Review: adidas Dame 5

Coincidiendo con el parón del All Star (o casi) llegó a las tiendas la nueva zapatilla para Damian Lillard, la adidas Dame 5, una zapatilla que repite segmento, materiales y abusa en todas las características de la competencia. Abrimos El Laboratorio para probar una zapatilla todo terreno, aquí están nuestras impresiones sobre la adidas Dame 5.

CARACTERISTICAS

La línea que adidas ha creado para Damian Lillard se ha mostrado en los últimos años como la línea de gama media más fiable del mercado. Además, por petición de la estrella de los Blazers siempre parte de un precio ajustado, en esta ocasión estaríamos hablando de una zapatilla apta para todos los bolsillos, 110 euros. Para esta adidas Dame 5 tenemos un corte medio, sin llegar a ser considerada una bota alta ni mucho menos podemos decir que sea una zapatilla baja aunque en la quinta entrega la sujeción llega unos centímetros más arriba que en su predecesora, podríamos decir que ajusta mejor al tobillo. Cuando hablamos del peso no hablamos de una característica que salga especialmente favorecida, la adidas Dame 5 pesa, en talla 45, 415 gramos. Esto es un peso algo superior a la media del segmento pero se justifica porque lleva una gran cantidad de amortiguación hecha de BOUNCE, una goma con unas cualidades elásticas muy potentes. Si empezamos por la construcción superior encontramos materiales de una calidad media. Podríamos decir que esta adidas Dame 5 no brilla por la calidad de sus materiales sino que brilla por la capacidad de los mismos, el suede o piel vuelta es bastante convencional pero se ajusta perfectamente al pie y su durabilidad es destacable. En la parte de la puntera tenemos una malla compacta que al tacto parece áspera pero que en el pie es perfectamente flexible, para los que hayan utilizado la adidas Dame 3 hablaríamos de una malla similar pero sin la rigidez de ésta, es decir, mejorando uno de los pocos puntos negativos de aquella zapatilla. Como hemos dicho tanto el material de la parte trasera como el material de la puntera no destilan un tacto embaucador pero realizan su función perfectamente, que es lo que debemos exigir a una zapatilla de 110 euros.

En la parte superior encontramos una terminación a la altura del tobillo con forma de calcetín o media muy diferente de otros calcetines o medias que hemos visto en la marca de las tres franjas. En este caso la terminación es hueca y doble, no fina como en modelos anteriores de Crazy Explosive por poner un ejemplo. Esta terminación superior es muy útil para favorecer el ajuste y la oscilación del pie en la pisada, diríamos que ayuda a ser muy cómoda y viene fenomenal para adaptarse al pie. El cordaje es convencional y funciona mucho mejor de lo esperado, algo de lo que ya hablaremos más adelante. Como se puede observar los cordones anclan con la bota por una superficie gruesa, no por los agujeros habituales, dando mucha más capacidad de ajuste a la bota. Por ir terminando con la parte superior nos encontramos el logo de Dame en la lengüeta y dos refuerzos tanto por la parte exterior como por la interior. Dichos refuerzos, en según que color, son especialmente llamativos y están fabricados de plástico, podríamos decir que es la zona más llamativa y representativa de la zapatilla, lo primero que salta a la vista.

En la parte inferior, como ya hemos dicho, encontramos BOUNCE, una amortiguación que adidas suele montar en sus gamas medias-altas como las últimas zapatillas para Derrick Rose, la adidas Mad Bounce o la adidas Pro Bounce. Según la información de adidas este BOUNCE es una amortiguación reactiva con grandes propiedades, según nuestra experiencia BOUNCE es una grandísima amortiguación para recibir impactos y acolchar la pisada pero no diríamos que es una amortiguación reactiva sino más bien pasiva. La principal característica de esta adidas Dame 5 y que viene repitiéndose desde los inicios de la línea de Damian Lillard es la cantidad de BOUNCE a lo largo de la media suela. En gamas medias normalmente no se encuentra una amortiguación de esta calidad en esta cantidad, lo normal es que se concentre en el talón o en el antepié pero nunca a lo largo de toda la zapatilla, las amortiguaciones completas se suelen dejar para gamas altas y es por esto entre otras muchas cosas que para nosotros esta adidas Dame 5 es nuestra zapatilla favorita en esta gama de precios. Cuando hablamos de la suela nos encontramos una de las principales novedades con respecto al modelo anterior de Dame, el patrón cambia y se parece mucho más al que vimos en la adidas Dame 3, un patrón multidireccional dependiendo de la zona de la suela que nos permite una tracción muy buena en cada movimiento. Comparando la tracción de esta adidas Dame 5 con la del modelo previo, que no tiene nada que ver por patrón de suela, diríamos que funciona de forma muy parecida, lo cual no deja de ser sorprendente. Por terminar con las características de la zapatilla nos gustaría mencionar que este modelo viene con un diseño de planta bastante ancho en comparación con modelos anteriores, ya que en la zona exterior del pie, a la altura del quinto metatarsiano del dedo pequeño, tenemos una zona más ancha que nos ayuda y nos da una gran estabilidad en la pisada, una novedad en la línea de Lillard.

EN LA PISTA

Llegados a este punto la adidas Dame 5 parece una apuesta segura, unos materiales muy buenos por un precio muy ajustado pero hay que probarla, y lógicamente la hemos probado. Lo primero que notamos cuando nos ponemos la zapatilla son unas pequeñas almohadillas en la parte interna del talón, son unas almohadillas que ajustan con el tendón de Aquiles y que al poco tiempo de usar la zapatilla se adaptan perfectamente a las necesidades y la caña del pie de cada uno. Estas almohadillas son clave a la hora de notar una sujeción increíble del pie ya que cuando atamos los cordones es cuando nos damos cuenta de que la adidas Dame 5 no tiene nada que envidiar, a pesar de las dudas que podía generar en un principio, a la sujeción de la adidas Dame 4 o adidas Dame 3. Recordemos que venimos de dos modelos cuya principal arma era la sujeción, tanto por un neopreno brutal en la 4 como por unas piezas laterales 100% configurables y un calcetín interno en la tercera entrega. Al pasar de esos materiales específicos a esta construcción superior podríamos pensar que perdemos calidad en sujeción, pero a nosotros nos parece que estamos ante una zapatilla que se ajusta mucho mejor a la demanda de un usuario medio y que te permite ajustar la zapatilla a tu medida, sin forzar el pie a ir excesivamente apretado como en anteriores entregas, pudiendo elegir el grado de presión y ajuste. Para nosotros esta sujeción es mejor, aunque algo menos intensa, si es bastante más configurable ya que la presión del material depende de tu ajuste en los cordones, no viene dada por los materiales de la bota.

Una vez ajustada la bota a nuestro gusto nos proponemos probar la zapatilla en pista, donde consideramos que la tracción pasará una prueba más exhaustiva. Como ya sucediese en las entregas anteriores, y como hemos avanzado en las características, la tracción de la zapatilla es fiable, estable y muy buena. No diremos que es grandiosa porque tenemos a la adidas Harden vol. 3 con la que podemos comparar y notamos algo más de flexibilidad y respuesta en las pisadas, no sabemos si fruto de la suela o de la combinación con la amortiguación, pero si notamos que es algo mejor la de la Harden aunque lógicamente también pagando 50 euros más. En cuanto a estabilidad las piezas laterales hacen una función muy necesaria y básica, nos mantiene el pie dentro de la bota y no se inmuta en ningún momento, algo que acompañado de la sujeción de la que hemos hablado podríamos decir que es la mejor combinación de gama media en todas las zapatillas de este año, tenemos la mejor sujeción posible con una gran tracción. Además esta sujeción crece muchísimo en pasos laterales y cambios de dirección, lógicamente dos de los movimientos más habituales dentro del enorme repertorio de Damian Lillard, y en parte también tiene la culpa la construcción de la suela, recordemos que más ancha en esta ocasión, y aporta esa estabilidad tan agradecida.

Por último vamos a hablar del funcionamiento de la amortiguación. Como ya hemos dicho el BOUNCE abarca toda la suela y esto es diferencial. Para una zapatilla de 110 euros obtener una amortiguación tan buena es algo que solo encontramos, desde el principio, en la línea de Damian Lillard. Esta adidas Dame 5 es una zapatilla que hemos visto en jugadores pequeños y ágiles pero también en pivots altos y corpulentos y parte de esa culpa la tiene BOUNCE porque te sirve tanto para dar un primer paso rápido como para absorber impactos de saltos verticales. Lógicamente si buscamos una amortiguación más explosiva nos tendríamos que ir a BOOST pero BOUNCE se apaña perfectamente para todo tipo de situaciones. Por poner una pega, lógicamente, si pones mucha cantidad de amortiguación pierdes bastante el tacto con la pista, vas un poco más elevado que en muchas zapatillas y por tanto tu capacidad de reacción puede perder algo pero en cambio ganas respuesta y protección contra impactos, el pie sufre menos y lo notas especialmente cuando llevas mucho tiempo jugando. Podríamos decir que la adidas Dame 4 tenía un BOUNCE más fino y te permitía ir más pegado a la pista mientras que esta Dame 5 ha vuelto a los orígenes, a la adidas D Lillard 2 o la Dame 3, pero con un punto de densidad bastante suave que ‘rompe’ antes de lo habitual. Y hablando de romper, esa sería la otra característica de BOUNCE, es una amortiguación que tienes que trabajar en varias sesiones. En un primer uso no se aprecia todas las propiedades porque poco a poco se va haciendo y moldeando a tu pisada a medida de que vas ejerciendo presión y apoyo.
foto del BOUNCE

EN LA CALLE

Como es habitual en las zapatillas técnicas de adidas uno de sus puntos débiles surge a la hora de combinar fuera de las pistas. Esta adidas Dame 5 es algo más convencional en forma que sus predecesoras pero los refuerzos de plástico no ayudan a vestir dentro de los cánones de lo bien visto. En nuestro caso tenemos la edición People’s Champ, una zapatilla toda negra con detalles en rojo lo que ayuda bastante a pasar desapercibida. Existen múltiples colores de lanzamiento, una estrategia que nos ha chocado por lo agresiva de la misma ya que normalmente se suelen escalonar más, así que encontrar un color que te guste y te atraiga a día de hoy es muy sencillo. Tenemos ediciones inspiradas en el patinaje, en el año nuevo chino con acabado en piel, en boxeo, en la madre de Damian, en el Black History Month y en la mítica frase ‘You Know What Time It Is’, un montón para elegir. La zapatilla en sí para ir por la calle es muy cómoda ya que puedes aflojar los cordones y el BOUNCE da una flexibilidad en la pisada que se agradece. En general nosotros sí la recomendamos para vestir siempre que encuentres el color que mejor vaya contigo.

CONCLUSIÓN

No nos vamos a andar con rodeos, la adidas Dame 5 es la zapatilla de gama media más completa y más versátil, se adapta a muchos tipos de jugadores y aporta una sujeción y estabilidad top, muy por encima de la media en este rango de precios siendo además la más barata de todas ellas. Podríamos darle más vueltas pero a estas alturas ya esta todo dicho, la adidas Dame 5 es una apuesta segura que te permitirá jugar durante meses sin tener que preocuparte por las zapas. Los que habéis probado cualquier zapatilla de la saga os diremos que esta es mejor y más completa, los que no hayan probado todavía una Lillard se pierden la zapatilla líder en el segmento, una pasada.

Como siempre os recomendamos la web de adidas para adquirir el producto, ya que además de los colores que encontrarás en todas partes también hay ediciones exclusivas como la del año nuevo chino. En caso de querer un trato más personalizado o específico nosotros siempre recomendamos 24segons, la tienda especialista en productos de baloncesto que te dará la mejor asesoría tanto en sus localizaciones físicas como por web.

Episodio 95: Podcast Serio

Se nota que ha empezado la NBA y hacemos un podcast medianamente serio donde estrenamos sección ‘Lo que más y lo que menos’, hablamos de Westbrook, del Warriors v Spurs, de Lillard, de los Baby Lakers y acabamos con nuestras recomendaciones semanales.

Puedes también oirnos en iTunes,en iVoox,en YouTube y en SoundCloud. También puedes preguntarnos lo que quieras en nuestro Ask.

PO Desde El Sofá (XXII): Blazers mola

Stephen Curry se quedaba colgado esperando que Silver le diera la mano en la entrega del MVP, su segundo seguido y justo después del Apocalipsis que creó el otro día allá por Oregon. Todos los focos para él, pero en la cancha un más que digno rival.

Blazers, un equipo hecho de la nada, en el cual 4 de sus titulares, por unos motivos u otros decidieron dejar la lluvia de Portland para ir por otros lares. Blazers, ese equipo con McCollum como estrella y con gente como Aminu y Harkless, que siempre han sido carne de rondas altas de draft de las Fantasys. Ese equipo que lo ves jugar y dices: ostias, mola. Porque sí, Blazers molan y mucho.

Damian Lillard, ese All-Star que no fue, ese jugador que quiere estar en la élite pero que parece que estorbe o que no le dejen, es lo más cercano en ser humano a ese alien con el 30 de Warriors y en esta serie ha vuelto a demostrar lo que es.

En este partido, pero en general en la serie, Warriors se vio sorprendido desde casi el inicio, con un equipo descarado, sin nada que perder y donde hasta Ed Davis parece algo y todo esto lo consigue un entrenador, Terry Stotts, que si no llega a ser por el 73-9, este año se hubiera llevado el premio.

Blazers se ha ido en 5, pero por la puerta grande, dejando partidos de 4 Sofis largos y dejando momentos grandes con canastas imposibles y una ética de trabajo en pista que ha sorprendido/gustado al aficionado normal de NBA que no es un yonki del League Pass y que la última vez que vio jugar a Blazers, lo hacía básicamente para rajar de McMillan.

Blazers mola y prometen mucho, pero aún están escalones atrás de Warriors.

Y hoy no hablo de Warriors, ¿para qué? ya estáis seguro cansados de leer al respecto de ellos y casi todo está ya escrito.

Sofi Del Día: A este buen hombre que no sabemos muy bien que estaba haciendo con Mama Curry… con Dell detrás mirando… jo jo jo.

PO Desde El Sofá (XX): Jasdfkjsdfkjhasdhjkfakhjsf

Antes que nada, si no habéis visto el partido de anoche entre Porland Trail Blazers y Golden State Warriors, dejad inmediatamente lo que estéis haciendo y poneos a verlo YA.

Vale, ¿ya lo habéis visto? Bien, pues ahora esto:

 

I’M BACK! sí ha vuelto Stephen Curry para recordarnos a todos aquello que se nos había olvidado en estos días donde ha estado, es decir, que lo que está haciendo este año es de otra galaxia y si un jugador puede ahora mismo hacer que nos levantamos del sofá para gritar una canasta o una acción, ahora mismo es él.

Volviendo de una lesión, saliendo del banquillo y empezando a tirar como lo haríamos Mario y yo, todo el mundo pensaba que este sería un partido puente, para ir cargando pilas y dar minutos a Curry, de hecho Kerr había dicho que el 30 de Warriors no jugaría más de 25 minutos más o menos, pero claro… todo cambió con la expulsión de Livingston.

A partir de este momento el cuerpo técnico de Golden State se veía en la encrucijada de tener que meter a Curry muchos minutos y claro, cada dos por tres le preguntaban por su estado, si estaba cansado o si quería seguir. Stephen Curry decía: sí, sí, sí.

Ni Lillard desencadenado, ni unos Blazers haciendo todo lo que pueden y más, nada podía con el MVP de la liga y el punto máximo fue la prorroga (y eso que tuvo en su mano acabar el partido antes de tiempo en una bola que creo que lo vio más que sencillo meterla…).

17 puntos en la prorroga con una sensación de suficiencia casi insultante que nos encanta y que para que nos vamos a engañar, debería asustar.

Ha vuelto. Disfrutemos.

Sofi Del Día: Para Wade que consiguió algo realmente complicado…

PO Desde El Sofá (VII): Tenemos serie

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

El primer partido les pilló por sorpresa que los Clippers volvieran a su vieja defensa, y les quitaran el balón de las manos a sus exteriores. En el segundo, estuvieron preparados para ello, pero no hicieron las jugadas ni metieron los tiros suficientes. En el tercero, y con esa electricidad que siempre te aporta volver a casa en Playoffs, por fin el ataque de los Blazers volvió a las series, y Lillard y McCollum metieron 59 puntos entre los dos, ayudados por un Plumlee que brilló en su papel de intermediario con 6 puntos, 9 asistencias y 21 rebotes, y Harkless, que tuvo más éxito con esa hercúlea tarea que es defender a Paul, y castigó a los Clippers con incursiones por línea de fondo, viendo que a triples no va a poder ser.

Como Boston y Charlotte antes que ellos, si querían mantener opciones de llegar a segunda ronda, este partido era indispensable, y han hecho su trabajo. Stotts volvió a darle la opción a Lillard de anotar desde el bloqueo y continuación como lo ha hecho toda la temporada, y no tanto sin balón o con esas triquiñuelas que ya te enseñamos en Twitter, y al primer intento, primer triple sobre Griffin, tras poner el bloqueo directo un poco más lejos de lo normal, y provocar un momento de duda en Blake de hasta dónde salir a su encuentro. Como la cosa funcionaba tanto para el como para McCollum, que recibió antes del partido el premio a “Jugador más mejorado” de la temporada, no tuvieron que darle muchas vueltas al coco, sólo soltar el balón a Plumlee cuando la presión era imbatible, y confiar en que el pívot tomara buenas decisiones.

Por su parte, los Clippers estuvieron estancados, individualistas, muy mal desde la línea de 3, donde se nota que Redick no está al 100%, con problemas en el talón, sólo tienen fogonazos de Blake Griffin, y encontraron mucha menos ayuda del banquillo que en el resto de la serie. DeAndre Jordan hizo un buen trabajo en defensa, donde continuó poniendo las cosas difíciles a los exteriores de Portland, pero en ataque, pese a los rebotes ofensivos que cogió, y algún que otro alley-oop, Plumlee apenas le defendió, aprovechando para esperarle en la pintura, y utilizaron un par de veces los tiros libres en su contra (3/10 en el partido), sacándole de la pista a finales del tercer cuarto y manteniéndole fuera hasta que quedaba menos de la mitad del último. Igual fue sencillamente una decisión basada en otros motivos de Doc, pero imposible pensar que las faltas intencionadas no tuvieron algo que ver.

La historia más importante del cuarto partido será ver si los Clippers recuperan el acierto en las suspensiones, ya que los Blazers estuvieron demasiado cómodos para haber sido tan conservadores. Y eso seguramente necesite de más movimiento de balón, para confundir y desequilibrar los cambios en defensa, y poder abrir la autopista al aro para Jordan. Doc intentó inyectar algo de vida en la recta final poniendo a Griffin como 5, pero los Blazers sacaron a Blake de la pintura con unas trenzas de pases en las que los Clippers tuvieron que cambiar, y Portland aprovechó para coger un par de rebotes en ataque que obligaron a Rivers a abortar el experimento inmediatamente (pese al parcial de 6-6). Supongo que en otros partidos podríamos ver esta variante más pronto.

Estad pendientes de esta serie, porque los Blazers ya han llegado, y va a ser lo más interesante del Oeste.

Sofi del día: Stotts, con camisa, corbata, pañuelo y calcetines púrpuras en honor al reciéntemente fallecido en cuerpo, pero no en alma, Prince. Los caminos del funk son inescrutables.

Sofi del día bonus: El partido además tuvo un extra para ver desde el sofá que es la mejor pareja de comentaristas en esta primera ronda de Playoffs: Mark Jones y Doris Burke. Pero manejan perfectamente la información táctica, la personal, y el entretenimiento, y lo hacen, por supuesto, sin bufonadas. Ahora que Burke ya ha aprendido que no necesita demostrarnos lo muchísimo que sabe cada jugada quedando por encima del analista titular, es la pareja más completa. No tienen la experiencia real de Hubie, el swag de Marv Albert o la presencia por encima de todo de JVG, pero sales contento de sus retransmisiones y no les puedes poner un peor. Sólo llevan dos partidos si no recuerdo mal y no me he perdido nada, y a medida que el número de partidos descienda será más difícil verles, una pena, por lo que habrá que aprovechar las oportunidades que nos queden.

PO Desde El Sofá (II): Pfffffffff

Estamos en tiempo de playoffs y como es ya habitual en La Crónica Desde El Sofá cada día tendréis una pequeña crónica de lo que hemos visto la noche anterior (o probablemente durante el día tranquilamente) y al final, el Sofi diario…

Una de las series que más ganas le tenía de esta primera ronda, por no decir la que más, era el enfrentamiento entre Los Angeles Clippers y Portlant Trail Blazers, es decir, el 4 vs 5 del oeste, Paul vs Lillard y dos equipos que durante la liga regular se han enfrentado en partidos que han resultado ser más que entretenidos y molones.

Así que ahí me disponía yo, cual Jimmy Goldstein en primera fila a disfrutar de la que parece la serie más igualada de la primera ronda, aunque como comenté el otro día, existe un dicho nepalí al respecto de los primeros partidos: nunca sacar conclusiones finales, aún así las otras 3 eliminatorias han sido claramente decantadas para un equipo, con lo cual, poco nos quedaba por aquí.

La primera parte respondió a lo esperaba, mucha igualdad, una sensación extraña de que Clippers iba sobrado, pero mirabas al marcador y te dabas cuenta que no era así, que Blazers estaba aguantando sorprendemente, aunque no le entraba ninguno de los tiros e interiormente Clippers era dominador absoluto con AirBall Jordan y un Blake Griffin con ganas de jugar.

El duelo de bases estaba igualado, mientras Paul protestaba e iba al suelo en cada ocasión que podía a Lillard no se le veía nada cómodo en pista, un detalle que no me gustaba y que de cara a la segunda parte se iba a notar.

Al final del 2Q, un arreón 11-2 de Clippers daba a los de Rivers una pequeña diferencia que se vio ya corroborada en la segunda parte, pero el pfffffff del título no va por el resultado abultado final, sino por el tostón que fue la parte final del partido con los Hackatones, Davis por una parte y Jordan por otro. Insufrible.

Sólo Kaman, un mito, hizo que mis bostezos pararan un rato con un par de leñazos tremendos (ey! y él recibió uno de Crawford que se quedó sin cobrar…), el resto, un tostón y debo confesar que no acabé de ver el partido, no pude, me negué.

Otro cantar para otro día será como cada vez que veo a Clippers me da la sensación de que los árbitros siempre les permiten un poco más que al resto, sobre todo en el Staples, soy el único que lo ve?

Sofi del día: Y ya que estamos, el Sofi del día va para este brutal air ball de Jordan nada más empezar el partido…era un presagio…

adidas presenta las D Rose 5 y Crazylight…con Boost

adidas D Rose 5 and Crazylight Boost, 1

Una de las tecnologías más vanguardistas de los últimos años ha dado por fin su salto al baloncesto, hablamos del Boost de adidas que se estrena en las nuevas D Rose 5 y las Crazylight.

En un acto celebrado ayer en Las Vegas, justo antes del training camp de la selección de USA, Derrick Rose y Damian Lillard presentaron sus nuevas zapatillas que estrenaran en el evento que se celebrará en nuestro país a partir de finales del mes de agosto.

Pero vamos por partes, ¿qué es el Boost? Boost es un sistema de amortiguación que estrenó adidas en sus zapatillas para correr el pasado año, este sistema se basa en una casi infinidad de pequeñas capsulas comprimidas para dar una mayor amortiguación a la zapatilla. Después del éxito en las zapatillas para correr, adidas por fin da el paso adelante y las introduce en las D Rose 5 y en las nuevas Crazylight.

Hablemos ahora un poco de las zapatillas, por lo que vemos en las imágenes las D Rose 5 son las claras protagonistas, donde el Boost se ve muy, pero que muy presente en la suela, también destaca la nueva tobillera, muy remarcada en la zapatilla, así como el brutal logo de D Rose en la parte del talón. El resto de la zapatilla, una malla sin costuras que tiene una pinta increíble.

Las Crazylight Boost tienen un diseño totalmente rompedor, con las 3 bandas de adidas puestas de forma similar a sus nuevas botas de fútbol, aquí el Boost parece menos presente, suponemos que para preservar la ligereza característica de la misma. De nuevo una malla para cubrir toda la zapatilla y la habitual talonera de las Crazylight.

Las Crazylight estarán en breve ya disponible en tiendas, mientras que para las nuevas D Rose 5 tendremos que esperar hasta el mes de octubre, aún así, tanto unas como las otras, las veremos en los pies de jugadores como Rose, Lillard, Rubio y Calderón en el próximo mundial de España.

adidas Crazyquick 2

IMG_20140518_183900 ¿Recordáis el triple de Damian Lillard en el Game 6 ante Houston Rockets, el tiro ganador más bonito de lo que llevamos de Playoffs? ¿A John Wall bailando entre la defensa de los Bulls? Incluso, fuera de la NBA, ¿la exhibición de Sergio Rodríguez en la Final Four de Milán? Todas estas actuaciones tienen en común el arma que calzaban los héroes, la nueva zapatilla de adidas, la Crazyquick 2, que hoy, gracias a la cortesía de la marca alemana, tras un par de semanas quemándolas, analizamos en nuestro Laboratorio. IMG_20140518_184058

Características

Lo primero que me sorprende de tener las Crazyquick 2, es su peso. adidas ha apostado últimamente por la ligereza, en modelos como las super livianas Crazylight 2, o anteriores versiones de las Rose, y uno, de algo que llevaba el “quick” en el nombre, esperaba algo parecido. No es que pesen más de lo habitual en una zapatilla, o su tamaño resulte excesivo, en realidad son de lo más normales en ese aspecto, pero tras los últimos lanzamientos de adidas, esto nos ha pillado un poco por sorpresa. El caso es que estamos ante un modelo muy robusto, en el que en realidad la presteza parte de su flexibilidad, no de su falta de kilos (o gramos, más bien). IMG_20140518_184143 La gran novedad de este modelo es la malla superior QuickWeb, que promete mayor flexibilidad y control. Por explicarlo de manera poco científica, estamos hablando de esa especie de separaciones que tiene la zapatilla por todo el empeine y los laterales, y que le dan margen a la cubierta exterior para estirarse y contraerse, perdiendo la rigidez que muchas veces encontramos en un producto de este estilo. La protección en la zona del tobillo y talón sigue siendo una revisión de la tecnología SprintFrame de modelos anteriores, y la suela vuelve a basarse en la tecnología PureMotion+, que articula la superficie de la zapatilla en diferentes zonas que concuerdan con los distintos tipos de movimientos en todas las direcciones que se realizan en una pista de baloncesto. Una de las características del diseño es la personalización pensando en los jugadores que las llevan. Además de los colores, o de la posibilidad de grabar el nombre en la tobillera, este modelo lleva en los ojales, como podéis ver, las letras D A M E, en honor a Lillard, pero también existe una versión para John Wall. Del mismo modo, podemos encontrar el nombre del jugador de Portland en la suela, una de cada color. IMG_20140518_184848

En la pista

unnamed Veremos ahora si las Crazyquick 2 ayudan a la hora de jugar. Yo las probé en dos superficies muy duras, por no decir inhumanas para la práctica del baloncesto, pero así es la vida en el ghetto, amigos. Lo primero que sorprende, diría que es la libertad que ofrece. Que el pie vaya en esa especie de espuma adaptable que es la malla GeoFit, ligeramente separada del armazón QuickWeb, da un poco más de recorrido para girar cómodamente los tobillos, o frenar en seco, sin miedo a que se pierda la sujección, algo que funciona muy bien en estas zapatillas, que dan al menos mucha más seguridad aparente que los modelos más ligeros sin SprintFrame. La flexibilidad no es sólo lateral, también ayuda mucho al realizar movimientos sobre la puntera o el talón, gracias a la suela PureMotion+ y la tecnología QuickWeb. Son muy amigables con el puente del pie, y te sientes cómodo cuando una situación del juego te fuerza a ponerte de puntillas, algo que no resulta tan fácil con otras zapatillas. También son muy amables de cara al impulso. Aunque no parecen creadas pensando especialmente en mejorarlo, la libertad para flexionar el empeine un poco más de lo normal ayuda en la tarea. No he podido probar bien uno de sus supuestos puntos fuertes como es la tracción, pero por el diseño de la suela, tienen buena pinta para ser usadas en parqué. Y el que tus propios pies las controlen mejor, tiene que ayudar sin duda. La transpiración no me sorprendió tanto, y acabé con los pies bastante calientes, aunque voy a darles el beneficio de la duda, porque las probé en el exterior, en dos días de calor terrible, y cuando las he llevado, eso sí, sin jugar, en días de temperatura sobresahariana, no he notado ningún problema. Y, francamente, las zapatillas de basket y la transpiración nunca han sido buenas amigas.

En la calle

Yo soy muy de llevar sneakers con vaqueros, y este par, en ese sentido, me parece la bomba. El diseño de la medio-suela PureMotion+ se ve más discreto que en las fotos (y que en la primera versión de las Crazyquick), por lo que no me parecen nada cantosas para vestirlas en el día a día, y al mover las tres rayas de adidas al talón, tienen una visibilidad perfecta y quedan muy molonas cuando se llevan los pantalones largos. El moteado en la suela le da un toque divertido e informal, y con pantalones cortos también quedarían perfectamente como podéis ver más arriba. Este modelo, en tonos grises, me parece socorrido, de los que quedan bien con todo, pero tenéis otras opciones que a lo mejor sí que fuerzan combinaciones más concretas, por si os veis valientes. IMG_20140518_190020 Recuerda que en la página oficial de adidas (y tu tienda habitual), puedes encontrar este y más modelos, con otros esquemas de colores, como los que los que te mostramos a continuación. La verdad es que es un modelo con el que hemos quedado bastante contentos, tienen más presencia que anteriores entregas de la marca, y estéticamente también son preciosas.