Brooklyn Nets

Este pasado fin de semana tuvo lugar en NYC la reunión de la ejecutiva de la NBA, una reunión donde se acordaron y se tomaron muchas decisiones más que interesantes, en La Crónica Desde El Sofá te las vamos a contar, la primera, los Brooklyn Nets.

Aunque ya de todos era sabido, a partir de la próxima temporada habrá otro equipo en la gran manzana, este fin de semana se ha aprobado por unanimidad el cambio de localización y nombre de la franquicia de los Nets que dejaran New Jersey después de 35 años en la NBA e irán al flamante y nuevo Barclays Center en Brooklyn. Con ello a partir de la próxima temporada tendremos los Brooklyn Nets.

Había alguna duda que otra sobre el nombre, ver si iban a cambiar el nombre de la franquicia o algo, incluso se llegó a especular con el nombre de New York Nets, pero no, finalmente se agregará el nombre de Brooklyn y no se tocará el de la franquicia.

A finales de este mes de abril, es decir, en un par de semanas y visto que la temporada acabará para los Nets el 26 de abril en su partido contra Raptors en Toronto, los nuevos Brooklyn Nets nacerán oficialmente y se presentará lo que será el nuevo equipaje.

Gente que ya ha tenido acceso a la camiseta, colores y demás, dicen que va a romper y que va a ser referencia, no sabemos si Jay-Z y/o Rocawear tendrán algo que ver, pero tenemos ganas de ver esa nueva camiseta con el nombre de Brooklyn en el pecho…

Ahora, otra cosa muy diferente es el futuro deportivo de la franquicia, con Williams más en Texas que nunca y sin Howard… ni nadie… pero eso es otro cantar…

Hardwood Classic Nights 2012: NBA x ABA

Este año se cumplen 45 años de la creación de la ABA, una liga que durante muchos años luchó con la NBA por fichajes, equipos, ciudades pero que finalmente se unieron para crear los cimientos de la liga que hoy en día conocemos. Para eso, adidas y la NBA han preparado dentro de las Hardwood Classic Nights una serie de equipajes para diferentes equipos con pasado ABA.

Carolina Cougars (Charlotte Bobcats)
Camiseta simplona la de los Cougars, pero con colores molones, me recuerda mucho a una retro también de Clippers.

Denver Nuggets
Esta es de las más chulas, Nuggets ya la usó en su día, pero su modelo azulón, ahora jugarán con el de local.

Indiana Pacers
Otra de las ya usadas en otro modelo, también un equipaje casi calcado a uno que también uso Atlanta Hawks.

Los Angeles Stars (Los Angeles Clippers)
Esta es muy chula, ese color azul, ese detalle de la E superpuesta y las estrellas laterales… Clippers siempre han tenido de las camisetas más molonas de la liga…

Memphis Tams (Memphis Grizzlies)
Este es el mejor, pero sobre todo por el hecho que el pantalón sea verde, es decir, cada parte de un color.

Miami Floridians (Miami Heat)
También los Heat ya usaron la versión away de este equipaje, pero el blanco, el magenta y el naranja es una gran combinación…

Minnesota Muskies (Minnesota Timberwolves)
Camiseta retro 100%, con los colores dorados y una buena tipografía rollo universitario… interesante…

New York Nets (New Jersey Nets)
Esta es la más simbólica, con New York en el frente y los colores muy yankis ellos, molona.

Texas Chaparrals (San Antonio Spurs)
Tipografía molona, logo molón, nombre chulo… GRAN camiseta.

 

Melo Square Garden

Se dice que los deportistas acaban jugando donde ellos quieren. En este caso, será así: Carmelo Anthony, después de tanto tiempo, ya es oficialmente un Knickerbocker. Con el número 13 seguramente, porque el 15 cuelga del Madison en honor a Earl The Pearl Monroe.

Carmelo parecía el chico bueno de su promoción, cuando en 2006, a la hora de renovar contratos de novato, el elegía hacerlo por 5 años, en lugar de los 4 que firmaron Wade, James y Bosh. El resto de la clase de 2003 ya estaba pensando entonces en un posible próximo destino, y Carmelo que era feliz en Denver con un equipo más que apañado, y con futuro, decidió dar un voto de confianza a la franquicia y renovar por el tiempo más largo posible. Ahora se va. Dice que no quería irse como LeBron y Chris, sin dejar nada a la franquicia que le drafteó. A mí me parece una mentira tremenda. Tremendísima. Sin el fantasma de la pérdida de millones (contados en decenas) por la CBA que entrará en vigor el próximo año, Carmelo se hubiera ido sin dar siquiera las gracias, dando un sonoro portazo tras de sí, en verano.

Carmelo no sabe lo que quiere. Es verdad que pasó unos años de su vida en New York, que no muy lejos de allí consiguió un título universitario con Syracuse, y que hacer retumbar el que posiblemente sea el escenario baloncestístico más mítico del mundo y su rabiosa afición, es el sueño de todo chaval. Y como detrás de un gran hombre (aunque solo sea por tamaño) hay una mujer (aquí omito el adjetivo intencionadamente), ‘Melo tuvo que atender a las peticiones de su señora, una presentadora de canales musicales de medio pelo, famosilla de tercera fila, carne de reality show, que quería vivir cerca del foco más grande. Pero supongo que ya se dará de bruces con la realidad: lo que el talento no da, New York no lo presta.

Anthony no hace esto por motivos deportivos. Nadie puede pensar que los Knicks como se encuentran actualmente construidos son mejores, o tienen más futuro que el equipo en el que estaba Carmelo jugando ayer. Y lo comentaremos más tarde, pero no parece que tengan la flexibilidad suficiente para ampliar el megalómano proyecto. Se va además, a la Conferencia a la que más futuro se le vislumbra, y desde la que pinta más difícil llegar a disputar las Finales, después de ese balance de poder que ha empezado este año. Por dinero, tampoco, de hecho, el vil metal es lo que más le ataba a Denver, el motivo por el que el traspaso se ha dilatado, y ha resultado tan costoso para los Knicks.

Anthony no quería nada. Lo quería su mujer, lo querían los agentes carroñeros de la agencia CAA que están haciendo todo lo que pueden y más para pegarle todos los bocados que puedan a la Gran Manzana, y conseguir influencia en New York, o donde quiera que se la den. Y por fortuna para los Nuggets, la avaricia del grupúsculo y la coincidencia en tiempo con la finalización del convenio laboral, les ha permitido poder sacar algo de tajada, de una situación, que de haber sido de otra manera, hubiera acabado con los Nuggets viendo como su mujer le abandona en verano, llevándose la casa, el coche, los niños y hasta el perro. Y dejándole por otro, que será algo más guapo, pero jamás le tratará tan bien.

De vuelta al baloncesto, el traspaso final queda configurado de la siguiente manera: Melo, Chauncey Billups, Renaldo Balkman, Anthony Carter, Shelden Williams y Corey Brewer desde Minnesota, llegan a los Knicks. Raymond Felton, Danilo Gallinari, Timofey Mozgov, Wilson Chandler, la 1ª ronda del Draft de los Knicks en 2014, las 2ªs rondas de los Warriors en 2012 y 2013 y 3 millones de dólares en efectivo van a Denver. Eddy Curry, Anthony Randolph y otros tres kilitos para los Wolves. A lo largo del día de hoy conoceremos más detalles de como se configuró exactamente el traspaso, porque se ha tenido que crear alguna excepción por el camino.

Knicks Nuggets Traspaso Carmelo Anthony

Los Nuggets, que además de Carmelo, pierden a Billups, aparte de obtener talento joven y alguna elección de Draft, van a ahorrar mucho dinero. Para empezar, 17.7 millones de salario este año, entre lo que sale y lo que entra. Esta cantidad es muy significativa, porque les permite estar en más de 4 millones por debajo de la línea que marca el llamado impuesto de lujo, la cifra a partir de la cual se paga como impuesto un dólar por cada dólar que te pases, y dejas de recibir tu parte proporcional de lo recaudado por ese impuesto. Por tanto haciendo cuentas, entre los 17.7 millones en salarios, los 13 que hubieran tenido que pagar doble por pasarse, los 3 que le dan los Knicks en el traspaso, más los 4 que aproximadamente suelen ser los millones repartidos entre los equipos que no pagan la tasa, los Nuggets se ahorrarán unos 37 millones, en comparación con lo que se hubieran gastado si no hubieran hecho ningún cambio.

La contribución de los Wolves es meramente testimonial: consiguen a un jugador en el que llevan mucho tiempo interesados, y que hace apenas un año tenía destellos de futura estrella en Anthony Randolph, a cambio de entregar a un Corey Brewer que a pesar de ser sólido y trabajador en defensa, parece haber alcanzado ya su potencial, y además se convertirá en agente libre este verano.

Y atención, porque, aunque este tipo de detalles no han salido todavía a la luz, en principio parece que los traspasos de New York con Denver y Minnesota podrían ser totalmente independientes (no hay transacciones entre los Nuggets y los Wolves), lo cual significaría que el hecho de que el cadáver de Eddy Curry y su último año de contrato se hayan incluido en la operación, le puede dar a los Knicks una excepción de hasta 11.3 millones. Y esta sería la única carta que los Knicks podrían jugar para cumplir el sueño que empezó cuando Chris Paul hizo un brindis en la boda de Melo este verano: traerse a CP3 para completar otro gran trío. O Deron Williams. Tanto monta.

Los Knicks ya no tienen de ahora en adelante flexibilidad salarial, ni elecciones de Draft hasta 2015, ni otro jugador joven, prometedor y consolidado, para traspasar, Landry Fields aparte. Como podéis imaginar, el rookie de Stanford y dos elecciones de Draft dentro de 4 y 6 años, no satisfarían a New Orleans o a Utah para traspasar a sus estrellas. Con una excepción, que otorga alivio económico inmediato al que la recibe, ya podrían empezar a hablar. Pero de todos modos, van a necesitar que el nuevo convenio dé más margen para gastar (o al menos, que las cosas se queden como están, aunque todo indica que será el contrario), una gran presión y resistencia por parte del jugador, mucha suerte y fotos de Kevin O’Connor o Dell Demps en situaciones comprometidas si lo quieren hacer realidad.

Desde el punto de vista deportivo, aunque salvo que cambien todas las previsiones, el equipo no puede hacer otro gran movimiento, yo creo que los Knicks estaban más que obligados a hacerlo. Jugadores como Carmelo en la Liga hay pocos, el resto de huecos, se van completando poco a poco. Es verdad que queda un gran vacío en el banquillo, pero es menor la diferencia que hay entre reservas y parches temporales en los 12 minutos de asueto, que entre lo que te va a dar un jugador como Anthony sobre Gallinari 36 minutos. ‘Melo, con sus defectos, que los tiene, es excelso. Está infravalorado entre la élite por su aspecto holgazán y el segundo plano en el que ha permanecido siempre, pero su facilidad para anotar, y sobre todo, su precisión asesina en los últimos minutos, en los que contra la creencia popular, es con mucho el mejor de la Liga, y por amplio margen, serán más reconocidos por el público, contando con el altavoz del Garden de por medio.

Y aunque a medio plazo sea una rémora, que no se nos olvide que los Knicks se llevan también a Billups. Chauncey, es, a día de hoy, mejor base que Felton, y además tiene experiencia en Play-Off. Entiendo la decepción del fan neoyorquino que ve como muchas de sus jóvenes piezas están volando en el traspaso, pero de cara a esta temporada, se han llevado a los dos mejores jugadores del traspaso. Deportivamente, sobre el papel, a corto plazo, salen ganando, con mucho, ellos.

De hecho, el que este traspaso se haya visto como una victoria moral y un abuso de un bando sobre otro, tiene mucho que ver con las expectativas. Todos pensábamos que Carmelo tenía la sartén por el mango, pudiendo firmar por los Knicks este verano sin dar nada a cambio, pero ahora esta clarísimo que no. Que los Nuggets tenían mucho más poder que el que mucho iluso creía. Que, como ya bien sabemos, aunque algún romántico no se quiera dar cuenta, los jugadores se mueven como primera, o como mucho, segunda prioridad, por dinero. El nuevo Knick no quería arriesgarse a perder ni un dólar. Si lo querían, no podían dar un paquete de mínimos, lleno de sobras. Tendrían que acercarse al valor real del jugador.

Y todo es percepción. Los Knicks han dado menos de lo que Melo valdría con un contrato de alta duración, acompañado por Billups. Que es mucho más que lo que ellos pensaban que acabarían dando. Y parte de la culpa la tiene el papel de los Nets, con Prokhorov al mando, que han jugado sus cartas muy astutamente, y nunca sabremos si realmente estaban detrás de Melo, o simplemente han ido de farol todo este tiempo, sabiendo que Anthony no quería jugar allí, para tratar de exprimir lo más posible a sus odiados vecinos, que lo serán más que nunca (tanto odiados como vecinos) en próximas fechas.

Si además, consiguen que los Nuggets le envíen alguno de los jugadores, (Mozgov y Gallinari o Felton, a cambio de dos primeras rondas de Draft), a un precio muy inferior al que le hubieran pedido al otro lado del Hudson, el recochineo será máximo. Este rumor, que se manejó toda la tarde e incrementó la confusión en el despacho de Dolan, y en el que también se implicaba a un Devin Harris que los dimes y diretes llevaban a Dallas, fue desmentido a última hora, pero viendo la configuración actual de la plantilla de Denver, es inevitable pensar en que en cualquier momento se puede traspasar alguna pieza.

Ahora después de que se desbloquera la indecisión, y se acabara el melodrama, los traspasos deberían empezar a caer como fichas de domino de aquí al jueves. Los Knicks parece que solo podrán añadir tamaño fijándose en jugadores sin equipo (ya han traído a prueba varias veces a Earl Barron), los Nuggets, de los que nos abstenemos en hacer ningún análisis deportivo hasta que acabe la semana, podrían mover a cualquiera de las piezas obtenidas en este traspaso, a jugadores importantes que podrían acabar contrato si ejercen sus opciones y dejarían al equipo sin obtener nada a cambio por ellos, como Nene, JR Smith y Afflalo o a contratos de larga duración como el de Al Harrington que ya no pintan nada en un equipo en reconstrucción. Además, otras franquicias que tenían el ojo puesto en la situación como los Nets, los Mavericks, los Rockets o los Lakers, ya podrán maniobrar sin tener miedo a perder las fichas que le podrían haber traído a Carmelo.

Anthony, ya tienes lo que querías. O lo que querían por ti. Sé feliz.

El Melodrama

Mario Maruenda ya habló del tema al inicio de temporada, pero hoy digamos que vamos a ir al segundo capítulo de este Melodrama, un capítulo en el que parece todo más claro, pero a su vez todo se lía más…

Mucho se criticó la Decisión de LeBron James, hecha en verano, antes que nada empezara y con tiempo para moverlo todo, tanto en cuanto a prensa como en cuanto a movimientos posteriores. No gustaron sus formas, pero se hizo en el momento que se debía de hacer, en la pretemporada, Carmelo Anthony no está haciendo la Decisión, sino tal vez la Indecisión y además fuera de tiempo.

Ahora mismo, mitad de enero, la liga está a punto de llegar a su ecuador, un tiempo en que las franquicias ya empiezan a saber de qué pie están cojeando o van a cojear los próximos meses, unas semanas en que los equipos ya saben que irán al draft, mientras que otros ya están en plena lucha por hacerse un hueco en los PO. Mitad de temporada y Carmelo, por mucho que él diga, tiene la cabeza más fuera que dentro.

Muchos rumores han salido ya, que si el mega trade de los 15 jugadores entre Nuggets-Nets-Pistons que llevaría a Melo a New Jersey junto con Rip Hamilton y Billups, que si ahora son los Knicks quienes junto con Grizzlies pueden mover a Melo al MSG y a Mayo a Nuggets… y más rumores y combinaciones que van a salir, pero mi pregunta es fácil, es ahora el momento?

Carmelo no quiso firmar la extensión en su día, señal inequívoca que no quería quedarse en Denver, Denver no lo vendió por falta de ofertas considerables y ahora todo se está haciendo deprisa y corriendo, cuando verano fue el momento ideal para hacer todo esto.

Pensemos ahora en los equipos donde puede ir, Nets y Knicks, ambos del Este, así que la primera movida la tendríamos en el All-Star, Melo sería del Este y por votos (según la última entrega) estaría muy, pero que muy detrás de James, muy detrás de Amaré, que serían los titulares y hasta estaría detrás del siguiente (Garnett) con lo cual, si Melo va al Este, no será titular en el ASG, esto haría que Gasol ocupara su puesto en el Oeste todo sea dicho…

Ahora los equipos, Nets, a día de hoy es el segundo peor equipo de la liga, con un desconcertante 10-28 y claro de hacerse el trade se quedaría con un quinteto más o menos apañado (Billups, Melo, Lopez, Harrington y Hamilton) pero en el banquillo qué queda? Farmar?!?! y más si dejan escapar todas las rondas de draft que se hablaba… ufff pan para hoy hambre para el resto de la eternidad y Melo acabaría en un equipo que… mmm es mejor que el Denver actual? Tal vez por esto Melo no quiere ir a Newark…

Si cae en Knicks…, los de la ciudad que nunca duerme han querido meter de por medio a Grizzlies para que la sangría no sea tan brutal y sobre todo para darle a Denver algo que le guste, en este caso OJ Mayo, el cual todo sea dicho quiere jugar en Knicks… pero en el caso que Mayo acabara en Denver, los de Nueva York seguro que tendrían que desprenderse de Chandler, Fields o Gallinari, los 3 piezas clave para el actual juego de los Bockers… Melo tendría lo que quiere, jugar en NY, en la gran manzana, para que todos lo vean, su mujer, contenta por ello y Amaré más contento todavía, pero D’Antoni?…

Pase lo que pase, todo apunta a un trade antes del All-Star, a donde y por quien… ni ellos lo saben, egoístamente me gustaría que acabara en Knicks y si puede ser antes que Lakers visiten el MSG el mes que viene.

El dilema del prisionero

El dilema del prisionero es un problema en teoría de juegos, descubierto en los años 50 y formalizado por Albert W.Tucker en 1992 que vendría a consistir en lo siguiente. Dos sospechosos arrestados por la policía son encerrados en salas de interrogatorio diferentes y les ofrecen el mismo trato a cada uno: si testificas contra el otro, y este no testifica contra ti, eres libre y el sospechoso contra el que testificaste se enfrenta a 10 años de prisión; si los dos os mantenéis callados tendréis que cumplir una pena pequeña (6 meses de prisión), y si los dos os acusáis mutuamente, preparaos para 5 años entre rejas.

Esta viene a ser la situación ahora mismo entre los Nuggets y Carmelo Anthony. Ambas partes pueden perder si no llegan a un acuerdo, y mucho más aún si sólo uno de ellos se sale con la suya.

La situación perfecta para Carmelo Anthony sería irse ya al equipo que él quisiera, presumiblemente New York, firmando la extensión de 65 millones por 3 años (o incluso más tiempo en los mismos términos monetarios), y que este equipo diera lo menos posible por sus servicios, para mantenerse competitivo. Esto evidentemente mandaría al equipo de “La ciudad a una milla de altura” a sus 10 años de prisión particulares: obtener una pequeña recompensa y despedir ya a su jugador franquicia, uno de los mejores anotadores de la Liga, aquel que hace años parecía jurar fidelidad eterna cuando alargó su contrato un año más que sus “superamigos” de promoción.

Por su parte, lo mejor que pueden hacer los Nuggets, una vez que Melo haya decidido su marcha, es traspasarlo al mejor postor, que de entrada, parecía ser New Jersey. La llegada de Favors parece que gusta mucho más que la de Randolph, Chandler o Gallinari, y de tener que recibir un contrato que acabe este año, preferirían a un jugador que puedan poner en pista, antes que tomar el peso muerto, y nunca mejor dicho, de Curry. Y las primeras rondas del Draft, que New York no tiene para una buena temporada. Un buen paquete de vuelta podría consolar y ayudar a reconstruir al equipo obteniendo el máximo beneficio en esta situación. Si el equipo que hace la mejor oferta no es del gusto de Anthony, la penalización para él sería alta: tendría que pasar la temporada en un equipo en el que no está agusto, y si ficha el año que viene como agente libre se arriesga a perder una ingente cantidad de dinero (los contratos como agentes libres tienen un tope menor que las renovaciones) que puede ser aún mayor si el nuevo convenio colectivo, la CBA del verano de 2011 va a la baja como parece por la forma que está tomando. Firmando la extensión, Anthony pasaría a cobrar 83 millones los próximos cuatro años. Sin firmarla se arriesga a perder hasta un tercio (unos 27 millones de dólares) si los contratos se reducen como los propietarios de las franquicias quieren.

Si ambos ceden un poco y cooperan, los Nuggets podrían aceptar una oferta, que si bien no la mejor, sea lo suficientemente atractiva, y Melo podría aterrizar, si no en su primera prioridad, al menos en un equipo de su elección, con la millonaria extensión bajo el brazo. Aquí es donde entraba en juego la oferta de los Nets. Según las distintas informaciones que han ido apareciendo, los Nuggets rechazaron la oferta porque el tándem Favors+Kirilenko cobraba casi 5 millones más esta temporada que Anthony, y Stan Kroenke, el propietario de los Nuggets, no estaba dispuesto a perder a su jugador franquicia y dinero a la vez. Otras apuntaban que en Denver si se aceptaba la oferta, pero que era Anthony el que se negaba a ir a la futuro de Brooklyn. Sea como sea, parece que esa opción en la que las dos partes ceden un poquito por cada lado, pasaría por traerse al rookie Favors y algún otro jugador a cambio de mandar a Melo a Jersey.

Lo que ninguno de los dos quiere hacer es forzar demasiado su mano. Si Anthony pasara la temporada completa jugando en el Pepsi Center y vuela al Este el 1 de julio, los Nuggets ven como su jugador franquicia se va sin compensación, y Carmelo pagaría el empeño dejando millones encima de la mesa. Me cuesta creer que lleguemos a esta situación, porque mucho se tendría que deteriorar la relación para no alcanzar un acuerdo, que dejaría a los dos equipos perdiendo.

¿Y qué dice la teoría del juego de todo esto? Si conociéramos a ciencia cierta las ofertas recibidas en Denver, como valoran los jugadores que van a recibir, la lista real de preferencias de Carmelo, y la diferencia que supondría firmar una extensión y un nuevo contrato, podríamos jugar a cuantificar y definir una “matriz de pagos” y calcular de que lado del tejado cae el punto de equilibrio, pero en el juego clásico, el equilibrio es Pareto-subóptimo, en román paladino, lo mejor para cada jugador es “traicionar” al otro, y que Anthony pase esta temporada con los Nuggets antes de coger el puente aéreo.

Pero por fortuna para ellos, hay una gran diferencia entre el problema planteado y la situación en las Rocosas: el equipo y el jugador conocen la decisión del otro y pueden optar por elegir la verdadera decisión óptima: colaborar y ceder en busca del mejor bien común.