayuda a mayores, lo que seguramente permita salir al menos a un hombre en cada jugada y Kevin Martin siempre puede hacer el papel de tirador rezagado que llega a la contra secundaria. Budinger era otro jugador preparado para correr el campo desde las alas, (Shabazz Muhammad quizá también), y Adelman tenía la opción de haberlos juntado y mandar a toda la caballería a correr. Incluso, puede añadir a Derrick Williams de 4 en una unidad de pequeños junto a Love que podría ser espectacular en transición, y revolucionar partidos. Es una propuesta arriesgada, y que tendría problemas a media pista y en defensa, pero supondría un cambio de ritmo inmediato.

Sin Chase, no nos extrañaría ver a Brewer insertado en el quinteto titular por ofrecer esa posibilidad de echar a correr constantemente, y porque es un buen contrapunto a Kevin Martin en defensa. Tener sus brazos y los de Ricky en un mismo quinteto podría causar caos en las líneas de pase rivales, que iban a estar en tensión constante moviendo el balón. Siempre y cuando, a media cancha, no le saquen de la esquina, por favor.

  • Competencia feroz

Lo cierto es que el puesto de compañero de Kevin Martin (él habló en términos de titularidad cuando firmó por este equipo) y los minutos en las alas están caros. Como la nueva incorporación ofrece la posibilidad de jugar de alero o escolta, se abren muchas alternativas: Brewer, Shved, Williams o el novato Muhammad, están en el ajo, y hay que sumar el hecho de que Barea, aunque no será titular porque es el único suplente de Ricky, si puede acabar con minutos de escolta en una combinación junto a K-Mart y Rubio. No hay un favorito claro, y todos tienen sus pros y unos cuantos contras. El rendimiento, y visto lo visto en este equipo, las lesiones, ayudarán a Adelman a decidir

Y por dentro, Greg Stiemsma ofrecía buena defensa en el puesto de pívot suplente, pero Dieng quizá pueda tener un impacto parecido, añadiendo además un nivel mínimo de competencia en ataque, y ojo porque tiene tiro desde la bombilla y pasa muy bien, si cristaliza en la NBA sería un robo del Draft fácilmente, y hay precedente: Roy Hibbert. Jugadores muy diferentes, pero trayectorias parecidas. Y si no funcionara el experimento del novato, Turiaf puede más o menos ofrecer lo mismo que el rubio teñido (porque… ese pelo horrendo que tenía Greg no es suyo, ¿no?).

Y cerramos con Derrick Williams. Debido a todos los jugadores interesantes que había en los puestos exteriores, y a que ya el año anterior pasó todo el tiempo prácticamente en la posición de 4, Williams parecía candidato a ser ala-pívot, y por tanto, poco más que simplemente suplir a Love y esperar por si causa baja. Pero la lesión de Budinger puede haberle comprado un tiempo más de alero. Habrá que estar atentos de aquí al día 31, para ver si Minnesota extiende la opción de su cuarto año de contrato (el siguiente, este todavía pertenecerá al equipo), por 6.3 millones. De no hacerlo, Williams será agente libre sin restricciones el verano que viene, y estará jugando ya por un contrato.

El número 2 del Draft de 2011 es la viva prueba que pese al cacareado cambio de la Liga al small-ball, siguen existiendo los tweeners, ese adjetivo un tanto despectivo para definir a aquellos jugadores, que ni son un 3, ni un 4. Creo que le mantendrán en plantilla porque aún es joven y mostró mejoría (su porcentaje de triple ya es interesante para un ala-pívot) y una mayor seguridad en el segundo año, pero todavía tira demasiado, para lo que puede hacer en ataque, donde es poco más que un finalizador, y está por debajo de la media como defensor interior. Él sí que tiene algo más de presión este año por demostrar cosas (aunque la decisión sobre su continuidad se tome antes de empezar la temporada, lo que significa que también tiene un Training Camp muy importante por delante), porque si su techo va a ser el de típico sexto hombre alto… no vale lo que cuesta.

adidas adiZero Crazy Light 2 Ricky Rubio

El pasado verano os traíamos una mega review de las nuevas adidas adiZero Crazy Light 2, las zapatillas que iban a ser semi estrenadas en los JJOO de Londres, con el fichaje de Ricky Rubio por la marca de las 3 franjas, adidas ha presentado el modelo exclusivo para el base de los T’Wolves.

Se presentan en los colores típicos de Minnesota Timberwolves, el negro, el blanco y el azul. En su modelo home, las zapatillas son de tonalidad blanca, nosotros hoy os presentamos el modelo away donde destacan el negro y el azul.

Estas Crazy Light 2 Ricky Rubio traen todas las grandes ventajas de las Crazy Light 2 que ya te presentamos en su día, SprintFrame, SprintWeb, MiCoach y sobre todo la ligereza característica en este modelo de adidas.

Ahora vamos al rendimiento fuera de la pista, sinceramente me gustan estos colores más que el negro/rojo del modelo estándar, además, estas vienen con la firma de Ricky Rubio impresa en un lateral de la suela dándole el toque diferente. También vienen con cordones negros y azules, sin duda alguna el azul debe ser tu elección para ir más jugón todavía. Además con este color, casi podríamos decir que estamos ante las Crazy Light 2 Ricky Rubio aka Crazy Light Crónica Desde el Sofá, ya que el azul es como nuestro azul corporativo.

adidas va a lo grande con Ricky y lo demuestra con este modelo exclusivo para el base de los Wolves.

Resumiendo 2012

Se va acabando el año, un año donde han pasado muchas cosas, donde han habido muchas noticias, un año donde en La Crónica Desde El Sofá hemos contado también alguna que otra cosa, así que, aquí llega nuestro resumen anual.

En enero empezamos entrevistando a Rudy Fernández que nos comentaba que estaba muy centrado en la NBA, ya se vio ya que luego le costó mucho tomar la decisión de dejarla… También os presentamos las camisetas retro que se iban a vestir en la temporada pasada, ya por aquel entonces los Wizards hacían cosas raras… como no ganar mucho que digamos.

Febrero, como todos los febreros es tiempo de All-Star y este año lo celebramos a lo grande acudiendo a Orlando a vivirlo in-situ desde la ciudad de Disney y también estuvimos en la fiesta que organizó adidas en Madrid para disfrutarlo también desde otro punto de vista con Ron Harper. En febrero también te enseñamos y probamos como eran las nuevas zapatillas de Rose por aquellos tiempos, las adidas adiZero Rose 2.5. El Linsanity empezaba en NY y entrevistamos a Tas Melas de The Basketball Jones.

En marzo y aún con la resaca del All-Star nos centramos en el final del mercado de traspasos donde sobretodo nos afectó el de Fisher a Rockets, donde al final jugó lo mismo que tú y yo, así como analizamos aquellos jugadores más longevos en sus equipos, volvió Lentejita, a Duncan le dijeron que era OLD y el March Madness asomaba como siempre. Vimos como en Miami iban sobrados con sus equipajes y ya por aquel entonces hablábamos de Howard y sus no-trades

Abril nos trajo la confirmación de muchas noticias, los Nets se mudaban a Brooklyn algo que hasta los mayas lo sabía, New Orleans cambiaría de nombre y a los Kings le esperaba un futuro más que incierto, dimos nuestros premios y empezó como siempre la mejor época del año… los play-offs.

En mayo empezamos a ver como los Spurs jugaban a algo diferente, superior a los demás, aunque OKC no se quedaba detrás y destrozaba a unos Lakers que ya llamaban a la puerta del cambio de ciclo. Vimos como el Staples se transformaba en pocas horas de pista de baloncesto a pista de hockey. También descubrimos los nuevos logos de los Nets y nos dejábamos llevar con la maravillosa historia del partido de Sleepy Floyd.

Junio fue el mes que vio coronar a cuLebron James y sus Heat con el anillo, en una final menos disputada de lo esperado frente a los Thunder. Y como siempre pasa cuando acaba una temporada, empezamos a pensar ya en el Draft. Slick Watts entró en La Crónica por la puerta grande y te contamos su mítica historia en esa NBA jugona de los 70. Mientras, ya empezábamos a calentar los JJOO repasando las zapatillas que 20 años atrás llevó el Dream Team en Barcelona 92 y también te presentábamos una muy jugona funda para iPad.

Julio empezó con la pregunta del por qué del Lockout y siguió con nuestras ganas de ver cositas ya de la NBA, queríamos ver a Kyrie Irving, a los Old York Knicks… Te analizamos el repetitivo debate del tapón=mejor defensa y nos lo preguntabamos, mientras veíamos entrenar a la selección de USA en el Sant Jordi y os presentábamos sus zapatillas. Estuvimos en el Nike World Basket Festival de Barcelona viendo que se cocía por allí, mientras nos preguntábamos cuanto iba a cobrar Lin. Fue un mes muy zapatillero y probamos las adidas Crazy Light 2. Además empezaba el rumor de las camisetas retro para la nueva temporada y eso de volver a los 90 nos ponía muy mucho. Julio fue un gran mes.

En agosto y por todo lo grande, nos plantamos en la final de los JJOO entre USA y España, sí estuvimos allí, de público, pero oye, lo vivimos. Por otra parte seguíamos con el tema de los tapones, algo que hizo que recibiéramos algún que otro tapón por TwitterEstuvimos en la tienda que Nike abrió en Barcelona para celebrar los 20 años del Dream Team y vimos como la marca del Swoosh presentaba los 20 diseños de zapatillas que a su entender cambiaron esto del baloncesto. Seguíamos con ganas de ver cosas en la NBA: los nuevos Nets, los Warriors de Bogut,… y por si te aburrías, te plantamos en Google Maps todos los pabellones de la liga. Seguíamos zapatilleando viendo que llevaron en Pekín 2008 el USAB y después del trade de Howard, veíamos que le había pasado a… Bynum.

En septiembre, ya oliendo a NBA te empezamos a repasar los equipos de la liga en unos mega avances de temporada equipo por equipo que llegamos hasta donde pudimos. Te presentamos la sorprendente nueva camiseta de los Spurs así como te explicamos por qué desde más cerca…mejor. La temporada se acercaba y te contábamos lo que teníamos ganas de ver, esta vez tocó el turno de Ricky Rubio y los nuevos Lakers. Así mismo vimos que jugadores deberían tener su camiseta ya retirada y aún no lo tienen.

Octubre, empieza el show y saludamos a la nueva temporada como se merece, con un nuevo diseño de nuestra web… ya se olía a baloncesto y te empezamos a presentar que iban a calzar los jugadores este año: Paul, Wade, Durant… también vimos como era el anhelado anillo de Lebron y el famoso y oculto nuevo equipaje de los Nets. La prensa decía que los Knicks era el equipo más viejo de la historia y te demostramos que eso era una verdad a medias o una mentira a medias

Ya estamos metidos en faena, en noviembre, te presentamos nuestra nueva sección La Tabla y pocas horas antes de que Mike Brown dejara Lakers ya vimos que algo pasaba en LA, la solución D’Antoni. Empezamos con los trucos y tratos y dimos un paseo tecnológico por el brutal Barclays Center. Te enseñamos a la extraña mascota de los Nets y zapatillisticamente veíamos que iba a calzar Wall, Love y tal vez Rasheed Wallace. Acabamos el mes con una entrevista soñada, nos sentamos un buen rato con Joe La Toalla.

Diciembre llegó y con él probamos las brutales y espectaculares Nike Lebron X, mientras veíamos como iba la cosa y nos poníamos alguna de las nuevas camisetas retro que adidas ha traído a nuestro país. Estrenamos LCDES, nuestra store de camisetas y te anunciábamos nuestro On Tour para esta temporada, empezando con la visita al Barclays Center. Para acabar y casi como regalo de Navidad, te descubrimos cual es el secreto mejor guardado de la liga

Muchas historias en este 2012 y muchas más que van a llegar en este nuevo 2013 que como siempre viviremos sentados tranquilamente en el sofá disfrutando de esto llamado NBA…

Lo Que Quiero Ver: La vuelta de Rubio

Al igual que nos pasaba con Kyrie Irving queremos ver que tal va a estar este año el segundo mejor Rookie del pasado año: Ricky Rubio.

El año pasado fue un año raro, muy raro para Rubio. Llegaba a la NBA después de más tiempo del que todos pensábamos y una vez decide ir, va y se encuentra con un lockout que redujo en casi 20 partidos de liga… pero luego llegó la lesión, justo cuando empezaba a pasarlo bien…

Rubio nos contaba el año pasado que se lo iba a pasar mejor en la NBA, todos lo teníamos claro y de lo poco que pudimos ver en el rato que estuvo jugando se vió claramente que sí, que se lo está pasando bien.

Por eso hay ganas de ver a Rubio en una temporada de 82 partidos, ver que ese binomio con Love sigue dando grandes tardes por Minnesota, en unos Wolvs que este año van a ser los White Wolves

Pero habrá que ver como absorbe la vuelta de Roy a las canchas. Ricky en Roy va a tener a su tirador, ya que la llegada del ex-blazer va a hacer que Rubio tenga menos responsabilidades en ataque, cosa que le va a venir de perlas, para que no se hable mucho de su tiro y convertirse en un base 100% de pase, algo que el amigo Love y Kirilenko (y probablemente también Roy) van a agradecer.

Además, Rubio en este segundo año ya no será novato, algo obvio, pero algo clave en este nivel, ya sabrá que es NBA, que es el ritmo NBA y ya sabrá jugar en ese ambiente/ritmo que tanto cambia del basket FIBA.

Va a ser divertido este año ver jugar a los Wolvs, pero creo que más va a ser ver a Rubio pasarselo bien…

Lo Que Quiero Ver: El segundo año de Kyrie Irving

A partir de hoy y durante este verano os vamos a traer Lo Que Quiero Ver, artículos a modo de lista de deseos donde os vamos a ir indicando qué tenemos ganas de ver en la nueva temporada y que hasta noviembre nos vamos a tener que quedar con las ganas. Empezamos con Kyrie Irving.

Cuando los Cavs ganaron la Lottery y draftearon a Kyrie Irving como no.1 del draft, nadie imaginaba que estaban cogiendo al base del futuro en la NBA, si bien es cierto que en Duke había demostrado mucho, de ahí el no.1 del draft y que su cara de recién levantado de la siesta no parece que diga mucho…, la temporada de rookie ha sido poco menos que brutal.

Este año he podido ver jugar a Irving en varios partidos completos y siempre que le veía tenía muchas sensaciones, pero ninguna me decía que estaba ante un jugador de primer año, un rookie recién salido de la universidad.

Kyrie Irving en su primer año ya se ha metido en la élite de los bases, superando a Wall (si hablamos de su ‘generación’) y llegando ya a tener una gran consideración entre los PGs consolidados. 18 puntos, más de 5 asistencias por partido y casi 4 rebotes por partido puede que no sean unos números que nos hagan meterlo en un All-Star pero su forma de moverse en pista y de llevar el tempo del partido ha sorprendido a mucha gente.

Me rio sinceramente del debate de que si Rubio no hubiera tenido la lesión le hubiera quitado el premio de Rookie del Año, ja!, la gente que dice eso, no ha visto ni un solo cuarto enterio de Irving, porque al verlo te das cuenta que es algo más.

Tengo unas ganas tremendas de verlo de nuevo jugar, y voy a intentar que sea más que el año que viene… si encima los rumores del trade con Lakers y Magic hace que Bynum acabe en Cavs, este equipo va a ser uno de los divertidos que ver el año que viene…

All-Star Weekend Día 2: Arde Troya I

Desde las 8:30 de la mañana que estábamos citados para asistir a la rueda de prensa en la que se anunciaron los partidos que la selección de Estados Unidos va a jugar para preparar el Preolímpico, dos de ellos en España, hasta las 11:45 en las que el MVP del Rising Stars, Kyrie Irving se retiraban al vestuario, hemos pasado 15 horas, 15 en las que no ha faltado noticia o personaje en ningún momento.

Para muestra un botón, desde el desayuno, no se probó bocado hasta las 8:15… de la tarde. Mamá, que sé que estás leyendo, estoy bien, son cosas que pasan. Hoy podríamos escribir hasta el infinito, pero por cansancio del escriba y para evitar poner a prueba la paciencia del sufrido lector, trataremos de simplificar, y dividirlo por partes.

El día empezó, como ya señalamos, con la rueda de prensa de USA Basketball. Palau Sant Jordi, dos fechas, 22 de julio, contra Argentina y 24 de julio contra España. Además, las dos selecciones latinas completan el triangular el día 20, puede que en Badalona. Los detalles, entradas y demás a finales de marzo. Algo me dice que se van a vender rápido. Vimos las equipaciones que el equipo americano utilizará, y Marc Gasol estrenó su condición del All-Star.

Al acabar, corriendo para el Convention Center donnde tendríamos la oportunidad de charlar con los dos equipos del Rising Stars (sin Jeremy Lin que tenía su propia rueda de prensa aparte, a las 7 de la tarde, en el Amway Center) que iban a entrenar en la pista central. Tal vez por pillarlos después de entrenar en lugar de antes, tal vez porque los tres jugadores con más influencia mediática estaban en el otro equipo, el Team Chuck fue mucho más atento y empleó más tiempo con nosotros que el Team Shaq.

Con Lin fuera de la ecuación, Rubio era el mayor reclamo. Sin Ginobili, Pau o Horford, la comunidad latina, muy abundante hoy, necesitaba un nuevo héroe. Además, si se le suma que hay bastantes medio españoles que se han desplazado hasta aquí, y que su tirón también es grande entre los anglosajones, sabías donde estaba Rubio por la cantidad de cámaras que se agolpaban alrededor.

Del Team Chuck pudimos hablar con bastante tranquilidad con algunos de sus jugadores como DeMarcus Cousins que tenía ganas de volver a ganar en el partido, John Wall que ante las preguntas sobre su juego, el de su equipo o el hecho de que fuera elegido tan tarde en el Draft para el partido tenía la misma repuesta para todas: “Just trying to get better” o Evan Turner que pese al par de posibilidades que le dimos para pedir más protagonismo en el ataque Sixer prefiere ajustarse al sistema del equipo.

Cuando acabamos de hablar con ellos, y tras pasar un ratito viendo como el Team Shaq entrenaba y Ricky Rubio batía récords Guinness, y anotaba 2 de 4 desde el centro de campo, fuimos hacia el Hilton de nuevo, donde tendría lugar la rueda de prensa del Hall of Fame, a la que no llegamos a tiempo, y un poco más tarde el encuentro con los participantes del All-Star del sábado y el domingo.

Esta sesión de encuentro con la prensa se hace en una sala donde colocan 12 mesas diferentes y los periodistas pueden ir de una a la otra preguntando lo que deseen a cualquiera de ellos. Este sistema es maravilloso porque permite el acceso rápido a cualquier jugador, pero ese es también su punto débil: tal vez preguntes algo que ese jugador ya ha respondido mientras hablabas con otro. Tal vez ese jugador este siendo “secuestrado” por aquellos medios que realizan sistemáticamente a todos y cada uno de los jugadores la misma pregunta siempre, sobre el tema que a ellos les preocupa, sin tener en cuenta el contexto del jugador.

Así se suceden secuencias en las que las preguntas acabansiendo -¿Qué opinas de Markieff Morris? -¿Qué opinas del baloncesto en Irán? (nada menos) -¿Cuál es tu videojuego favorito”. Luego, encima, se oyen quejas porque Howard responde con un simple SuperMario.

De los participantes del concurso del sábado nos cayó muy bien Jeremy Evans el jugador que entró como sustituto de Iman Shumpert en el Draft y que es de esas personas joviales, que están encantadas de estar allí. Chase Budinger tenía un buen grupo pendiente de él, sobre todo con muchos asiáticos que aún lo recuerdan como compañero de Yao. Los otros dos participantes en mates, no aparecieron porque ya estuvieron con la prensa y no repiten dos sesiones.

En el Este, empezamos por LeBron James que apareció con mochila, ropa de hipster y gafas sin cristales, Wade sin embargo estaba de punta en blanco, vestido con su traje de tres piezas. Vimos reír a Rajon Rondo gracias a algunas de las inverosímiles preguntas que le realizaban, a Deron Williams desviando a golpe de monosílabo cualquier referencia a Dwight y a un ‘Melo que cuando llegamos a él ya (casi) había terminado de responder las preguntas sobre Lin.

En el Oeste empezamos con Durant, que además presentaba “Thunderstruck” una película que protagoniza y en la que hace de sí mismo, y como el 99% de los jugadores cuando hablan, quitaba importancia a los títulos o hitos personales y deseada los éxitos del equipo. Después de dar una vuelta, saber que Dirk aún no había llamado a Barea para felicitarle por la paternidad y que Nash sigue preferiendo el FIFA al NBA 2K12, vamos a por Kobe… ¿y dónde está Kobe?

Tras 30 minutazos de espera, alguien de la NBA se acerca para decirnos que acaban de conocer que Kobe “está enfermo”. Explicación que todo el mundo pone en duda, y que no me extrañaría que fuera acompañada de una multa. Kobe reapareció tres horas después, en un compromiso publicitario con Sprite junto a James, Bargnani, Casspi e Ibaka, y cuando le preguntamos por su enfermedad nos dijo que ya estaba bien.

Mañana te contaremos de como siguió el día, y alguna anécdota más sobre el resto de actividades y eventos en los que estuvimos.

Ricky Rubio: “Me estoy divirtiendo”

De momento hace buen tiempo“, así empezaba Ricky Rubio una pequeña charla que hemos tenido junto con otros medios con el nuevo base de de los Wolvs, y es que Rubio acaba de aterrizar en un país nuevo, en una nueva ciudad donde se espera mucho de él.

Hace un par de días debutó con los Wolvs en el primer partido de la pretemporada, una pretemporada que como siempre decimos no sirve para absolutamente nada, pero que para un debutante es especial. Rubio dice que se lo “paso muy bien, fue divertido y ya tengo ganas de empezar la Liga“.

Siempre se ha comentado que el baloncesto NBA era mucho mejor para el estilo de Ricky Rubio, él lo empieza a ver también bastante claro. Rubio se siente “mas libre” en la NBA, en el poco tiempo que lleva y con sólo un partido bajo sus espaldas ya ha notado que aunque la NBA es más física, “se pitan mucho más los contactos, no es tan agresivo como en Europa y claro esto hace que el juego por parte de un base se controle más y sea todo más fluido“, se ha dado cuenta de la mentira que muchas veces es el baloncesto FIBA, lleno de ataduras, esquemas y delirios de grandeza de entrenadores.

El año pasado fue sin duda uno de los años donde Rubio tocó fondo, él mismo reconoce que “este parón me ha venido bien para pensar, reflexionar y empezar de 0, ya que tal vez me obsesioné con cosas y que tal vez ahora, con el parón del Lockout y venir a Minnesota, me ha servido para ponerme nuevos objetivos y mejorar“.

Su vida la pasa entre el pabellón y su apartamento, entrenando en plena pre-season con su Training Camp donde otro hispano hablante como JJ Barea le está ayudando a asentarse en la NBA “sirviéndome de mucha ayuda, ya que no hay que olvidar que acaba de ganar el anillo“.

Cómo encajará Rubio en los Wolvs de Adelman, es una gran duda, pero el hecho de que “a Adelman le gusta jugar con 2 base con lo cual se controla más el juego, el PG tiene más que decidir y eso nos deja más libres, aunque también el jugar 2 bases tiene cosas negativas…“. El otro base de los Wolvs, Luke Ridnour, parece que va a jugar más de 2 este año, sobre él, Rubio opina que “es un jugador muy parecido a Raúl López, con muy buen tiro tras bote y controlando muy bien el tempo del partido“.

La ciudad lo ha esperado, se lo demostró nada más llegar cuando lo presentaron y la expectación está siendo muy grande tanto en la propia Minnesota como en la NBA, toda esta presión dice que “no me tiene que presionar, quiero ir poco a poco y esto todavía ni ha empezado. Los fans esperan lo máximo, pero no sólo de mi, si no de todo el equipo. Ha llegado Williams también nuevo y se espera casi lo máximo de nosotros después de unos años no muy buenos para los Wolvs“.

Rubio ha llegado a la NBA, ha llegado al baloncesto de verdad a ese baloncesto que está hecho para él.