Esta no es La Cheslón que esperabas

Jeanie & Jim

Si vives en este planeta llamado Tierra y además te gusta esto llamado NBA, leñe…cumples seguro esos dos requisitos porque estás leyendo esto, así que no sigo por ahí… Vale, pues eso, en este momento ya sabes que Kobe Bryant ha anunciado que a final de esta temporada lo deja, abandona el baloncesto y después de 20 años cuelga las botas.

La gente que me conoce sabe mi devoción por el 24 de dorado y púrpura, y tal vez hoy esperan una oda a uno de los mejores jugadores de la historia, pero no, hoy no toca eso. Aún estamos lejos de ese 13 de abril cuando Utah Jazz visite el Staples Center en lo que realmente será el último partido de Kobe, entonces ya le haremos algo como se merece, entonces será el momento de escribir y escribir cosas sobre él.

Hoy no, hoy voy a hablar de Lakers, de esos Lakers que van a quedar para este verano y para el futuro.

Con la retirada de Kobe, se le abre el cielo al amigo Ketchup de cara a la ya total reconstrucción de la plantilla de Lakers. Para el GM de Lakers le queda el hacer una plantilla, unos jugadores que puedan rendir y puedan colmar las necesidades de victorias a la que están acostumbrados los aficionados lacustres. Para ello todo se debe basar en los picks que ya hay, es decir, Randle y Russell.

Aunque el no.2 del Draft aún no ha dado todo lo que se esperaba de él, quien sabe si culpa de El Capitan General Almirante del Tanque Lacustre aka Byron Scott, está claro que algo tiene y que hay que pulirlo todo lo pulible y más. Luego tenemos a Randle, otro rookie, por muchos 14 minutos que jugara el año pasado. Este año se le ve todo lo rookie que es, es decir, con sus perdidas, sus acciones de novato y sus cosas. Buena pinta, sí, una mezcla extraña entre Odom y Randolph con mala leche que le gusta picarse con cualquiera y que hace cosas más que molonas, vamos, buena pinta.

Con estas dos piezas y la renovación de La Jefa de Animadoras, tenemos la base del equipo de cara a próximas temporadas. Luego vendrá lo divertido. Ver si realmente se puede retener el pick del año que viene, que recordemos que es top 3 protegido y que en caso que salga fuera de ese top 3, iría a parar a nuestros amigos de Philadelphia. De momento la cosa va bien en el tanque lacustril y digamos que habría top 2, y tampoco hay sensación de que vaya a mejorar la cosa, seamos sinceros, así que hay bastantes posibilidades de retener un año más ese pick y tener una elección alta de nuevo en el próxima Draft… ahora habría que tener un poco de suerte para ver si cae el Top 1 y nos hacemos con ese australiano con apellido de periodista del cual todo el mundo habla…

Estos 4 jugadores formarían una buena base de cara al futuro, para luego con esa mezcla del hueco salarial de Kobe más el nuevo tope salarial, daría para que Los Angeles tuviera hueco para firmar a gente por el máximo, vamos, gente de la grande, grande, pero vamos… casi toda la NBA va a tener hueco salarial para firmar a cualquiera la verdad, pero eso será otra historia.

Con lo cual, el trabajo de Ketchup va a ser divertido de cara a ver como rellena esa plantilla a partir de los jóvenes del Draft, el futuro pick e intentar atraer a algún que otro agente libre.

Por otra parte, como bien nos indicaba Alberto de Roa por linea interna, Jeanie Buss tiene un buen trabajo ahora. Estos dos últimos años la figura que vendía en Lakers era Kobe y eso que todos sabemos el Bryant que hemos visto, pero no deja de ser una pieza mítica en la historia de la NBA y leñe, ver a Kobe, mola y la gente paga por ello. Habrá que ver ahora que hace Lakers para hacer que la gente siga yendo al Staples ya sin Bryant en la nómina y la forma de hacer que la gente vaya es con algo que ofrecer y lo que más gusta a la gente es ganar… Así que el papel de Jeanie es vender la burra, vender a Lakers a los agentes libres para llenar esas butacas del adosado de lujo que es el Staples.

Otra pata en la mesa lacustre es Jim Buss, el cual dijo que si en pocos años el equipo no luchaba por el anillo, se largaba y se lo dejaba todo a su hermana… habrá que ver si lo cumple, porque al menos en los próximos 2 años o mucho cambia la cosa o va a ser que no y eso que Shane Battier el otro día en el podcast de Zach Lowe decía que Lakers iban a ser aspirantes a anillo en 3 años… eso quiero verlo yo.

Así que así están las cosas en LaLaLand (y no hablo de la señora Anthony), muchas incognitas, muchas puertas abiertas y un futuro con ganas que llegue y ver como se desarrolla todo.

Oye! y no he hablado de Byron Scott