All-Star Weekend Día 1: Jam Session

Ayer jueves estuvimos en la Jam Session, el parque temático que monta la NBA con ocasión del All-Star, con todo tipo de opciones para divertirse y pasarlo bien. Sacarse fotos con el trofeo Larry O’Brien, en una rueda de prensa, en el plató de NBA TV o en el vestuario de los Magic es posible con mayor o menor truco. Hay pistas por todos lados y los partidillos y concursos de tiro se suceden. El ba-lon-ces-to no para. Nunca.

La Jam Session empieza de manera oficial una hora después de la apertura de puertas con todo el mundo que participará hoy arropando a Stern en la pista central para empezar las festividades. Bob Lanier con la voz cantante y Darryl Dawkins, George Gervin, Dikembe Mutombo (al que ya no volvimos a ver para nuestra desgracia), A.C. Green o Robert Horry juntos con Kyrie Irving o MarShon Brooks. Después de las palabras de David y las autoridades locales, las leyendas y el futuro de la NBA se pusieron a hacer ejercicio con las hordas de niños que se aprovechaban del programa FIT.

Tuvimos la oportunidad de charlar un rato con el Hall of Famer Lanier, al que pedimos opinión sobre las quejas de los jugadores de hoy en día cuando se encuentran en equipos no competitivos como le ocurrió a el en sus Pistons, pero evitó meterse en problemas y nos dijo que “no vivo su vida, por lo que no puedo hablar de su situación”. Descartó volver a intentar trabajar como entrenador o asistente, ya que “fue algo que no funcionó. Y cuando el Señor tiene otros planes…”. Y desde su papel de embajador de la NBA, comentamos como la Liga está cambiando: “La envergadura y la rapidez lo son todo ahora mismo, la fuerza no importa tanto como hace 30-40 años. La gente entrena mejor, come mejor, no depende tanto del peso.”

Al terminar de hablar con Lanier, dando una vuelta alrededor de la pista, vimos a David Stern atendiendo a los medios en un rincón apartado y solo llegamos al final de su intervención. Así es esto, si no se posee el don de la omnipresencia es imposible estar a todas las oportunidades que un evento como este ofrece. El jefazo ratificó que el 1 de marzo es la fecha para llegar a un acuerdo acerca del nuevo pabellón de Sacramento, y se lamentó de no haber llegado a un acuerdo para resolver el cierre patronal más temprano teniendo en cuenta que “el acuerdo llevaba un tiempo encima de la mesa”. También minimizó la importancia que la agenda condensada tiene en las lesiones: “No estamos viendo más lesiones de lo habitual. Simplemente los equipos prefieren dar reposo a un jugador uno o dos días con lesiones pequeñas, y con este calendario ese reposo coincide con dia de partido.”

También hablamos con Gervin, al que recordamos su pasado en el Manresa, que aún tiene en mente como experiencia positiva, y nos preguntó por la marcha del equipo. También quisimos conocer su opinión sobre la recuperación del H.O.R.S.E. en el All-Star, concurso en el que él participó en la que quizá sea la edición más memorable, contra Pistol Pete Maravich, y la nueva cancelación le parece normal: “Ahora no hacen ningún truco. Simplemente tiran, no hacen realmente nada elaborado ni extravagante”.

También tuvimos un concurso de triples entre Horry, Gervin, Green y Tim Hardaway, que tras tres rondas, muchas bromas, y todo el buen rollito del mundo, se acabó llevando Green encestando el balón de 2 puntos sobre la bocina.

Después de esto, poco más. Kemba Walker y Kyrie Irving tuvieron que firmar autógrafos a destajo en diferentes stands, y el Cavalier, mucho más simpático que el Bobcat, para desentumecer un poco la muñeca se acabó acercando a una de las pistas para echarse unos triples con la gente que quedaba.

Ahora toca descansar que en menos de 8 horas, tenemos una rueda de prensa de USA Basketball, con José Luis Sáez y Marc Gasol como invitados especiales, para, no sé, tal vez anunciar un USA-España en Barcelona el 24 de julio.

Si quieres estar puntualmente informado, te recomendamos nuestro Twitter, que vamos actualizando siempre que tenemos algo que contar y podemos.