El enigma PG

Como no podía ser de otra forma, y aunque era una especie de secreto a voces, Adrian Wojnarowski soltaba unas de sus WOJBOMB diciendo que Paul George, el jugador de Indiana Pacers había hecho saber a la franquicia que no iba a renovar su contrato en verano de 2018, recalcamos, verano de 2018 y que iría a la agencia libre básicamente para intentar su firma con Lakers. Y como siempre pasa después de las WOJBOMB, internet explotó.

Esto era algo que todo el mundo había medianamente escuchado o especulado, a Paul George le pone mucho jugar en Lakers y visto que Pacers iba un poco sin saber muy bien a donde, la visión de ese verano de 2018 con Paul George de purpura y dorado se estaba empezando a ver más claramente.

Después de la WOJBOMB y del trade entre Celtics y Sixers que parece que se hará oficial hoy (lunes 19), vamos a tener unos días muy divertidos hasta el Draft que bien podía haber empezado a tuitear cosas, pero he preferido escribirlo por aquí, ya que toca ver el punto de vista de los 3 metidos en todo este follón, por una parte Indiana Pacers, por otra Los Angeles Lakers y finalmente el jugador.

Hasta hace tan sólo unos días, parecía que George estaba totalmente de acuerdo con Pacers, que la franquicia le había dicho que esperara que iban a intentarlo una vez más con Bird esta vez quitándose un poco de en medio y centrando todo en potenciar un núcleo con él y Myles Turner, parecía todo tranquilo, hasta que Woj hizo de las suyas, con esto, según apuntan ya muchos medios, la gente de Indina se ha empezado a mover para intentar sacar algo por parte de un jugador por el cual, si pasa la temporada vestido de Pacer igual no le llega nada. Es decir, están intentando aplicar el ‘menos da una piedra’.

Aquí el tema se complica, ya que si todo es cierto y Paul sale al mercado libre en 2018, estaríamos hablando que al equipo que se le traspase iría sólo a jugar una temporada, una situación similar a la de Dwight Howard cuando fue a Lakers, con la gran diferencia que desde Los Angeles se esperaba que Howard firmara con ellos y hasta parecía que el propio Howard iba a firmar, luego pasó lo que pasó… en este caso, todo apunta a que no.

Ayer, hablando vía Twitter con el gran Alberto de Roa, comentábamos que no tiene por qué ser un equipo con aspiraciones el que vaya a por George, sino tal vez podríamos ver alguno que otro con necesidad de hacerse un hueco dentro de la parafernalia NBA y salir en medios, vender camisetas, ser la imagen, tener un posible All-Star, ya que todo eso es dinero y claro, franquicias como Kings o Hornets salieron a la palestra, pero siempre sin analizar qué podrían ofrecer a Pacers a cambio, aunque las sombras de las primeras rondas siempre deben estar ahí.

Yo por mi parte pensaba en algo más, pensaba en qué equipo añadiendo la pieza George se podría convertir en candidato al título y rápidamente vino a mi mente un equipo que está interesado en lo que los americanos llaman el win now, y no es otros que Cleveland Cavaliers.

La idea es clara, creo que no hay un equipo ahora mismo en la NBA más capacitado de morderle la tostada a Warriors que Cavs, básicamente porque tienen a LeBron James, así de claro y sencillo y claro tienen un jugador en su plantilla, que creo que Indiana cogería con los brazos abiertos por muchas razones, Kevin Love.

De esta forma, Cavs se quitaría un pequeño problema que siempre se ha comentado que ha podido haber, aunque siempre lo han intentado a negar, conseguirían un jugador que le quitaría mucha presión a James tanto en ataque como en defensa, lo cual sería esencial de cara a otro posible anillo. Por su parte, Pacers conseguiría a un All-Star con varios años todavía por delante de contrato y con la mente puesta en lo brutal que era Love siendo un jugador determinante, siendo el jugador franquicia, un jugador que en un día malo te hace fácil el 20-10, el jugador que estaba en Wolves. Ambos equipos ganarían cosas que quieren y el jugador, no se, poder luchar por un anillo, sería divertido creo yo, además, si se diera este escenario… tal vez se pensaría el seguir en Cavs más temporadas, aquí es donde entra el dilema Lakers.

Los Angeles Lakers tiene aquí el gran dilema del apostador, de esa persona que tiene que arriesgar para o bien ganar mucho o bien perder más, por una parte, con el pick 2 de este año, el equipo de Jeanie tiene una gran baza a su favor, aunque parece que esa ronda se va a quedar en casa y la usarán para vete tú a saber qué jugador ya que se ha hablado ya de Fox, de Jackson y claro, de Ball.

Parece que todo apunta a que Paul George querría firmar con Lakers en verano de 2018, pero claro, evidentemente esto no es promesa firmada, básicamente porque está prohibido, pero como todo el mundo habla de ello, se da casi como un hecho, así que si eres Magic Johnson, lo primero que piensas es, para qué voy a dar alguna ronda, alguno de mis jóvenes por algo que va a venir por nada el próximo verano?, tiene su lógica, verdad? Pero vamos al caso que os metemos arriba… y si ese año de alquiler se pasa en Cleveland?? se pondría nervioso la cúpula de Lakers e intentarían el trade ahora cuando parece que PG está en el mercado?

Son muchas preguntas y está claro que el precio que va a pedir Indiana va a ser alto, pero claro, la gente que lo busque puede ir claramente por la parte del pensamiento de Magic, con lo cual, parece que George puede salir relativamente barato. El gran Weiko me comentaba si un Deng o Mozgov + Clarkson + 1a Ronda 2019 haría por George ahora mismo, mi respuesta ha sido clara: Sí. Ya que con Paul George en el equipo, más el pick de este año y la base de jóvenes que hay, en un par de años esa ronda no será claramente como la de estos años atrás, con lo cual realmente no estás dando tanto como parece, el tema es claramente si Indiana aceptaría algo así, cosa que estaría por ver, pero claro, todo esto siguen siendo elucubraciones de un modesto aficionado, así que a saber.

Finalmente, tendríamos que ver qué opina el jugador. No tiene cláusula anti trade, como Melo o en su día como Kobe, con lo cual no se puede negar a donde lo envíen, así que está claro que para renovar en ese equipo en ese verano 2018 del cual tanto hablamos, tendría que ser algo que realmente le gustara, como pueden ser Lakers o como podría ser Cavs o si me apuráis Celtics, aunque parece que Ainge tiene otra cosa en la cabeza, así que la situación de George sólo la sabe él y probablemente es la que menos importe, cosa curiosa, pero ahora mismo está en manos de las franquicias de la NBA, como todos vamos.

Así que esto es lo que hay, esto es lo que pienso y probablemente cuando leas esto, ya se haya aclarado todo y estamos ante otra WOJBOMB o con George vistiendo la camiseta de Kings dando la mano a Divac, quién sabe, pero según dijo anoche Lowe, parece que la cosa va rápida, así que…

PO Desde El Sofá (I): Vencen, pero no convencen

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá (hasta que dure) cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Los Cavaliers se llevaron el partido inaugural de esta edición de Playoffs, en un enfrentamiento muy ajustado que Indiana pudo ganar en la última posesión. Cleveland no dejó que Paul George se encargará del tiro final, y CJ Miles no pudo castigar el dos contra uno a la estrella de su equipo en la jugada definitiva.

LeBron y compañía fueron por delante durante todo el partido, pero no llegaron a distanciarse, y cuando en el último cuarto estuvieron varias posesiones sin encontrar el aro, los Pacers metieron el miedo en el cuerpo a todo un pabellón que lleva un par de meses viendo a su equipo flaquear.

Cleveland no ha mostrado aún (o eso esperamos, por su bien) esa defensa “secreta” que prometía Lue estos días (no es que la tengan que sacar aún, que esto es muy largo), y volvieron a vivir de un ataque explosivo y de lo difícil que es para cualquier equipo no ser castigados por James, Irving y Love. Indiana ganó la batalla del rebote, tuvo éxito penetrando y atacando el aro de los Cavs con sus exteriores (primero Monta Ellis, luego Lance Stephenson, que parece otro de Pacer y contra LeBron), y mientras, Paul George, que anotó 6 triples, perforaba por fuera con suspensiones. Al menos lograron parar a Indiana cuando más lo necesitaban: un par de robos en los minutos finales de Irving (¿quizá el jugador que más se crece en el clutch de la Liga?), y la apuesta exitosa en la jugada final contra George les ha servido para ganar un partido que no debería haberse complicado tanto.

Y es que la estrategia defensiva de McMillan tampoco fue para echar cohetes, y LeBron (32 puntos, 65 eFG%, 13 asistencias) pasó toda la noche dándose un banquete por encima los jugadores exteriores de los Pacers que quedaban emparejados con él en cambios de dudosa eficacia. Indiana ha hecho un buen trabajo en líneas generales frente a los tiradores, y no han dejado que les rotarán hasta el aburrimiento, pero el precio que han pagado es dejar a James muy cómodo en enfrentamientos favorables. Tardó unos minutos en hacer notar su presencia en ataque, pero cuando empezó a tomar el control en el último tramo del primer cuarto, en el momento en el que los suplentes empezaban a aparecer en pista, fue para no soltarlo. Calentó con un par de pases excelentes a Frye y Jefferson en cortes al aro, pero se dio cuenta que podía aprovechar las defensas individuales para dominar también mediante la anotación. En los últimos minutos los Pacers tuvieron algo de éxito enfrentándole con Young, pero un estruendoso mate cuando Indiana recuperaba el marcador por primera vez tras tres cuartos, restableció el orden. Lo que apenas vimos fue el prometido enfrentamiento GeorgeJames, que a diferencia del tremendo partido de temporada regular que nos dejaron estos equipos hace poco, pasaron una buena parte del partido evitándose.

El partido pudo romperse en el segundo cuarto, cuando Love e Irving fallaron algunos triples desde las esquinas tras buen movimiento de balón que podrían haber hecho desmoralizante la diferencia, y pareció también visto para sentencia al final del tercer cuarto cuando a un parcial de 10-0 se unía la necesidad de mandar a George al banquillo para darle unos minutos de respiro. Pero entonces fue cuando Born Ready mantuvo a Indiana con vida, y no sólo aguantó la diferencia, sino que logró limpiarla. Jugó los últimos 14 minutos de partido y aunque no acertó con un triple postrero que habría acongojado a unos Cavs encantados de dejarle tirar, si no es por su actuación, tampoco habrían podido llegar a ese punto.

Lo cierto es que los Pacers están muy lejos de tener la munición de los Cavs, y pese a intercambiar golpes con ellos esta noche, les cuesta mucho más desarrollar las posesiones y conseguir tiros buenos que a los Cavaliers. Varias veces ellos solitos se han ahogado contra el reloj, y de alguna han podido salir con acierto o con una segunda oportunidad tras rebote, pero a lo largo de una serie contra Cleveland no va a ser suficiente. Y si el equipo de Lue empieza a ayudar con más eficacia, que hoy han tenido bien poca, va a ser aún peor, porque los Pacers tienen un déficit de tiradores a los que hacer llegar el balón cuando la zona se blinda. La oportunidad que han perdido hoy es enorme, pero la serie no debería estar tan igualada como para lamentarlo.

Al final, pese al susto, lo que sirve es la victoria, y eso le va a dar un poco de tranquilidad a Cleveland.

Sofi del día: A Jeff Van Gundy por su papel de Andrés Montes trucho: llamar a Stephenson Lance Romance, ¿genialidad o no?

Review: Nike PG1

Uno de los mayores logros que puede tener un jugador de baloncesto es tener su propia zapatilla, a este logro ha llegado Paul George, al cual Nike le ha preparado una zapatilla pensada por y para él. Nos ponemos la bata y abrimos El Laboratorio para analizar la última signature de Nike, las nuevas Nike PG1.

Leer más

PO Desde el Sofá (XIV): Por fin

Los Raptors ganaron su primera serie de Playoffs en 14 años, no sin susto final, y se verán con Miami en segunda ronda, que se clasificó un ratito antes que ellos.

DeRozan anotó 30 puntos (aunque en 36 posesiones de tiro), Norman Powell 13 puntos y 3 triples, y entre todos cogieron 18 rebotes ofensivos. Los Raptors, incluyendo tiros libres, tiraron 21 veces más a canasta que los Pacers (97 a 76), por lo que no necesitaron tanto acierto para acabar imponiéndose por tan solo 5 puntos a Indiana.

Toronto salió con sus dos All-Star agresivos y decididos a anotar, en lugar de delegar en Valanciunas como a veces ocurre en los primeros cuartos, y las tres pérdidas en las tres primeras posesiones de Indiana les ayudaron a conseguir puntos a la contra. DeRozan acabó el cuarto con 13 puntos, triple incluido, aprovechando para atacar siempre que era defendido por alguien diferente a George… que puso 12 puntos, con mate 360º por su parte, y vio en este rato el único momento de descanso: acabó jugando 46 minutos, lo que le supuso dejar la marca de DeMar durante un buen rato, algo que Indiana, pese a no tener remedio, acabó pagando.

En el segundo cuarto, la actividad de Cory Joseph y el novato Norman Powell, junto al trabajo de todo el equipo en el rebote en ambos tableros, permitió a Toronto mantenerse varios puntos por encima. Y con un par de parciales (11-2 para abrir el tercer cuarto, y un 8-0 poco después), detrás de los triples de PattersonDeRozan, que volvió a anotarlas de todos los sabores, se fueron con una ventaja de 14 puntos a afrontar el último cuarto de las series.

A falta de 7:30, Toronto abría la mayor ventaja del partido, un +16 que parecía sentenciar la eliminatoria, pero sólo anotarían 6 puntos en el resto del partido, dedicándose a especular con el reloj, y más preocupados de que las posesiones aprovecharan los 24 segundos que de conseguir un resultado favorable en cada viaje. Y si los árbitros se animan a pitar una falta de DeRozan sobre Mahinmi mientras intentaba coger un rebote con +3 a falta de 16 segundos, el resultado final podría haber sido diferente.

Otra cosa que inclinó el resultado fue la diferencia en prestaciones entre los novatos. Normal Powell fue elegido 35 puestos más abajo que Myles Turner, pero tiene tres años más de experiencia, y se notó anoche. El pívot de Indiana, que ha funcionado muy bien durante la serie, estuvo ayer apresurado, soltando balones al aro o lanzando suspensiones sin tener el equilibrio adecuado. El futuro es brillante, y lo de ayer es un bonito ejercicio de aprendizaje, pero es posible que los minutos y los fallos de Turner el día de ayer costarán la eliminatoria. Por el contrario, Powell dio 23 minutos brillantes, de trabajo, energía y acierto anotador. El respeto al escalafón le mantuvo fuera de los minutos finales, pero quizá Toronto no lo habría pasado tan mal con él en pista.

Finalmente, los Raptors se libran de ser renombrados como los Toronto EsQueEraUnMalEmparejamiento, y vuelven a empezar de cero en la siguiente ronda. A ver si se les da un poco mejor.

Sofi del día: La jugada tonta de la noche

salto

El salto lo gana Solomon Hill, pero Indiana no puede recuperar la pelota por la poca fe en su compañero.

PO Desde El Sofá (X): Views From The 8

Partido pivotal, ese quinto partido que siempre puede hacer que la balanza vaya hacianun lado u hacia otro. Toda la ciudad con el equipo, todos para sacar algo adelante ante unos Pacers que tienen sin duda al mejor jugador.

El primer movimiento lo hizo Casey fue dejar a Scola en el banquillo por Patterson, la verdad es que el argentino estaba teniendo una serie algo lamentable, jugándose algún triple que otro que podríamos decir que era prescindibles, pero claro, no sabemos si eso era por iniciativa propia o desde el banquillo.

Los nervios se veín claros en Toronto, en un partido que conforme avanzaba cada vez se iba pareciendo más al estreno de los PO que vivimos ya hace semana y media. Para recordarnos más todo esto, Paul George se poní el traje de Paul George para volvernos a recordar que es un All NBA y uno de esos jugadores de los que merece la pena ver un partido sólo por él.

A poco más de dos minutos para acabar el primer cuarto, Pacers encadenó 5 triples seguidos para hacer un parcial de 15-2 y marcar un tremendo 35-20 para acabar el cuarto. Los fantasmas en Jurassic Park volvían a asomar…

La segunda unidad de Raptors dio la talla de una forma espectacular, comandados por la intensidad de Bismack Biyombo que dominaba (!!!!!) en ambas partes de la pista y Raptors consiguió frenar el parcial final del 1Q de Indiana con otro 13-1 para poner casi el empate en el marcador…casi, porque de nuevo a triple limpio Pacers volvía a poner tierra de por medio con su estrella, el número 13 de los de Larry Legend seguí demostrando que es el mejor de la serie y nadie podía pararlo ni el propio Lowry el cual hizo una jugada muy barriobajera que podía haber hecho muuuucho daño a George. Ni se llevo técnica, ni flagrante, ni nada… Algo que no entiendo ya que revisaron la jugada en la repetición y se veía claro que iba a hacer daño. Muy mal para el 7 de Raptors, -45355 Sofis para él.

Pacers mantenía su ventaja y George estaba por encima del bien y del mal, ni con Carroll encima ni sin él, todo se parecía de forma brutal al primer partido. Público y equipo con una sensación de que esto lo habíamos visto antes, pero aún así algo había diferente, la segunda unidad daba la cara.

La figura del número 8 de Raptors era la imagen de lo que veíamos en pista, unos Raptors que querían y lo hacían a base de luchar cada balón y cada posesión como si fuera la última.

Casey hizo lo que tenía que hacer, es decir, hacer una mezcla de quintetos para la parte final dejando a Joseph, Biyombo y Powell (ojo con el rookie) con DeRozan y Lowry para así darle la estocada al partido y dejar a Indiana con sólo 9 puntos en el último cuarto y con un final de infarto, que Solomon Hill estuvo a 2 decimas de llevar a la prorroga.

3-2 para Raptors que ven más cerca el final…o no.

Sofi Del Día: Las camisetas que siguen repartiendo en Canada son infinitamente más molonas que el resto de la liga, aunque no entendemos como hay gente a la cual no gusta

PO Desde El Sofá (I): Los Raptors vuelven a mearse en la cama

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Como ya es tradición en el mes de abril, al igual que el día de los Inocentes anglosajón, o el regalar un libro o una rosa, Toronto abría los Playoffs en horario matutino… y lo hacía con derrota. Tercer año consecutivo que Casey y los suyos dejan a todos los fans del Air Canada Centre (y los muchos que esperan fuera en el Jurassic Park) cual niñas decepcionadas al enterarse de que su ídolo adolescente ya convertido en adulto les cancela un concierto de la gira en sus morros.

Esta vez eran más favoritos que nunca: segundos en el Este, mejor récord de la franquicia en su historia, dos All-Star por primera vez, Paul Pierce no estaba enfrente para comerles la moral, Kyle Lowry nunca había estado tan delgado (vamos por el noveno mes de la cantinela Skinny Lowry ya), en verano habían llegado veteranos con experiencia en campeonar… pero dio igual. Los Pacers, liderados por Paul George, aguantaron a rueda todo el partido, y demarraron al final para ganar incluso con comodidad y sin agobios.

Este año parecía el bueno, aquel en el que por primera vez, tras ocho intentos, Toronto ganaba en su primer partido en Playoffs, y el comienzo del partido así lo presagiaba. En tres minutos de partido estaban en el bonus, Mahinmi sentado con dos faltas, y el ataque de Indiana lucía tan inoperante como es habitual con Lavoy Allen en el quinteto titular. Estaba todo de cara para lanzar el partido, pero sólo Valanciunas, que dominó al novato Myles Turner y cogió todo rebote disponible (8 puntos y 9 capturas en el primer cuarto) dio la cara entre los titulares de Toronto. Pero como en los viejos y malos tiempos, se fueron olvidando de él según avanzó el partido, y los problemas de faltas (acabó eliminado con 6) le fueron convirtiendo en invisible según pasaban los minutos.

En el segundo cuarto y gracias a su potente banquillo, los Raptors abrieron un poco de hueco con Joseph y Patterson (llegó a ocho puntos la ventaja) pero Indiana, sin Mahinmi que se volvía a retirar con la 3ª, jugó más rápido y pequeño, y con triples de Miles y Ellis cerró la diferencia antes del descanso.

La segunda parte, sólo tuvo un nombre propio: Paul George. Tras no participar mucho en ataque en la primera mitad, preocupándose más de tener controlado a DeRozan, explotó con 17 puntos en el tercer cuarto, e Indiana comenzó a tomar sus primeras ventajas. La perdieron al mandar a George al banco (y podría haber sido peor de no ser por el poco habitual Solomon Hill, que percutió con penetración la pintura Raptors, sacando faltas muy importantes), pero cuando volvió a 7:49 para el final, la volvió a recuperar casi el solito. En el tercer cuarto hizo un destrozo a los Raptors con suspensiones y triples, y esto le permitió poder establecerse en el poste en el último periodo, desde donde anotó y distribuyó a todo aquel que cortara hacia el aro con precisión ganadora. Acabó con 33 puntos en 25 posesiones de tiro y 6 asistencias, mientras que su par, DeMar DeRozan, añadía un 5/19 a su legendaria historia en Playoffs.

George jugó como el All-NBA que ha sido durante largos tramos de la temporada, y fue claramente el mejor sobre la pista. En Indiana lo van a necesitar porque no pueden confiar mucho en nadie más en ataque (Ellis ya está en declive, Lawson ni te cuento), y han tenido una noche prácticamente perfecta desde la línea de tres (11 de 21, 52.4%), que no se repetirá con regularidad. La mejor noticia es que hayan sido capaces de sacar esta victoria, utilizando a su líder menos de 38 minutos.

Por parte de Toronto es fácil pensar que esto es una pesadilla que no volverá a suceder, que sus dos All-Star no volverán a marcarse un 8 de 32 más 9 pérdidas, y que podrán utilizar más de 20 minutos a un Valanciunas que parece una clarísima ventaja en esta eliminatoria. Joseph, Patterson y Biyombo son jugadores que puedes poner en pista en Playoffs, y poco a poco van recuperando a Carroll, sin necesidad de prisas, ya que el novato Norman Powell cumplió con su papel. Pero ya llevamos dos años (especialmente el anterior) viviendo algo parecido, y la cosa no fue a mejor. Esta derrota tiene que haber sido un jarro de agua fría y si hay un equipo al que le iba a sentar mal entregar el G1, ese era Toronto.

Necesitan inventar algo contra Paul George, sobre todo cuando Indiana está sin un segundo hombre alto, con Miles o Solomon Hill o el propio George en ese papel, que es cuando no pueden mandar un hombre extra sin preocupación. Y tienen que evitar caer en los (no tan) viejos vicios de baloncesto de aclarados cuando las cosas se ponen cuesta arriba.

Por parte de Indiana, repetir el guión sería suficiente. Los Raptors deberían mejorar en ataque, pero los Pacers también pueden contar con más minutos de su pilar en defensa, Mahinmi, y con Carroll fuera de forma, saben que nadie en Toronto puede defender uno contra uno a George. Tienen que estar preparados para que el hombre de PG reciba ayudas, pero ya se vio en el tramo final del partido que ya han pensado en ello. Y a diferencia de Toronto, presión ninguna, todo lo que consigan sería bienvenido. Están en manos de un solo hombre, pero pueden estar tranquilos. Como se le ha oído decir por el micro que la tele les planta para darnos un par de pildoritas por partido, I got us!

Ya veremos si hay sorpresa o no.

El sofi del día: El equipo de márketing de los Raptors regaló anoche camisetas de cuatro modelos para crear un patrón de “camuflaje” en el público (que se ve mucho mejor en la teoría en sillas, que en la práctica, puestas en gente), y hay un par de diseños curiosos. Por un lado la zapatilla dinosaurio, que mola mil, y por el otro, la hoja de arce canadiense peleona, que, ummm, vista de lejos parece otra cosa.

CgK-0qPWwAAjHBW

 

Nuestros All-Star picks

Una de las pocas tradiciones en La Crónica Desde El Sofá es hacer nuestros picks para el All-Star, este año no iba a ser diferente, así que allá vamos con nuestros elegidos.

David Chanzá

Empezamos los picks partiendo de la base de que para mi Kobe debe ir sí o sí para hacerle el homenaje que se merece en la fiesta anual de la NBA, que este año se disputa en Toronto, así que como al meter a Bryant me fastidiaba mucho el tema, he decidido no incluirlo, pero eh!! Para mi es All-Star.

Empezamos por el Este, donde Culebron James y Paul George son dos plazas más que fijas, sobre todo la del jugador de Pacers que está a un nivel MVP, haciendo cosas que nos recuerdan el brutal jugador que es y que era antes de su desgraciada lesión con el USAB.

Para el puesto de pivot, Andre Drummond es otro fijo. El 5 de Detroit está siendo realmente dominador en esta primera parte de la temporada, cogiendo todo el rebote posible y metiendo esas canastas de alto porcentaje, que es realmente para lo que se le requiere…otro cantar son los tiros libre, pero oye, esto es el All-Star.

Los guard son para Lowry y Jimmy Butler. El de Bulls es sin duda alguna el jugador franquicia de Chicago, siendo claramente la voz cantante tanto dentro como fuera del vestuario, y claro, eso se empieza a notar en un equipo que sigue esperando el regreso de Rose. El All-Star es en la casa de los Raptors y si ya el año pasado llego a jugar el partido del Madison, este año va a repetir en su ACC. Además, leñe, está cuajando una muy buena temporada!!

Cruzamos conferencia y nos plantamos en el Oeste. Stephen Curry tiene su plaza fija, porque sí y punto. Lo mismo podemos decir del tandem de Oklahoma, donde la dupla Durant-Westbrook está demostrando que ambos sanos, es un combo brutal y temible. Ojo sobre todo al temporadon del 0, que si no fuera porque Curry está a un nivel digno de Star Wars, Westbrook sería el claro MVP…ahí lo dejo.

Luego estarían dos debutantes. Draymond Green, el alma de Warrios y el mejor PR de la franquicia (y probablemente de la liga), merece estar en la cita canadiense, por todo lo que aporta en la pista y que canastos, va a haber pocos jugadores que van a empaparse más del ambiente All-Star que el jugador de Michigan. El último puesto sería para Leonard, el cual ya ha dado el paso adelante en todos los sentidos, en unos Spurs que viven a la sombra de la Bahía, pero que ahí están, encontrando a Lupita como siempre.

Mario Maruenda

all_star

Pues este es uno de los años que más sencillo me ha parecido hacer los quintetos del All-Star a estas alturas. Los ocho jugadores en los que coincido con El Jefe me parece que dan lugar a muy poquita discusión en cuanto a méritos acumulados esta temporada, lo que nos dejaría un par de plazas libre en el juego interior de cada conferencia en las que el abanico de candidatos se amplía.

La plaza final en el Oeste es para mi gusto un Griffin vs. Green, con Anthony Davis mirando por la ventana desde un edificio en llamas prendido por DeMarcus Cousins, y la del Este es un Cristo en el que se puede proponer tranquilamente a Drummond, Love, Horford, MillsapPau, Batum, Bosh, Melo o Vucci Mane, grupo de jugadores de jamón de recebo, que están jugando todos ellos a ese perfecto nivel de… All-Star suplente.

En el Oeste me quedó con Griffin porque intento ignorar los méritos del equipo a la hora de dar los puestos del All-Star que bien justificarían incluir a otro Warrior, y lo que veo cuando el polvo vuelve al suelo es que Blake es y ha sido más estrella que Draymond Green, sin restarle un ápice de mérito al secundario definitivo, que es la segunda pieza más importante del engranaje de uno de los mejores equipos de la Historia, y también debería estar en Toronto.

Y en el Este elijo a Millsap para mi equipo, porque ya me quedé con muchas ganas de incluirle el año pasado, y ya que no está All Dray Dray, al menos meto a su versión de la costa Este, el jugador más completo del grupo, y eterno infravalorado. Aunque desde el punto de vista lúdico Drummond o Melo serían opciones más entretenidas, para que nos vamos a engañar.

PO Desde El Sofá (XXII): Cerrado por derribo

Pantallazo-88

Como ya hemos hecho en otras temporadas, iniciamos los PO Desde El Sofá, donde cada día escribiremos sobre lo que hemos visto el día anterior, a nuestra forma y siempre desde el sofá.

Decía Jay-Z en ‘D.O.A.’: “This ain’t a number one record, this is practically assault with a deadly weapon”, y lo mismo podríamos decir de este partido. Miami borró a Indiana temprano, sin esperar a que pusieran las calles, y por fin pueden respirar tranquilos, certificando que la hegemonía en el Este la mantiene el equipo más al sur.

No es que la versión irregular de los Pacers que ha llegado a Playoffs diera en algún momento la impresión de poder aguantar una serie completa poniendo buena cara, pero hasta el rabo todo es toro, y los mimbres que tan difíciles le han puesto las cosas en otras ocasiones, ahí están. Pero sin continuidad, Indiana se va al hoyo con más preguntas que respuestas, pese a quedarse a dos meros partidos del pase a las Finales.

Como ya dijimos, esto se acabó muy pronto, y de manera muy expeditiva. Vogel colocaba a Stephenson sobre LeBron desde el principio, y este siguió con la provocación innecesaria, el toqueteo a destiempo, y la poca deportividad, que esta vez no funcionaron (si es que alguna vez lo han hecho). Al menos, Lance era el único que producía algo en ataque, donde la peor versión de los Pacers no era capaz de crear separación, generar movimiento, ni plantarse en la pintura, y con tan poquitas ideas, quedaban a merced de acertar los más complicados y defendidos tiros. George lo hizo en la segunda mitad del pasado partido, Stephenson al comienzo de este, pero esa estrategia suele tener una esperanza de vida corta.

Conocemos ya demasiado a los Pacers como para saber que el problema es endémico, pero por supuesto, también hay que reconocer los méritos de Miami. Cuando Indiana logró por fin hilvanar una preciosa jugada de movimiento e inversión del balón por todo el perímetro, Miami llegó justo a tiempo en el último suspiro en todas las rotaciones, forzando una pérdida por agotar los 24 segundos de posesión. Las caras de George y Vogel en ese momento eran reveladoras: si aun cuando hacemos lo que tenemos que hacer, estos tíos nos desactivan…

Miami por su parte, se lo tomó con calma. No hicieron lo que pide el cuerpo con el emparejamiento favorable en altura, y siguieron buscando a LeBron en posiciones lejanas al aro, en lugar de forzar su juego de espaldas, que seguramente habría tenido a Hibbert como invitado sorpresa en la cueva. Abriendo el campo con el resto de jugadores más allá del triple en la zona débil, LeBron se enfrentó a Stephenson de frente, con bote, para poder ver de dónde soplaba el viento. Tardó Miami unas pocas posesiones en buscar la grieta, pero cuando lo hicieron, ya con Allen o Birdman en pista, golpearon mucho y rápido, y la pared se vino abajo dejando escombros para el resto del encuentro.

Y por si acaso, Bosh limpió los restos, gustándose ante un equipo ya pensando en bajarse en las Bermudas. No había llegado el descanso, y ya estaba el punto final puesto. El Este más feo de la última década ya ha sido tomado por el único equipo que quedaba dominante, y esto supone un respiro para todos.

El día 5 empiezan las Finales, a las que Miami llega sin ventaja de campo, pero con más reposo que nunca. Disfrutad.

Sofi del día: ¡ODEN! Su debut en Playoffs con Miami fue gracias al tiempo de la basura… pero fue, ¿no?