El peor momento

Cuando parecía que el equipo había encontrado una manera de jugar eficiente se ha lesionado Carmelo Anthony. Así de triste es la historia de este equipo, conseguimos salvar el partido contra Boston de milagro pero no hemos podido competir contra Brooklyn ni contra Memphis. Es una lástima porque con Carmelo el primero era una victoria asegurada y el segundo, al menos, se habría competido de distinta manera. La parte positiva de la lesión es que vuelve ya, para esta misma noche. La parte negativa es que corta la inercia de juego, que es más importante incluso que las propias victorias. Equipos como Boston, Indiana o Detroit están a una mala racha o una lesión inoportuna de bajarse de los puestos de Playoffs y ahí deberían estar los Knicks apretando para meterse.

Por otro lado, para todos estos señores que piden el traspaso de Carmelo Anthony, creo que queda en evidencia que sin Carmelo Anthony se esfuma la posibilidad de competir, además de puntualizar que este año no tenemos ronda y que gente como Afflalo no se va a quedar aquí por mucho le le pague el equipo si no ve posibilidad real de hacer un papel digno. Se habla de Noel a cambio de Lance Thomas y Calderón. A mi me parecería cubrir una posición para descubrir otra, algo peligroso porque interiores semisolventes tenemos alguno, pero bases y aleros semisolventes no tenemos un mojón si se van los que están. Supongo que un movimiento de este tipo iría acompañado de la salida de Seraphin o O’Queen por un base de fondo de armario.

Me gustaría comentar en último lugar el rendimiento de Jerian Grant. Alabado últimamente por actuaciones bastante acertadas creo que Grant es un base que no beneficia en nada al sistema de juego que practicamos. Sistemáticamente detiene ese ‘movimiento continuo’ del balón, sin saber muy bien que hacer con la pelota y con la única solución de jugarse una almendra o pedir un bloqueo si aún le queda tiempo. Gran parte de la culpa del bloqueo ofensivo en el último cuarto contra Memphis vino por la incapacidad de Grant para gestionar el ataque. Es obvio que el chico esta aprendiendo pero me molesta bastante que gente del perfil de Chalmers haya estado en el mercado no hayamos intentado mover una pieza para traerlo aquí. Entiendo que el papel de Calderón como líder del banquillo y como facilitador en el campo es muy importante, pero sus carencias son un agujero demasiado grave como para considerarle una solución en la mayor parte de las situaciones que se dan en un partido. Ahora mismo Calderón está para ser un base suplente sin depender de un rookie como recambio. Además parece que se establece como escolta definitivamente a Galloway por lo que sin desmantelar el grupo importante de 9 jugadores Jackson debería buscar soluciones moviendo piezas como Seraphin o O’Queen.